Camelot

El general organiza sus fuerzas. Compartiendo secretos.

Ir abajo

El general organiza sus fuerzas. Compartiendo secretos.

Mensaje  Pallas_Atenea el Lun Ago 22, 2011 4:29 pm

<n_n> Al fin alcanzaron el cuartel general. Esthia iba renegando entre dientes por el ataque sufrido por Jon a manos de Limnátide. Los escorpiones empezaban a ser demasiado molestos y ellos no acababan de organizarse. Pero ¿cómo se iba a organizar con lo que tenía? Tendría que trazar un plan con Jon y el español e ir a degüello. No era la mejor opción, pero era la única para salir con vida de aquella guerra. Al llegar al jardín, se detuvo. -¿Seguro que estás bien? Mira que sé que los golpes de Átide pueden doler. Me ha dado más de una vez. ¿A qué ha venido ese ataque? -él ni sabe que es hermano de Rhyan, ni sabe que atacaron al dragón y Jon estaba allí.

<Jonathan_Kray> Sí, estoy bien, no sufras. Puede que la loca esa le hubiera atizado bien, y quizás más de lo que podría haberse pensado antes de haberle dado la espalda a la loba. Pues... Precisamente quería hablar contigo de ello antes de lo ocurrido. Esa mujer es la novia de mi hermano y yo para ellos un traidor que ha defendido a ese maldito dragón busca líos.

<n_n> El General arqueó la ceja y se tomó unos segundos para encajar todas las piezas de información que acababa de recibir. -A ver... ¿Tú eres hermano del rubio? Ay, por los ojos de Laetania... esto cada vez se complica más. Ahora tú y yo somos traidores para ellos, qué bien. -ironizó. -¿Y qué ha pasado con el dragón? -Lo que faltaba, el dragón dando problemas, por si no tenían ya bastantes...

<Jonathan_Kray> Aunque nos parecemos como un huevo a una castaña sí, somos hermanos... Pero yo sabía muy bien en lo que me metía. Entiende también que si para Limnatide era un traidor para su hermano era un alivio saberlo del lado contrario, así tendría una excusa para acabar con él. Que qué le ha pasado? Pues que no deja de meterse en líos con los escorpiones y, para colmo, en vez de buscar algún modo de no llamar a la atención, él tiene que armar más jaleo, así no vamos bien...

<n_n> Esthia chasqueó la lengua con fastidio. Ese dragón colmaba su paciencia. ¿Es que no había entendido nada de lo quehabían hablado la última vez? Resopló y se pasó la mano por el rostros, desde la frente a la mandíbula, exasperado. -No podemos seguir así, esto es un descontrol y al final los escorpiones acabarán por atacar y no estaremos listos. De hecho, me extraña que estén tardando tanto en hacerlo con Limnátide como líder. Necesitamos una estrategia de defensa ya. Aunque sólo podamos contar con tu espada, la del español y la mía. Y hay que atar en corto a ese maldito lagarto hiperdesarrollado. -empujó la puerta de la sala de entrenamiento, que usaba también como "despacho" y a la que se habían dirigido nada más entrar en la torre. -Pasa, hablaremos aquí.

<Jonathan_Kray> Asiente con la cabeza, por hacer algo, y acaba por dar paso hacia aquella sala, donde parecía que mantendrían la charla al completo. Mejor, más cómodos estarían y, espera que ese dragón cambiante tocapelotas no tuviera acceso a aquel lugar en ese momento. Esa es la gracia, que no sé cómo vamos a tener esa defensa en la situación en la que estamos, y esa cosa sobrenatural que tenemos encima es un incompetente, pues tú dirás...

<n_n> Esthia avanzó hasta el rincón donde estaban las sillas y se dejó caer en una, ofreciéndole a Jon otra con un gesto desganado de la mano. -Llevo días dándole vueltas. Lo único que nos mantiene a salvo es que los escorpiones no pueden llegar aquí aún. Pero eso no durará demasiado. Limnátide no es tonta y cuenta con efectivos muy capacitados, a diferencia de nosotros- podia sonar derrotista, pero era la verdad, aquella guerra la tenían perdida a menos que supiesen jugar bien sus malas cartas. -Es posible que no tarden mucho en encontrarnos. Y más ahora que tienen más de un rastro para seguir: el mío, el tuyo y el del dragón. Necesitamos organizar una vía de escape a través del bosque, a ser posible que incluya un tramo a través del río para que no puedan seguirnos el rastro con tanta facilidad. Y tenemos que asegurarnos de que el terreno lo suficientemente estrecho para que sólo puedan atacarnos de uno en uno, dos a lo sumo. -tiró de la mesa para acercarla y mostrarle así a Jon el mapa sobre el que había estado trabajando. Había ya algunas marcas en él. -Y tenemos que conseguir dividir a los escorpiones. Sé que Dhunna no estará de acuerdo y ella es la Voz de la hermandad... Pero si hay que hacerlo para salir con vida, lo haremos. Prefiero enfrentarme a Dhunna enfadada que a los escorpiones en grupo.

<Jonathan_Kray> Es cierto, yo aún no conozco a todos los miembros de esa escabrosa hermandad. Sinceramente tampoco es que le importasen, pero habría que saber mínimo a quienes se estaba enfrentando, pues no, no son moco de pavo, es más cada vez teme más por su vida y por la del resto de compañeros, pues los sabe de gente incapaz de matar a una mosca véase Dayanna o simplimente con poca experiencia en ese tipo de situaciones. Además, que ellos estuvieran preparados no significaba poder ser el blanco de esa malhumorada gente. Yo no sé si debería decirlo, pero sí que estoy de acuerdo en que la situación es insostenible, tenemos que guardarnos las espaldas y actuar. Si no es así acabarán por... Ya sabes Echa un vistazo al mapa que le había acercado Esthia más o menos para quedarse con la copla de lo que quería decir. A él no le parecía mal, y ahora confiar en Esthia era la mejor opción con Dhunna fuera.

<n_n> Dudó sobre si revelarle o no uno de sus mejor guardados secretos. Finalmente, optó por tantear el terreno. -Jon... ¿cuánto sabes tú de los escorpiones que ya conocemos? Porque supongo que los trucos de tu hermano te los conocerás mejor que nadie, pero... ¿qué hay de los de Átide, los de Clyv, los de Dieter y el resto? -necesitaba saber qué sabía antes de mostrarle su verdadera forma y, con ello, la de Limnátide.

<Jonathan_Kray> Siendo sincero? Sólo conozco de los de mi hermano, y directamente a esos tales Clyven y Dieter no los he visto en mi vida. Se coloca algo pensativo haciendo memoria, pero no, para nada cae en ellos dos. Supongo que tú sabes más, al menos sobre ella... Te llamó hermano.

<n_n> No somos hermanos de sangre. Me llama así porque hemos compartido muchas cosas juntos. -prefirió obviar el "ella ha estado enamorada de mí", después de todo, era la mujer del hermano de Jon. -Clyven y yo fuimos compañeros de armas hace mucho -no tanto- tiempo. Con lo que voy a decirte, no sólo revelo mis secretos, sino tabién los suyos. Ahora sí seré un "verdadero traidor", pero nos jugamos demasiado en esto.

<Jonathan_Kray> Ahá... Entiendo, sé de gente que tiene lazos como ese. Y le extraña que hayan acabado de ese modo si tenían un vínculo tan unido, pero relaciones más fuertes ha visto quebrantarse por alguna tontería más nimia que las razones de esos dos, pues ahora mismo habían vidas en juego. ¿Secreto? ¿Vosotros también los teneis? Que no él, pero su hermano los tenía y él los conocía a la perfección.

<n_n> Así es. Ni ellos ni yo somos lo que se ve a simple vista. O al menos no sólo eso. La verdad es que eres a la primera persona a la que se lo cuento... Quiero decir, sin que lo haya descubierto por sus propios medios. Pero quiero dejarte clara una cosa. El secreto que voy a compartir contigo está ligado a tu vida. Si sale de aquí, eres hombre muerto. -era una advertencia tranquila, no una amenaza hostil, sólo información de un hecho constatado. Iba a revelarle algo que podía costarle la vida, lo justo es que se implicase de la misma manera.

<Jonathan_Kray> No te preocupes. Soy un hombre de palabra y esto no va a salir de mi boca. Se muestra bastante serio, agradece que vaya a contarle un secreto tan delicado, muestra confianza en él, más de la que se puede imaginar. Pero.. ¿Estás seguro de que tenga que ser yo la persona a la que contárselo?

<n_n> Es la mujer de tu hermano y ya has visto que iba a por ti, creo que tienes derecho a saber a qué te enfrentas. -se puso en pie y se alejó unos pasos de Jon, yendo de un lado a otro por la sala. -Supongo que te habrás dado cuenta que los golpes de Límnátide no son precisamente caricias. Es más fuerte que un hombre adulto.

<Jonathan_Kray> Sí, me he podido fijar que efectivamente pega demasiado más fuerte de lo que me esperaba. Mayormente fue tanto eso como el darle la espalda lo que más le pudo haber hecho sucumbir bajo ella, y sí, es consciente de que podría haber sido peor de no haberse encontrado con Esthia. Con las mismas, él también despeja el asiento quedando en pie pero dirigiendo su mirada hacia él siguiéndole con esta.

<n_n> Eso es porque no es sólo lo que se ve a simple vista. Y da gracias a que no viste su otra forma. Podría haberte despedazado sólo con sus manos. Pero no pretendo asustarte, tranquilo, sólo quiero que sepas cómo combatirlo. -con tranquilidad, se quitó una bota, pisando el talón con la puntera contraria, primero de un pie, luego el otro, y empezó a desabrocharse la camisa.

<Jonathan_Kray> Madre mía... Vamos, que menuda hermandad, contaba con demasiada gente extraña por no decir algo así como cada bicho raro que no se lo creían ni ellos mismos. ¿Qué haces? No era que le molestara, pero no entiende a qué viene eso de quitarse la ropa.

<n_n> Tranquilo, no te voy a morder -de momento, se corrigió mentalmente. -Es sólo que no tengo ganas de cargarme otro uniforme y tener que inventarme excusas para que me den otro. -dejó caer la camisa al suelo y desabrochó el pantalón. -Voy a cambiar, va a ser raro y puede que pienses que soy una especie de monstruo, pero no temas, no te haré nada mientras no haya motivos para ello. Es que... en realidad no se me ocurre otro modo de explicarlo, ¿sabes? Nunca me he visto en una situación como ésta.

<Jonathan_Kray> Es decir, que efectivamente como pensaba aquello que quería contarle de Limnátide tendría que ver con él y puede que con ese tal Clyven también, y de Dieter como no sabe nada tampoco sabe si meterle en el saco pues lo había mencionado. No te preocupes, confío en ti tanto como tú en mi para mostrarme lo que vas a mostrarme.

<n_n> Esthia asintió y respiró con profundidad. Su cuerpo comenzó a cambiar. Sus músculos se abultaron, sus huesos crujieron y un espeso pelaje blanco empezó a cubrir su cuerpo. Sus rasgos se afilaron, al igual que sus garras. Ante Jon había ahora un licántropo donde antes había un humano. -Bien... esto es todo. -su voz sonaba mucho más ronca que habitualmente.

<Jonathan_Kray> Los ojos de Jon no muestran más que sorpresa y quizás algo de temor, miedo, no era para menos a pesar de que confiase en él, era algo a lo que sus ojos no estaban acostumbrados y que, piensa que ya es hora de que vaya acostumbrando pues no sería al primero ni al último que viera. Esthia... No sé si decirte que me alegro de que me lo hayas confiado o que me das un miedo horrible. Lo dice a un tono que, más bien lo hace por quitar hierro al asunto.

<n_n> Esthia se echó a reír. Una risa que sonó a gruñidos y parecía que estaba enfadado. -Tampoco soy tan feo -bromeó. -TEndrías que ver a Clyven, es bastante más grande que yo. Átide es más pequeña -dejó que su cuerpo volviese a ser humano de nuevo y empezó a recoger la ropa para vestirse.

<Jonathan_Kray> Vale, no eres tan feo, pero comprende que esa forma tuya no sea la que más me gustase ver Incluso ríe, más tranquilo ahora que su cuerpo ya había vuelto a ser lo que él acostumbraba a ver. ¿Y cómo pretendes que nos enfrentemos a... Algo así?... Eso nos supera como personas normales, corrientes y molientes.

<n_n> Acabó de ponerse el uniforme de nuevo y se sentó frente a Jon otra vez. -Ése es el problema. A Clyven y Átide es fácil ponerlos en jaque, igual que a mí, con armas de plata. Ellos lo saben y las usarán contra mí, seguramente. No sé si hay más licántropos en la hermandad, pero espero que no, porque aquí estoy yo solo y no doy para mucho más. Dieter es humano, pero creo que su cupo estará cubierto con Juan Diego... Y tenemos el problema añadido del dragón. ¿Qué vamos a hacer con él? Porque no es una pieza fácil de jugar...

<Jonathan_Kray> Lo sé, pero si él sabe meterse en lío solito creo que también podrá sacarle las castañas del fuego él solito. Por él lo mandaba más lejos de la chimenea larga, pero como eso no depende de él pues ese comentario se lo queda para sus entrañas. Y Rhyan, tampoco es que sea demasiado especialito, pero no es una persona normal, tú deberías de saberlo.

<n_n> Lo sé, sale con Átide. ¿Cómo va a ser normal? -una broma para intentar liberar la tensión que percibía en el ambiente. -Creo que nuestra mejor opción es usarle como via de escape para los niños, África y Dayanna. Supongo que podrá con ellos en el lomo si las cosas se ponen feas. No puedo arriesgarme a una batalla en un terreno lo suficientemente abierto para que él sea útil. No somos tantos para luchar. Y en el bosque, él no podría moverse con soltura, con su tamaño. Pero aún necesitamos saber más de los escorpiones para tomar una decisión. Y, si podemos llevarnos a alguno por delante en el proceso, bienvenido sea.

<Jonathan_Kray> Esthia... Me parece bien, podría ser una vía de escape para ellas, la verdad es que podrían utilizarlas en nuestra contra al ser tan dependientes de nosotros y por otro lado... Frunce levemente el ceño, más bien por las últimas palabras de Esthia, pues querría hacerle una importante cuestión. ¿Me puedes decir por qué son necesarias las muertes entre unos y otros? ¿Qué tiene una hermandad que no tenga la otra? ¿Por qué intentan matarse unas entre otras? Sinceramente no lo entiendo demasiado bien, pues creo que ya has podido ver que mis razones para estar aquí son muy diferentes a las que pueden tener los demás.

<n_n> El General se encogió de hombros. -Yo tampoco lo entiendo, pero no fuimos nosotros los que empezamos los ataques. Dieter atacó a Dayanna, a Juan Diego y a Dhunna. Átide te ha atacado a ti. Y no han sido sólo esos ataques. Tampoco serán los últimos. Si me uní a esta hermandad en lugar de a los escorpiones fue porque quería evitar una guerra. De verdad que me gustaría llegar al final sin derramar sangre, pero eso no implica que no esté dispuesto a teñir la ciudad de rojo si me veo obligado a ello. Los escorpiones atacan, los martillos se defienden, pero, si vamos a defendernos, vamos a hacerlo de tal manera que no quieran volver a atacar.

<Jonathan_Kray> Sí, te entiendo, te entiendo perfectamente, y es por ello por lo que pienso implicarme. Si tengo que perecer pero sé que voy a salvar vidas habrá servido la pena, así que ya sabes que podrás contar conmigo hasta el final. Dice sinceramente, le daba igual ser inferior en poder a esos de la escorpión, pero eso no significaba tener que doblegarse ante ellos y menos no dar lo que tenga por salvar a esa gente.

<n_n> Muchas gracias, Jon. No sabes lo que me tranquiliza saber que puedo contar contigo en esto. Ellos son más, están mejor entrenados y seguramente tengan más ganas de matar que nosotros... pero, si conseguimos una buena estrategia, podemos aprovechar sus debilidades. Contra Clyven y Átide, es sencillo, bastará con usar plata. Pero no sabemos los puntos débiles de los demás. Necesitaremos descubrrilos y para eso, alguien tendrá que ganarse su confianza... Necesitamos a alguien en quien los escorpiones puedan confiar y que trabaje para nosotros... Tú y yo, imposible, nos conocen... ¿se te ocurre alguna idea?

<Jonathan_Kray> Pues no, no se me ocurre ninguna manera de colarles a alguien de su confianza para aprender más sobre ellos... Quizás tengo la cabeza embotada en demasiadas cosas y los golpes de esa bruta no han ayudado apenas, por no decir que no ayudan nada. Le comenta mirándolo esperando que él tenga alguna idea escondida en la manga, de no ser así tendrán que trabajar en ello.

<n_n> Y eso que no se ha empleado a fondo, te lo digo yo. Deberíamos buscar a alguien que no parezca ser un martillo... no sé... la verdad es que no se me ocurre nadie. Además, necesitariamos que no hubiese tenido contacto con nosotros, pues podrían reconocer nuestro olor en su piel... -se mesó la barbilla.

<Jonathan_Kray> Cada vez lo pintas más difícil ¿Lo sabes? Porque a él se le reducía tanto la lista con ese tipo de comentarios hasta acabar con que no daba con nadie, y menos siendo él el último de la lista, por así llamarlo.

<n_n> Jummm. Bueno, ya se nos ocurrirá algo. Aprovecharé alguna información de la Guardia Real. Allí siempre se sabe de gente dispuesta a hacer tratos. -Sobre todo para que ellos hiciesen la vista gorda de otros asuntos. -Hablando de otra cosa... ¿hay algo sobre Rhyan que deba saber?

<Jonathan_Kray> Bueno.... No sé hasta donde sabes de él, la verdad... Dice rascándose la nuca, pensando, pues el rubio para él no tiene misterios, pero no sabe hasta donde Esthia sabe de él así que antes de decir nada esperaría a que él le dijera lo que sea que fuese.

<n_n> Pues sé que no es humano del todo y algunos detalles escabrosos que no creo que afecten a la Hermandad. Pero bueno, ser amigo de Limnátide puede ser muy revelador. -sonrió. No iba a hablar con Jon sobre los detalles íntimos de su hermano. Más que nada, porque tampoco quería dejar entrever otros detalles.

<Jonathan_Kray> No entiendo qué quieres decir con eso, pero sí, tienes razón. No es un humano totalmente, su otra mitad es... Se le hace raro hablar de esas cosas, si no fuera porque sabe de buena tinta que es así no se lo creería. un semidemonio, por así llamarlo.

<n_n> ¿Un semidemonio? ¡No me me jodas! ¿Cómo vamos a enfrentarnos a eso? Cada vez se complica más. Es que no veo la manera de ganar esta batalla... -nada, no podían hacer nada. Definitivamente, tendría que tirar calabozos de la guardia... Allí siempre había gente dispuesta a echar una mano para tapar algún trapo sucio.

<Jonathan_Kray> Eh!! No desesperes... Sí, lo dice muy bonito, pero él sabe que él no le puede a su hermano, al menos no yendo de frente. Es un semidemonio, pero desde que perdió la memoria no ha sido capaz de controlar lo que es capaz de hacer.. Claro que... No sé hasta dónde se ha recuperado. Pues él no sabe del año que se pasó fuera con Limnátide.

<n_n> Ha estado intentando recuperarla, me consta. Y espero que no lo haya hecho, porque sea lo que sea, un demonio no es moco de pavo. Y teniendo en cuenta que sale con Átide... -lo dejó en el aire, con una sonrisa. -Ains... de verdad que no sé como tomarme todo esto. Vamos a necesitar mucho tiempo y trabajo para protegernos de esos alacranes.
<Jonathan_Kray> Tiempo? Si precisamente es eso lo que no tenemos. Se lo toma a guasa, más vocifera una pequeña risotada, por reir y no llorar más bien. Y te lo repito, puedes contar conmigo para lo que haga falta, estoy implicado al máximo.

<n_n> Te lo agradezco, en serio. ahora necesitamos estar más unidos que nunca. En fin -se levantó- no sé tú, pero yo empiezo a sentir que el estómago me ruge. ¿Vamos a asaltar la cocina?
avatar
Pallas_Atenea
Homo-repartidora de nubes rosas
Homo-repartidora de nubes rosas

Cantidad de envíos : 305
Localización : Islas Enéidicas
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.