Camelot

CAPITULO III (1ª Parte): La Capilla)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CAPITULO III (1ª Parte): La Capilla)

Mensaje  Dayanna el Dom Jul 17, 2011 5:36 pm

***Narrador del Libro Verde de Camelot: Hacía ya meses que el Jardín de las Flores Parlantes había renacido para los habitantes del viejo Reino de Camelot. Pero, en los últimos tiempos, otras viejas leyendas habían dado lugar a la resurección. Io-, el paje, había marchado hacía días; y desde entonces, los rumores se escuchaban por doquier: en cada esquina, en cada barrio, en lugares de nobleza y de pobreza.*****

**** Dhunna y Dayanna contemplaban a lo lejos la Torre del Recuerdo, surgida bajo los rayos del amanecer. Desde el jardín se veía estoica, la novena almena, la almena que contenía la historia de la magia. Las flores les habían dicho que allí se hallaba el paje. Desde allí, el resto de almenas, se veían de colores. Era una visión preciosa y embriagadora. Aquella torre que parecía un espejismo, no tenía puertas ni ventanas. Así se inicia nuestra historia de hoy:
*

*Dayanna abre los ojos de par en par cuando el Astro Rey asoma por el horizonte. La sombra del palo comienza a proyectarse, dirección hacia ellas, concretamente dirección hacia el Jardín Parlante, que queda detrás de ellas. Cuando los primeros rayos de sol tocan las flores, un tintineo de mil flores suena y parece una brisa de viento colorida surca desde el jardín, pasando por la loma, cruzando por encima del bosque, hasta la ciudad de Camelot.

<Shanae_> Hará una semana que Dhunna le enseño el jardín de las flores parlantes y de sobra se había aprendido el camino , aquel lugar le merecía curioso , la daba paz y tranquilidad y sobretodo aunque se escuchase el murmullo de las flores era el lugar ideal para sus siestas o descansos , esa misma tarde había hablado con sus amigas y habían acordado quedar en aquel lugar , así que allí estaba sentada con la espalda apoyada en el sauce llorón , siempre tras pedirle permiso a este , no se fuese a molestar cuándo mas tranquila parecía estar ve dos figuras pasar muy familiares , eran ellas y parecían haber descubierto algo… pero el que ? , así que se levanto despacio y fue hacia ellas viendo la cara de asombro su voz suena preocupada ) Ho…la ?

<Dayanna>**Esa brisa de viento lleva los colores del jardín en ella y la melodía de laAl llegar a la ciudad, las almenas del Castillo se ven coloridas, y de la nada, surge una novena almena, antes no visible, que se percibe borrosa desde donde Dhunna y Dayanna se hayan, como si un espejismo fuera. Dayanna mira a Dhunna antes de que Shanae_ llegue***

* Dhunna observa como aparece esa Torre llamada del Recuerdo. Se estremece un tanto preguntandose como era eso posible? Aun no es demasiado aficionada a la mágia y la turba un tanto. Escucha las palabras de Dayanna y asiente, pasando de la turbación a la decisión, a punto de preguntar como llegar alli. Se vuelve al escuchar a Shanae_ y la mira un instante - buenas...-y vuelve sus ojos de nuevo a la torre invitando a la amazona a ver por ella misma lo que estan viendo las dos. Ahroa si, vuelve a sentir esa resolución en su interior y asiente- como llegamos? La veremos si nos acercamos? Y si desaparece mientras van hacia alli?? suspira y mira a sus compañeras.....si Io- estaba allí pensaba entrar fuese como fuese

<Shanae_> ( Sigue la mirada de ambas mujeres hacia aquel juego de luces , la verdad no entiende nada , ni lo que han descubierto ni el porque de aquel lugar que muestra ese camino de luz , eso si la parece bonito como todo lo que ese jardín tenia , quizás mágico , de ensueño , de esos paisajes que pocas veces tu imaginación puede llegar a visualizar , tal y como la indica Dhunna se posiciona para ver mejor y allí estaba , la torre una que antes no estaba allí , de echo hasta cuenta los picos ) pero…de donde ha salido eso ?….y.. tienes razón..( mira a ambas ) como llegamos.. No creo que en el castillo nos dejen entrar así como así

* Dayanna sonrie ampliamente a Shanae_ cuando la ve aparecer de repente. Es curioso, no le extraña que la amazona se encuentre allí. Es como si los hados hubieran pensado que ese amanecer habían de estar las tres juntas. Vuelve a girar su cabeza para mirar aquella Novena torre que se ve en lontananza. Los colores se mezclan en el cielo y en la tierra de Camelot. La Torre del Recuerdo carece de puertas y ventanas. Mira a Dhunna: - Aunque pudiéramos llegar... ¿cómo se accede a una torre que no tiene ni un sólo hueco? - vuelve a mirar la Torre - -parece el arcoiris, como si jamás fuera alcanzable

* Dhunna observa la Torre, sabiendose acompañada por ellas, pero sintiendo el desasosiego de no poder asir algo que se desea. Piensa, piensa como lo haria un elfo de esos o alguien magico...y....De protno se tensa y alza la cabeza abriendo mucho los ojos lo tengo!!! sin dar más explicaciones sale corriendo, bajando la loma a toda velocidad hasta llegar al sauce en cuyo pie descansa esa margarita....de nuevo se arrodilla frente a ella . - Buenas noches Failinn....podrias decirnos como entrar en la Torre del Recuerdo? --mira la margarita, impaciente y ansiosa esperando una respuesta, si no lo sabian las flores del Jardín no lo sabria nadie, eso es lo que se le habia ocurrido.

<AfricaMiller> No se hablaba de otra cosa en Bajos Fondos. Allí donde trabajaba, en la calle, no se comentaba otra cosa. Que si los escorpiones... Que si "nosequé" de un Martillo. Una llave que abría..... En fin. Multitud de rumores, y en cada uno de ellos se escondía parte de verdad. Si se basaba en ellos, y era cierto, podría decirse que Camelot ya no era un lugar seguro para alguien

* Dayanna ve a Dhunna salir corriendo loma abajo y prácticamente es como si leyera su mente: -¡¡Las flores!! - dice y corretea detrás de la drow. Obviamente la drow es una aguerrida elfa con grandes habilidades y dotes de agilidad, y baja la colina de manera veloz y certera. Dayanna, intentando seguir su ritmo, a mitad de la bajada tropieza y comienza a rodar. Ese fue el día en el que las flores parlantes vieron los pololos de Dayanna colina abajo. Por suerte para la florista, la tierra en el jardín era blanda y mágica, y la arropaba. Se levanta y se acerca hasta donde están Dhunna y la flor, colocándose el pelo alborotado por la caida

<Coro de las Flores parlantes patrocinado por Lady Kathleen>**Oh!! Pololos "princesa".. dijeros todas las flores a coro Razz

* Dayanna se gira y mira a todas las flores colorada

<AfricaMiller>que ya no tenía ni dónde caerse muerta. Ella. Una ramera de Bajos Fondos, que rondaba las calle de Flor de Lis. Que apenas podía permitirse dos comidas al día, pues todo el dinero que conseguía con sus "servicios" abastecían, a duras penas, a sus dos niños. Ann, apenas de unos meses. Una niña pelirroja, de ojos azul marino. Y Mark, de seis años. Rubio, de ojos verdes grisáceos. Dos preciosidades que veían a su madre como lo más

<Shanae_> .( dio unos pasos al frente para poder observar aquel torreón , desde luego no parecía tener comunicación con el resto del castillo , aunque la lógica dijese que así debía de ser , camino de un lado a otro pensativa mirando aquello y nada… negaba con la cabeza , se sorprendió ante la exclamación de Dhunna y se paro en seco para mirarla , pero ella había echado a correr así que no le quedo otra que tirar del brazo de Dayanna cuando esta callo para levantarla) cuidado florista.. ( rió siguiéndola como a los niños pequeños hasta llegar al sauce donde escasos minutos estaba sentada ) y bien ?

<AfricaMiller>maravilloso que hay, pese a saber a qué se dedicaba. Si era cierto que el grupo de los Alacranes..... Que diga, Escorpiones, buscaban guerra. La traían, y disfrutaban con ello, ya no estaban seguros. Ni ella, ni los niños. Por otra parte, a su vez, se decía que los del Martillo eran un grupo más reducido, más.... "Débil", para algunos, sólo por ser pacifistas. Eso sería lo más seguro. A cambio de dejarlos en algún sitio seguro, con alguien que los cuidara, ella sería fiel a aquella hermandad, hasta que su pago fuera realizado, pidieran lo que pidiesen. Pero antes había que encontrar a los

<Dhunna> cuando Dayanna y Shanae_ llegan a su lado, Dhunna ya se está levantando con una sonrisa muy leve en los labios, pues la flor ya le habia dicho lo que queria saber. Suspira aun atontada de hablar con la flor y las mira - vamos a ver, dice que en el Jardín hay una especie de iglesia o capilla y que por ahi se puede llegar a la torre -se encoje de hombros negando con la cabeza, pq sí, habia contestado pero....como se podia llegar **

<AfricaMiller>miembros. Dejó a Mark y Ann con Angela DeMarco, una amiga de calle, que sabía que los cuidaría hasta que regresara. Ella mientras buscaría lo que realmente necesitaba: la voz cantante de la hermandad. Preguntó a Jane y Mery, otras dos furcias de la infancia. De lo más vasto, y a su vez tierno, que había por allí. Ellas escuchaban de todo, a todos, y claro, ¿quiénes mejor para informarse de dónde podría hallarse el Martillo dichoso? -Dijeron algo de un jardín que había. Con unas flores, y algo de un torre. No pude escucharlo bien, pero el jardín más grande y frondoso que hay... Sabes dónde está, ¿no? Allí fue donde te llevaste al alemán al que le ch....- -*Jane hablaba, mientras estiraba los brazos hacia delante, en señal de evidencia, con las palmas hacia arriba, sopesando

* Dayanna mira a Dhunna y luego a Shanae. Alternativamente. Mira a la margarita, la dulce margarita que reposaba junto al sauce llorón:¿Una capilla? - mira al resto de las flores, están por todas partes, son hermosas, sosiegan. Son poderosas, bellas y ancestrales: -¿Qué Capilla? - grita como si quisiera que todas las flores la escucharan, alzando los brazos en cruz. De repente, una brisa empieza a soplar, con ese tintineo mágico y extraño que portaba el viento en esos lares. Cargada de polen brillante. Todas las flores mueven sus pétalos hacia una dirección, señalándola: -**La Capilla.. ***allí.. ****allí.. ****junto al muro .. -cientos de voces melódicas. Dayanna mira hacia donde señalan y luego a Dhunna y a Shanae, expectante

<AfricaMiller>las posibilidades. -¡Ya! ¡Ya me ha quedado claro! No des detalles, que sé tan bien como tú lo que hice o no, co*ño. Bien, allí. ¿Estás segura?- *Alzó ambas manos, con las palmas hacia delante, flexionando los codos. "Ya he entendido cuál es el sitio, deja de dar detalles". -Sí. Creemos que es allí pero, ¿y los chiquillos?- *Mery miró hacia la izquierda y la derecha. Buscando a los pequeños. -No están conmigo, se

<Shanae> ( realmente piensa que aquello es un poco de locura colectiva , si lo pensabas bien como se podía creer en aquello , pero la determinación de Dhunna y Dayanna es la que incita a la amazona por ayudarlas , si la flor lo decía es que seria así , recorrió un pequeño sendero que empezaron a abrir aquellas flores , normalmente tapado por estas , miro a sus amigas y las hizo una seña con la cabeza ) bueno ?.. Que ?… es para hoy chicas… ( las sonrió antes de darse la vuelta y pedir perdón a cada paso que daba manteniendo el equilibrio para no caer y no aplastar alguna de esas flores )

<AfricaMiller>-... los he dejado a DeMarco. Que me los cuide esta noche, y si la cosa se pone fea... Cosa que dudo.- *Aclara, para tranquilizarlas. -Que se encargue de ellos, o los envíe a cualquier sitio donde estén bien. Ahora, me da que tengo que irme. Gracias, zorronas.- *Abrió los brazos, dándoles un generoso achuchón, en señal de amistad. Cuántas noches habían estado en la calle las tres, lloviera o tronase. -Cuídate, África.- *Dicho esto, alzó la barbilla, bajándola al momento. Era un gesto que todas entendieron por un "Hasta luego, lagartas", y se fue. Todo recto, y a mano izquierda. Los mechones de pelo rojo fuego, liso, ondeaban por la espalda, ya que el viento le venía de frente. Apenas había iluminación, aunque la piel blanca, menos tersa que años atrás, contrastaba

<AfricaMiller>con el color del pelo. Los ojos, almendrados, y de un tono azul grisáceo, con un par de arrugas en los extremos. La nariz, chata. Redondeada en la punta, quedaba por encima de unos labios finos, algo voluminosos, rosados. Agrietados. Y alrededor de la boca, dos surcos. Treinta y tres años con una vida llena de obstáculos, y hambre. El cuerpo, después de dos partos, no era el mismo. Las caderas más anchas, en comparación a la cintura, que tampoco era demasiado estrecha. Unos pechos grandes, voluptuosos, y con bastante menos firmeza que cuando tenía diez años menos. Llevaba un vestido azul mate, color agua, con florecillas estampadas en un tono más oscuro, por las rodilla. Conforme

* Dhunna sigue a Shanae despues de escuchar como las flores les indican el camino. ASiente a Shanae y camina por ese caminillo hacia el muro indicado por esas cantarinas. Si ella lo dicen....pues adelante. Habia aprendido a dejarse guiar por ellas y por Dayanna. Le habia costado pero lo habia logrado, ya no discutia ni se rebelaba....Mira hacia atras, para comprobar si Dayanna las sigue y le sonrie de lado pensando en que todo habia sido por la curiosidad de la florista, y ahora a saber donde llegarian....pero tenia que encontrar a Io fuese como fuese

<AfricaMiller> ascendía, se estrechaba en la cintura, con un apretado corsé que levantaba el pecho, realzándole los pechos, junto con la redondez propia de debajo de la clavícula. Un canaillo considerable, apenas una fina línea que delimitaba un pecho de otro. Un escote levemente caído en pico, y las mangas por los codos, ceñidas. Siguió por la misma calle, empedrada. Sombíe, hasta que tuerce a mano izquierda. Una brisa trae olores de, mínimo, tres flores distintas. Hincha los pulmones, junto con el pecho. Qué bien olía... -Joder...- *Murmuró, sin detener los pasos, apenas para girarse por si alguien la seguía. Los jardines cubrían la mitad de su cuerpo, siguiendo un pequeño surco de césped pisado, descuidado, por el que ya habían pasado, y más

* Dayanna sigue a Dhunna que sigue a Shanae. Las tres tienen un aspecto curioso, dando pasitos cuidadosos, cualquier paso en falso podía pisar una de las maravillas de ese lugar. Las flores no paraban de hablar y susurrar. Cotilleaban también entre ellas. En realidad discutían si Dhunna, Shanae, y Dayanna llegarían a poder defender la magia. Pero los susurros no eran muy perceptibles, solo musicales. A lo lejos, entre plantas florales y enredaderas, había un muro. Adosada al muro se alzaba un templete. Su cúpula era de marfil, al igual que los tres escalones que daban acceso a su nivel. Seis columnas de marmol sostenían la cúpula. Por ellas subían enredaderas con flores parlantes coloridas. La vista era preciosa. En medio había algo parecido a una fuente

<AfricaMiller>de una persona. -Por favor, que sean ellos....- *Juntó ambas manos, entrelazando los dedos, moviéndolas de delante hacia atrás, casi como rezando. Al pisar, el césped crujía de mala forma. -¡Crick! ¡Crack!- *Alguna ramita, incluso. Y si era una zarza, se cagaría en la mar serena, por rasgarse el vestido. Tenía sólo

<Shanae> ( Llego la primera y observo aquel muro de la supuesta capilla , primera vez que veía una de ese tipo aunque pocas había visto ella , espero hasta que las 3 al fin estaban de frente a aquel lugar , si mirabas hacia atrás las flores parecían amontonarse de nuevo y tornar sus hojas hacia ellas , únicas presentes y expectantes a las 3 mujeres y sus acciones , mira a Dayanna y a Dhunna ) pasad primero … os lo merecéis ( sonrió con una tierna onrisa , entiende que como fueron las primeras en descubrir aquel mágico lugar han de ser las primeras en subir )

<AfricaMiller>dos, joder. Aspiró aire, resoplando. Estaba cansada, la edad.... -Qué bien huele..... Snff, snfff...- *Olfateaba con la naricilla. Y parecía que los olores se acentuaban conforme se movía en una dirección, u otra. Decidió, finalmente, seguir los olorcillos. Manzanilla, tomillo, y otros que no distinguía. Sería

* Danna_ desde lo alto de una enorme secuoya, observa a las damas,, sus ojos verdes, es lo único que se ve en su rostro.. su cuerpo, mimetiza perfectamente en cada paso que da tocando la corteza del arbol y quedando camaleonicamente mezclado con su rugosidad.. simplemente observa mientras se desliza lentamente entre las robustas ramas del arbol.

<AfricaMiller>flores raras "d'esas". Caminó varios minutos, mirando de izquierda a derecha, intentando ver el origen de los perfumes. Poco a poco, fue divisando un muro, una gran puerta, entreabierta. -¡Joder! ¡Joder! ¡Qué suerte!- *El vestido ya le importaban tres carajos. Fue corriendo, casi, colina abajo, para abalanzarse contra la puerta. Poco precavida, sí, pero... Desesperada totalmente. Al empujar, vio luces, y escuchó voces. De mujeres, casualmente. -Errrrrr....- Carraspeó, haciendo que la garganta vibrara. -¿Hola?- *Metió un pie en la estancia, mirando de arriba a abajo, hasta encontrarse con tres figuras desconocidas. Pero femeninas.
avatar
Dayanna
Pink Vader
Pink Vader

Cantidad de envíos : 314
Edad : 32
Localización : Camelot
Fecha de inscripción : 07/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.