Camelot

Carpelton Green, la ciudad de los fantasmas.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Carpelton Green, la ciudad de los fantasmas.

Mensaje  Ivorwen el Vie Nov 21, 2008 3:07 pm

*Patrice puso los ojos en blanco al oirlos

- No hay ningún demonio mi señora madre ha salido al bosque... habrá ido a por hierbas estimulantes. Las necesitan. Estan bajo un shock o algún trauma... demonios dice... el demonio existe tanto como su Dios o cualquier Dios de otras culturas... nada. ¿Su Dios habla? no. ¿Se puede ver? no. - gruñe y mira a ambos repetidamente asegurandose que todos la oyen - Solo es una enfermedad... como tantas otras... tambien los locos están poseidos según algunos pueblos con medicación logran sanar... no puedo creer que alguién como vos que ha viajado y visto mundo siga pensando así...

_________________
"Si se volviera honrado tras entrar en mi orbita... yo no sería el malicioso planeta que creo ser..."


avatar
Ivorwen
Si no eres de Graná no me sirves pa ná
Si no eres de Graná no me sirves pa ná

Cantidad de envíos : 495
Edad : 36
Localización : un cuento de hadas
Fecha de inscripción : 22/09/2008

Volver arriba Ir abajo

Arnold

Mensaje  Invitado el Dom Nov 23, 2008 10:44 am

Arnold se recupera poco a poco hasta pasar del pánico a los llantos y d elos llantos a los sollozos.
Tarda en responder a Victoria pues la imagen de la mujer y la hija no se le van de la cabeza. Aún siendo algo mayor que la muchahcha la conocía de cuando podía escaparse a jugar y el cambio físico era notable y eso fue lo que más le impresionó.


-Quiero irme de aquí- sollozo-Quiero abandonar este pueblo y marchara muy lejos. No quiero convertirme en ... en... -Señala la puerta- eso. ¿Crees que nos llevarán a todos? ¿crees que irán a por mi?

Mira a Victoria a los ojos cuando realiza las preguntas pero no puede evitar mirar de reojo la puerta y la gente que hay dentro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Victoria

Mensaje  Nindë el Dom Nov 23, 2008 4:55 pm

Las voces provenían del interior de la casa y Victoria dedicó una fugaz mirada hacia la puerta, volviendo a los ojos acuosos de Arnold Grey.

-Shhh, Arnold, nadie vendrá a por ti, tranquilízate.

No hacía falta más, ya sabía lo que pasaba y dejó que el aire que se le había solidificado en los pulmones, se perdiera por su boca entreabierta como un vómito de lava caliente que le abrasara el interior. Sonrió forzadamente a Arnold y le revolvió el pelo.

-Quédate aquí, voy a ver que pasa y si quieres te acompañaré a tu casa par que no vayas solo.
No dejó que respondiera, le colocó el flequillo y se levantó rumbo a la casa de la curandera. Cubrió con su cuerpo la entrada abierta, negando la claridad que atravesaba desde fuera hacia el interior. LAs últimas palabras las pudo descifrar demasiado bien para su gusto, pero por otro lado, ya estaba en el asunto le gustara o no y saber era mejor que no saber.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Carpelton Green, la ciudad de los fantasmas.

Mensaje  Nindë el Dom Nov 23, 2008 5:11 pm

Thomas Ascot no era un tipo brillante, ni siquiera se podía decir que fuera alguien que tuviera ideas modestas para solucionar imprevistos, pero lo que si tenía era un don para salvaguardar el orden no dejando que nada se fuera más allá de sus cortos dominios mentales. El Templario era una buena baza para encontrar el foco del problema y la solución. Tanto el Alguacil como sir Edonard coincidían en que el demonio estaba campando como lobo por el monte en aquella aldea. Sin embargo no podía permitir que usara aquellos métodos que podrían ser efectivos según la iglesia, pero que sin duda, en una comunidad aun por cristianizar realmente, solo provocaría altercados graves que terminarían con la llegada de las autoridades eclesiásticas con o sin el consentimiento de Sir Calixto. Por otra parte, Patrice siempre había dado muestras de ciertas opiniones extrañas a las que la gente solía sentir cierto reparo y por añadidura la creencia de que tanto ella como su madre, tenían ciertas reminiscencias mágicas de los antepasados que se habían relegado con la llegada del cristianismo. Puesto que Sir Edonard podía fijar su cruzada particular también en la hija de la curandera, se acercó hasta ella y medió, quitando hierro a las palabras de la muchacha.

-Patrice, tu madre te ha enseñado bien a respetar a tus mayores, no tengas estos modales con Sir Edonard, el solo pretende el bien, aunque con métodos algo radicales.

Esperaba que la muchacha comprendiera la delicada situación que se estaba desarrollando en aquella estancia y quiso seguir argumentando cosas para suavizar el ambiente, pues eso era lo único que sabía hacer en realidad para mantener el orden en aquella aldea dejada de la mano de Dios. Pero cuando su cabeza terminaba de hilar otra frase tranquilizadora que hiciera razonar a Sir Edonard, la entrada se oscureción y Victoria Nelly entró en la casa.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Victoria Nelly

Mensaje  Nindë el Dom Nov 23, 2008 5:34 pm

Ascot estaba de espaldas a ella y la joven Patrice también, de frente un caballero con una extraña vestimenta que no había visto nunca. Tenía un acento extraño al hablar y sus palabras podrían arrancar un escalofrío a cualquiera. Pero Victoria había comprendido que las palabras aunque son solo palabras pueden hacer un gran daño y las palabras dichas por alguien de armas, son mucho más peligrosas. El alguacil no conseguiría hacer cambiar de opinión al caballero, su padre le había enseñado que un animal peligroso que tiene una presa, solo la suelta si le enseñas una presa mejor y eso era lo que necesitaba aquel hombre.

-Siento interrumpir la velada,pero si el demonio les ha hecho esto, no es en ellas donde lo encontraréis sino en el monte, donde hay muchas pistas de su rastro. Perder el tiempo aquí es de necios y más valioso es buscar las cosas donde están y no por donde pasaron hace tiempo.

El ayudante Philliph miró al suelo, aquella era la mujer tozuda y fuerte que le había negado su mano dos veces y que sin duda nunca llegaría a controlar. Movió la punta del pie como si estuviera pisando un insecto molesto, mientras ella se retiraba un mechón de cabello detrás de la oreja.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ateismo y fanatismo... no.

Mensaje  GalanDracos el Dom Nov 23, 2008 7:40 pm

La actuación del alguacil ha salvado la vida a Patrice, que no quepa duda. Quizás, sólo quizás, no sea buena idea decirle a un caballero del Temple que "Dios no existe, es una simple fantasia" o tomar cualquier actitud semejante... cuando porta una espada bastarda y la firme intención de poner fin a otras vidas. Tras unos momentos de fuerte respiración, cuando el rojo velo ha enturbiado su visión por la ira palia, Edonard es capaz de gruñir algo bajo el casco, dirigir un vistazo a Victoria sin caer en la posiblidad de que puede haber entrado, lo obvio, mientras él no miraba y... Dios lo haya querido, abandona la choza echo una furia.

Se mantiene ahora apartado, aíslado, mascullando oraciones en latín en voz salta sin abandonar la búsqueda de autocontrol ¡Que diferentes eran esas tierras de la auténtica Cristiandad! Lo que daría por apoyo real, un capellán o un hermano, otro fray como él.

Y todo este tiempo ha necesitado, también, para envainar la espada. Se digna entonces, y sólo entonces, a girarse hacía la casa. Pero no entra, esperará fuera ¿Qué había dicho la chica de la curandera...?

GalanDracos
Caballero de Ni

Cantidad de envíos : 76
Edad : 28
Localización : Resbalé y caí aquí.
Fecha de inscripción : 01/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Grey

Mensaje  Invitado el Dom Nov 23, 2008 9:52 pm

-No soy ningun niño-susurra para si colocándose el pelo a su modo y levantándose del suelo- Hasta los más viejos se asutan de los fantasmas- habla para si, murmurando sin levantar la voz.

Al levantarse y alzár la cabeza un nuevo ataque de pánico empezaba a brotar dentro cuando fijó su vista en la puerta por la que acababa de pasar Victoria.
[i]
Cerró los ojos, respiró hondo y , haciendo de tripas corazón, empezó a avanzar hacia la puerta.

-No soy ningun niño, soy Arnold Grey y ningún fantasma puede conmigo.

Aunque avanzaba con paso firme su palidez delataba el miedo que sentía y no paraba de recitar en voz baja "no soy ningun niño".

Casi alcanza la puerta cuando ve aparecer al caballero, lo que casí le da un vuelco al corazón hasta que al fin lo reconoce. entonces recuerda su idea original y se dirige hacia el templario.


-Mi señor, me llamo Arnold Grey.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Patrice.

Mensaje  Ivorwen el Jue Nov 27, 2008 10:01 am

*Cuando hubo salido de la sala el Templario, Patrice se disculpó con el Alguacil... era una chica educada. Y aunque no creyente, respetaba las creencias de los demás. El verdadero problema de Patrice es que de verdad se creyó las historias que se contaban en el poblado sobre su madre. Una curandera mágica. Las oía de pequeña y le maravillaban. Fue la fuerza de ser como ella la que la llevó a sobreponerse de frios y hambres ademas de aprender todos los artes de su señora madre. Esperando el dia en que le enseñara la lección que anhelaba. Mas ese día jamás llegó. Cuando Patrice le preguntó a su predecesora sobre la magia... esta le dijo que eso no se enseña... y que Patrice jamás podría aprenderlo ( no estás preparada alegó). La muchacha se lo tomó como una afrenta y lo que realmente pensó es que aquella mujer no sabía nada de magia y habia estado creyendo en nada toda su vida. Por ello arrastró este pensamiento a muchos otros campos de su vida... como era la religión incluso el amor.

- Dísculpeme alguacil... sabe que no quise ofender.

* De la puerta del fondo, donde daba a los aposentos de las boticarias salió una mujer arrugada que caminaba casi sin levantar los pies de tierra pero con paso rapido y agil. Con un cuenco y un mortero en la mano y una pasta color aguacate en el.

- Patrice... angel mio untaselo en la frente y en la nuca y quiero que adivines todos los ingredientes que lleva y cual es su uso. la voz era aguda pero despreocupada, parecía estar hasta contenta nada la turbaba... era Malakar.

_________________
"Si se volviera honrado tras entrar en mi orbita... yo no sería el malicioso planeta que creo ser..."


avatar
Ivorwen
Si no eres de Graná no me sirves pa ná
Si no eres de Graná no me sirves pa ná

Cantidad de envíos : 495
Edad : 36
Localización : un cuento de hadas
Fecha de inscripción : 22/09/2008

Volver arriba Ir abajo

Caza de Brujas.

Mensaje  GalanDracos el Jue Nov 27, 2008 7:33 pm

Edonard, cuando ha mascullado lo suficiente, se queda mirando a Arnold. Habrá estado hablando solo en su lengua, francés con acento italiano, unos largos minutos.

Lo observa de arriba a abajo, retirándose el yelmo para mirarle bien. Ciertamente el templario impone con el casco colocado y blandiendo la espada, pero una vez tiene el arma envainada y la protección craneal bajo el brazo, parece incluso un hombre normal.

Un hombre normal ancho de hombros, robusto, con armas y la misión de defender la fe.

No había escuchado al chico, pero - casi lo intuia más bien - le había preguntado algo. Alza la vista hacía la choza y finalmente se decide a hablar con él.


- Háblame sobre la curandera, la anciana que se encarga de los enfermos. - Tono autoritario. Obvio, él es un caballero, un miembro de una casta muy superior a la de un simple campesino de Inglaterra. Por derecho, no debería ni que molestarse en mirarle.

GalanDracos
Caballero de Ni

Cantidad de envíos : 76
Edad : 28
Localización : Resbalé y caí aquí.
Fecha de inscripción : 01/11/2008

Volver arriba Ir abajo

El Alguacil

Mensaje  Nindë el Vie Nov 28, 2008 4:41 pm

El viejo Ascot sonrió a la joven Patrice y le puso la mano en el hombro, sando un par de golpecitos como hacía con Philliph cuando empezó a trabajar como ayudante suyo. era un hombre paciente, sencillo y verse en situaciones tan tensas le hacían sudar de manera profusa, lo que le recordó que su pañuelo estaba en su bolsillo esperando para volver a ser usado.

-Claro que no muchacha, pero fuera de Carpelton el mundo gira muy rápido y la gente que vive en él no entiende como vivimos aquí.

Retiró la mano del hombro y la utilizó para rescatar el pañuelo y usarlo de nuevo sobre su frente despejada. Miraba ahora a Victoria que se acercaba a la niña y a la madre, haciendo un gesto disgustado con esta última. Y entonces casi le da un vuelco al corazón cuando la curandera irrumpió con su serenidad habitual en la estancia, ordenando a su hija como proceder para ayudarla.

-Malakar, honrados de estar en su casa señora- al alguacil, aquella mujer siempre le infundió un respeto que se había pasado de padres a hijos tanto en la familia de ella como en la de restos de familias de Carpelton Green. Aquel aura de magia ancestral se entretegía en los recuerdos de todos, en sus anecdotas y en las historias que se contaban por la noche a la luz de las llamas de una hoguera y allí estaba aquella mujer en persona, en frente suyo después de no haberla visto en varios años viviendo en el mismo pueblo.

- Patrice nos informó de esta nueva desgracia y ahora solo resta saber si seguirán el mismo camino que el resto de regresados.

Victoria también aguardaba desde su posición alguna explicación que pudiera arrojar algo más que lo de siempre; No hablan, no miran a nada en concreto y se apagan como una luz distante en el camino de la noche.(Adjunto nota en off rol)
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Patrice y Malakar

Mensaje  Ivorwen el Sáb Nov 29, 2008 10:52 am

Malakar sonrió placida al aguacil, pese a su arrugado rostro y su avanzada edad había dado a luz a Patrice en tiempos que las mujeres ya no son fertiles. Era una señora tranquila y apacible. Amable pero austera en atenciones para con los demás y había educado a Patrice ella misma y con las creencias de un pueblo extinguido que amaba a la naturaleza y lo que la madre Tierra les ofrecia. Vivian en completa armonia con ella y aunque Patrice no entendia las raras metaforas de su madre esta tampoco se las explicaba... se límitaba a darle tiempo. Así lo entendería todo.

*La señora Malakar se volvió sonriendo al alguacil y volvió a ponerse sería : Lo que Patrice les administra es calmante y reparador no se si les duele algo o no. No responden a estimulos. No se como evolucionarán pero están igual a las demás victimas. No hay medicina para esto, al menos yo no la conozco.

_________________
"Si se volviera honrado tras entrar en mi orbita... yo no sería el malicioso planeta que creo ser..."


avatar
Ivorwen
Si no eres de Graná no me sirves pa ná
Si no eres de Graná no me sirves pa ná

Cantidad de envíos : 495
Edad : 36
Localización : un cuento de hadas
Fecha de inscripción : 22/09/2008

Volver arriba Ir abajo

Victoria Nelly

Mensaje  Nindë el Sáb Nov 29, 2008 12:51 pm

HAbía pasado mucho tiempo desde la última vez que había visto a Malakar. Fue cuando su padre se estaba muriendo y le pidió un remedio para los dolores que le acosban día y noche. Una larga agonía, producto de las secuelas de un cepo escondido que se cernió sobre su tobillo destrozándolo e infectándolo de gravedad. Parecía que el tiempo no había pasado por ella. Aunque ha decir verdad solo habrían pasado unos 5 años,a la gente de edad el tiempo les cubre de un velo de decrepitud que en Malakar no existía. Victoria se acercó a la ventana sin dejar de estar "presente" en la conversación para mirar al templario con Arnold en el exterior. Con la ira que había visto en sus ojos, bien podría pagarla con el chico.

-Si queremos hacer algo, no creo que sea aquí donde consigamos éxito. Somos presas de algo que tarde o temprano nos cogerá a todos. Cojámoslo nosotros primero, el monte está lleno de señales que nadie se ha parado a examinar a ciencia cierta- Esta vez dejó caer su mirada como una losa sobre el Algacil que entendió a la perfección a lo que Victoira se refería. Él mismo había dado indicios que le habían parecido importantes y aquel capitan Shepard los habiá desdeñado como si tal cosa, siempre pensó que había algo detrás de todo aquello y quizá ahora era el momento de ver si tenía o no razón. Victoria había dejado una mano sobre el alfeizar de la ventana y ahora lo acariciaba distraidamente esperando una reacción por parte de los que estaban allí presentes.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Carpelton Green, la ciudad de los fantasmas.

Mensaje  Invitado el Lun Dic 01, 2008 12:44 pm

Arnold no esperaba una pregunta tan directa y se queda paralizado unos instantes antes de responder.

¿Se refiere a Malakar?...si claro, a quien sinó ¿eh?- el muchacho está nervioso pero eso no le impide hablar tratando de complacer al caballero, quizás si le dice lo que quiere accederá a su propuesta- Yo la recuerdo aquí desde siempre y nunca me ha tratado mal, no señor, sin duda es una buena mujer aunque mi padre la llame bruja y me diga que no hable con ella. A los niños nos cuenta...les - remarca el "les"-cuenta cuentos e historias y es muy lista, dicen que sabe leer, ¿Sabe? poca gente lee en este sitio. También dice que podría curar a los muertos, aunque yo no me lo creo. Curar a un muerto, ¿se imagina?, sería horrible con lo mal que huelen, o eso creo, pues cuando se nos murio Pelusa, nuestro caballo, olía fatal todo el establo...Por cierto señor, cree que se curarán?, ¿cree que podrá hacer que dejen de ser fantasmas?.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Nuestro Señor o Lucifer...

Mensaje  GalanDracos el Lun Dic 01, 2008 6:31 pm

Fray Edonard permanece pensativo unos segundos... Una bruja, lógico, y es lo que estaba temiendo. Cuando termine el asunto más inmediato, la presencia del Diablo, se encargará de la bruja. Pero será prudente, si es demasiado querida se marchará antes para volver con un nútrido grupo de los suyos.

- ¿Fantasmas? ¿Curarse? Son pecadores, este pueblo ha sido maldito por su falta de fe y su poca devoción ¿Quién es vuestro pastor? Ha de responder por su negligencia y ayudar en todo lo posible a paliarla y finalmente redimirse ante los ojos de su Santidad el Papa. Esta aldea está maldita por lo pecaminosos que os habéis vuelto. La culpa es sólo vuestra, y Dios está castigando a los culpables. Cuando recuperéis la fe, cuando os hayáis exculpado, los fantasmas se irán.

No era exactamente lo que pensaba, ni siquiera lo mismo que le había dicho al alguacil. De hecho se está planteando está opción también ¿Castigo de Dios o ataque del Diablo?

En todo caso, el caballero templario permanece fuera y no tiene intención de volver a entrar allí, afortunadamente.

GalanDracos
Caballero de Ni

Cantidad de envíos : 76
Edad : 28
Localización : Resbalé y caí aquí.
Fecha de inscripción : 01/11/2008

Volver arriba Ir abajo

El Alguacil

Mensaje  Nindë el Vie Dic 05, 2008 7:56 am

Se llevó la mano al mentón, exprimiéndolo como si aquel gesto fuera el más clarificador del mundo y cuando encontró las palabras adecuadas , entonces y solo entonces habló.

- Victoria, eres una mujer valiente, te vales por ti sola y eso es algo que admiro. Si hubiera tenido una hija, me hubiera gustado que fuera como tu y como si lo fueras es que te hablo ahora. Es peligroso esto que dices, bien ciertas son tus palabras y debajo de una capa no demasiado gruesa, parece que hay mucho más. Es por esto que espero que ese caballero que hay ahí fuera, nos ayude como hombre de armas que es y temeroso de Dios, pues bien creo que una sombra oscura planea sobre todo esto. Pero deberías dejar que fueran los hombres los que acudan a esta empresa y aguardar tu misma con el resto de las mujeres en un lugar seguro.
El ayudante había desaparecido durante unos minutos sin que su presencia hubiera sido echada en falta y entraba poco después desde la entrada trasera. Se acercó al alguacil y le habló quedamente a lo que Ascot asentía en silencio.

- Eric no está en la aldea, no creo que se lo haya llevado nadie, lo han visto correr al monte con un petate a la espalda. Estoy seguro de que ha ido a buscar lo que sea que les ha hecho esto a su mujer y a su hija. Aguarda aquí con ellas y deja esto en nuestras manos Victoria.

El alguacil no confiaba en que Victoria le hiciera mucho caso. Tampoco en que acudieran muchos para ayudar en aquello, él mismo debía quedarse para controlar la feria y hacer que nada pasaba para que los viajeros acudieran a dejar su dinero en las diferentes actividades con las que la aldea se ganaba el pan.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Victoria Nelly

Mensaje  Nindë el Vie Dic 05, 2008 11:30 am

-¿Creéis realmente Alguacil Ascot, que contaréis con esa inestimable ayuda? sois un iluso señor, nadie se aventurará monte arriba mientras no les afecte directamente a ellos. Eric ya ha dado el primer paso, ¿quien dará el segundo? ¿Ese hombre de ahí fuera saldrá solo? allá vos con lo que hagáis, yo me marcharé a mi casa, tengo pieles que arreglar para vender.

Ni por un momento Victoria había pensado en desistir de su idea, pero una cosa era empecinarse en asuntos que solo a ella le concernían y otra muy distinta meterse en cosas que solo los hombres debían enfrentar. Echó un último vistazo a las regresadas y salió con desaire por la puerta principal. Fuera estaba el templario con el chico de Grey, hablando y al pasar por su lado hizo una leve inclinación de cabeza a modo de saludo y despedida. Esta vez iría a su casa de la aldea y recogería ropa de abrigo y la espada de su difunto esposo, que nunca utilizó y que más servía para azuzar el fuego que para combatir, pero al menos para un buen golpe le valdría. Además, contaba con sus cuchillos de despellejar, y esos si estaban afilados. No perdería más tiempo, estaba segura de que dejarían pasar otra vez el nuevo caso de regresados sin hacer mucho más y al fin y al cabo Eric estaba ya en el monte, ella sería quien diera el segundo paso si no había hombres en Carpelton Green que defendieran a su gente, habría mujeres.

Torció en el primer recodo que hacía la calleja que descendía hasta la plaza y encaró rumbo a su casa, donde a ojos de todos permanecería para preparar su mercancía para la venta en la feria.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

El Alguacil

Mensaje  Nindë el Sáb Dic 06, 2008 9:46 am

La mirada se le quedó como enganchada en la puerta cuando Victoria la cerró no con demasiada fuerza pero si con un efecto de rotundidad. Como si se hubiera quedado pillada en una rendija que dejaba pasar apenas un hilo de luz, tubo que obligarse a separarla de allí y fijarla de nuevo en la curandera. Quizá era esa forma de resolución que empleaba Victoria cada vez que hablaba, o que después de aquello debía tomar muchas decisiones y era un alivio poder aplazarlas aunque fuera solo unos segundos, pero el caso es que un espeso silencio siguió a la escena de la viuda. Solo un carraspeo esporádico de Philliph desde su rincón, desvaneció aquel silencio incómodo.

-Makalar, haced lo que podáis por ellas. Se que pondrá todo su empeño en hacerlo y en intentar salvarlas y ojalá en esta ocasión así sea. Si me necesita para algo estaré en la plaza ultimando preparativos y buscando hombres que se presten a esta búsqueda.

Philliph se le acercó, conocedor de que tras aquellas palabras, saldrían de aquella casa que le estaba herizando el vello de la nuca. El Alguacil había vuelto a sacar aquel pañuelo de su chaleco y se limpiaba la frente una vez más y por última vez en aquella estancia antes de tomar le tirador de la puerta que apenas cinco minutos antes, había cogido Victoria y antes aun Sir Edonard.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Carpelton Green, la ciudad de los fantasmas.

Mensaje  Nindë el Sáb Dic 06, 2008 2:14 pm

Era una vista hermosa, la aldea en medio de un verde eterno que pronto se quedaría cubierto por una blanca capa. El riachuelo que bajaba y rodeaba por el norte hasta perderse tras la pequeña colina que llamaban del perro, tras ella el mar. Un pequeño embarcadero a decir verdad, no había un puerto como podría pensarse, pues con el tiempo el número de barcos había crecido y pronto habría que adaptarse a los nuevos tiempo. Pero la gente de Carpelton Green eran gentes sencillas, divididas entre campesinos y pescadores y retrasaban ese paso que les llevaría a pasar de ser una simple aldea a ser un pueblo más grande.

Esa era la vista que se tenía desde el monte y esa era la vista que acechaba entre los arbustos en aquellos instantes. Algo parecido a una mano cubierta de pieles ladeaba un ramal de los brezales tras los que se ocultaba para ver mejor. Y así fue como aquellos ojos vieron el paso de Victoria hasta la cabaña a donde habían llevado a los regresados y de ahí, a otra casa de donde salió con cierto disimulo. La recordaban bien aquellos ojos,la habían visto husmear y tocar sus amuletos, sus advertencias en las ramas de los álamos. Escarbar allí donde habían dejado sus pocas huellas o colocar cepos y no solo para cazar zorros. Si, era ella sin duda y ahora miraba al monte, como si a esa distancia pudiera ver que la observaban, que alguien se escondía y miraba las insulsas y aburridas vidas de la aldea. Los cambios por la feria, el barco que había traído al templario y al viejo Phileas que dormitaba en su destartalada carreta.

La rama del brezal volvió a su lugar, estaba muy cerca desde luego y no era prudente acercarse tanto a la aldea. La vegetación se fue abriendo y cerrando tras el paso del observador que tomaba como rumbo la espesura del monte.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Armadura de fe.

Mensaje  GalanDracos el Dom Dic 07, 2008 2:11 am

Qué iba a esperarse del templario, de todo un caballero completamente confiado en que Dios respaldaría su causa y su lucha, fuera contra la herejía o el diablo.

Interrogó al alguacil nada más salir de la tienda, sin esperar muchos detalles y se separó totalmente del resto de presentes, internándose en solitario en la aldea. En búsqueda de su escudero, y tras encontrarlo le obligó a ensillar uno de los caballos de batalla.

Y así, con su indumentaria indudablemente piadosa y lanza de caballería en mano, su figura destaca a media tarde por haber abandonado la aldea sin compañía - ni escudero - en dirección al "Monte Maldito". Edonard no espera encontrarse a nadie, pero porta un ritmo lento, aunque firme, atento a cualquier acontecimiento prematuro o enviado del pueblo para pedirle que vuelva, se meta en sus asuntos o acompañarle.

Está convencido en extirpar ese mal de raíz. Descubrir qué es para, al instante, usar la fe contra suya.

GalanDracos
Caballero de Ni

Cantidad de envíos : 76
Edad : 28
Localización : Resbalé y caí aquí.
Fecha de inscripción : 01/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Victoria Nelly

Mensaje  Nindë el Lun Dic 08, 2008 2:15 pm

Se miró de arriba abajo, en silencio y se ajustó las cintas del cinturón a la pierna para envainar allí el cuchillo. Apretó el chaleco y las botas con fuerza, le estaban algo amplias aun después de haberlas arreglado, era la ropa de Billy. No iba a subir al monte con la idea de acabar con aquello vestida como una mujer, necesitaba ropa adecuada y aquella le serviría. Sin embargo no podía evitar intentar buscar en ellas algún resto de su anterior propietario. Miró un remiendo del pantalón y recordó como su esposo se lo había hecho con una carga de leña y como ella lo había remendado durante la noche frente al fuego.Mientras lo hacía, él le contaba cosas que en aquellos momentos le parecieron tan insignificantes y que ahora daría tanto por volverlas a escuchar. Levantó la vista y la fijó en la puerta, se armó de valor y salió, esperando que nadie se fijara mucho en ella. En realidad la gente estaba más pendiente de la dichosa feria que de cualquier otra cosa y si se enteraban de que había dos nuevas regresadas, si que no se fijarían en nada más. Observó el monte, como si estuviera diciéndole que era hora de entrar allí y no a poner cepos para zorros. Mientras lo hacía, unos ojos la observaban y se perdían monte adentro.

Victoria encaró el monte por una vieja senda de tramperos y de paso se fijó si sus cepos habían atrapado alguna presa. No hubo suerte, los animales estaban preparándose para el celo y era difícil cazar algo en esos días. De lo que si se percató fue del templario y de su porte altivo para encarar aquella empresa. Negó con la cabeza, mientras recortaba la distancia que les separaba que no era poca. Cuando llegó hasta él , salió de entre la maleza, recolocando el petate con los utensilios que había decidido le serían necesarios para quella "caza".

-Vaya, parece que necesitamos a alguien de fuera para defender lo que es nuestro. Agradezco que intentéis acabar con este asunto, aunque vuestros motivos sean otros que el de salvar a esta pobre gente de lo que les acecha. Sin embargo, he de deciros que llamáis mucho la atención para que esto salga bien. No creo que la presencia de un hombre bien pertrechado surta efecto y por otro lado aleja la presa.

Victoria no entendía de cruzadas, ni de batallas ni de nada de lo que significaba lo que era aquel hombre. Quizá en otros sitios el solo rumor de que alguien así llegaba, era motivo más que suficiente para garantizar el éxito. Pero ella solo entendía de presa y de cazador. De sigilo, de premeditación y de un juego que se llamaba astucia, donde la presa tenía todo el monte para hacer su capricho y además lo conocía demasiado bien como para no usarlo en contra del enemigo.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Machismo del medievo.

Mensaje  GalanDracos el Mar Dic 16, 2008 10:13 pm

- Vete a cuidar de tus hijos, hermanos o de tus padres. - Así de queda y de simple es la respuesta, arisca, que da el templario a Victoria ¿Qué demonios hace una mujer allí? - Aquí no tienes nada que hacer. En este monte, entre estos árboles, el Mal abunda y es una cuestión superior que no está aquí para una campesina. Vete a rezar, si quieres aportar, habla con el párroco y que inicie una misa especial. Esto es asunto de Dios..

Así el templario, Fray Edonard, tira de las riendas para internarse en la espesura forzadamente. No será fácil hacerlo a caballo, su avance va a ser muy torpe y lento; pero es un caballero e irá a caballo. Con dos cojones.

Distorsionado por el casco, nada más dejar atrás a Victoria - No espera ni a ver si obedece, le sigue o qué hace - se deja dominar por cierto salmo, invocado a gritos, que no dejará de repetir una y otra vez:



Pater Noster, qui es in caelis,
sanctificétur nomen Tuum,
adveniat Regnum Tuum,
fiat volúntas tua, sicut in caelo et in terra.

Panem nostrum cotidiánum da nobis hódie,
et dimitte nobis débita nostra,
sicut et nos dimittímus debitóribus nostris;
et ne nos indúcas in tentationem,
sed libera nos a malo.

Amén.

GalanDracos
Caballero de Ni

Cantidad de envíos : 76
Edad : 28
Localización : Resbalé y caí aquí.
Fecha de inscripción : 01/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Victoria Nelly

Mensaje  Nindë el Jue Dic 18, 2008 12:35 pm

Victoria dejó que un suspiro pesado saliera antes de contestar y así hacerlo con templanza. Podía ser tozuda como una mula pero, no era estúpida. Aquel templario, podía acabar con la conversación si no le interesaba de una manera poco deseable y ella tenía mano izquierda para esas cosas.

- Os haría caso si pudiera, pero no tengo a nadie a quien cuidar en la aldea. El monte hace más veces de hogar para mi que mi propia casa en Carpelton, por eso conozco cada palmo de terreno como si fuera la palma de mi mano. Si creéis que el rechoncho párroco, más entusiasmado en la cata de caldos que en las penurias del prójimo ayudará a vuestra causa, permitidme deciros que estáis errado y por último, dejad de cantar de esa manera, si como decís el Mal está aquí, fueron seres más mundanos los que lo atrajeron a estas tierras y esos se pueden tocar y tienen oídos.

Estaba claro que aquel hombre haría su voluntad, pero si al menos conseguía que entendiera que con aquellas voces ahuyentaría hasta un fiel perro, se daría por satisfecha. Ya pasaba el mediodía y entre los árboles de la linde del bosque más espeso de la ladera, se sentía cierto frescor que se podía agradecer. Recolocó su bolsa con los utensilios que había dispuesto para aquella “caza” sobre su hombro y atrochó entre dos pinos jóvenes cuyos chupones impedían un paso no forzado entre ellos.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

MASTER

Mensaje  Nindë el Vie Feb 27, 2009 5:40 pm

La montaña era traicionera y un día de sol bien podía convertirse en una tormenta fuerte y rápida. Una barda enorme se había formado en el horizonte y había frenado su avance en las inmediaciones de la ladera oeste. Era la zona de barlovento y por lo tanto la zona a esquivar siempre que se pudiera, pero no siempre era posible elegir un camino cuando la decisión no versa sobre la montaña y sí sobre lo que alberga.

La tarde había caído rápido, como lo hace a finales de verano, cuando aun se piensa que la noche tarda en llegar y sin embargo, se vierte la oscuridad sin remisión sobre el paisaje incauto que aun busca los rayos de sol. Pero esa apreciación solo podía hacerse desde la montaña, desde ella se podía ver como la luz que enjalbegaba amarillentos los matices del paisaje, tornaban en morado y azul plomizo, mientras allí arriba el sol había desaparecido entre bardas oscuras que lo había acorralado sin remisión. Una buena vista, podría distinguir como las gentes llevaban ropas ligeras, más propias de julio que de finales de septiembre, mientras que en aquella montaña, se hacía precisa la pelliza, la zamarra o la capa de lana. Sin duda , la noche artificial de la tormenta había llegado a la montaña.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Alguacil Ascot

Mensaje  Nindë el Vie Feb 27, 2009 5:51 pm

Un frío rápido y esquivo le lamió la nuca y se llevó la mano para quitarse esa sensación mientras aun le recorría la paletilla derecha. Una tormenta se avecinaba sin duda y así era, confirmado cuando se giró en dirección a la montaña. Aun con la mano sobándose el cogote guiñó un ojo para enfocar la imagen de la gran mole, como si con ello pudiera ver hasta el más insignificante detalle de lo que escondía. Los que habían partido en pos de una respuesta, deberían andarse con cuidado si no eran duchos en terrenos montañosos, pues las tormentas allí arriba no eran cosa baladí.

-Anuncian el otoño, las lluvias digo, el otoño llega de nuevo y ni una sola pista.

Le hablaba a su ayudante que permanecía a su lado, con las manos a la espalda esperando a que terminaran de montar uno de los puestos de aquella feria. Por lo general, el agua no llegaba hasta el pueblo, la montaña parecía atrapar aquellos nubarrones como si fueran un tesoro preciado y solo dejaba para Carpelton unas ventiscas demasiado frías para aquella época. Un tiempo de locos el de aquel año. Ese mismo día que empezara con un calor que abrasaría al mediodía, terminaba con una caída de la temperatura que se notaría cuando se cerrara la noche. Pero la feria no se resentiría por eso, si lloviera si, pero por un viento frío...

-No te preocupes, esa endiablada mujer sabe cuidarse. No se si el templario también pero ella sin duda volverá.

Había adivinado cierta preocupación de Philliph por Victoria y con aquellas palabras pretendía aliviar su pesadumbre.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Carpelton Green, la ciudad de los fantasmas.

Mensaje  Nindë el Sáb Jun 27, 2009 5:59 pm

FIN
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 101
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Carpelton Green, la ciudad de los fantasmas.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.