Camelot

CAPITULO IV: El Libro Verde de Camelot

Ir abajo

CAPITULO IV: El Libro Verde de Camelot

Mensaje  Dayanna el Lun Jul 18, 2011 8:16 am

****Narrador del Libro Verde de Camelot: Así fue como AfricaMiller, Dayanna, Shanae y Dhunna cruzaron el umbral y pasaron por el portal de aquel lugar nombrado como La Capilla. Ellas, por su manera de ver el Reino, veían más allá de esas aguas que no eran aguas, y tuvieron valor de cruzarlas. Ciertamente en este momento detendré a puntuar que los expertos en mitos de Camelot aseguran que Dayanna no hubiera tenido tanto valor de no haber sido***
****empujada por Shanae. Tras pasar esas aguas, ese espejo ficticio de la historia del mundo magico de Camelot, caían a través de un canal atemporal donde todo se recordaba, viendo caballeros antiguos, damas, reyes y reinas. Imágenes lejanas. Caían sin velocidad, volando, pero sin dejar de descender.. hasta la Torre del Recuerdo***


* Dayanna ya esta en el suelo de aquel lugar, sin saber que se trata de la Torre del Recuerdo, cuando de pronto llegaran las demás, en orden: AfricaMiller, Shanae y Dhunna. Aparecen entre un destelleo, una a una. Parpadea y se incorpora, recolocándose el vestidito, pues por hoy está enseñando los pololos más de la cuenta. Gira sobre si misma. Una estancia sin ventanas, construida de piedra. Pero hay luz.. no sabe de donde sale. También hay cuadros.

<AfricaMiller> -¡¡Ploff!- *Suena a carne contra el suelo, como cuando se te cae una albóndiga al suelo. Igual. Está en el suelo, tirada, mirando al techo. Aunque apenas dolorida. Parpadea un par de veces, antes de alzar la diestra y tocarse un pecho. Sí. Uno. -Coñ*o, no estoy muerta.- *Es soez la pobre. Gira el rostro hacia Dayanna, que se recoloca el vestidito, y los pololos desaparecen de la vista. -Joder...- *Farfullo, mientras hace fuerza en el abdomen, para quedar sentada. Las otras dos lagartas también andan por ahí, tiradas. Alza la zurda, posando la palma de la mano en la mejilla, frotándola de arriba a abajo y, para acabar, se pasa la mano por el pelo, echándoselo hacia atrás aunque, por inercia, los mechones de los laterales del rostro tienden a caer hacia delante. –¿Están todas de una pieza, señoritas?- *Inquiere, alzando la voz para que las otras se despejen. Flexiona las rodillas hacia la izquierda, echando el peso hacia delante, para apoyar las palmas de las manos, abiertas, en el suelo, antes de acomodar las caderas, quedando a gatas, para ponerse de pie con más facilidad. Los años no perdonan, oigan. Una vez en pie, vuelve a inclinarse hacia delante. -Paf, paf, paf.- *Se da palmadas en los muslos, para sacudirse el vestido. Por otra parte, prefiere no pensar en lo que ha visto, así que respira hondo.

<Shanae> ( a medio camino soltó la nariz y abrió un ojo , imágenes rodeaban ese camino , algunas extrañas otras conocidas pero tan rápidas que no daban lugar a guardarlas en la memoria , cuando creía atrapar una en su mente sintió el golpe del suelo en sus piernas para luego caer de culo al suelo , no había forma mas delicada de aposentarlas ? Abrió los ojos mirando de un lado a otro , se levanto rauda al ver a Dayanna aun crujiéndole la rodilla ) auh…. Estas bien Dayanna ?

* Dhunna siente que cae pero...no le resulta violento. Está claro que no se ha tirado a un estanque, pero que locura era esa?? Alrededor, como les ha pasado a las demás solo ve pasar imagenes, sobretodo de personas desconocidas, excepto una....casi dice el nombre del paje, pero pasa todo tan rápido y en seguida lo pierde de vista. De pronto el suelo ha ido a su encuentro y cae de pie, pero es tan de sopeton que le fallan las rodilla quedando de pronto a cuatro patas, intentando recobrar el aliento. Más calmada alza los ojos y ve que están todas allí, en una estancia de piedra sin ventanas pero aun asi iluminada. Se levanta estirando las piernas. - todo bien AfricaMiller -dice respondiendo a su pregunta. Aun no entiende que están en la torre del Recuerdo.

* Dayanna mira la piedra de las paredes. Se gira y asiente a Shanae. Todavía está absorta por lo que ha pasado.. ese extraño viaje atemporal lleno de recuerdos en una caida. En realidad había sido una ascensión. Se acerca despacio a una de las paredes. Esos cuadros, simbólicos.. ¿se han movido los dibujos en ellos? Frunce el ceño. La habitación está colmada de recuerdos. Hay un cuadro que muestra la escena de un aguerrido caballero con una lanza enfrentándose a un dragón rojo entre rocas y llamas. También hay una pintura, esta hecha sobre el sillar, en la que se ve el foso, y a Urgy convertida en sirena. También hay dibujos de habitantes antiguos. Los dibujos se mueven lentamente, escenificando una y otra vez las historias pasadas. Es emocionante. Dayanna se acuerda de Cortney en ese momento. Traga saliva. Escucha música celta a lo lejos. Ellas no lo saben, pero la música celta siempre acompañó a los héroes de Camelot. Una puerta, de madera, con herrajes de fundición. Esta cerrada. Da unos pasos hacia ella y coge la aldaba. Se gira y mira a Shanae, a Dhunna y a AfricaMiller: -¿Llamamos?

* AfricaMiller echa un ligero vistazo a la habitación. En círculo, mirando con detalle los sellos, los cuadros. Todo. Nunca ha salido de los Bajos Fondos, exceptuando su tierra natal, Bossiney. -¿Llamar?...- *Esa pregunta está fuera de lugar. Alza una ceja, viéndose más el azul marino de los ojos. Se cruza de brazos, ya saben, y alza la diestra, con la palma hacia arriba, como si fuese a dar una explicación redundante y, además, amplia. -Prenda, ¿cree que me he dado tal testarazo como para ahora no entrar?- *Toma aire, dando un par de pasos hacia Dayanna, no sin antes mirar de reojo a Dhunna y Shanae. Sólo para asegurarse de que están bien. El instinto maternal se nota. Y más en una madre que no sabe cómo estarán sus críos en un par de meses. -Vamos, Dayannita...- *Se permitió el diminutivo, sólo para hablar con un tono más meloso. Más cariñoso, vaya. Eso con algunas mujeres, pues con los hombres era otra África. Además de veterana en su profesión, mucho más aguda, y menos tierna. -... Vamos.- *Estiró las comisuras de los labios, formando una sonrisa de complicidad. Las grietas resaltaban con el rosado de los labios. Los años, oigan, los años...

<Shanae> ( cuando supo que Dayanna estaba bien suspiro relajada y miro hacia las demás , no era porque no se preocupase por ellas que perfectamente lo hacia , pero al ser Dayanna la primera en pasar sola y siendo tan inocente era el doble de preocupante , miro un poco los cuadros distraída mientras seguía a Dayanna esta vez sin empujones raros , sonríe a Dhunna pues a pesar de lo dicho arriba seguían vivas para luego posar sus ojos verdes oliváceos en AfricaMiller que tenia mas razón que una santa aunque no lo fuese ) África tiene razón..no se ve ninguna otra puerta y creo que si nos han dejado pasar por esto ha de tener un motivo , esa puerta no estará cerrada para ti .

* Dhunna despues de haber observado que las cuatro estaban bien se relaja. Estaban vivas!!!! A saber cuantas veces más en el futuro iban a cruzar ese portal, aunque aun no lo supieran....pasea su mirada por esos cuadros, sin reconocer a Urgy puesto que nunca la vio convertida en sirena. Vuelve la cabeza hacia Dayanna y als demás y tambien se acerca a la puerta. No dice nada, solo asiente a la florista, para que llame....- de todos modos pienso entrar ahi, nos dejen entrar o no....-desde luego no habian llegado hasta allí solo para ver unos cuadros!

* Dayanna ya está de los nervios. Sí, a la florista le encantan las aventuras y las viejas leyendas. Pero jolinchines, no gozaba del valor y el ímpetu de sus compañeras. Traga saliva y se gira hacia el portón de madera. La madera se denotaba antigua, pero no carcomida. Todo el lugar emanaba antigüedad, el olor también. Pero a la vez tenía la belleza de una construcción reciente, y sus materiales no parecían deteriorados. Coloca la mano en la aldaba de fundición y llama, tres toques, con contundencia: TOC TOC TOC - llegados a este punto, habría de ser valiente. Traga saliva esperando la respuesta. Entonces se oye el crujir de la puerta que comienza a abrirse hacia el interior de la siguiente estancia, así como el chirrido de los herrajes. Hacía semanas que nadie la abría. El último fue Io-, antes de marchar de Camelot. Se queda expectante mientras la puerta se abre lentamente
avatar
Dayanna
Pink Vader
Pink Vader

Cantidad de envíos : 314
Edad : 33
Localización : Camelot
Fecha de inscripción : 07/11/2010

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO IV: El Libro Verde de Camelot (2ª Parte)

Mensaje  Dayanna el Lun Jul 18, 2011 8:18 am

****Narrador del Libro Magico de Camelot (Libro Verde): ante los ojos de la ramera de los Bajos fondos, la florista, la drow y la amozona, se abrió la puerta que daba paso a la estancia principal de la Torre del Recuerdo. La Torre poseía mil y una estancias, pero esas irían siendo descubiertas más adelante. Una brisa de viento cargada de magia surcó el umbral de la puerta desde el interior hacia ellas. Digase magia, o lo que cada uno deseara sentir en ese momento.****

******La estancia principal era amplia, vasta y hermosa. Había sido construida de la imaginación de Arturo, ayudado por Albanel. Tenía grandes ventanales, pero no daban a Camelot, si no a las estrellas. Desde ellos se veían el cielo estrellado, venus y otros lugares. Había columnas con revoques brillantes. El techo era abovedado lleno de adornos de piedra que figuraban batallas y hazañas del Reino. Al fondo había una escalera real, que subía a un entrepiso con estanterías llenas de libros antiguos. Y, en el centro, se alzaba un pequeño mueble tallado en una piedra hermosa plateada. Sobre él, un libro abierto y una pluma escribiendo en el aire, sin un escritor que la dirijiera. Ahí fue cuando Dhunna, Dayanna, Shanae y AfricaMiller, me vieron por primera vez.****


<AfricaMiller>-Pero qué coj....- *No termina la frase. La belleza antiquísima de la habitación la ha dejado sin palabras. Abre la boca, eso sí, conforme mira al techo, y a su bóveda, con grabados extraños, además de piedras preciosas. Valrían una fortuna, y Mark tendría más ropa que ponerse... Por otra parte, los ventanales daban directamente al cielo, azul marino, reflejándose en él algunos puntos blancos, amarillos, y en algunos casos, rojos. Todo tenía un sentido mínimo, hasta que vio la pluma. Escribiendo. "Qué pasa, Miller. Una pluma. ¿Y qué?" ¡Y QUÉ? ¡Escribe sola! ¡¡Diantres!! -¡Eh, eh!- *****Alza la diestra, estirándola, con el índice en punta, en dirección al libro. -¡Joder! ¿Lo véis? ¡Se mueve sola!- *Mira a todos lados, ennerviada perdida. La boca abierta, los ojos también, casi sobresaliendo, y los pómulos remarcados. Da media vuelta, quedando a un palmo de Dhunna, rozándole con los pechos en los suyos. -¿Lo has visto?- *Sí... África, ella también tiene ojos en la cara. Se vuelve, de nuevo, hacia el libro, conteniendo la respiración. Al final, suelta todo el aire, hinchando de nuevo el pecho, para soltarlo otra vez. No lo asimila bien, la pobre. Es de las que piensan que si escupe al cielo, el salivajo le caerá en la cara. De lleno, encima. Qué asco, coñ*o. -A ver, caaaaaalma. ¿Qué pasa aquí?-

<Shanae> ( Nada mas entrar alucino , se apoyo en el alfeizar de uno de los ventanales con aquella vidriera con colores que daban a la estancia un toque curioso , anaranjados , rojizos , azulados y amarillentos según la posición del sol , desde el ventanal no se veía el castillo ni Camelot y esa la decía definitivamente que desde donde había pensado una vez con la mera lógica de entrar por esos lugares , no habría surtido efecto .. Simplemente magia ,

* Dhunna entra la última, tras ellas....o como las demás se maravilla de lo que ve....ventanas que no dan a ninguna parte, piedras que susurras historias antiguas y nuevas, y empieza a caer en la cuenta de donde están en realidad....sube con ella la escalera que da a esa especie de biblioteca donde se puede oler el aroma del papel antiguo, pero o que llama poderosamente la atención es el libro....al fin!! Ese tiene que ser el Libro Verde...y lo han encontrado!!! Sonrie llena de satisfacción hasta toparse de frente con AfricaMiller a la que sonrie poniendo una mano en el hombro. No la conoce, pero allí es bienvenida , a la vista está. - no tema....es solo mágia....-dice con voz queda mirando tambien a Dayanna y a Shanae más emocionada de lo que en principio aparenta. Lo habian logrado, estaban donde querian estar....pero su mirada levemente se ensombrece, pq allí no hay ni rastro de Io- , pero se recobra y de nuevo deja los honores de acercarse al libro a Dayanna- todo tuyo, niña...

* Dayanna mira a Dhunna y abre mucho los ojos: -¿¿yo?? - pues sí, ella. Tenía algo de falta de fe en sí misma, pues no era una guerrera, ni una amazona, ni una sapiente de la vida. Era una simple florista que había descubierto un antiguo Jardín. Pero era quien ese lugar había escogido de Heralda. Se acerca levemente al Libro, con miedo. Se asoma mientras esa pluma blanca no para de escribir. Las páginas del libro son de papiro antiguo. Las tapas no se ven porque el libro está abierto, pero se adivinan verdes, sobresalen por los bordes de la hoja. Traga saliva de nuevo y lee, lo poco bien que puede, porque no sabe mucho de letras:

****Narrador del Libro Verde de Camelot: ese es el instante en el que Dayanna vio por primera vez los escritos del Libro Mágico de Camelot, que todo lo sabía...

*Dayanna da un respingo hacia atras, asustada. Gira sobre sí misma. ¿Quién las está vigilando? ¿Como pueden escribir justo lo que está haciendo?? Mira a Dhunna a Shanae y AfricaMiller con la misma cara que denota AfricaMiller: *No me lo puedo creer!!* Y eso que Dayanna se creía hasta que los besos podían embarazar a uno. Se gira de nuevo y mira la pluma


* AfricaMiller debe mantener la compostura, por mero orgullo y porque es la más vieja. Un poco de modales por una vez en tu vida, zorrona. -Uf... Esto es demasiaa información para una hora, si acaso. Y...-*Se gira hacia Dhunna. Alza la ceja derecha, incrédula, aunque ahora no tanto. -¿Cosa de magia?.... ¿Usted no....? ¿No será de las que piensan que los críos los trae la cigüeña, no?- *Mira a Dhunna, algo recelosa. Tuerce los labios a un lado. Toda misteriosa, empalideciéndolos. Incluso parece que entrecierra los ojos. Pero, finalmente, estira las comisuras, y se le dibuja una amplia sonrisa, mostrando unos dientes blancos. Grandes. Y bien alienados. -Algún día le explicaré de dónde vienen, mientras tanto... Que alguien me diga cómo diantres es posible que eso se sostenga solo de pie.- *Parpadeó un par de veces, relajando los músculos de la cara. Casi como asimilándolo. Casi. -Dayannita, por Dios y por la Virgen, mira a ver qué escribe. De una vez.- *Dicho esto, da un par de pasos hacia atrás, haciendo crujir la madera. -Crack, crack...- *Traga saliva, cruzándose de brazos, toda seria, esperando una lectura ligera.

<Shanae> ( Se apoya en una de las paredes de la estancia , se percata que no solo el mobiliario , cuadros y vidrieras curiosas están en la sala , cuelgan plantas que dejan caer sus ramas con hojas , todo parecía tener vida propia , sonríe pues era como cuando de pequeña sueñas con la casa en el árbol con todas sus comodidades pero esta vez no era un mero sueño o fantasía , existía de verdad , claro que le pasa como a Dhunna por allí no estaba Io, aunque se veían puertas que daban a otras estancias , quizás pudiese estar en alguna de ellas , mira a Dhunna con una leve sonrisa intentando dar ánimos con aquel gesto ) bueno chicas… cosas mas raras se han visto , Africa relajate mujer que te va a dar algo

* Dhunna , que habia perdido un momento la alegria por haber encontrado el lugar no puede menos que sonreir a AfricaMiller ante sus palabras. Ella sí sabia como venian los niños, pero no dice nada solo suelta una ligera carcajada y asiente. La mujer supone que lleva todo aquello como mejor puede. Mira a Shanae y entiende su mirada encogiendo levemente los hombros. Quiza ya no esta alli.....toma aire y se acerca a Dayanna - ya sabiamos que escribe todo lo que ocurre en el reino, aunque nunca hubiera dicho que es en tiempo real....-pone una mano en el hombro de Dayanna instandola a continuar leyendo o lo que quiera hacer ahora

* Dayanna por mucho que cree en la magia está palida. Se puede decir que es la primera vez que ante un hecho inusual como ese, Dhunna toma la magia con mayor naturalidad que la florista. Y es que las cosas, se estaban equilibrando. Asiente a AfricaMiller cuando le pregunta por los escritos en el Libro. De verdad lo intenta explicar, la pobre: me.. me lee.. - agita la cabeza- ¡¡me escribe!! - mira a Dhunna, y a sanea señalándolas, a ellas luego a sí misma - nos escriben.. ¡nos miran!.. ***

* Dayanna mueve las manos, aleatoriamente, intentando dar una explicación inexplicable. Señala el libro, la pluma, a AfricaMiller. Agita la cabeza de nuevo y opta por leer lo que la pluma sigue redactando, sin cesar:

****Narrador del Libro Verde de Camelot: Lo que no sabían, o no hasta que Dayanna volvió a leer el libro, era que el paje se había marchado, pero no sin dejarles un importante encargo. Ese encargo se encontraba unas páginas más atrás en el Libro Mágico de Camelot**

<Dayanna>*** a Dayanna le cuesta leer y comprender a la vez, y lee bastante mal. En un impulso con algo de ansiedad, detiene la pluma blanca que escribe sobre el libro. A pesar de ello, la escritura de tinta en el papiro continúa incesante, describiendo cada movimiento: dh.. Dhunna!!.. hay una nota.. una nota.. en el Libro.. - no sabe si coger el libro. dejar la pluma.. está perdida

<Shanae> ( mas que en el libro Shanae miraba a Dayanna y sus gestos , recorría la mirada de una mujer a otra , todas tan diferentes y todas en un mismo lugar buscando respuestas quizás a una misma pregunta ¿ porque estaban relatadas en ese libro ? Se decidió a acercarse y no ser una mera espectadora colocándose junto a AfricaMiller y Dhunna a la cual a esta ultima la da un empujoncito leve con la cadera para que tome el libro y asi poder ayudar a Dayanna y su guerra particular con la pluma ) Tranquila Dayanna …tu puedes

* Dhunna observa divertida a Dayanna. Desde luego traia tela que ahora fuese ella la que no se inmutaba angte la mágia y que la florista no atinase y estuviera casi asustada , vamos, si io nos ha dejado algo habrá que verlo, no? -sonrie pero está deseando saber que dice esa carta, quiza diga donde está el paje, donde ir a buscarle...mira a Shanae y a AfricaMiller, las tres rodeando a Dayanna para que siga leyendo

* Dayanna está embaucada en una guerra particular y personal con la pluma, puesto que aunque la tinta sigue corriendo ríos de historia en el Libro Verde, la pluma se mueve en el aire como escribiendo todo lo que pasa. -Estate quieta jolinchines!!! - malavarismos con ella. Magia. Cosa de Merlín. La pluma por fin se queda quieta cuando Dayanna coge el libro del atril en el que se aposenta. Al notar el contacto con ese libro siente.... Fuerza, magia, pasión, belleza... Siente todas esas virtudes que ha de tener una imaginación para que pueda construirse un lugar como Camelot. Un pequeño retumbo suena en cada piedra del Castillo, pues los nuevos aspirantes, aún sin saberlo, habían llegado. Las páginas comienzan a moverse solas, como si una brisa de viento las llevara, hasta situarse en una en concreto. Mientras tanto, dos notas caen al suelo.

<Shanae> ( ríe al ver a la pobre Dayanna haciendo malabares pero finalmente te pone a un costado , las 4 puestas en cada punta del atrio donde el libro había estado , rodeando y dando confianza a Dayanna de algún modo arropándola , al caer las notas una cae de su lado mientras que la otra cae del lado de Dhunna , se agacha a recoger la nota y en esta parece citar una frase de entrada , aunque la cuesta leerla porque no ha sido bien instruida en ese arte

<Shanae> logra entender “ hermanos fundadores “ se la tiende a Dayanna ) podrías leerla ? ( la sonríe a pesar de estar algo cortada por su poca maña en la lectura )

* Dhunna acaba riendo de ver la "lucha a muerte con la pluma" que sostiene Dayanna con la misma. Al fin vence y cuando toma el libro, en efecto, algo sucede, pq la quietud del lugar se ve quebrada por un retumbo profundo, cosa que la hace mirar alrededor mientras las páginas van pasando solas en el librohasta detenerse. Mira a Shanae cuando esta toma la nota y se agacha a por la que ha caido a sus pies, leyendo el dorso - humm...**

<Dhunna> **va dirigida a ti, Dayanna -asi que se la tiende mirandola cada vez más sorprendida. Es que sabia Io que iban a llegar hasta alli??

* Dayanna coge la carta que Shanae le tiende. Es diferente a la que Dhunna tiene en manos. Curiosamente y por que Camelot es un lugar así, parece haber aumentado de tamaño y ser un pergamino enroscado. Lo coge. Se siente como arropada. ¿Por un papel? Qué tontería. Parpadea y comienza a leer, con el Libro Verde en una mano (pues contenía mil historias, pero como eran sueños, no pesaban) y el pergamino en la otra:

Hermanos Fundadores
Camelot siempre fue considerada y llamada tierra de ensueño para todos aquellos que buscaban un lugar en el que ser acogido si se creía en el poder y la fuerza de la ilusión. En Camelot reinó Arturo, durante años, supervisado por la corte, y por Caballeros cuyo lema se basaba en el Honor, la Lealtad, la Justicia, el Valor y la Fraternidad. Eran los llamados Caballeros de la mesa cuadrada. Los años en el Camelot de la Corte***


<Un cuadro de un hombre que se parece a DieterSword> (redonda)

Arturica fueron prósperos. Tan lejos llegó la leyenda que gentes de todos lares quisieron formar parte de ese ensueño. Arturo jamás dejó a Merlín que las murallas de Camelot prohibieran el paso a ningún habitante. Pero entre los caballeros de la mesa REDONDA, los primeros miembros de las hermandades, comenzaron a surgir desaveniencias: pues muchos consideraban que no todos eran dignos de Camelot. No por lo menos dignos de ser caballeros

Cuando Arturo decidió conseguir su inmortalidad viajando al pais de los hombres violetas y abandonó la tierra de Camelot, sin figura visible que ostentara el trono del Reino, la división en Clanes se hizo inminente. Albanel y Sonja, que siempre siguieron la pasión de Arturo porque los sueños llegaran a todos aquellos que querían soñar, iniciaron los primeros pasos de la Hermandad del Martillo. Jamás un caballero de la Hermandad daría la espalda a alguien más debil, jamás las murallas de Camelot prohibirían el paso a alguien que quisiera soñar. Siempre el Reino sería de todos y para todos. Siempre seríamos todos iguales, todos constructores del Castillo de Arena. Aquí dejo mi legado de como fue y cómo ha de ser por siempre jamás***
-no iba firmada.

<Shanae> ( Escucho atenta a todo lo narrado , algunas cosas las entendía otras no , pero bueno aun no estaba todo lo que deberían saber , negó con la cabeza un momento hacia Dayanna ) redonda …. Era redonda ..( supone que con el ansia de querer hacerlo bien se la hha ido el santo al cielo ) pero eso explica el pasado …pero deja poco para saber que es del presente de es hermandad ( señalo la estancia y el silencio del resto ) aquí no parece vivir nadie y con el estruendo de hace un rato ya debería haber salido alguien a recibirnos .

* Dhunna , como Shanae ha guardado silencio escuchando esa carta a futuros moradores del lugar. - solo me da por pensar que quieran instaurar de nuevo la hermandad.....desde luego el reino va lleno de rumores parecidos sobre otros Clanes..-mira alrededor sin entender demasiado tampoco de lo que quieren aquellos que escribieron la carta.....pq claro, no esperaran que sean ellas las que hagan resurgir al Clan de Martillo ese....sinceramente pocas dudad le aclara eso, y además no habla de Io....pues vaya...

* Dayanna mira a Shanae y a Dhunna. Asiente. Cierto, no han encontrado lo que querían: - Io- - dice su nombre en un suspiro melancólico. Entonces es como si la página del libro verde la llamara. Sale algo de luz de justo esa página en concreto y la mirada de Dayanna por instinto baja hasta ella:

*****Narrador del Libro Verde de Camelot: Arturo fue el primero que creyó en que todos podían soñar, en que para soñar no había clases ni jerarquías. Cuando Arturo marchó, fue Albanel quien siguió su trabajo, y en su nombre fundó la Hermandad del Martillo. Fue llamado Hermano Mayor, y todos le admiraban y escuchaban. Había un muchacho que siempre atendía a las historias de Albanel guardándolas en su memoria. No sabía que en un futuro él iba a ser para otros, lo que Albanel era para él: un constructor de sueños. Así que cuando Albanel marchó, la misión de la Hermandad quedó en manos de Io-, quien, a ojos de todos, era sólo un paje, pero en realidad, custodiaba los emblemas de una Orden llamada a cuidar los sueños y la magia

***las páginas vuelven a volar, saltando hasta otra página. Dayanna mira a Dhunna y a Shanae, sorprendida, traga saliva, sigue leyendo:

****Narrador del Libro Verde de Camelot**** Io- llegó hasta lo alto de la Torre del Recuerdo, su mente seguía algo nublada por los efectos de la hidromiel, su corazon seguía aplastado por la losa del desengaño con Dhunna y sus pulmones estaban vacios de aire ... estaba mayor y hacía años que no subía hasta alli.. y bueno... tanto tomar trufas tambien tiene algo que ver en el asunto ... * Io- llevaba consigo una carta escrita de su puño y letra, es inconfundible porque parece que este escrita en codigo, pero no, es que su letra es asi de fea. La carta iba dirigida a la joven Dayanna, porque Io- estaba seguro de que antes o despues la joven descubrira el secreto de como llegar hasta alli. Dobló la carta por la mitad, introdujo en medio el colgante que encragara para Dhunna, un Hada de plata sosteniendo una gota de ambar entre sus manos. Por último dejó la nota entre las páginas del Libro Mágico de Camelot, marchándose luego en busca del olvido eterno.

***Dayanna mira a Dhunna y mira la carta que le ha dado, la que se supone que es para ella. Su cara lo dice todo. ¿será esa?

<Shanae> ( era mareante el ir y venir de las hojas y lo que la pobre Dayanna no paraba de leer , agradece que sea ella la encargada de hacerlo , porque si de ella dependiese leer todo aquello la habría supuesto mínimo 2 días enteros , resopla y ahora entiende algo mas , es decir aquella hermandad pasaba de unas manos a otros y ahora…se lo legaban a Dayanna ?… bueno quien mejor que ella , lo que no se esperaba es lo que pasaría a continuación con la carta que faltaba por leer ) buff…. Esto me da mala espina o buena… según se mira .( las dijo mirándolas a ambas alternativamente .)

* Dhunna escucha la primera parte mirando con fijeza a Dayanna mientras esta lee y va asintiendo de forma refleja, pero cuando empieza a relatar toda la parte de Io empieza a incomodarse, su nombre aparece demaasiado y se siente mal....mira hacia la puerta por la que han entrado y casi puede ver al paje llegando y dejando la carta. Vuelve a mirar el libro y a un lado de este, sobre el atril ve que algo destella...y fijandose mejor comprueba que es un colgante, bueno, mejor dicho es EL colgante.....instintivamente da un paso atras apartandose de ellas y las mira cada vez más turbada sin saber que hacer o decir.....pero queda por saber que quiere Io no? - lee -dice en un susurro teniendo que tragar saliva

* Dayanna ha aprendido a leer en esos ojos ambarinos de Dhunna. Siente ganas de abrazarla, ve cuanto le duele cada vez que saben algo de Io-, y cómo nota su ausencia. Asiente ligeramente ante su última petición. Vuelve a colocar el libro verde en el atril. Automáticamente las hojas vuelven hacia la última página que se estaba escribiendo y la tinte corre para continuar las historias. La pluma vuelve a escaparse de la mano de Dayanna ***

<Dayanna> Jolinchines!! - se había olvidado de esa endemoniada pluma, que posa su punta sobre el papel del Libro para seguir a su labor. Cosas de Merlin. Mira la carta doblada y recuerda a Io-, medio sonrie. Cuánto le echa en falta. La desdobla y comienza a leer, con dificultad, pues el paje no goza de buena letra:

****Te dejo esta carta para insuflarte mi animo, para constatar mi cariño ... y para encargarte una mision. Si, no pongas esa cara de sorpresa, estoy segura de que tu lograras lo que te pido. Tienes que conseguir que Dhunna asuma la responsabilidad de revivir la Hermandad del Martillo. Se que conoces esta vieja y olvidada labor, pues se que has aprendido los secretos del Reino del mismisimo Albanel.

* Dayanna cambia su gesto en el rostro de sorpresa. Jolín, como si Io- hubiera sabido justo el gesto que iba a poner: -

***Yo he observado a Dhunna y estoy seguro de que es la persona adecuada, asi que confia en mi. Se que es esto no es facil pues no he sido el mejor de los ejemplos, pero espero que aunque sea por una ultima vez, sigas confiando en lo que te digo. Dhunna es la persona adecuada para asumir la responsabilidad, ella le devolvera el honor y explendor que nunca debio perder. Y tengo que pedirte un ultimo favor, quizas no tas trascendental pero si muy importante para mi. Entrega este colgante a Dhunna de mi parte, no hace falta que des explicacion alguna,si te pregunta di solo que lo deje alli para ella, nada mas. Atentamente tuyo, Io-****

* Dayanna se emociona, sus ojos se están llenando de lágirmas. Alza el rostro y mira a Dhunna, sonriendo: -Ya lo has oido - su voz es casi un susurro, no le salen las palabras - Ahora sabemos cual era la misión de Io en Camelot.. y.. eres tú y sólo tú quien puede llevar ese cargo de Hermana Mayor. Habremos de aprender. Tenemos que hacerlo por Io- - sonrie a Dhunna - y a mi me tienes para lo que haga falta

<Shanae> ( su rostro pasaba de la concentracion al entendimiento , de la sorpresa maxima que hace abrir sus ojos como platos , habria jurado que Dayanna en cuestion de creencias y sueños era mas apta , pero al escuchar la ultima frase pudo comprobar que aunque apreciase y admirase eso de ella le faltaba el otro punto de vista ese que la drow tenia , intenta no parecer triste pues la carta parece una despedida y eso duele y mas... a la que llevaba el colgante en la mano ) Dhunna... ( camino lentamente hacia ella , abriedo poco a poco sus brazos )....( y sin que ella la dijese que si o que no la abrazo ) ven Dayanna .. hay momentos para todo .

* Dhunna se queda en blanco.....si no fuese de piel tan oscura habria palidecido!! que....que?? Parpadea varias veces, sintiendo la boca seca y un agujero en el pecho, vacio.....entonces es que Io se ha ido, de verdad......No sabe que decir al respecto de ser la hermana mayor de esa hermanda, pero si nisiquiera sabia nada de la hermandad hasta esa noche!!!! QUe locura.....esta casi en shock, asi que al principio no reacciona cuando Shanae la abraza pero poco a poco va tomando consciencia y alza una mano hasta dejala en la espalda de la amazona para luego mirar a Dayanna casi preguntandole si esta segura de lo que ha leido.....por primera vez ante alguien nota que los ojos se le humedecen y los tiene que cerrar apoyando la frente en el hombro de Shanae.

* Dayanna camina hasta Dhunna y Shanae y se abraza fuerte a ellas, temblando. Puede que de emoción, puede que de incertidumbre, puede que por todo. Apoya su rostro contra los hombros de ambas amigas y suspira. Al fin y al cabo, ese lugar las había llamado. Había llegado su momento.

***Narradora del Libro Verde de Camelot: Así fue como se iniciaron de nuevo los pasos de la Hermandad del Martillo, en la novena Torre del Castillo de Camelot, la Torre del Recuerdo, que más adelante sería el cuartel del Clan. Así fue como iniciaron su misión, abrazas, apoyándose mutuamente. Sin saber bien ni cómo ni cuando, dudando de si podrían. Pero era Io- quien lo había dictado, y por él viajarían al mismo infierno. ***

****Así fue como el cargo Mayor de la Hermandad quedó en manos de la elfra drow Dhunna Devir. Y las historias que siguieron a continuación, fueron por siempre y para siempre de Camelot, de sus heroes y de su Libro Mágico.****
avatar
Dayanna
Pink Vader
Pink Vader

Cantidad de envíos : 314
Edad : 33
Localización : Camelot
Fecha de inscripción : 07/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.