Camelot

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Sáb Jul 06, 2013 5:26 pm


<Io-> (se encuentra en casa, solo, sumamente ajetreado, aprovechando que Dhunna salió a darse uno de sus baños solitarios en la laguna, ha querido prepararle una sorpresa, ha comprado velas con las que ha iluminado la escalera, colocando una en cada escalón, ha cogido flores de nenúfar y extrayéndoles los pétalos, los ha esparcido por los escalones, en la salita a colocado un suave incienso que aromatice el ambiente, ha colocado más velas sobre la mesa para iluminar la estancia, y se encuentra en la cocina ajetreado preparando la cena, esperando que llegue Dhunna)
<Dhunna> (en efecto había salido a la laguna a darse un baño aunque principalmente era para estar esos momentos a solas, como habían pactado sin decírselo el uno al otro. La drow seguía pensando que les hacia bien poder pensar en calma, y desde luego ella tenía casi que demasiado en lo que pensar. Después de un rato, ya habiéndose vestido y secado el cuerpo se encamina hacia la ciudadela y a la postre hacia casa.)
<Io-> (anda ajetreado en la cocina, vigilando que el asado no se queme y que las verduras cocidas se mantengan calientes, como no está acostumbrado a planificar éstas cosas empieza a ponerse nerviosos a ver si no ha corrido demasiado y para cuando llegue Dhunna está todo ya pasado, de vez en cuando se asoma al balcón a ver si la ve venir, de momento no ha llegado a pensar que algo más grabe haya podido ocurrir)
<Dhunna> (al poco ya encamina la plaza donde está el pozo y al otro lado la tienda y sobre ella el piso. No tiene idea de que ocurre, claro, pero en el momento en que pisa la plaza ve a Io- entrar a la casa por el balcón. Sólo ha sido un momento pero le extraña un poco así que aprieta un poco el paso y pronto llega a la puerta y la abre. Parpadea un tanto al ver velas y pétalos en los escalones y empieza a subir despacio para no apagarlas y no resbalarse con los pétalos) ¿ Io- ? (dice al llegar ahora a la puerta del piso. Mira un momento desde ahí la escalera ambientada aunque no acaba de entender con qué fin y se vuelve para entrar despacio, pues ve que el salón también está lleno de velas)
<Io-> (ensimismado en sus cosas no ha escuchado a Dhunna llegar y con la preocupación y los nervios de que todo estuviese perfecto, se le ha olvidado vestirse adecuadamente, de ésta guisa al asomarse Dhunna a la cocina se lo encuentra con el trasero al aire, vestido únicamente con un delantal, vigilando el asoao mientras tararea) .... trolo-lol-lo lo-lol-lo lol-lol-lo .... trolo-lol-lo lo-lol-lo lo-lol-lo
<Dhunna> (camina sin hacer ruido pues escucha de nuevo ese sonido atroz que escuchó el otro día en el baño. Mira un momento más el salón a esa luz de velas y se vuelve a la cocina donde la estampa que se encuentra es ... cómo decirlo ... ¿poco seria? Poco ... ¿romántica? Y en efecto, verle el trasero al paje mientras cocina ya es demasiado así que estalla en carcajadas, agarrándose la tripa con una mano y con la otra sosteniéndose al marco de la puerta)
<Io-> (se gira sobresaltado al escuchar a Dhunna reírse a pierna suelta en la puerta de la cocina, creyendo que es por haber sido pillado infraganti en su tarareo trata de salir airoso del trance) ... ¡ah!, ya has llegado, justo a tiempo (apaga todo y deja que tanto asado como verduras se conserven en caliente, se acerca a Dhunna y tomándola del brazo la encamina hacia el baño) justo a tiempo (le sonríe y le da un beso en el cuello al llegar al dormitorio) ... déjeme la señora hacer a mi ... (comenzando a desvestirla con parsimonia, acariciando el cuerpo de Dhunna con suaves y delicados roces, una vez quitadas las prendas de diario la viste con el ropaje que llevo la drow cuando estuvieron en la cueva, una vez terminado el proceso se separa un poco para observarla) ... preciosa
<Dhunna> (hasta se le saltan las lágrimas de tanto reír y se tiene que sostener en Io- cuando éste la separa del marco de la puerta. No sabe hacia donde la lleva pero se deja) sí, sí ... ¡¡ya he llegado!!(de nuevo carcajadas porque mirando por detrás al paje le ve el culete y más risa le da) ¿me recibes así para que no cenemos o cómo es esto? (se lleva una mano a los ojos sin dejar de carcajearse hasta llegar al dormitorio. Pues se le corta la risa en cuanto éste empieza a desvestirla. Incluso da un leve paso atrás pues no se lo esperaba y menos que vuelva a vestirla, claro. Cuando se da cuenta va vestida con ese pantalón blanco y la camiseta también blanca de tirantes) ¿y esto a que se debe? (posa sus ambarinos ojos en Io- recobrando un poco la sonrisa pero con un brillo más lascivo en los ojos) ¿entonces es que vas a vestirte tú también? (casi le da pena que lo haga)
<Io-> (cae en ese momento en el fallo de su indumentaria) ... claro claro ... (sin saber bien como salir del paso) Voy a estrenar la ropa que compramos y el chaleco que me regalaste ... pensé que estaría bien hacerlo ... con estilo (quitándose el delantal y vistiéndose rápidamente con los pantalones negros, la camisola blanca y el chaleco que le regalo Dhunna. Una vez listo toma del brazo a Dhunna ...) si la señora me hace el honor acompañarme (dirige a Dhunna hacia la salita donde la acomoda en una de las butacas junto a la mesa) ... un momento cielo, que traigo la comida ... (hiendo a la cocina y volviendo portando dos bandejas, una con el asado y la otra con las verduras cocidas, las coloca sobre la mesa y reparte asado y verduras en dos platos, de una jarra con vino sirve dos copas y por fin se sienta frente a Dhunna, tomando su copa e invitando a Dhunna a que le acompañe) propón tu un brindis (le dice sonriendo)
<Dhunna> ay Io- , porque has preparado la cena, sino no dejo que te subas los pantalones ... (murmura sabiendo que va a poner nervioso al paje para luego sonreír tomando el brazo que éste le cede) por supuesto caballero ... (le guiña un ojo saliendo con él del dormitorio para acomodarse en la butaca que le indica) claro ... (y le observa ir a la cocina y traer ese banquete que ha preparado el paje) ¡vaya! has estado entretenido ... (nota que se le hace la boca agua y le rugen las tripas pues todo tiene una pinta estupenda. Se coloca el pelo tras las orejas y toma la copa que él le ofrece) un brindis ... (muchas cosas le pasan por la cabeza en ese momento mientras mira a Io- con una sonrisa en los labios) por ti. Por estar aquí, no ... por seguir aquí (dice asintiendo y alzando un poco la copa) y porque te pongas más a menudo el chaleco y más a menudo me des la posibilidad de quitártelo (dice esto último para restar solemnidad al brindis y quitar un poco de hierro) ahora tu.
<Io-> (está que se come a Dhunna con los ojos, y cree que puede llegar a explotar de ver disfrutar a Dhunna del momento, tan bella, tan elegante, tan sensual, tan insinuante ... medita sobre como continuar el brindis e inevitablemente se deja llevar por el momento) ... por el goce del disfrute y por el disfrute del goce, que dure y lo sepamos aprovechar (mirando a Dhunna a los ojos correspondiendo a su sonrisa)
<Dhunna> (asiente y hace que su copa golpee con suavidad la de Io-, ambos bañados por la luz de las velas. Desde luego ella solo tiene ojos para él y lo guapísimo que está vestido tan elegante. Y ella es la que no puede resistirse así que da un traguito a su vino, deja la copa en la mesa, se levanta y se acerca a Io- inclinándose para poder besarle. Las palabras sobran en ese momento)
<Io-> (corresponde al beso de Dhunna como la drow se merece, con una mezcla de ardor, cariño y dulzura difícilmente descriptible) ... comamos algo antes de que se enfríe y luego ... (sonrisa picara) ... luego hagamos honor al brindis

(Narrador)
y así fue, que Dhunna consiguió que Io- de iniciativa propia, se vistiese más o menos elegantemente, se perfumara, preparase una cita de lo mas romántica, disfrutaran de la cena (sin entretenerse demasiado) y siguieran su fiesta particular en el dormitorio, sin necesidad de que Io- se ayudase de la infusión de ginseng ... y lo más grande de todo, que Io- se olvidase por completo de su intención de sacar a relucir el tema de los hijos, y dejar constancia de estar convencido de que era demasiado pronto para eso y, sobretodo, que él no está preparado para algo así.


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Dom Jul 07, 2013 5:45 pm


<Dhunna> (ya habían pasado varios días en los que la drow no se encontraba demasiado bien. Al principio no sabía que demonios le ocurría pero cuando tuvo esa conversación con Io- sobre como serían sus hijos se le encendió la lucecita. ¿Y si estaba en estado? Era algo con lo que no había contado, algo que no esperaba ni mucho menos, pero también era algo de lo que tenía que cerciorarse, pero no sabía a quién acudir. Hasta que una tarde, conversando con ladyamal sobre unos ungüentos y pócimas que estaba preparando cayó en la cuenta de que quizás la hechicera sí supiera como averiguar algo así. Así que con paso tranquilo, como si no hiciera más que ir a visitar a una vieja amiga se encamina a la torre donde reside ladyamal)
<ladyamal> (ladyamal está entretenida mirando los ingredientes que necesita para hacer unas pócimas que le han encargado, va contando uno a uno los frasquitos que mañana deberá repartir entre sus cada vez más clientes ... a veces piensa que los habitantes del reino enferman más a menudo, debe ser mala época ... y así ... sumergida en sus pensamientos y en la tarea ... va pasando la mañana ... como suele hacer desde hace mucho tiempo.)
<Dhunna> (al fin llega a la puerta de la torre y mira hacia arriba aún sin entrar. Sabe que le espera subir una buena cantidad de escalones y reniega entre dientes pensando que ladyamal ya podría vivir en un sótano. Abre la puerta, cerrándola tras ella y empieza a subir con calma, aunque cuando llegue arriba estará resoplando como un rinoceronte) ¡¡ladyamal!! (grita desde la mitad de la torre) ¡¡ve abriendo que subo!! (sonríe sin saber si la escuchará o no, pero rezando para que cuando llegue le tenga preparada una silla y un vaso de agua)
<ladyamal> (a la hechicera le parece escuchar que la llaman, reconoce de inmediato la voz de la drow aunque le extraña que venga a éstas horas a visitarla ... sonríe al pensar como llegará resoplando y cansada ... le hace gracia verla entrar de esa manera (le grita a su vez para que sepa que la ha escuchado) ¡¡sube!! ¡¡aquí estoy!!
<Dhunna> bien ... (dice para si agarrada a la barandilla ya subiendo los últimos escalones y llegando a los aposentos de ladyamal) ¡buenos ... días! (dice secándose el sudor de la frente, llevándose después las manos a los riñones) mujer, múdate a una planta baja ... (pero sonríe a su amiga empezando a pensar como abordar el tema que la ha traído hasta ahí a esas horas) dame un poco de agua al menos ¿no?
<ladyamal> (coge una jarra con agua y va a buscar un vaso, haciéndole un gesto con la cabeza le indica una silla ... hoy la ve algo más cansada que de costumbre, le ofrece el vaso de agua mirándola con cierta curiosidad) ¿sucede algo? ... no es normal que te des éstas "caminatas " a éstas horas
<Dhunna> (sigue el gesto de ladyamal y se sienta en la silla que le indica, casi derrumbándose en ella mientras la hechicera va a por un vaso. Ella observa alrededor y posa los ojos en el armario cosa que la hace sonreír, y sonriendo la encuentra ladyamal cuando le trae el agua) gracias (y toma ese vaso bebiendo su contenido en menos de lo que canta un gallo para luego resoplar. Alza sus ojos ambarinos hasta ladyamal perdiendo la sonrisa y carraspea) no, no es normal, la verdad es que si quería consultarte algo, aunque ahora no sé por dónde empezar (ríe levemente notándosele el nerviosismo) em ... ¿hay alguna manera para saber si estoy ... embarazada?
<ladyamal> ( la mira sorprendida pues no se imaginaba la pregunta, ahora entiende que quizás ese cansancio ... un poco más de lo habitual ... ) sí, claro ... hay maneras de saberlo ... y bueno ... supongo que el paje y tú ... (sonríe al pensar que cara se le quedará al paje si resulta que su amiga está embarazada)
<Dhunna> (baja la mirada pero se le escapa una sonrisa) claro que Io- y yo ... (se humedece los labios, de no tener la piel tan oscura se habría ruborizado claramente) ¿qué maneras? tengo que asegurarme de esto ... (le dice con quizás demasiada seriedad. Ella no se quiere ni imaginar la cara del paje sabiendo que va a ser padre)
<ladyamal> ( toma otra silla y poniéndola al lado de la de su amiga sentándose y tomándole de la mano ) bien ... dime … ¿cuánto hace que no sangras? esa es una de las formas de saber si puedes estar embarazada ... luego hay métodos para cerciorarse ... (mira a la drow conociéndola sabe que tocar éste tema para ella es cuanto menos ... embarazoso ... nunca mejor dicho )
<Dhunna> (gira el rostro hacia ladyamal sentada ahora a su lado. Piensa en lo que le pregunta) pues debería haber tenido el periodo a finales del mes pasado ... (y cierra los ojos dejando caer la cabeza pues hasta ella sabe qué quieren decir los retrasos, pero habían pasado tantas cosas que no se había ni percatado de eso. Aprieta la mano que le sostiene ladyamal y vuelve a mirarla entre asustada y desconcertada)
<ladyamal> (le sonríe intentando trasmitirle calma) ... así que hace como dos meses que no tienes el periodo ... bueno quizás aún sea pronto para saberlo ... pero ... no habría que descartar la posibilidad ¿le has dicho algo al paje?
<Dhunna> (toma aire y niega con la cabeza fervientemente ante su pregunta, abriendo mucho los ojos. Desde luego que se siente vulnerable y tonta, no controla lo que le pasa si es que le pasa algo, pero por ahora no piensa decírselo a Io-) mejor, más adelante ...
<ladyamal> si ... mejor estar segura ... pero ... si estuvieras embarazada ... no debes tardar en comunicárselo (conoce a su amiga y sabe que intentará alargar en lo posible el decírselo a Io-) quizás debamos esperar unos días más ... si no ha bajado el periodo ... entonces intentaremos averiguarlo lo antes posible, estate tranquila ... quedarse embarazada teniendo pareja ... ¡¡es lo más normal!!
<Dhunna> (en efecto su plan en caso de estar en estado es decírselo a Io- lo más tarde posible) claro, em ... ya se lo diré si es que sí (se pasa la mano libre por el pelo un poco agobiada) pero ladyamal no se si voy a poder quedarme mucho tiempo más, seguramente tenga que marcharme una temporada ... otra vez, como cada año (la mira casi apenada luego chasquea la lengua) ¿por qué es todo tan difícil? ... (suspira abatida) ¿entonces no podemos saberlo ahora? ¿hay que esperar?
<ladyamal> ¿marcharte? (eso si que no se lo esperaba, creía que por fin la drow había encontrado su lugar ) si, hay que esperar ... un mes es muy poco tiempo para saberlo con certeza, puede ser solo un retraso ... pero, ¿te vas a marchar?
<Dhunna> (aparta la mirada de ladyamal un tanto avergonzada imaginando que piensa que está traicionando de algún modo al paje) seguramente, aún tengo cosas que solucionar en mi tierra ... (por no decir que no la dejarán en paz hasta que vuelva ahí abajo y se asusta sobremanera sólo con pensar qué pasará si su gente descubre que está embarazada de alguien de la superficie. Acaba inclinándose hasta apoyar los codos en sus piernas y la cabeza en las manos) tengo ... miedo ... (murmura a su amiga, bueno, a ella se lo puede decir) ¿cuán tengo que esperar para hacer la prueba esa? (cambiando de tema, no gustándole mostrarse débil)
<ladyamal> (la mira viendo la tristeza en sus ojos ) ¿tan importante es … volver? y si estás embarazada ... ¿cómo lo tomarán en tu tierra? y el paje ... ¿se lo piensas decir? ( sabe que son muchas preguntas y que probablemente no le de respuesta ... pero ha tomado mucho cariño a la drow y no cree que el que ella vuelva con su gente sea una buena idea) pues deberías esperar unas semanas más … si quieres estar segura del todo.
<Dhunna> (parpadea varias veces tragándose las ganas de llorar, pues ahora sabe como se siente una cuando amenaza llanto) Tengo que volver y terminar lo que he empezado allí para poder quedarme aquí, sin que me molesten ni amenacen ... (explica aún sin mirarla con la cabeza entre las manos. Cierra los ojos ante su segunda pregunta) no se cómo se lo tomarán, eso es lo ... que me aterra ladyamal (al fin alza la mirada hasta ella tragando saliva) y no se que voy a decirle a Io-, sabe que tendré que irme en algún momento pero no sé como le sentará saber que marcho embarazada de su hijo ... quizás sea mejor que no se entere (su mirada casi es implorante de consejo por parte de la hechicera. Se siente hundida pero asiente) está bien, esperaré unas semanas más .
<ladyamal> (la hechicera suspira ... entiende como se siente la drow ... y es difícil darle un consejo, si Io- se entera de que puede estar embarazada duda mucho que la deje partir ... o peor aún ... él seguro que querrá acompañarla …) esperemos un par de semanas ... luego ... podrás decidir
<Dhunna> (gracias a Dios, a la drow ni siquiera se le pasa por la cabeza que Io- la quiera acompañar a su ciudad bajo tierra, sino sí que no le diría nada de nada en ningún momento. Pero acaba por sonreír a ladyamal) eso haré, gracias (dice levantándose de la silla) oh ... y por favor, por favor, no le digas nada a Io- (le suplica a su amiga )
<ladyamal> tranquila ... no le diré nada ... eso es algo que ... deberás decirle tú, pero ten calma ... todo se solucionara ( éstas últimas palabras son más un deseo que una seguridad ... pero no quiere preocupar más a su amiga, así que la despide con una sonrisa ) y no te olvides ... en unas semanas ... intentaremos averiguar ...
<Dhunna> ¡seguro! en un par de semanas me tienes aquí otra vez (sonríe un poco más distendida e incluso da un fugaz abrazo a ladyamal, un poco torpe pero con su cariño) y gracias de nuevo ... (se dirige a la puerta y sonríe una última vez a ladyamal antes de bajar la escalera)
<ladyamal> ( ladyamal no deja de sonreír hasta que su amiga sale por la puerta ... al cerrar le cambia el semblante ... como hechicera que es ... tiene la sensación de que ... tiene la sensación de que su amiga está embarazada ... y bien embarazada ... pero también sabe que necesita algo más de tiempo ... así que vuelve a sus pociones ... sin dejar de pensar en su amiga)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Lun Jul 08, 2013 4:47 pm

<Io-> (se encuentra al pie de la Higuera, desde que vive con Dhunna no viene mucho por aquí y le apetecía cerciorarse de que todo siguiese bien, sabe que algún día volverá a ser su hogar y no quiere tener que buscar otra, su espalda ya esta hecha a las curvas de las ramas de ésta. Está sentado al pie de ésta, entretenido en cosas suyas)
<Dhunna> (había salido de casa en sus paseos en solitario, y sin saber a donde dirigirse deja que sean sus pies quien le lleven sin pensarlo, y así poco a poco sale de la ciudadela, con las manos unidas en la nuca. No podía creerse en la vida que había conseguido llevar en ese Reino. Eso es lo primero que piensa y la hace sonreír. Lo segundo en lo que piensa es en Io- anoche, haciéndole la cena solo con el delantal puesto, y entonces se le escapa una carcajada. Por suerte ya camina entre los árboles del bosque y no cree que la haya escuchado nadie)
<Io-> (coloca una tabla en el suelo, va mojando un dedo en una cuenco con agua y marca dos sendas húmedas paralelas a lo largo de la tabla, luego esparce trozos de hoja de nenúfar cortados en pizquitas colocadas a lo largo de las sendas húmedas, coloca dos caracoles en uno de los extremos de la tabla, uno en cada senda, y los incentiva a que recorran la tabla, a ver cuál es más rápido)
<Dhunna> (mientras camina entre los árboles no puede menos que evocar acontecimiento ocurridos allí años atrás. Recuerda el día que bautizaron el bosque como Bosque Feliciana, y como Dayanna quería jugar con el calamar gigante que habita en el lago. La sonrisa de la drow se acentúa mientras sus pasos la van acercando a un lugar que hace mucho que no visita)
<Io-> (observa con gran interés a los caracoles, pero estos no parecen tener interés alguno en recorrer el trayecto marcado, pero Io- no desfallece, espera pacientemente, para quien pudiera ver la escena es fácil que pensara que Io- se aburre mucho, o incluso que ha perdido la cabeza, pero si esa persona observase con detenimiento el rostro de Io- y conociéndole, se daría cuenta de que ahí había algo más que una simple carrera de caracoles)
<Dhunna> (camina sin hacer ruido, como suele, pese a pisar el suelo del bosque. Poco a poco encamina un sendero sin darse apenas cuenta y empieza a seguirlo con la mente en las personas que ha ido conociendo en los años que llevaba apareciendo por la ciudadela. Algunos ya no habitaban el lugar, otros sí, y algunos de los que sí seguían ya podían no hacerlo, pero en fin, ese era un Reino de tolerancia y no sería ella la que se enfrentase a nadie. Prefería  quedarse con las personas que a su parecer sí valían la pena)
<Io-> (se tiene por alguien que no pierde fácilmente la paciencia, pero estos caracoles parecen estar dispuestos a ponerle a prueba, así que medita como hacerles ser mas cooperativos y se le ocurre una idea ... sale corriendo a las porquerizas y que no quedan lejos y vuelvo en unos minutos, portando un par de velas y enseres para encenderlas, una vez encendidas las coloca junto a cada uno de los caracoles comentando ...) si no queréis por las buenas, probaremos por las malas ... a ver que preferís, correr o quemaros
<Dhunna> (unos minutos después se detiene con un sobresalto, pues ante ella se halla un portalón de hierro que muchas veces había abierto anteriormente. Mira hacia atrás y sabiéndose sola vuelve a mirar el portalón. Se siente incluso nerviosa cuando apoya las manos en los barrotes y empuja haciendo que el chirrido resuene por el bosque, alguna bandada de pájaros sale volando, asustados por el ruido. Se queda frente al portalón y se humedece los labios  sin atreverse a entrar. Siendo sincera consigo mismo teme lo que le puedan decir las Flores ... pues se encontraba a las puertas del Jardín de las Flores Parlantes)
<Io-> (sonríe satisfecho, parece que ahora los caracoles si cooperan, aunque de mala gana, Io- ha de arrimarles constantemente la vela conforme avanzan, el proceso es lento y ha de rehumedecer las sendas periódicamente, pero bueno, Io- ya ha decidido que ésta es una prueba que Tutatis ha decidido ponerle en el camino para demostrar su paciencia, y está empeñado en demostrarle que tiene la paciencia suficiente para superar la prueba)
<Dhunna> (se frota las manos, pues le sudan debido a la inquietud pero al fin cruza el portalón cerrándolo tras ella. Se interna un tanto en el Jardín y pronto escucha los miles de murmullos dichos con miles de vocecillas, saludándole y dándole la bienvenida. La extensión de Flores se interna más allá de la pendiente de la colina que llevaba hacia la capilla.) buenas noches (murmura la drow sabiendo que van a escucharla y no se hacen esperar las respuestas mientras las Flores se balancean por un suave brisa que hace que a ella se le revuelva un tanto el pelo)
<Io-> (conforme observa el avance de los caracoles empieza a intuir que el destino se confabula contra él, cuando ambos caracoles están ya a escasos dedos del final del trayecto, deja de arrimarles las velas, para no influir en el resultado final, aún así, todos sus sospechas se ven confirmadas cuando ambos llegan a la vez ...) ¡¡Maldita sea!! ¿Quién será quien me pone la pierna encima? ¿quien? (se levanta irritado y gritando tanto a los caracoles como a sí mismo)
<Dhunna> (pronto las Flores le hablan de Io-. Le hablan de sentimientos y de lo vivido hasta ahora con el paje. Incluso le murmuran palabras de lo que está por venir, solo confirmando lo que ya se imaginaba. Y se alegra y se asusta a la vez. Demasiadas cosas pueden salir mal y a ella casi que la aterra no poder controlarlo. Sigue caminando en dirección a la Capilla escuchando palabras de consuelo por parte de las Flores pues éstas sienten su congoja)
<Io-> (había tratado que de alguna forma el destino le diese alguna pista sobre que debía hacer en su pronto devenir, pero a su manera, claro, mientras otros habrían deshojado una margarita, o echado a cara o cruz con una moneda al aire, él se complico la vida con una carrera de caracoles, en su lógica, si la duda que le atormentaba era grande y complicada, el sistema que la solucionase no podía ser tan simple, pensaba que dicho sistema había de ser algo igual de  complicado, pero nunca se le ocurrió que los caracoles pudiesen empatar, a su entender el Destino se negaba a darle ninguna clase de pista. Así que Io- coge con delicadeza los caracoles y los devuelve a unos setos para que prosigan su placida existencia. Al ver entre los setos una Flores, se acuerda de pronto del Jardín de la Flores Parlantes, siente de pronto como le cae encima un gran cargo de conciencia, desde su incidente en el Bosque Feliciana no ha vuelto por allí, y eso le corroe la conciencia, las Flores Parlantes no tuvieron ninguna culpa en aquello, y siempre fue un lugar muy importante para él, y por añadidura casi que quien propició el acercamiento a Dhunna, esto ultimo hace que se decida en no dejar pasar más tiempo sin pasar por allí)
<Dhunna> (sin darse cuenta está conversando con las Flores Parlantes mientras camina. Éstas son sabias y ella pregunta incluso por sus amistades, sobretodo la florista, pues hace mucho que no la ve y le confirman que está bien pero lejos del Reino. Llega sobre la colina y desde ahí tiene una vista hermosa de la Capilla por un lado y de la muralla y almenas de la ciudadela algo más lejos. Más recuerdos la inundan, ésta vez de las veces que había ido allí con el paje, y también de la vez que Dayanna les enseño a Shanae y a ella la torre que no se veía, la Torre del Recuerdo)
<Io-> (se dirige con ánimos renovados hacia el Jardín de las Flores Parlantes, no espera encontrar allí la respuesta que le negó el Destino con su prueba con los caracoles, sólo tiene ganas de reencontrarse con aquel lugar y aquellas Flores que le han acompañado durante tanto tiempo y tantas vivencias, sobretodo cuando nadie más pasaba por allí y él era prácticamente el único que contribuía a que las Flores y su magia no desaparecieran del todo) he sido un egoísta y un desagradecido desconsiderado ... (se reprende a sí mismo por haber abandonado su hábito de visitarlas regularmente) ... espero que me perdonen
<Dhunna> (en la cima de la suave colina, en el centro del Jardín de las Flores Parlantes, con la vista en las almenas de la ciudadela escucha los susurros de las Flores, que la transportan a otros tiempos, a tiempos en los que por aquí corrían las tres, en la época en que buscaban al paje sin encontrarle. El tiempo en que reconvirtieron aquel lugar en refugio para los que lo necesitaban)
<Io-> (conforme se encamina hacia el Jardín de las Flores Parlantes va cavilando en qué se encontrará, como le recibirán las Flores, como les explicará él lo sucedido, si le entenderán, si le perdonarán .... todas preguntas que poco a poco atormentan el animo de Io- haciéndole olvidarse del problema que antes le ocupaba. Al llegar a la entrada del Jardín escucha el conocido y querido rumor que producen las Flores Parlantes cuando están hablando. Entra al Jardín de las Flores Parlantes dubitativo, nota como el rumor cesa un momento y al poco se reanuda, esto probablemente significa que alguien más está o ha estado recientemente en el Jardín, pero algo hace que Io- se quede paralizado, Io- no entiende lo que las Flores parlantes están hablando, y esto sólo puede significar una cosa, las Flores Parlantes no quieren hablarle a Io-, están enfadadas con él y no quieren su compañía. Ve confirmadas todos sus peores temores, cuando empieza a sentir el dolor de cabeza que causan las Flores Parlantes cuando quieren molestar a alguien)
<Dhunna> (de pronto los murmullos cambian a la vez que parece que cambia la orientación de las flores. Se da la vuelta mirando alrededor observando desde el punto más alto del Jardín. Los murmullos le advierten que alguien ha entrado, pero el tono que emplean las Flores es más amargo, con un regusto casi dañino) ¿qué os ocurre? (y las Flores solo dicen un nombre, Io- , y es justo cuando le ve desde donde está cerca del portalón de la entrada. Su sonrisa se amplia y el corazón se le ensancha al verle. Alza el brazo para hacerle señas aunque parece que algo no va bien, las flores reniegan más que murmuran demostrando cierto enojo. Mira alrededor frunciendo un poco el ceño) ¿pero qué os ocurre? Él os ama más que nadie en el Reino, él me descubrió vuestra existencia y ahora yo respiro por él (decirlo en voz alta acarrea otro cambio en las flores, como un suspiro que nace en las flores más cercanas a ella y se expande como una onda en el agua a las que están más lejos. Ahora parecen menos molestas y ella vuelve a mirar hacia Io- con los brazos caídos. Sabe que ocurre cuando no eres bienvenido en ese Jardín)
<Io-> (era consciente de que las Flores estarían molestas con él y que muy probablemente le rechazarían, pero no era consciente de cuanto esto le afectaría a él mismo. Io- nota como las fuerzas le flaquean y se sienta en el suelo, abatido y sin poder evitar que un par de lagrimas recorran sus mejillas)  ... lo siento muchos, mis queridas amigas, de verdad que lo siento. No fue mi intención abandonaros, siempre os he llevado en mi corazón, siempre me habéis acompañado y dado ánimos (comienza a hablar tratando de transmitirle a las Flores Parlantes todo su pesar, todos sus sentimientos) De veras creí que mi tiempo en el Reino había concluido, y de veras pensé que Dhunna era la más adecuada para sucederme (una amarga sonrisa aflora al rostro de Io- al recordar a su amada drow) si, ella es y será siempre la mejor, podéis estar seguras, y yo ... yo ... os pido perdón mi queridas Flores Parlantes ... por equivocarme en cuanto a mi, por haberme alejado de vosotras, por no haber sido capaz de afrontar éste momento antes (Io- termina en un susurro casi imperceptible su explicación) No se si podréis o querréis perdonarme, pero os prometo que yo os seguiré apreciando como siempre hice, como cuando sólo nos teníamos el uno al otro, yo os quiero y os pido perdón.
<Dhunna> (al ver a Io- sentarse en el suelo se sobresalta un tanto llevándose una mano al pecho. "ve con él, te necesita" le dicen las Flores a la drow. Ella desde donde está no escucha lo que dice el paje, lo que si sabe es que lo más seguro es que las Flores lleven hasta él sus palabras. Y así es, las Flores cercanas a Io- susurran "Estuvimos enfadas contigo largo tiempo, pero hiciste un buen trabajo atrayendo aquí a la florista y también a la drow, nos han cuidado estos años, nos han tratado como merecemos ... y hemos visto crecer sentimientos en un corazón oscuro. Ella respira por ti, y lo hace desde hace más tiempo de lo que ninguno de los dos os imagináis ...". La drow empieza a bajar la colina despacio, hacia el paje, bañada por la luna y empujada por las palabras de las Flores. Solo tiene ojos para Io-, postrado casi suplicante o eso le parece desde esa distancia)
<Io-> (alza la cabeza sobresaltado cuando de pronto vuelve a entender lo que dicen las flores, asiente cuando le reconocen estar enfadadas con él y sonríe cuando le reconocen que su elección con Dhunna fue acertada) ... me alegro de haber acertado, estaba seguro de que al menos en eso no cabía error alguno, vosotras estaríais bien cuidadas (su sonrisa se ensancha cuando se decide a contarles una confidencia que probablemente no sepan o quizás si, pero siempre está bien que sea uno mismo quien se lo diga) ... y he de deciros que la drow y este humilde paje conviven juntos, espero que nos dejéis compartir con vosotras la alegría que sentimos (Io- sigue sentado y concentrado en la conversación, sin percatarse de que Dhunna estaba allí y que viene hacia él)
<Dhunna> (otro golpe de suave brisa agita las flores alrededor de Io- señal de que le han escuchado y entendido, aun así hacen gala de su orgullo característico. "¿por quién nos tomas, paje Io-? leemos en vuestros corazones como vosotros leéis palabras en un libro." Hay una breve pausa en la que Dhunna sigue caminando hacia él sin hacer el menor ruido, sabe que habla con las Flores pero éstas se guardan muy mucho de dejarse escuchar por ella, y ella las respeta. "Ahora estás perdonado, Io-. Tu vida está unida a nosotras igual que las vidas de la florista y la drow. Ahora álzate y mira frente a ti para ver aquello que realmente es tuyo". Dhunna se ha detenido a cierta distancia, para no inmiscuirse en la conversación de las Flores e Io-, pero no deja de mirar al paje, mordiéndose el labio, abrazándose a si misma)
<Io-> (alza la mirada como le dicen las Flores y se encuentra con la mirada de Dhunna, su querida Dhunna) ... ¡¡estabas aquí!! (se levanta y corre a darle un abrazo, no un abrazo lascivo, ni un abrazo de amistad, un abrazo de quien necesita ser reconfortado por el ser a quien quiere, un abrazo de pedir ayuda y ser ayudado al instante y sin condicionamiento alguno, al cabo de un momento Io- consigue recuperarse y se separa un poco de Dhunna para poder mirarla a la cara) ... ¿llevas mucho aquí? ¿has escuchado? No importa (corta él cualquier posible respuesta) mis queridas Flores Parlantes, os estoy agradecido por perdonarme como no puedo expresar y os aseguro que pondré todo mi empeño en enmendar los errores que cometí en el pasado (Io- mira a Dhunna intuyendo que la drow no entenderá de que está hablando, por lo que trata de transmitirle con la mirada que todo va bien)
<Dhunna> (una suave sonrisa se dibuja en su rostro cuando Io- la ve al fin y abre los brazos para recibirle y apretarle contra ella, fundiéndose el uno en el otro, como cerrando algún tipo de ciclo. En efecto intenta responderle pero no le da opción así que suspira liberando al paje de ese abrazo. Aun así sigue sonriendo, no ha escuchado nada de su conversación con las Flores pero parece que todo va bien ahora, entiende que las flores estaban molestas con él pero que le habían perdonado, cosa que aún la alivia más. Toma la mano de el paje mientras éste habla con las Flores y la aprieta levemente asintiendo) ambos haremos lo que sea necesario por vosotras ... (murmura la drow antes de besar los nudillos de esa mano que sostiene. Las Flores por su parte les agradecen su ayuda, y le invitan a adentrarse más y a encaminarse a lo que antaño fue el Cuartel General de su Hermandad)
<Io-> (cogido de la mano de Dhunna la sigue sintiéndose reconfortado por haber obtenido el perdón de las Flores Parlantes, el brazo libre lo lleva extendido y con la yema de los dedos va acariciando las Flores que van quedando a su alcance, sabe que éste gesto siempre fue muy agradecido por las Flores Parlantes y así les muestra su agradecimiento. Debido a estar ocupado en esto, no se ha percatado de a donde le dirige Dhunna ni sus intenciones)
<Dhunna> (camina colina arriba con paso tranquilo llevando a Io- con ella, para bajar por el otro lado y encaminarse a la Capilla que hay un poco más allá. Supone que Io- nunca ha visto los lugares que ellos usaban para entrar y salir de la Torre del Recuerdo así que se detiene en la puerta de madera de la Capilla, rodeada de columnas forradas de hiedra. Mira al paje con una sonrisa casi expectante encantada de enseñarle lo que él no vio con ella y los demás de la Hermandad. Suelta la mano del paje y empuja la puerta que se abre con un sonido hueco y de arrastre, hacia tiempo que nadie la abría. Dentro todo es de mármol y hiedra, hasta la fuente que domina la estancia) vamos, ven (vuelve a tomar su mano para llevarle junto a la fuente)
<Io-> (sale de su ensimismamiento al llegar a la capilla y observa todo con gran interés, no sabe muy bien qué es aquel lugar ni por qué le lleva Dhunna allí, aunque algo empieza a sospechar, Io- tenia su camino para llegar a la Torre del Recuerdo, y parece que Dhunna, Dayanna y Shanae encontraron su propio camino, así debía ser y eso alegra a Io-) ... te sigo, pero, ¿a dónde? (le pregunta a Dhunna más por confirmar su pensamiento que por querer inquirir a Dhunna realmente)
<Dhunna> (lleva a Io- al borde de la fuente y con un gesto de la mano hacia la misma dice ...) aquí, a la fuente, ésta es nuestra entrada ... (y sin soltarle la mano se sube al borde de la fuente que contenía el pequeño estanque de agua. Tira un poco de la mano de Io- para que él también suba. Los ojos de la drow brillan como quizá nunca antes lo han echo. Sus vivencias en ese lugar y sus recuerdos la abruman un tanto y la anticipación de enseñárselo a su paje le pone nerviosa) tenemos que saltar (dice con decisión en cuanto Io- sube junto a ella)
<Io-> (sigue las instrucciones de Dhunna de forma prácticamente automática, gracias al tiempo de convivencia con la drow ya va conociendo un poco sus peculiaridades. Dhunna no es dada a transmitir sus emociones y sentimientos con facilidad, pero eso no significa que sea alguien insensible, al contrario, esa acumulación de sentimiento y emociones hacen que sea alguien sumamente especial, al menos para él. Io- ha notado que Dhunna es un mar de intensas emociones, que Dhunna está tratando de transmitirle algo de gran importancia para ella, que quiere compartir con él, algo, que ha significado mucho para ella.
<Dhunna> (se vuelve hacia el agua y apretando la mano de Io- toma aire y saltan ambos a ese estanque que no es tal cosa. Empiezan a caer y mientras caen ven las imágenes de todos los que antaño habitaron el lugar, como retratos flotando en el aire. Cuando ella y las demás usaban esa entrada la última imagen era la del paje pero ahora la drow se sorprende de ver también imágenes de Dayanna, Shanae, Esthia y la de todos los que formaron parte de la Hermandad. Ahora la última imagen que ve es la suya propia cosa que la sorprende y la abruma a partes iguales. De pronto todo desaparece y el suelo acude a su encuentro, pero ella sostiene fuerte la mano de Io- para que el golpe no sea demasiado fuerte. Aun así acaban los dos de rodillas en el suelo del hall de la Torre del Recuerdo)
<Io-> (nunca había entrado a la Torre del Recuerdo por éste camino, y queda impresionado tanto por la forma como por los recuerdos que reaviva, al tomar suelo aún cogido de Dhunna lo primero que le viene a la cabeza es justamente preocuparse por ella) ... cariño, ¿estás bien? ... (la pregunta no puede ser mas absurda cuando es más que evidente que es ella la que ha cuidado de que sea él quien no se haya dañado ni en el viaje ni en la llegada (al darse cuenta sonríe bobalicón y se sonroja) ... gracias por cuidarme, a mi edad, no se yo si podría aguantar muchas veces éste camino vuestro
<Dhunna> (se incorpora retirándose la melena hacia atrás y volviendo el rostro hacia Io- con una sonrisa radiante en el rostro) perfectamente (se levanta y tira de la mano de Io- para ayudarle ha hacer lo mismo) no me las des (pasa por alto su comentario sobre su edad y toma aire mirando alrededor, había vuelto, después de más de dos años.) esto ya si que lo conoces, aunque aparecieron habitaciones nuevas cada vez que se unía otra persona a la Hermandad. Incluso aparecieron habitaciones para niños (dice riendo levemente recordando a Mark y Ann, los hijos de África) lo único que no cambió fue la biblioteca, donde está el Libro Verde (al fin vuelve a mirar a Io y tirando de él se encamina a la escalera)
<Io-> claro, tiene sentido (le contesta al comentario de las habitaciones) para que los recuerdos se guarden, ha de haber espacio donde sean guardados (alguien que no conociese a Io- podría pensar que su explicación es poco ortodoxa, o quizás que Io- se está marcando un farol para sacar a relucir la antigua y prolongada relación entre él, la Torre del Recuerdo y el Libro Verde. Pero quien conozca realmente al Humilde Paje y su forma de ser sabrá que ya sea ortodoxa o no, sea acertada o no, lo ultimo que Io- pretende es dárselas de listillo, y menos aún con Dhunna)
<Dhunna> (ella no piensa mal del paje, es más asiente dándole la razón pues es una explicación creíble después de lo que ha vivido la drow en la Torre. De la mano de Io- le muestra las estancias y en todas ellas le puede contar anécdotas, y lo hace. En la cocina le cuenta cuando Shanae casi la quema metiendo las sábanas en el horno, o la sala de entrenamiento donde Esthia intentaba enseñar a manejar la espada a Dayanna y África, y así con casi todas  las habitaciones que se van encontrando. Subiendo la escalera incluso le enseña la habitación de los niños. Arriba del todo quedan dos puertas, una es la biblioteca donde aún sigue ahí, sobre su atril el Libro Verde. Y frente a ésta hay una puerta cerrada la cual abre la drow lentamente) Y ésta era mi habitación ... (era sencilla con su cama, un armario y un escritorio con su silla. La ventana era redonda y lo que se veía por ella era la extensión del Jardín y más allá, el bosque)
<Io-> (va siguiendo a Dhunna en todo el recorrido, observando con curiosidad pero sobretodo atendiendo a lo que le cuenta, captando las emociones que la drow le transmite a su manera sobre las vivencias que allí tuvieron lugar, apreciando y disfrutando de conocer esa parte de la vida de la drow que él desconocía por completo) ... muchas gracias por enseñarme todo esto cariño, y por relatarme como te fue, como os fue a todas. Estoy muy orgulloso de ti y de tu labor al frente de la Hermandad, y del trabajo realizado por la Hermandad del Martillo. Sabía, y así se lo he dicho a las Flores Parlantes que había escogido bien, y ellas me lo han confirmado (acercándose y dándole un beso en la frente que termina de corroborar el sentimiento que Io- transmite a Dhunna con sus palabras) Gracias
<Dhunna> (mira a Io- mientras éste habla en la penumbra de lo que fue su habitación. Sonríe cerrando un momento los ojos cuando recibe ese beso en la frente pero no le deja alejarse, pasa los brazos por los costados del paje hasta rodearle con ellos recostando la cabeza en su pecho) Io- todo lo que pasó aquí, todo lo que hicimos fue gracias a ti. Yo aquí fui lo que fui ... por ti. Así que gracias también a ti. Todo esto es tuyo. (generaliza incluyéndose en ese todo. Así acabarán pasando la noche en esa habitación de esa Torre. Y de nuevo la drow tiene la sensación de que han cerrado un círculo que comenzó más de dos años atrás.)

Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Mar Jul 09, 2013 4:43 pm


(Narrador)

Io- cae rendido rápidamente, el día ha sido intenso y ajetreado; necesitaba descansar mas de lo que se pensaba. Aunque no parece que el sueño esté siendo precisamente reparador. Io- agita la cabeza constantemente, murmura cosas ininteligibles, se remueve en la cama como quien tratase de dormir sobre un colchón infectado de chinches. Cualquiera que lo viese sacaría la acertada y evidente conclusión de que el sueño de Io- está plagado de pesadillas. ¿Qué es lo que está soñando? ¿Qué es lo que le preocupa? ¿Qué turba su sueño? Eso, nadie lo sabe, y cuando se trata de Io- pocas personas pueden adivinarlo.


<Dhunna> (había dejado a Io- descansando en la que fue su habitación mientras ella se dedicaba a pasearse por esa torre que había sido su hogar hacia unos años. Su primera parada fue la biblioteca, y acercándose al Libro Verde aún se sorprende al ver esa pluma escribiendo sola como si una mano invisible la manejara. Un rato se quedó Dhunna observando las palabras del libro, recordando la primera vez que lo vio junto a Dayanna y Shanae, y descubriendo así que debían hacer y que instrucciones les dejó el paje para llevar a buen termino la Hermandad)

(Sueño de Io-)

Todo comienza con una imagen de un blanco brillante e impoluto, donde no se ve nada más, donde Io- ni tan siquiera de ve a sí mismo, solo se percibe como alguien que contempla un paisaje. Entonces una rueda de negra malevolencia aparece girando por la izquierda, rodando con gran parsimonia pero inflexiblemente de izquierda a derecha hasta desaparecer. Y esa rueda vuelve a surgir por la izquierda, pero ahora la siguen un par de ruedas más, igual de negras, igualmente rodando de izquierda a derecha aunque con una leve aceleración, botando alrededor de la primera rueda, hasta desaparecer todas. Y vuelven a surgir por la izquierda, ahora a la primera rueda le sigue un grupito de ruedas, todas negras, todas saltando algo más rápidamente que antes, todas siguiendo a la primera de izquierda a derecha, todas acabando por desaparecer. Y vuelve a surgir la rueda por la izquierda, seguido de un grupo más grande. Y así sucesivamente, cada vez con un grupo de ruedas negras más grande saltando cada vez más rápidamente. Una vez. Y otra. Y otra. Y otra. Cada vez se ve menos del blanco brillante e impoluto, cada vez la negrura de las ruedas ocupa más espacio, cada vez la negrura va reduciendo un poco más a la blancura, cada vez de forma más rápida, hasta que al fin todo es negrura y no se ve nada, aunque Io- se sigue percibiendo a sí mismo, pero mejor no lo hiciese, pues la sensación de pérdida y claustrofobia puede ser equiparable a la de alguien que fuese enterrado en vida.

<Dhunna> (aún podía escuchar la risa del pequeño Mark el cual debía ser todo un hombrecito ya. La drow sonríe sola en la biblioteca recordando como contaba cuentos al niño para que se durmiera. Se estremece un tanto, y de forma distraída se lleva una mano al estomago. En cuanto se da cuenta la baja y mira alrededor un tanto impotente. Sale de la biblioteca y empieza a bajar la escalera. De pronto la sensación de perdida es demasiado pesada y se tiene que sostener en la barandilla un tanto mareada. Había tantas incógnitas en un futuro no muy lejano que le abruman y teme formulárselas. Su conversación con la hechicera la había ayudado, pero aún no había salido de dudas. Una semana más, y esperaba que no fuese cierto. No podía serlo.)

(Sueño de Io-)

De pronto tras un instante de asfixiante angustia envuelto en la negrura, ésta desaparece e Io- se ve a sí mismo. Se encuentra sobre una colina, al pie del esqueleto de un raquítico árbol seco; es un atardecer rojizo con un cielo surcado por grises nubarrones. Se le ve estropeado, demacrado, casi tan raquítico como el árbol junto al que se encuentra. Sus ropajes sucios y roídos, sus manos ennegrecidas, con las uñas rotas y las yemas de los dedos sangrantes de haber escarbado mucho e insistentemente en la dura tierra. Su rostro es el de alguien sufrido y su mirada, ¡ay! su mirada es lo peor de todo, su mirada refleja la determinación de quien consigue más sustento en la ira que en la comida. Io- se ve a sí mismo como está en pie, con un brazo alzado al cielo de forma desafiante, sosteniendo una trufa en su mano cerrada en puño y exhalando en un grito de agónica fiereza … “Jamas volveré a pasar hambre”. Repentinamente la imagen desaparece y vuelve la absoluta blancura brillante, pero al instante aparece la prime rueda rodante en aviso premonitorio de la negrura que volverá a apoderarse de Io-.


<Dhunna> (se pasa una mano por la cara y continúa bajando la escalera, ajena a los sueños de Io-. Ella tenía sus propias pesadillas que la acosaban incluso estando despierta. ¿Cuándo la reclamarían? Ésta vez sería la más dolorosa y si se confirmaban sus sospechas aún seria peor. No, no se quiere ir, pero lo hará pues teme más las represalias por no hacerlo que las quejas del paje. Sigue pensando que quizá no debería haber aceptado sus palabras ese día en el pozo. Debería haberle alejado ... quizás desde hacia años debería haberlo dejado pasar, no aferrarse a la humanidad que le regala el paje. Pero no pudo entonces, y no puede ahora)


(Sueño de Io-)

Nuevamente la negrura acaba desapareciendo tras haber aterrorizado a Io- durante un instante. Ahora Io- se ve a sí mismo perdido en un campo de cultivo, en principio el lugar parece transmitir una cálida placidez. Io- se concede un tiempo para tratar de situarse, tratar de recuperarse, tratar de tranquilizarse. Conforme pasa el tiempo e Io- consigue concentrarse en lo que le rodea, le queda claro que está totalmente perdido, no logra ver más que esas altas plantas que cubren todo su campo visual excepto si mira hacia el cielo, y aún así parece que tratasen de envolverle incluso por ahí también. Lo que inicialmente parecía una calida tranquilidad comienza a transformarse en un inquietante silencio, en una excesiva quietud. Hasta que Io- cree percibir un leve crujido a su espalda, se vuelve para observar atento y tratar de focalizar el ruido si volviese a percibirlo, pero cuando lo hace nuevamente parece provenir de su espalda. Io- se gira nuevamente desconcertado, tenso, atento a cualquier indicio; cuando cree que todo ha sido imaginación suya, vuelve a percibir un crujido, ésta vez más cercano y proviniendo de su derecha. Io- se gira y decide encaminarse hacia donde cree que proviene el ruido, si hay algo o alguien ahí, no va a permanecer quieto cual ratón asustado. Después de un par de minutos andando entre las plantas nota como algo pasa velozmente junto a su cabeza, aunque no consigue ver qué es tiene la clara sensación de que no ha sido algo casual, algo o alguien le ha lanzado esa cosa con la clara intención de golpearle. Io- se agacha un poco para minimizar su exposición a nuevos lanzamientos justo cuando es alcanzado en la espalda, el golpe le ha causado un dolor soportable, pero está claro que sea lo que sea que allí ocurre, su situación es de inminente peligro. Io- recoge del suelo aquello con lo que fue golpeado … “¿Una mazorca de maíz?” … se dice a sí mismo extrañado. Io- renueva sus pasos con determinación, habiendo quedado patente la hostilidad que le rodea lo mejor es moverse rápido y tratar de huir del lugar, así que comienza a correr en una dirección escogida al azar y en línea lo más recta posible, esperando lograr alcanzar la linde de esa plantación y escapar del peligro que le acecha. Al poco de haber comenzado su correr empieza a escuchar claros y evidentes ruidos alrededor suyo, persiguiéndole. Incluso cree percibir pequeñas sombras tratando de acorralarle, está a punto de pararse para hacerles frente cuando comienza a recibir múltiples impactos de mazorcas de maíz tiradas desde los lugares donde vio esas sombras y con la clara intención de golpearle y derribarle. Viendo el número de mazorcas que le golpean y caen a su alrededor Io- concluye que no puede hacerles frente a todos, son demasiados, así que reaviva su determinación y trata de huir lo mas rápido que sus piernas y el entorno le permiten. El ruido que el acecha parece estar cada vez más cerca. El terreno comienza a elevarse en una suave pendiente, de pronto Io- se encuentra fuera del maizal y ve una casona en el centro de una extensión despejada rodeada en todo su entorno por la plantación de maíz. Io- no se detiene y corre hacia la casa, antes de llegar a ella se vuelve y puede ver como un grupo de niños harapientos y claramente agresivos e iracundos por habérseles escapado su presa, permanecen parados en la linde de la plantación. Io- no se para en pensar y siguiendo la inercia de la huida, entra en la casona. La blancura brillante vuelve repentinamente, pero no por mucho tiempo.

<Dhunna> (suspira y continua bajando la escalera de la Torre, se dirige al patio interior con la esperanza que le de un poco el aire. Allí acaba acomodándose en un columpio y se balancea con suavidad sin alzar los pies del suelo. Alza los ojos para ver el cielo ya en tonos más rojizos del atardecer. ¿Qué le dirá al paje? ¿Que? Como le dijo a su amiga tenia que hacerlo pero ¿cuándo? ¿y si decirlo acarreaba más disgustos? Cierra los ojos chasqueando la lengua. Por otro lado ¿qué dirían los de su tierra cuando la vieran? No le importaba lo más mínimo lo que pensaran de ella, pero ¿y si decidían ir en busca de Io-? Eso tampoco podía permitirlo. Acaba llevándose las manos a la cabeza, demasiadas cosas, demasiadas dudas, todo era cada vez más difícil)

(Sueño de Io-)

El ciclo de blancura, transición, negrura y angustia se cumple una vez más. Para cuando finaliza Io- se encuentra de pie atado a una columna. Io- observa el entorno procurando no desvelar que está ahí, despierto, expectante; la habitación está en una semipenumbra, tan solo un par de velas distantes rompen la oscuridad absoluta, aunque son suficiente para dejar ver un ambiente recargado, agobiante. Io- trata de deshacerse de las ataduras que le retienen, pero fracasa. De pronto escucha pasos que se acercan y ve como se abre la puerta, la figura que entra hace que la emoción embargue a Io- … “¿Dhunna?” … pero no es Dhunna o no ella exactamente, no como Io- la conoce. Va con un vestido nada acorde a la drow, su abdomen tiene una volumen sospechoso, su sonrisa deja ver unos dientes afilados culminados con cuatro grandes colmillos puntiagudos y su mirada es fría cual témpano de hielo … “estás despierto, bien, lo prefiero así” … Io- la escucha hablar, pero no ve que mueva los labios y su voz, su voz le causa un pavor indescriptible. Io- continua forcejeando tratando de escapar de esa Dhunna diabólica que se le acerca, se inclina sobre él y sin miramiento ni consideración alguna agarra la cabeza de Io- para girarla dejando al descubierto su cuello, acerca su boca y le propina un despiadado mordisco, dejando sus dientes clavados en la carne y sus colmillos introducidos en toda su longitud, para comenzar a sorber con gran ansia la sangre que mana de Io-. Por más que Io- trata de zafarse de las ataduras y del mordisco todo es infructuoso y tras unos minutos Io- nota como las fuerzas empiezan a flaquearle, como va perdiendo la conciencia poco a poco, hasta que finalmente reaparece repentinamente la blancura brillante.

<Dhunna> (no debe dejarse vencer por el desánimo, ha de seguir adelante con todas las consecuencias. Sea lo que sea que esté por pasar no dejará que nadie a quien aprecie salga herido, al menos no físicamente, pues se entregaría ella misma antes. Pero sabe que va a hacerle daño. Cualquiera de las respuestas a sus preguntas reportará dolor al paje y a ella misma. Se levanta del columpio y vuelve a internarse en la Torre. Ésta vez va a la cocina y se sirve un vaso de agua. Esos pensamientos y remordimientos hacen que se le seque la garganta, y de nuevo siente el estomago revuelto, como viene pasándole desde hacia unos días)

(Sueño de Io-)

Blancura, inquietante transición, oscuridad, agónica desesperación. Y la imagen vuelve a cambiar. Io- se encuentra tumbado en una cama, una de esas que tan poco le gustan y le martirizan la espalda por su blandura. Pero Io- no se hace ilusiones y sabe que un nuevo suplicio está en camino, lo cual se confirma cuando al tratar de incorporarse descubre que está atado por suaves pañuelos de seda. Parece que ésta situación quisiese emular a la anterior pero en aspectos totalmente contrarios. Si antes estaba atado de pie a un duro poste, ahora está tumbado en un mullida cama. Si antes la habitación estaba en penumbra y recargada hasta el sofoco ésta se encuentra profusamente iluminada y desprovista de adorno o complemento alguno aparte de la cama. Io- se nota extraño a sí mismo, pero no logra identificar en qué forma. Descubre que sus pies no están atados, lo que aprovecha para removiéndose destaparse de la sabana que le cubre, ¿Por qué lo haría? Ahora sabe por qué se notaba extraño. Io- se ve a sí mismo postrado en una cama, desnudo y con su barriga inflada cual globo a punto de estallar. Io- queda tan extrañado y asombrado que parece que hubiera entrado en estado de shock, pero rápidamente un nuevo aspecto centra toda su atención, algo parece agitarse en su interior, algo que comienza a causarle un fuerte dolor, un dolor insoportable, inhumano … “Aaaarrrgggggghh” … Io- entre alaridos ve como su estomago comienza a desfigurarse, a sangrar, a desgarrarse de dentro a fuera. Io- mantiene la conciencia suficiente para ver como una clase de ser reptiloide surge de su interior, un ser gris de piel lisa, todo cabeza y dientes asesinos, con una larga cola que agita insistentemente como si un látigo fuese, causando la misma clase de herida.

<Dhunna> (decide que ya es hora de ir a despertar a Io- y ver si cenan algo, así que sale de la cocina y empieza a subir la escalera hasta el último piso. Está cansada de tanto pensar así que intenta dejar de hacerlo centrándose en el "ahora". Se despereza ante la puerta de su habitación y abre la puerta despacio. Puede ver a Io- en penumbra y lo ve removerse un tanto en la cama. Se acerca a él y se sienta en el colchón a su lado posando una mano en la frente del paje que nota sudada. Al parecer había tenido un sueño movidito y frunciendo el ceño se inclina junto a la cabeza de Io-) cielo, despierta. (empujando un poco su hombro)

(Narrador)

Finalmente cuando todo haría pensar que un nuevo ciclo de blancura y oscuridad se produciría Io- despierta sobresaltado, sudoroso, rígido cual vara de madera, la cara desencajada, con el semblante de quien hubiese visto su propia muerte en el futuro y gritando como un poseso de puro terror … “¡¡¡Aaaaaarrrggghhhhhh!!!”

<Dhunna> (y ella está ahí para abrazarle en cuanto despierta) tranquilo cielo, estoy aquí, está todo bien … (le rodea con los brazos acariciándole la cabeza para intentar sosegarle, a saber que estaría soñando el paje) ya pasó, ya pasó (le susurra apretándole contra ella)
<Io-> (casi cede a un primer impulso de apartar a Dhunna, creyendo que aún seguía soñando y confundiéndola con el monstruo del sueño, pero fue sólo un casi, se da cuenta de que ha sido todo una pesadilla y que Dhunna, su querida Dhunna, le abraza procurando reconfortarle; y el corresponde apretándola contra sí, imposibilitando que pueda verle la cara, que no perciba cuan grande fue su horror y que estuvo relacionado con ella) ... gracias cielo, gracias por estar aquí y ser tú, gracias ... (calmándose poco a poco)
<Dhunna> sí, cielo, cálmate ... (le susurra al oído a Io- que esconde su rostro contra su cuello, pero no le presiona, simplemente le mece entre sus brazos para que se relaje. Le acaricia la nuca, y la espalda murmurando palabras de consuelo) estoy aquí, todo está bien, no te preocupes ... (y así cuando esté más repuesto le bajará a la cocina para cenar algo y acabar de asentarle el cuerpo, pues por ahora sólo lo siente temblar entre sus brazos)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Miér Jul 10, 2013 3:36 pm


<Dhunna> (habían pasado ya las dos semanas que habían acordado ladyamal y Dhunna para volver a encontrarse en la torre de la hechicera y poner fin a la incertidumbre de la drow. Ésta aún se debate entre si quiere o no estar embarazada, y se siente realmente asustada sólo con imaginarse encinta pero tiene que salir de dudas cuanto antes. Así se dirige, ésta vez de noche, casi a escondidas hasta la torre donde la espera ladyamal. Suspira ante la puerta otra vez subir esas condenadas escaleras ... pero bueno, empieza a subir, al final se acostumbrará y no se cansará, pero a mitad de camino está agotada. Se detiene agarrada a la baranda) ¡¡ladyamal!! (grita desde ahí para que sepa que sube y así hace unos segundos después)
<ladyamal> (escucha la voz de su amiga … pensando “¿a éstas horas viene?” ... aunque ya se imagina el motivo ... han pasado ya las dos semanas en las que acordaron volver a verse ... y si ella ha vuelto ... sólo puede significar una cosa … así que abre la puerta y espera a que la drow llegue hasta ella)
<Dhunna> (consigue llegar a lo alto de la torre, falta de aliento y sudorosa que ya es verano) de verdad, ¿no te vendría mejor un sótano? (dice entrando pero sonriendo al ver la puerta abierta. Cierra la puerta tras ella y sonríe a su amiga con cierta timidez repentina. Ambas sabían por qué estaba la drow allí y ahora ella no sabe como sacar conversación así que se muerde el labio algo inquieta)
<ladyamal> (ve entrar a su amiga cansada ofreciéndole una silla y un vaso de agua ... pobrecilla ... igual tiene razón y debería de mudarse ... pero bueno, esto es algo que no viene a cuento ... así que mejor centra la atención en su amiga) ¿qué tal te encuentras? (le pregunta pues la nota más nerviosa ) supongo que si has venido a éstas horas ... es … por el asunto que hablamos hace unos días ... ¿es así?
<Dhunna> (agradecida se sienta en la silla que la hechicera le ofrece) gracias (se seca la frente con el dorso de la mano y mira a ladyamal. Bueno al menos ella es más directa así que asiente) me encuentro bien pero sigo igual que la última vez (ni rastro de su periodo, claro. En efecto se siente nerviosa y no se puede quedar quieta así que vuelve a levantarse y pasa sus manos por su pelo. Delante de ella puede mostrar lo inquieta que está)
<ladyamal> (le sonríe con ánimo de tranquilizarla, mientras la va observando, la hechicera no es la primera vez que ve a otra mujer en su estado para saber que ... los temores que tiene la drow de estar en cinta están fundados) estate quieta ... ¡¡ o terminarás por ponerme nerviosa a mi !! así que dime ... ¿has tenido en estos días el periodo?
<Dhunna> (se detiene pero se queda de pie delante de ladyamal ) vale, vale, lo siento, pero es que ... (resopla de forma sonora y luego niega con la cabeza) no, no lo he tenido ... (chasquea la lengua. Llevaba días ocultándole su preocupación al paje y empezaba a estar agotada tanto física como mentalmente. Mira a su amiga con casi desamparo, perdida ante algo que no controla para nada)
<ladyamal> entonces ¿qué son ya tres meses que no tienes el periodo ? (casi más que una pregunta la hechicera habla para si, tantos meses es una prueba lo suficientemente clara ... pero aún así piensa que será mejor asegurarse ... así que toma de la mano a la drow y le dice que se recueste un momento sobre la cama ...) relájate ... será sólo un momento y por favor ... deja de poner esa cara de asustada ... un hijo ... no es una cosa tan mala ... (la hechicera intenta tranquilizarla ... pues sabe que para la drow no es sin duda el mejor momento para ser madre)
<Dhunna> (intenta echar su cuenta y cierra un momento los ojos) sí, casi tres meses, como dos y medio más o menos ... (derrotada y casi sin darse cuenta se deja llevar por ladyamal hasta la cama recostándose) vale ... (se frota la cara con las manos intentando cambiar su expresión e intenta sonreír a la hechicera ante su comentario) ... ¿no lo es? (refiriéndose a que no es una cosa tan mala ser madre. Como ella piensa no es el mejor momento para la drow para enfrentarse a algo como aquello)
<ladyamal> (la hechicera se dirige hacia una estantería, cogiendo de ella un pequeño frasco y un paño ... volviendo a acercarse hasta donde está recostada la drow ) descúbrete un momento el vientre vamos hacer la prueba ... y no, no te asustes … será sólo un momento (abre el pequeño frasco para echar unas gotitas sobre el aún plano vientre de la drow ... esparciéndolas con la tela) enseguida lo sabremos ... si tu piel se torna brillante donde ésta poción ha tocado ...
<Dhunna> (sigue a ladyamal con la mirada por curiosidad desde la cama hasta que ella se acerca de nuevo. Hace lo que le dice subiendo su camiseta para dejar el vientre desnudo. Confía en ella, no se asusta, al menos no más de lo que ya está, y la escucha con atención ahora alzando la cabeza para ver como ladyamal echa esas gotitas sobre su piel) ¿si brilla es que estoy embarazada? (dice con voz estrangulada, volviendo los ojos hasta su amiga mientras ésta extiende el líquido sobre su piel. Traga saliva cada vez más nerviosa ante la expectación)
<ladyamal> (pasan los minutos ... y la piel de la drow empieza a tener un tono más brillante donde le echó la poción … en ese momento la hechicera mira a los ojos de la drow ... pues no sabe como recibirá la noticia ... pues sí, sin duda está embarazada) bueno ... ya puedes volver a taparte … y … si la piel brilla ... sí ... estás embarazada (la hechicera sigue mirando a su amiga intentándole animar) como ves ... tu piel ... brilla … así que sin duda … estás embarazada ¿cuándo se lo dirás al paje?
<Dhunna> (solo con la mirada de ladyamal ya lo tiene claro, casi no le hace falta ver que su piel brilla, aunque lo hace antes de bajarse la camiseta y cubrirse. Se tapa los ojos con un brazo escapándosele un quejido apretando los dientes. Le cuesta unos instantes controlar sus ganas de ¿gritar? ¿llorar? Baja el brazo y se sienta en la cama alzando de nuevo el rostro para mirar a ladyamal) no lo sé ... ni siquiera sé si debo hacerlo (abatida se le hunden los hombros pasándose las manos por la cara) se que pronto tendré que marcharme y no sé como se lo tomará Io- ...
<ladyamal> marcharte ... sé que debes hacerlo ... pero ... él también debería saber que esperas un hijo suyo … lo hablamos el otro día … debes tomar una decisión (la hechicera sabe lo mal que lo está pasando su amiga ... y lo difícil que en estos momentos lo tiene para tomar cualquier decisión … pero más difícil es todavía intentar darle un consejo … ni la misma hechicera sabría que hacer ante una situación así)
<Dhunna> tienes razón, debe saberlo antes de marcharme pero ... no puedo evitar pensar en lo cruel que será decirle que va a ser padre y acto seguido marcharme hasta a saber cuando (lo único que quería era evitar hacer daño a Io- pero parecía algo imposible, más ahora) pero no decírselo y volver con un bebé en brazos ... ¡¡argh!! (se frota la cabeza con fuerza y cierto desespero. Acaba por suspirar) de todos modos, gracias, al menos ya se lo que hay gracias a ti (acaba levantándose y dando un abrazo a ladyamal cerrando un momento los ojos)
<ladyamal> (abraza también a su amiga ... le gustaría hacer mucho más por ella) ojalá pudiera ayudarte mucho más ... vuelve siempre que me necesites
<Dhunna> (deja un beso en la mejilla de ladyamal antes de soltarla y sonríe a medias asintiendo) bueno, si estoy aquí cuando decida salir de aquí ... (se señala el vientre) te aseguro que necesitaré ayuda ... e Io- creo que también
<ladyamal> sabes que siempre puedes contar conmigo y cuando llegue ese momento ... también
<Dhunna> (pone cara de pánico al pensar en el parto, un tanto cómica para luego reír levemente) en fin, creo que ya te he molestado bastante (se encamina a la puerta. Ahora tenía mucho en lo que pensar y en cómo planteárselo al paje) buenas noches y gracias de nuevo (dice antes de salir de los aposentos de la hechicera)
<ladyamal> buenas noches ... (mira a su amiga salir … sabe que ahora tiene muchas cosas en las que pensar)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Jue Jul 11, 2013 7:45 pm


<Dhunna> (esa tarde había bajado a buscar a Io- al almacén. Después de ayudarle a acabar de colocar algunas cajas habían salido a dar un paseo. La verdad es que le venía bien a la drow que le diera un poco el aire y además estar algo ocupada para no pensar demasiado en la que se les venia encima. De la mano del paje, a paso tranquilo llegan a la plaza donde ya habían instalado las terracitas todas las tabernas que allí desembocaban) ¿tomamos algo?
<Io-> (va un tanto inquieto, disfruta del paseo con Dhunna, pero dejándose convencer por ella lleva por primera vez en publico las prendas nuevas que compraron, y está convencido de que la gente le anda observando de reojo y riéndose del paje) ... claro, tengo sed y me apetece algo fresco
<Shanae> (Shanae deambulaba por la plaza, algo más pálida de lo normal, hacia dos noches había tenido un altercado en el lago y francamente no tenía muchas ganas de salir de la ciudad que la cobijaba, tenía el costado vendado y otra venda que la cubría la mitad de la cabeza, semi momia miraba los últimos puestos del mercado, le llamaban la atención unas manzanas más rojas que la sangre y unas ciruelas que parecían jugositas. Pero lamentablemente no disponía de dinero y tenía hambre, sus tripas rugen como un león)
<Dhunna> (observa a Io- de reojo con media sonrisa) deja de preocuparte, estás estupendo (y lo dice con sinceridad, sino no le hubiera comprado esos chalecos. Pronto un olor familiar le llega a la drow y sus ojos van a posarse en esa figura vendada que camina entre los puestos del mercado) ¿pero qué ...? (tira de la mano del paje, y del paje, claro, acercándose a Shanae a paso rápido) ¡Shanae! (dice deteniéndose frente a ella y mirándole de arriba a abajo) ¿pero qué diablos te ha pasado, mujer? (frunciendo el ceño preocupada. De repente un rugido la hace parpadear y mira alrededor sin saber que había sido, pues no lo identifica con las tripas de la amazona)
<Io-> si ... ya ... bueno ... eso dices tú ... (queriendo creer a Dhunna y olvidarse de ser el centro de las risas de la gente que les rodea) ... cuidado que tiras de un vejete (al sentir el tirón de Dhunna, bromeando pero siguiéndola sin dificultad y llevándose una sorpresa al reconocer a la guerrera Shanae y el mal estado en que parece encontrarse, pero no diciendo nada y dejando hablar a las dos amigas)
<Shanae> (casi saboreaba las frutas mirándolas, sólo la faltaba echar babilla, cuando de repente la pegan un gritito que la alerta y casi del susto da un respingo, al girarse se puede ver que la venda la tapa parte de un ojo) ohh hola Dhunna (sonríe afablemente y luego curiosa mira al hombre que la acompaña no dando crédito) ¡¡pero la madre del cordero cojo!! ¿estoy viendo bien? si es Io- (le da una palmada en el hombro) Anda que la que liaste para buscarte joio ... oh (vuelve a hablarle a Dhunna) ¿esto? ... jugando con un ogro (bueno, ella lo llama así porque tenía esa pinta) con mala uva, solo recuerdo entrar por la ciudad echa un cristo.
<Dhunna> (cae en la cuenta de que la amazona no había tenido ocasión de verles juntos, así que sonríe con cierta timidez y mira a Io- un momento antes de volver a mirar a Shanae encogiéndose de hombros como diciendo "pues ya ves jeje". Aprieta un poco más la mano del paje ante el comentario de la amazona) tú siempre jugando con bichos raros ... (no le da más importancia, ve que su amiga está bien y con eso tiene bastante. Sabía que Shanae tenía tendencia a apreciar a los seres más horribles o molestos [Nota de la productora : véase el capítulo con los goblins] ) de todos modos, ¿necesitas algo? ¿te podemos ayudar?
<Io-> (reprime un gemido al recibir lo que está seguro que por parte de Shanae es un saludo afectuoso pero que a él casi le disloca el hombro) ... si, bueno, parece que la cosa se complicó un poco (sintiéndose un tanto avergonzado y no queriendo entrar en detalles respecto de lo sucedido en el Bosque Feliciana. Decide permanecer discretamente silencioso y escuchar a las dos amigas hablar)
<Shanae> (está contenta de verlo a Io- con mucho mejor aspecto que la última vez, no puede cuanto menos percatarse con el ojo bueno de aquellos gestos, miradas y esa mano que se aprieta, disimulada ella incluso se inclina delante de ellos para mirar como se tiene de la mano) si ... he visto bien (siempre con delicadeza por supuesto) pues ... (otro sonidito de estomago que hasta la hace avergonzarse) llevo un par de días sin comer nada y así no puedo cazar ni trepar ... aún me duele. Pero me gustaría hablar ya que os pillo detenidamente de por qué estoy así y si sabéis algo vosotros.
<Dhunna> (observa los movimientos de Shanae y carraspea cuando incluso ésta se inclina para ver de cerca sus manos unidas) ea, ya está nena, sí, has visto bien, sí ... (incomodándose un tanto de pura vergüenza. De nuevo ese sonido de rugido pero ante la explicación de la amazona no puede menos que echarse a reír) ¡a ver si vas a perder tus atributos con esa dieta que te estás marcando! (vuelve a reír negando con la cabeza. Suelta a Io- un momento y se acerca al tendero de fruta, le pone una bolsa llena de manzanas y cerezas, le paga y le tiende la bolsa a Shanae) anda, come mujer, pero no vuelvas a esperar a encontrarnos por casualidad, además ... (mira a Io- alzando las cejas) ¿podría venia a cenar a casa, no? ¿te parece bien? (preguntándole al paje, aunque no cree que haya problema. Vuelve a mirar a Shanae sonriendo) ¿qué te parece? ¿y así nos cuentas lo que te ha pasado con todo detalle?
<Io-> (siente un primer momento de sonrojo al reconocer Dhunna ante Shanae su relación, pero luego se da cuenta de que en realidad está más que orgulloso y trata de inflar pecho, aunque al resentirse del "saludo" de Shanae no se nota nada) ... claro, me parece una idea estupenda (ante la pregunta de Dhunna) así vosotras habláis, ella descansa (refiriéndose a Shanae y su evidente estado físico) y yo apenas si correspondo a la ayuda que te presto en ... aquello
<Shanae> Je je ( ríe maliciosa ante lo evidente de esos dos, aunque lo de ir a la casa la deja un tanto descolocada, ¿estaban viviendo juntos ? y más cuando sabe que tanto Io- como Dhunna son almas errantes que no se atan a nada como ella, un día aquí y dentro de unas semanas donde el viento sople, recibiendo la bolsa de fruta se la iluminan los ojillo y no puede menos que sin esperar coger una manzana y darle un bocao ) ohzzz mez pareze perfecto ...
<ChinoLadinoAmoloso> (se encuentra en el mercando, va andando entre la gente portando sus pañuelos de seda, en plan vendedor ambulante, en un momento dado tropieza con alguien, se gira para disculparse y se encuentra frente a Shanae) ... ¡¡madle del amol helmoso!! ¡¡eso si que sel unas culvas peliglosas y no las de la Glan Mulalla China!! ... ¡¡menudo pal de bubus!! ... ¡¡y que cadelas!! segulo que podel sel madle de toda una gualdia de chulumbeles
<Shanae> Mientraz no cocine yoz ... (ya se sabe, el terror de las cocinas) azi que ... ( traga que casi no se la entiende ) ¿la viagra de ñu, y el aroma de camello funciono? ( remontándose a esos días en los que chinchaba a lo que ella veía una futura pareja. Al escuchar a ChinoLadinoAmoloso le mira de arriba abajo, pequeño es y no ve) ¿tú no eres de por aquí veldald? (le imita)
<Dhunna> (abre mucho los ojos al ver al ChinoLadinoAmoloso y se lleva una mano a la frente, el que faltaba pal duro. ¿Es que ese chino no sabía contener su lengua? Lo que piensa lo suelta ... ains ...) tranquila Shanae ya cocinará Io- (dice divertida imaginando lo que debe pensar la amazona del hecho de que vivan juntos) saludos ChinoLadinoAmoloso ... creí que habíais abandonado el Reino ... (mira alrededor y no ve a ladyamal para que el chino se entretenga)
<Io-> estoo ... sí, funcionó (respondiendo a Shanae) ... ¡¡pero ya no hace falta más!! (acordándose de que tuvo que deshacerse del ginseng para bajar el ritmo ... y los riesgos) ... vaya, el jodío chino (poniendo mala cara)
<ChinoLadinoAmoloso> sel cielto, ChinoLadinoAmoloso sel de Glan Impelio Chino, pelo habel llegado a Leino de señolas y señoles con cala de palo y piel pálida alastlado pol Pilata PikaPika, ahola ChinoLadinoAmoloso vendel pañuelos de seda pala conseguil dinelo y pagal sobolno a señoles de inmiglación, ¿quelel señola de enolmes bubus y cadela plominente complal pañuelo? saludos señola de tlaselo ledondo y dulo, (diligiéndose a Dhunna) ¿usted quelel pañuleo también?
<Shanae> (mientras come y mordisquea la manzana observa todo cuanto ocurre, francamente era algo raro y sonríe más maliciosa aún a Io-) mientras que Dhunna quede satisfecha me vale, como no cumplas ya sabes, te corto las dos cabezas (y tan ricamente lo suelta mientras un ser extraño y amarillento le da al palique que no veas, aparte no le entiende ni la mitad) ¿le conocéis? ¿le trato bien? ¿puedo matarlo? … (otro mordisco a la manzana como si nada) No sé qué dice, que le pica algo, que se tapa con el pañuelo y que le duele ... tendrá colitis o algo, de ahí su cara fijo ... tiene cara estreñido (le da una manzana) con esto irás mejor.
<Dhunna> no ChinoLadinoAmoloso, no necesitamos pañuelos de seda, gracias ... (dice tirando de Io- y ahora también de Shanae, pues con la mano libre le ha tomado del brazo para dejar atrás al chino) no le hagas mucho caso, a veces aparece y dice cosas como esas ... (espera a que la amazona de la manzana al chino para empezar a encaminar la calle para dirigirse a casa) por cierto, ¡ni se te ocurra cortarle ninguna cabeza que nos quedamos sin diversión! (dice guiñando el ojo a Shanae sabiendo que a Io- lo va a poner colorado. De todos modos sólo bromea, aunque no sabe si la amazona bromea también ...) que sepas que estoy más que satisfecha (dice sincera, a Shanae sabe que le puede hablar de estas cosas sin problemas)
<Io-> (si que se sonroja ante las preguntas de Shanae y es incapaz de articular palabra) ... hummm (y menos aún ante la amenaza de decapitarle doblemente. Se alegra cuando Dhunna toma la iniciativa de irse del mercado y alejarse del jodido chino)
<ChinoLadinoAmoloso> agladecel a señola de enolmes bubus y plominete cadela, aceptal manzana, ahola si disculpal ChinoLadinoAmoloso seguil tlatando de ganal dinelo (ChinoLadinoAmoloso se aleja coliendo, no le gusto eso que decia Shanae de pedil pelmiso pala matallo y pensal que podel sel complice de malditos coleanos o peol aún, de Pilata PikaPika)
<Shanae> Si claro ... (camina junto a la pareja agarrada por Dhunna, aunque le hace un gesto con los dedos al ChinoLadinoAmoloso, señalándole con ellos y luego llevándolos a los ojos) que sepas que te observo, no cael ni pelo bien ... (pero deja atrás aquello y continua con la pareja) bueno si te deja satisfecha no digo nada, cuando la cosa no suba no problema, otro frasquito de ñú y aquello levantaaa ... je je ( le saca la lengua a Io- de manera bromista) ya aprovecho, ¿habéis tenido algún problema en el bosque o en el lago ? (su gesto torna algo serio para lo que es ella ) y no hablo de los que van allí a ... uhmm me callo que ahora lo usareis.
<Dhunna> (le da una colleja a Shanae ante su último comentario) no te pases, además no nos es necesario, tenemos donde ... ¡uhm! ¡¡no me hagas hablar de estas cosas!! (menos con Io- al lado, ¡vaya!) de todos modos no, no he tenido problemas en el lago y alrededores, ¿y tú? (mira ahora a Io- pues sabe que él va por allí para sus trufas y nenúfares. Ya entran en la placita del pozo en la que está la casa que comparten)
<Io-> (siente un primer momento de pánico ante la pregunta de Shanae, pensando que pueda ser algo relacionado con el asunto de la caja y el L.K.P.R. Al darse cuenta de que no es por la puntualización de Dhunna se calma y responde ) ... no, por allí todo tranquilo las veces que fui ... (al llegar a la puerta de acceso a la vivienda se separa de Dhunna y saca la llave para abrir la puerta, una vez abierta y tomando de la mano a Dhunna mira a Shanae) Shanae, como amiga de Dhunna y como persona que se que aprecia y quiere, se bienvenida nuestro hogar, es humilde pero somos felices, y espero que te agrade y nos acompañes en nuestra felicidad
<Shanae> (menea la cabeza refunfuñuna por la colleja, porque es ella, que si fuera otro se quedaba sin mano, pero ríe levemente por su comentario y por el gesto del otro al poner cara de pánico, que claro está lo adjudica a los comentarios y no a nada de lo otro) Muchas gracias Io- complacida me hago si tu ... (niega, no está acostumbrada a esas cosas) ¡¡que si, que entro!! Gracias (está claro que entrará después de Dhunna, no va a ir como Pedro por su casa) El ataque lo sufrí en el lago ... y hablando con Mistyca ésta tarde parece ser que otra mujer de Camelot fue atacada en el mismo sitio, solo quiero poneros en aviso y deciros lo que ví, por si lo encontráis.
<Dhunna> (sonríe a Io- al escucharle pero luego mira a Shanae a la espera de su reacción que no se hace esperar. No puede menos que echarse a reír antes de subir detrás del paje seguida por la amazona) en fin, bienvenida, ya sabes donde buscarme si me necesitas (le dice mirándola por encima del hombro antes de que los tres entren en el piso sobre la tienda. No puede evitar sentirse contenta de tener a Shanae compartiendo parte de su vida de nuevo)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Vie Jul 12, 2013 8:06 pm


<Dhunna> (se coloca tras Io- y le tapa los ojos con las manos sin decir nada)
<Io-> (se queda momentáneamente paralizado) ... humm, ¿quién será será? ... (con las manos palpa los dedos que le tapan los ojos) unas manos suaves pero fuertes (continua palpando por los brazos) brazos musculosos (pasa las manos por los costados) figura esbelta (llegas hasta las posaderas y agarra con firmeza) y éste trasero ... ¡¡éste trasero sólo puede ser el de mi chica!! (se gira y mira para comprobar su predicción) Hola (sonriendo)
<Dhunna> ¡eh! ¡oye! (dice cuando esas manos palpan allí donde su espalda pierde el nombre. Había aguantado las cosquillas en los brazos y costados, pero da el respingo cuando le toca el culo, ¡vaya!) paje descarado ... (le saca la lengua cuando éste se da la vuelta)
<Io-> (deja sus manos apoyadas sobre la cintura de Dhunna cual pose de baile y al son de una música imaginaria se mece pausadamente) ... bonita lengua, me alegro de comprobar que no tiene agujeritos ni cosas colgando
<Dhunna> (sonriendo acaba colocando los brazos sobre los hombros de Io-, alrededor de su cuello dejándose mecer por él) ¿eh? ¿agujeritos? (saca de nuevo la lengua y se pone bizca intentándosela mirar)
<Io-> ten cuidado, si te da un estornudo cuando haces eso, se te pueden quedar así para siempre (continuando el suave contoneo de ambos, le da un beso en la punta de la nariz) yo te querría igual, pero ya me dirás cómo cazarías así
<Dhunna> (mirada al frente y esconde de nuevo la lengua para acabar riendo) estaría gracioso verme persiguiendo a dos liebres sin saber cual coger (dice encogiendo un hombro pero riendo) bueno, ¿y a dónde me vas a llevar ésta noche? ¿eh? (dice con gesto divertido y sin separarse lo más mínimo de Io-)
<Io-> (medita que proponer a Dhunna o mejor dicho, que ofrecerle que la satisfaga) ... puesss, la temperatura es agradable, pero ya no es cuestión de ir al lago ... (siguen meciéndose lentamente) ... ya es tarde para ir a la cueva ... (mantiene la mirada fija en los ojos de Dhunna) ... y tampoco son horas de andar despertando a las Flores Parlantes ... (sonríe pensando alguna travesura) ... dudo mucho que quieras visitar las porquerizas
<Dhunna> (escucha y va asintiendo a cada propuesta de Io- sin dejar de moverse levemente de lado a lado, con suavidad. Se humedece los labios y arruga la nariz al pensar en las porquerizas negando ahora con la cabeza. Piensa en el lago, de noche, solitos ... y se muerde el labio sin apartar la mirada del paje) tú decides ... yo me dejo llevar a donde quieras ... menos las porquerizas.
<Io-> (sigue sopesando opciones en voz alta) ... el bosque es peligroso de noche, en la taberna estoy seguro que se te arrimarían unos cuantos moscones, la Torre del Recuerdo habría que pasar por el Jardín de las Flores Parlantes o por el Bosque Feliciana .... (ya tiene decidido donde ir, pero ha decidido remolonearse un poco en decírselo)
<Dhunna> (le mira expectante pero con una gran sonrisa alzando ambas cejas mientras este va eliminando sitios a los que ir. Cierto que es tarde pero seguro que algo se lo ocurre.) ¿y bien? (murmura acercando muy mucho su rostro al de Io-, provocándole o tentándole)
<Io-> ¿estás dispuesta a salir de la ciudadela y andar un poquito? (le pregunta intuyendo que la respuesta será afirmativa)
<Dhunna> ¡¡por supuesto!! (dice dándole un besito en los labios antes de soltarle y ponerse a su lado, tomándole ahora del brazo) vamos entonces, un paseo de esos que dábamos cuando nos conocimos, ¿te acuerdas? (como la vez que fueron al foso a dar de comer a Urgy o cuando le enseñó el Jardín de las Flores Parlantes)
<Io-> (sonríe bobalicón llevado por los recuerdos despertados por las palabras de Dhunna) ... si que me acuerdo, y la de veces que discutimos, que me dices, ¿eh? (dirige los pasos hacia las afueras de la ciudadela)
<Dhunna> (suelta una carcajada caminando bien pegadita al paje) ¡¡¡desde luego!!! Y que dolor de cabeza me dieron las Flores Parlantes el día que cabreada contigo me fui allí ... (le mira de reojo pero sin perder la sonrisa) ¡oh! ¡¡también recuerdo el día en que te atamos y te desnudamos para hacerte cosquillas!! (risas de nuevo, ¡que recuerdos!) ¡¡¡Y Dayanna quiso subastarte!!!
<Io-> eso casi que prefiero olvidarlo ... (dice no demasiado seriamente) han sido tantas cosas que pudieron salir mal, que uno se pregunta muchas veces como hemos sobrevivido (una vez fuera de la ciudadela toman un sendero que lleva a unas colinas cercanas)
<Dhunna> (le da un leve codazo en el costado) no pienso dejar que lo olvides en la vida (dice riendo después sin saber a donde van, pero dejándose llevar por Io- a través de ese sendero) bueno, pero salieron bien, al parecer tuvo su recompensa el sentarme en tu regazo toooodos los días (gira el rostro y le guiña el ojo)
<Io-> sí, por fin dejé de padecer calores nocturnos (y rompe a reír. Siguen subiendo la colina recorriendo la suave pendiente a través del sendero)
<Dhunna> ¿calores nocturnos? (dice divertida mirándole ahora, casi está más pendiente de él que del camino que siguen. Le parece bien hablar de su pasado, de reírse de sus propias anécdotas, pues pronto tendrán que mirar al futuro y con los ojos bien abiertos) yo siempre pensé que era tontería hacerlo (lo de sentarse en su regazo) me divertía ver las caras que ponías pero nunca imagine que ... bueno, que acabásemos como estamos.
<Io-> ¡¡pues anda que yo!! (mirándola con cara de sincera sorpresa) ¿pero sabes? no lo cambio por nada ni por nadie del mundo ... bueno, por Drow-Michel Dow-Pfeifer quizás (dice en broma y preparándose para recibir un cariñoso achuchón de Dhunna)
<Dhunna> ¡¡¡eh!!! (en efecto le da un empujón no muy fuerte como reprimenda pero le sonríe aferrándose cariñosa a su brazo) ¿sabes? yo tampoco lo cambio por nada ... me costó saber porque volvía al Reino cada vez que podía pero al final lo vi claro, y aquí estoy.
<Io-> (no quiere entrar en la temática de las idas y venidas de Dhunna al Reino, la noche está siendo amena y divertida y no desea pensar en cosas que sabe inevitables y tristes. Cuando llegue el momento ya lo vivirá, ahora toca divertirse) ... en efecto, aquí estamos (han llegado a lo alto de la colina) ven, échate aquí conmigo (recostándose sobre la hierva mirando al cielo) ¿qué te recuerda?
<Dhunna> (no sabe que pensamientos rondan en la cabeza del paje, claro que él tampoco sabe los suyos. Lleva ya un par de días buscando el momento propicio para hablar con él pero aún no se ha dado el caso. Así que por ahora se recuesta junto a él en lo alto de la colina, boca arriba apoyando la cabeza en su brazo. La noche es clara y puede verse el cielo minado de estrellas. Sonríe) es como la cueva, pero al aire libre y sin cascada (susurra y suspira)
<Io-> (sonríe y asiente) ... eso es, pero aquí además si tenemos un poco de suerte, veremos alguna estrella fugaz pasar y le podremos pedir un deseo (coge una mano de Dhunna y permanece así, tumbado observando el cielo de noche esperando cazar alguna estrella fugaz pasar)
<Dhunna> (asiente con los ojos paseándose por la bóveda celeste esperando también ver una estrella fugaz. A los pocos minutos ocurre, una estrella rasga la oscuridad del cielo con su estela y Dhunna alza la mano para señalársela a Io- pero no dice nada, se concentra en su deseo cerrando incluso los ojos. De forma inconsciente deja descansar la mano sobre su vientre y solo pide que todo salga bien, y que Io- siga a su lado pase lo que pase)
<Io-> (sigue con la mirada la dirección que le señala Dhunna y ve también la estrella fugaz pasar, durante una milésima de segunda duda si pedir que la drow pueda posponer el retorno a su tierra lo máximo posible ... o que no se cumplan los temores que últimamente acechan en sus sueños ... finalmente a la par que aprieta un tanto la mano que sostiene de Dhunna desea que ella sea feliz)



Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Sáb Jul 13, 2013 8:35 pm

<Io-> (se encuentra al pie de la Higuera, está entretenido con sus juncos haciendo cestas para las trufas ... necesitaba estar un poco de tiempo solo y pensar con tranquilidad ... la noche anterior con Dhunna en la colina viendo las estrellas y esperando estrellas fugaces, fue muy gratificante, pero le hizo pensar en la necesidad de afrontar su situación actual)
<Dhunna> (había pasado parte de la tarde en casa, recogiendo y adecentando un poco el lugar. Io- había marchado después de comer. La drow supone que para conseguir trufas o trabajar con los juncos ya que hoy no estaba la tienda abierta. Desde luego que así ella había tenido tiempo de pensar muy mucho como afrontar la conversación que debía tener con el paje. Así que ahora que el sol ya empezaba a bajar sale de casa en busca de Io- y aunque le cuesta un  rato, pues ha pasado por las porquerizas, el lago etc., al fin lo halla junto a su Higuera. Sin decir nada acaba sentándose a su lado, con las piernas recogidas contra su pecho, rodeándolas con los brazos)
<Io-> (no se percata de que Dhunna viene hasta que se sienta junto a él) ... uy, hola cariño, no te vi llegar (estirándose un poco para darle un beso en la sien) si me das unos minutos termino con ésta cesta y hacemos lo que quieras (mostrándose más jovial de lo que minutos antes sus pensamientos le hacían estar)
<Dhunna> (le había visto serio y meditabundo mientras se acercaba a él pero lo atribuye a la concentración de fabricar la cesta. Sonríe levemente ante su beso y le mira) ¿un encargo? (dice simplemente acabando por apoyar la cabeza en las rodillas sin dejar de mirar como trabaja)
<Io-> no, solo por tener algunas pocas en reserva para cuando hagan falta, si Lady Adenae sigue vendiendo las trufas que le traigo tan bien, pronto necesitará más cestas (mientras habla continua entrelazando juncos que acabarán formando la cesta)
<Dhunna> entiendo ... (y se queda en silencio esperando a que Io- termine, no le mete prisa, casi que agradece que tarde para poder afrontar lo que viene un poco más adelante. Aparta la mirada de él pero sigue sentada de la misma forma pero apoyando la espalda en el tronco de la Higuera)
<Io-> (continua con los juncos pero al pasar los minutos empieza a sospechar que a Dhunna le preocupa algo, no es normal en ella estar callada y, además, ¿son imaginaciones suyas o Dhunna tiene cara de preocupación?) ... ya casi está ¿que te parece? (mostrándosela para provocar que hable a ver si le nota algo raro)
<Dhunna> ¿hm? (la drow vuelve los ojos a Io- y luego a la cesta y sonríe como suele) perfecta, como todas las que haces (su sonrisa es sincera, pero algo nerviosa) cuando termines nos vamos a casa, ¿de acuerdo? (dice con los ojos bajos, mirando la cesta pero casi ya sin verla)
<Io-> claro (le responde y está claro que Dhunna anda preocupada con algo, así que aligera pues no quiere que sea lo que sea, se demore innecesariamente haciéndola sufrir a ella sola) ésta ya está lista, por hoy ya va bien, no corre tanta prisa (levantándose y recogiendo el resto de juncos y enseres) cuando quieras (ofreciéndole una mano para que se ayude a levantarse)
<Dhunna> (alza la mirada hacia Io- cuando éste se levanta y toma su mano para ayudarse) gracias (se sacude la parte trasera del pantalón con una mano, sin que la otra suelte la de Io-, encaminándose hacia su casa. Para ella era como una especie de cuenta atrás. Sabe que el paje la debe notar extraña pero así ya tendrá el cuerpo preparado, más o menos)
<Io-> (dirige los pasos de vuelta a casa, con Dhunna agarrada del brazo, no le queda ninguna duda de que algo la preocupa pero sabe que tampoco serviría de nada tratar de sonsacarla, ella le contará lo que sea cuando esté preparada para ello. Solo espera que él no sea culpable directo o indirecto de su preocupación, “¿y si he dicho o hecho algo que la ha molestado pero no se atreve a decírmelo? ¿o será que ya tiene que marcharse a su tierra? por  Tutatis, ¡que no sea tan pronto! ¿o quizás sea justamente que no hizo algo que esperaba de él? ainss, que suplicio" va pensando el paje)
<Dhunna> (sin decir nada ninguno de los dos llegan a casa. Casi puede escuchar la cabecita de Io- dar vueltas y elucubrar sobre lo que ocurre, le conoce y a saber que cosas están pasando por su cabeza. Abre la puerta con su llave y pasa delante, sube las escaleras y acaba entrando al piso dejando que Io- entre antes de cerrar la puerta. Ahora si empieza a sentirse realmente nerviosa, le sudan las manos y toma aire) ¿quieres un té o algo? (le mira)
<Io-> (había dejado los juncos en el rellano fuera de casa y entra con Dhunna) ... si, pero déjame que la haga yo, tu siéntate y descansa, que has estado toda la tarde liada con la casa (en realidad pretende otra cosa, se dirige a la cocina y pone a calentar agua, cuando está lista vierte unas hiervas, pero no son las habituales que usan ellos para las infusiones, cuando está todo listo lo coloca en una bandeja y se dirige a la salita, sirve dos tazas y se sienta en la butaca frente a Dhunna) a ver que te parece (sin decirle de qué está hecho)
<Dhunna> (mira un poco sorprendida a Io- pero le deja hacer y se acaba sentando en la butaca de siempre junto al balcón. Se descalza y sube los pies al asiento frotando las manos en las perneras del pantalón) uhm, gracias (dice cuando Io- le tiende la infusión y le sonríe antes de darle un trago. Se imagina que es la de siempre pese a lo que él dice pero enseguida nota que el sabor no es el mismo) ¿uhm? ¿de qué la has hecho? (mira el contenido de la taza y  luego a Io-)
<Io-> espero que te guste (dice un poco nervioso) me he fijado que últimamente te molesta la digestión o quizás que tengas algo de gases, porque te frotas el vientre con la mano continuamente (una vez lanzado en la explicación, orgulloso de su deducción y de haber tomado sabias medidas para ayudar a Dhunna) así que he hecho ésta infusión con manzanilla y anís estrellado, que van bien para esas cosas (y le sonríe cándidamente absolutamente seguro de sorprenderla)
<Dhunna> (mira la taza y luego a Io-, y de nuevo a la taza y parpadea. No sabe si reír o llorar, así que termina por sonreírle un tanto forzada)  em ... gracias, sí ... me vendrá bien ... (y piensa en decirle que él se tome una tila. Da otro trago a la infusión y vuelve a mirar al paje que sigue de pie a su lado)  anda ... siéntate (dice para luego dar otro trago y dejar de mirarle aún un tanto hecha un ovillo sobre la butaca)
<Io-> (hace lo que le dice Dhunna y se sienta en la butaca frente a ella, con su taza, tomando sorbitos de la infusión y mirando a Dhunna intrigado con su actitud) claro (le dice entre sorbo y sorbo, sonriendo)
<Dhunna> (se da el tiempo justo para terminarse la infusión y dejar la taza sobre la mesita auxiliar, luego vuelve a encogerse sobre la butaca. Se  mordisquea los labios y se frota las manos una vez más sobre el pantalón.  Toma aire varias veces y ... no sabe por donde empezar. Chasquea la lengua y ésta vez se pasa las manos por la cara y el pelo muy muy nerviosa)  oye ... em ... (pero no continua y resopla)
<Io-> si, dime (le dice a Dhunna, empieza a preocuparse ya de verdad, tiene que ser algo bien gordo para que desquicie a Dhunna como la está  desquiciando) cielo, ¿ocurre algo? (tratando de facilitarle el empezar a sincerarse)
<Dhunna> (gruñe entre dientes, sintiéndose estúpida, llevándose de nuevo las manos a la cabeza) sí, sí ocurre algo (chasquea de nuevo la lengua, no debería  haber empezado así) hay un par de cosas que te tengo que ... comentar (por decirlo de alguna manera) en fin ... ( toma aire y alza la mirada hasta clavarla en Io-, con determinación. O lo dice ahora o flaqueará y no lo dirá) vas a ser ... padre ... (esto último le sale de forma estrangulada y carraspea)
<Io-> (mira detenidamente a Dhunna, muy despacio deja la taza sobre la mesa y trata de no ofuscarse con lo que Dhunna está insinuando) ... cielo, tiene que haber algún error. Yo no he estado con nadie. Quien te haya dicho que me vio con alguien, siéndote infiel, es un mentiroso. ¿Quién ha sido? No, no me lo digas, no estoy seguro de lo que podría hacer (levantándose y andando de un lado para otro, con signos mas evidentes de ir alterándose cada vez mas y mas) tienes que creerme, ¿tú me crees verdad?
<Dhunna> (le mira, ésta vez más sorprendida que con la infusión. ¿Le había puesto cara de acusarle de algo? ¿su tono había sido recriminatorio? Suspira cerrando un momento los ojos para luego levantarse casi fatigada) no Io-, lo que quiero decir es que vamos a ser padres ... (dice posando una mano en el antebrazo del paje para que no vaya de un lado a otro y la entienda, no quiere tener que repetirlo, así que le mira de nuevo a los ojos, para que no haya lugar a más malos entendidos)
<Io-> (se para al ser cogido del brazo por Dhunna y la mira atentamente a los ojos mientras le habla) ... quieres decir, ¿que estás embarazada ... tú? ¿de mi? (entrando en barrena emocional) ¿vamos a ser ... padres? (cayendo en picado emocional) ¿voy a ser ... padre? ¿yo? (cayendo en redondo por desmayo emocional)
<Dhunna> (ni tiempo le da a sostenerle cuando cae redondo al suelo. Ahora es ella la que se queda como bloqueada. Esperaba que se fuese corriendo pero no que se desmayase. Con calma va a la cocina y empapa un trapo de agua fresca, para luego volver, arrodillarse junto a Io-, colocarle la cabeza sobre sus rodillas y aplicar el trapo en la frente el paje. Suspira en silencio esperando a que se despierte)
<Io-> (se recupera después de un momento con los cuidados de Dhunna, aunque quizás no esté recuperado del todo, al abrir los ojos se encuentra a Dhunna sosteniéndole la cabeza y mirándole, le sonríe antes de hablar) ... ¿no te imaginas que sueño he tenido? he soñado que me decías que estabas embarazada ¿¡te imaginas!?
<Dhunna> ¡oh, por favor! (pierde la paciencia y deja caer la cabeza de Io- al suelo antes de levantarse y salir al balcón de la sala de estar. En ese momento se siente agobiada y él no la ayuda nada. Apoya los codos en la barandilla mirando las personas que vienen y van por la plaza.) ojalá fuese un sueño, pero no lo es, y cuanto antes tomes conciencia de ello, mejor (dice desde donde está sin necesidad de alzar la voz sabiendo que la escuchará. Le irrita ver como se lo toma, aunque no sabe el por qué, de algún modo le molesta, así que habla de forma un tanto tajante)
<Io-> ¡aish! (al dar con la cabeza en el suelo, lo que hace que vuelva por  completo a la realidad. Se incorpora pero permanece sentado en el suelo mientras escucha a Dhunna regañarle. Trata de concentrarse en lo que Dhunna le ha dicho, y en las implicaciones de ello, todas las implicaciones. Acaba levantándose y se acerca a Dhunna, pero sin llegar a tocarla y al hablarle hay un matiz extraño en su voz) entiendo ... ¿y quieres tenerlo?
<Dhunna> (le sabe a su lado aunque en un principio no le mira, ni él la toca. Está algo inclinada apoyada en la barandilla. Escucha su pregunta y eso la hace recapacitar. Se pasa un rato pensando, sopesando pros y contras, pero la única respuesta que le vale es que sí, que quiere tenerlo. Así que se separa de la barandilla, incorporándose todo lo alta que es y poder enfrentar a Io-, con seriedad, sabiendo que quizá con su decisión le pierda) sí ... (dice simplemente, pensando que ahora es cuando el paje coge sus cosas y se va. Y en ese caso, ella no podrá detenerle. Así que espera, altiva y casi desafiante a la respuesta de Io-)
<Io-> (está hecho un mar de confusión, “mientras tú creías que Dhunna podía tener problemas de digestión, resulta que estaba embarazada ... ¡embarazada de ti, ya! ... si he dejado de tomar el ginseng, ¿cómo puede ser? ... ¿y qué mas da cómo o por qué, la cuestión es que está embarazada ... ¿de mi? ¿quién dice que de mi? de quien va a ser, ¡gilipuertas! ... no hay nadie más fiel que Dhunna, ¿vas a sospechar de ella sólo porque estás acojonado? si, acojonado. LLevas tiempo teniendo pesadillas, andando preocupado de acá para allá, pero bien que te gustaba disfrutar en la cueva, en el baño, aquella vez en el despacho de Adenae cuando ella no estaba. Todo eso estaba bien, pero ahora no quieres las consecuencias ¿eh? Pues ajo, agua y resina, habértelo pensado antes ... ahora ¿qué vas a hacer? ¿vas a ser un hombre o un niñato?” ... todo esto bulle en la cabeza de Io- mientras mira a Dhunna que le observa, que espera una reacción suya, una respuesta, algo) ... tengo que pensar (se da la vuelta y se dirige a la perta con intención de irse ¿dónde? ¿a qué?)
<Dhunna> (ella sólo le ve mirarla y en un momento dado, después de un rato, él le da la espalda y se marcha diciendo que tiene que pensar. Ella se queda de pie, en el balcón, justo como estaba sin moverse, esperando oír la puerta al cerrarse y dejarla sola. Al fin se mueve y se agarra a la barandilla lo justo para sentarse con las piernas pegadas el pecho, escondiendo la cara entre las rodillas. Se le escapa un sollozo pero se muerde el labio con fuerza para no gritar. Nota que le tiemblan las manos y que su respiración es agitada. Tiene los ojos muy abiertos pese a tener el rostro oculto pero no ve nada pues los tiene empapados en lágrimas. Pero no emite ningún sonido y en lo único que piensa es en que le ha perdido)
<Io-> (sale de la casa y comienza a andar por las calles tratando de serenarse y pensar cabalmente "tú quieres a Dhunna, de eso no hay duda ¿verdad? ... claro, de eso no hay duda ... y ella quiere llevar para alante ese embarazo, eso tienes que respetarlo ... si claro .... vale, crees que no estás preparado para ser padre, no, estás seguro de que no lo estás, pero ¿quién lo está? ... si, ya, nadie .... " andando andando Io- llega a la taberna, se queda un momento dudando, al final decide entrar y va directo a la barra ) un licor de cardo borriquero ... y que sea doble (colocando una moneda sobre el mostrador)
<Dhunna> (en efecto escucha la puerta al cerrarse y luego silencio en la casa. Sigue en el balcón, sentada en el suelo hecha un ovillo. Hundida ahora llevándose las manos a la cabeza, enredando sus dedos en su pelo para luego cerrar las manos en puños y casi tirarse de la melena. De vez en cuando su cuerpo se sacude por un hipo pero sigue en esa postura, queriendo hacerse muy pequeña y a poder ser desaparecer. No sabe donde ha ido Io- pero teme que cuando vuelva, si es que vuelve, sea para marcharse definitivamente)
<Io-> (está en la taberna ... su cabeza sigue bullendo como una cazuela con agua hirviendo ... sostiene la copa de licor de cardo borriquero en la mano ... y así lleva 10, 15, 20 minutos ... finalmente se sorprende a si mismo pensando  "¿qué haces en la taberna? ¿vas a emborracharte otra vez con esa mierda? ya sabes como te fue la última vez. Tu drow, Dhunna, si TU DHUNNA está en casa, sufriendo y tú aquí, en la taberna ¿esa clase de hombre eres?" deja la copa sobre el mostrador, intacta, coge la moneda y la coloca encima ...  empieza a sonreír y sale de la taberna ... primeramente andando pero a poco se encuentra corriendo ... y así llega al pie de casa, sube las escaleras cual manada de elefantes desbocados y entra en casa gritando ) ... ¡Dhunna! ... se dirige a donde la dejó la ultima vez y allí la encuentra, acurrucada, echa un ovillo, tiritando. Se lanza junto a ella y tirándose al suelo junto a ella la abraza, la besa, y comienza a hablar atropelladamente) .... cariño, perdóname, soy un imbécil, que leches, soy el rey de los imbéciles (dándole más besos) ¡vamos a ser padres! ¡¡sii!! (no dándole tiempo a replicar) se que soy un desastre, pero me esforzaré, me voy a esforzar mucho. Tendremos una niña, si una niña ... y será clavadita a la madre ¿recuerdas cuando discutimos por eso mismo? jajaja  (ríe de forma entre histérica y de pura felicidad) tendrá el pelo blanco, como tú ... y será fuerte, como tú ... y tendrá los ojos marrones y pestañas largas, muy largas .... y la llamaremos IoAna ... ¿podrás perdonarme? ...  ¿te imaginas una linda nenita corriendo por aquí? (poco a poco su voz se va apagando y comienza a llorar dándose cuenta de que por la estúpida reacción que ha tenido, por no saber afrontar las cosas como un hombre ha podido estropear para siempre su relación con Dhunna)
<Dhunna> (no sabe cuanto rato lleva ahí, con las manos enredadas en su pelo cuando de pronto escucha de nuevo la puerta. Pero Io- no le da tiempo a pensar más allá, pues escucha sus voces al llamarla y solo puede alzar el rostro surcado en lágrimas cuando el paje ya está de rodillas junto a ella abrazándola y besándola como si no hubiese mañana. Le escucha, a trompicones pero le escucha, y lo más importante, le entiende y eso hace que empiece a sentir  tanto alivio que empieza a sonreír, y luego a reír, pero también llora, todo a la vez acabando por aferrarse a la camisola del paje del mismo modo que se cogía del pelo, con fuerza, liberándose de algún modo y dejándose llevar por los sentimientos.) claro que te perdono (dice cuando Io- al fin le deja hablar y aprieta al paje contra ella cuando le nota venirse abajo e intenta consolarle, reconfortarle aunque ella está igual) creí que no volverías ... (susurra hundiendo el rostro en el hueco entre el cuello y el hombro de Io- sin soltarle lo más mínimo) lo haremos bien, ya lo verás ... (para no volver a caer en el amargo momento de hacia unos instantes. A saber si será niño o niña, o que nombre le pondrán pero no discute con él, no ahora, ahora se necesitan el uno al otro para sosegarse y realmente hacerse a la idea de la que se les viene encima)

Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Dom Jul 14, 2013 11:19 am

(Versión Extendida. Capítulo Extra : Tomas Falsas)

<Glaurung^> Necesitamos una taberna nueva y alguien que la gestione
<Dhunna> no me verás a mi gestionando la taberna para eso ya está superkaikan,  creo
<Shanae_> ¡ey! yo se de alguien que puede gestionar taberna
<Dhunna> Shanae_ díselo a Glaurung^
<Shanae_> Glaurung^ ... se de quien puede gestionar la taberna … (se queda esperando que le responda Glaurung^)
<Dhunna> espera, que dragón cae del guindo
<Glaurung^> Shanae_ dime dime
<Shanae_> jajajajjaa ¡ah ya! una tal Sayumi, también conocida como Vatessa (así no me regaña por no destruir la antigua taberna)
<Glaurung^> A ver, habéis dicho que Shanae_ se ocupa de la nueva taberna,  ¿no?
<Shanae_> (cara de sorpresa) ¡¡no!! que yo me cargue la ultima
<Glaurung^> Pero taberna, no salón cursi de té … Por eso mismo Shanea_
<Shanae_> hablo de Sayumi, tambien conocida como Vatessa
<Dhunna> que Shanae_ no es Dayanna xD
<Glaurung^> Servicios a la comunidad Sanea_ … Shhhhhh a esa ni la nombres que es como Bitelchus y asoma (en referencia a Dayanna)
<Dhunna> jajajaja ¿si dices frente al espejo su nombre tres veces aparece como Candyman?
<Shanae_> ¡¡si yo cocino como el cul ... como los angeles!! ¿¿cómo voy a llevar una taberna?? … enveneno a la clientela
<Glaurung^> Pues ya está, dedicaremos una partida de fondos para la construcción de la nueva taberna que será regentada por Shanae_
<Shanae_> ¡¡que nooooooooooooooooo!! si no tengo ni tiempo
<Glaurung^> Haberte callado, eso te pasa por hablar. ¿Votaciones a favor?
<Shanae_> va a ser la taberna más cerrada de Camelot ... llamarla la Almeja Obstracia
<Dhunna> (alza la mano dando saltitos) ¡¡sisisisisi!!
<Glaurung^> Tranquila Shanae_ Dhunna te ayudará cuando tu no estés.  Seréis socias
<Shanae_> (mirada torcida) ella no vale, es negra
<Dhunna> (mirada de sorpresa) eso soy negra, uy, me llaman por ... ahí ¡taluego! (sale huyendo)
<Glaurung^> Por eso mismo, que no se diga que somos racistas con los drows
<Shanae_> no hay votos, no hay mayoría ... esto no es legal ¡¡no tengo título¡¡
<Glaurung^> Que siempre estáis igual, con que nadie os quiere y se os aparta
<Dhunna> Glaurung^, a mi si me quieren
<Shanae_> pero si estaba superkaikan y alvaro en otra taberna, si esto parece Came-Vegas ... de tantas que hay
<Glaurung^> Nada. Taberna, comida rápida y hostal
<Dhunna> estoy muy ocupada
<Shanae_> bueno, muertos en u día
<Glaurung^> Y como sigáis hablando os pongo un servicio de lava-carros
<Shanae_> ¡¡prefiero lava-carros!! no se me mueren
<Glaurung^> Que no se mueren, que cocine Io- que tiene mano para eso, y para atener las mesas Joey que se le ve mucho nervio
<Dhunna> claro, sale de las porquerizas para meterse a cocinar
<Shanae_> ... (pone puchero, ella quería lavar carros con la camiseta blanca) pe ... pe ... pero ...
<Glaurung^> Dhunna, si quiere una casa y poder casarse y tener hijos, tiene que pluriemplearse, así es la vida. Así que a currar todos, que donde hay amor hay ... lo que sea
<Dhunna> pero pero pero ...
<Glaurung^> Haber nacido reptil
<Shanae_> ... (se pilla las vacaciones la primera en la plantilla )
<Glaurung^> Ya estamos escaqueándonos y aún no hemos inaugurado. Mas vale que os espabiléis o tendré que poneros un gerente
<Shanae_> (cara de sorpresa) mira que me quejo a la Comisiones Obreras Camelotienses, la COC. Un día libre a la semana, fiestas se chapa y si no se paga extra,  vacaciones rotativas y dos pagas extras, una en verano y otra en invierno. Si no hay nada de esas condiciones ... ¡¡trabaja tu abuela!!
<Clyven> No tenemos de eso, aquí no trabaja ni el tato. Esto es Camelo-Marina  Dor, vacaciones todo el año.
<Glaurung^> Ya estoy haciendo mis gestiones para fichar a alguien que os meta en vereda
<Clyven> ¿Tú crees que va a funcionar, Glaurung^?
<Glaurung^> Clyven oh si, la taberna estará en dos días operativa
<Joey> Conmigo de camarera ni de coña.
<Dhunna> además ésta drow en unos meses estará de baja y veremos si vuelve jajajaja
<Glaurung^> ¿Dhunna eso por qué?
<Dhunna> de baja por maternidad ...
<Glaurung^> Baja dice la tía
<Joey> Dhunna, te quiere esclavizar, yo no digo ná.
<Dhunna> claro, como soy negra ...
<Glaurung^> De eso nada, unas horillas de descanso y a currar y al bebe lo colgamos de una ventana que con el aire se balancea y se duerme
<Dhunna> como en las plantaciones algodoneras, ahí con el bombo y venga currar
<Glaurung^> Además, que yo salí del huevo y en dos días estaba ya matando gente, así que el crío hará lo mismo
<Joey> Lo ponemos bajo el sobaco de Glaurung^ y se queda frito.
<Dhunna> pobrecito mío, no le quieras tanto mal Joel. En fin, que no habrá taberna nueva, fin (se va, se aleja y se desentiende del asunto)
<Glaurung^> Elegid el nombre de la taberna. Dhunna no te escapes, no; que estáis todas en la lista
<Clyven> ¿¿Otra taberna?? Con la cantidad de tabernas que hay en el Reino, está claro que somos una panda de borrados.
<Dhunna> (silba, no va con ella)
<Glaurung^> Si, una que esté abierta de vez en cuando. Que aquí viene la gente y nunca hay nada, perdemos turismo
<Dhunna> ~Clyven~ explicaselo a Glaurung^
<Deanmaine> tu el primero Clyven
<Lucina> Dhunna, es divertido, yo te ayudo a cuidar el crío, que ya tengo experiencia con el de Judal y Cammy
<Clyven> Pero yo lo reconozco, Deanmaine
<Glaurung^> Veis, ya estamos hermanando gente
<Dhunna> ~Lucina~ ¡¡no pongas facilidades leñe!!
<Deanmaine> asi me gusta, Clyven
<Glaurung^> Muy bien Lucina, tú te ocupas de los enjendr ... bebes
<Lucina> Sí, así voy acostumbrando a Kazutake jajajaja
<Clyven> Yo quiero ser el segurata y tener las copas gratis.
<Dhunna> (mira muy malamente a Glaurung^)
<Glaurung^> Dhunna pequeño, gritón , negro y con orejas ... eso es un murciélago. Que lo querremos igual, más feo es Clyven y ahí está
<Clyven> Y encima de feo soy borde y maleducado. Lo tengo todo.
<Dhunna> desde luego que aquí el crío no se va a aburrir
<Glaurung^> Si, de segurata pintará genial. Veis que rápido hemos creado empleo
<Clyven> Pero las noches de luna nueva me las tomo libres.
<Glaurung^> Si a veces hecho de menos que esto no sea una democracia para que me podais votar
<Lucina> Dhunna no te preocupes, yo le enseñaré a usar la espada
<Glaurung^> Y yo los dientes. Bueno pues ya está, cuando vuelva Sanea_ os doy un pico y una pala
<Dhunna> espera sentado ... (murmura de morros)
<Deanmaine> [Dhunna] mejor de pie, que jode más
<Glaurung^> Tengo un plan infalible
<Dhunna> si si ya, un plan ...
<Glaurung^> Si como Hannibal el del equipo A
<Dhunna> a él los planes le salían bien, veremos a ti ...
<Glaurung^> A mi mejor, que soy más malvado
<Glaurung^> Estoy por hacer una playa de esas de mentira en el lago
<Dhunna> claaaro claaro Glaurung^
<Deanmaine> no es cosa de malvadez o no malvadez (copyright by me) es cuestión de planearlo todo al mínimo detalle
<Glaurung^> ¿Qué pasa? hay mucho suelo urbanizable
<Dhunna> déjate de playas en el lago que a Io- le quitas el sustento de sus nenúfares
<Glaurung^> Tranquila que con tu sueldo se compensa
<Dhunna> que cabrón ...
<Glaurung^> (se ríe cual perro Pulgoso)
<Clyven> Glaurung^, no puedes usar el lago (susurra entre dientes) acuérdate del negocio de alquiler de terrenos picaderiles. Con lo que nos ha costado levantarlo, no vayas a echarlo a perder con especulación urbanística.
<Glaurung^> Ummmmm (se rasca la barbilla con la zarpa) es verdad, además ya no podría ir a mearme en el lago por las noches.
<Clyven> Claro. Menos mal que estoy yo aquí para recordarte esas cosas.
<Glaurung^> Bueno de momento haremos la taberna y después ya construiremos alrededor
<Dhunna> .... ¿en serio? ... ¿en serio?
<Glaurung^> Claro que enserio. Podemos llamar a los Goblins de Jareth que esos cobran poco, saldrá un poco torcida pero servirá.
<Dhunna> ¿Jareth? … o sea ... ehem ...
<Glaurung^> He dicho a los Goblins no a él, ¿tú le has visto hacer algo que no sea mirarse en el espejo?
<Dhunna> no, desde luego, ¿ves? ¡si es pisar este Reino y nos volvemos todos vagos! Sí, saldrá torcida
<Glaurung^> Si, Clyven ese será el capataz, y el gerente pronto estará con látigo en mano
<Clyven> A bueno le vas a dar tu algo
<Glaurung^> Diremos que es modernista, un avance al próximo siglo XII. Eso con un látigo se arregla pronto
<Deanmaine> ¿me he muerto otra vez?
<Joey> Sí, Deanmaine, éste es el cielo.
<Deanmaine> porras, creo que prefiero el infierno
<Dhunna> joe el dragón éste, no habla pero cuando se decide y la lía parda el muy ... dragón
<Deanmaine> jajaja yo no digo nada por que igual somos primos y todo.
<Glaurung^> Ya estamos. Cuando no hablo, es que Glau nunca está, ni participa, ni se entera de nada. Y cuando estoy renegáis igual. Me vais a crear un trauma ... o dos.
<Joey> ~Dhunna~ ahora te intenta dejar mal.
<Dhunna> O tres ... a poder ser cuatro. Joey seguro que lo consigue, pero después de llamar murciélago a mi hijo no se que más podría decir ...
<Dhunna> es que nunca dices nada y cuando dices sube el pan, ¡¡joio!!
<Glaurung^> Encima que te digo algo bonito. Podrías llamarlo Batman. Soy un incomprendido. Luego se pregunta la gente que porque somos malos y quemamos cosas , nos comemos a la gente ...
<Dhunna> ~Glaurung^~ es triste, me he chivado y ¡¡resulta que le parecería bien currar de cocinero!!
<Glaurung^> Es para llenar el vacío interior que me provocáis por la falta de amor hacia mis escamas. Y además os presto a Valeria que es mi fantasma personal, para que anime el lugar, que las casas encantadas venden mucho
<Valeria> No me presto, Glaurung^, soy un fantasma libre.
<Glaurung^> Veis, a ver si se os pega algo de Io- el sí tiene visión de emprendedor. Valeria hay que volver a abrir la taberna y todos tenemos que echar una mano, como tu no tienes mano pues que sea ectoplasma
<Dhunna> Glaurung^ ¡pero dice que yo ni de coña! muahahahaha
<Glaurung^> No claro que no, tu en la cocina ni de coña, Cocina Drow puagh
<Dhunna> Ni en la cocina ni fuera
<Glaurung^> Dhunna no me seas mujer florero negro con orejas que eso tiene que ser muy feo
<Dhunna> miraaa miraaa que te voy a dar y no van a ser flores ¿eh?
<Glaurung^> Volveré con mi idea y me saldré con la mía u os prenderé fuego.
<Dhunna> (ve llegar a Io- y se tira en plancha sobre él, es la bienvenida a sus seres queridos)
<Shanae_> mientras tanto seguiré aprendiendo mirando la final de Camelo-Master Chef ... hoy toca aprender platillos nuevos
<Io-> (acoge a Dhunna entre sus brazos ... sin tener que preocuparse de no tocar nada indebido con sus manazas)
<Dhunna> pero si no aprenderás nada nena, te saldrá todo igual y seguirás intentando secar la ropa con el horno del pan
<Shanae_> que poca fe (se tira en plancha encima de Io- y Dhunna para quitarse las penas de su mala cocina)
<Dhunna> (se queda colgada de Io- en plan koala) ¿en ti y la cocina Shanae_? Ninguna. ¡¡oh Dios!! (se agarra fuerte a Io-)
<Io-> uy ... pues yo de Camelo-CHicote quiero probar a hacer el pimiento relleno de morcilla
<Shanae_> ¡¡buah!! el Camelo-CHicote a mi lado un mero lavaplatos ¡¡chs!!  Vamos ese no acaba el programa a mi lao
<Dhunna> huye despavorido xD
<Shanae_> con sus horrendas batillas de colorines quemados
<Io-> si bueno ... si ve mi despensa igual también sale corriendo ... pero detrás mía con un mazo a pegarme
<Glaurung^> Veis, la taberna ya esta en marcha, lo estáis deseando
<Dhunna> es como el payaso de bicolor. Mierda ... (señala a Glaurung^ aún colgada de Io-) ¿ves ves? ¡¡quiere hacerme trabajar en la taberna!!
<Shanae_> ¡¡lo estrenare con un ceviche de caniche!!
<Io-> ¡¡eh tú!! ... ¡¡lagartija!! ... ¿qué has dicho tú qué va a ser mi preciosa niña? .... ¡eh! ¡eh! dímelo a la cara
<Glaurung^> Francamente me parece fatal Dhunna, que Shanae_ regente la taberna y tú tan amiga suya que eres, no la ayudes. Que decepción.
<Shanae_> oye cuidado con qué le dices al lagarto ... que tamos los 3 en la misma zona ... No si regentar la regentaré pero tomando cañas
<Dhunna> pero la llamó murciélago cielo (murmura a Io- por lo bajini) yo iré a consumir Glaurung^ joooooo
<Glaurung^> Yo solo dije que un bebe pequeño, negro y orejón es un murcielago.
<Io-> también es verdura ... (separándose de Dhunna y Shanae_ por si hay consecuencias desagradables por sus palabras)
<Glaurung^> Io- déjala que trabaje que todo el día en casa puede ser un horror, hazme caso hombre.
<Dhunna> (ve como Io- se aleja de ella sin entender el por qué)
<Shanae_> y también un conguito, pero yo no lo dije. Seré la tía de un conguito
<Glaurung^> Conguito orejón. Además es un negro azulado, es conguito zombie.
<Dhunna> (se le hincha la vena a lo Patiño)
<Shanae_> un conguito azulado es un emanems de esos
<Glaurung^> ¡¡Eso es la energía que le sobra porque no trabaja!!
<Io-> ¡¡sabeii lo que sus digo!! ... ¡¡que estáis celosos!! ... los dos ... ni murciélago ni conguito .... mi niña va a ser preciosa desde que nazca ... porque será clavadita a la madre ... ale ... que sus den ... (volviéndose con Dhunna y abrazándola) ... tu no les hagas caso cariño
<Shanae_> ¿y por qué no abres un Camelo_Zara? ¿o un taller de costura? no se
<Dhunna> (estaba en un rincón haciendo circulitos en el suelo) que rico es ... (le da un besico en la mejilla a Io-)
<Glaurung^> Que poco espiritu
<Shanae_> ¡ehhhh Io-! que yo le llamo conguito con cariño, aunque si es niña te va a dar igual, os la raptaré en campamentos de verano para ir al poblado, la puedo hacer una mujer de bien y enseñarla a cocinar como Lucina
<Io-> (se acuerda de lo que dijo ChinoLadinoAmoloso de Shanae_) ... ¿para qué querrá tantas caderas y esas pedazos de .... ejem .... ni sabe cocinar ni sabe coser ... mejor que no tenga nini@s
<Shanae_> <Dhunna> Shanae_ déjalo, mujer de bien será y que cocine como su padre que es el que sabe jejejeje (mira a Io- alzando una ceja) perdona ... ¿qué?  (mosqueo en ciernes)
<Shanae_> (nota mental "matar a Io- disimuladamente en cuanto Dhunna de a luz, que parezca un accidente " se cruza de brazos mirando a Io- muy muy muy mal)
<Io-> hummm ... bueno ... si dice que llevará a la niña de campamentos de verano ... hummm ... eso es importante .... retiro lo dicho, perdona ... me ofusqué con lo de conguito
<Dhunna> no, si eso no me importa, sino lo que has dicho después ... ¡paje! (con soniquete de mosqueo aumentando) no me importa lo dicho, pero la niña no irá de campamentos con Shanae, está claro ...
<Io-> pos ya no se a lo que te refieres Dhunna ... yo lo de las caderas y las ... ejem ... lo decía por tu amiga
<Shanae_> ¡¡y más sabiendo que yo no puedo tener churumbeles!! (se cruza de brazos al ladito de Dhunna)
<Dhunna> ¿¿y qué haces tu mirando las caderas y las ejem de Shanae_?? ¡¡¿eh? ¿eh? ¿eh?!! (dándole golpecitos en el pecho con el dedo índice y la otra mano en la cadera)
<Shanae_> ah, ¿que tu hablabas de otra cosa Dhunna? ¿cómo que no? ¿qué  tiene de malo ser salvaje uno poquito?
<Io-> yo no le miro nada a Shanae_ ... fue ChinoLadinoAmoloso, y yo creo que va bien que la pequeña aprenda a defenderse y esas cosas de las mejores ... y las dos mejores en eso ... sois tú y tú amiga
<Dhunna> ¡¡ya claro!! ¡¡ahora la culpa es del chino que ni siquiera está aquí!! muy bonito ¿¿eh?? ¡¡muy bonito!! como la negra se pondrá como una vaca pos a mirar a otros lados ¿¿no??
<Shanae_> (cara de confusión) será el agujero neeegroooo
<Io-> (cara de incredulidad)
<Dhunna> ¡pues muy bien! ¡¡que se vaya la niña de campamentos a matar hombres cada luna llena!!
<Shanae_> sí, y a desmembrarlos
<Io-> cariño ... (procurando apaciguar a la fiera) ... ¿tu sabes lo bien valorado que están los filetones de vaca?
<Dhunna> (mirada asesina a Io-, furiosa es poco con los ojos muy abiertos)  mira ... mira ¿¿eh?? ¡¡que hoy duermes en el balcón, paje!! que estoy muy loca ¿eh? ¡¡muy loca!!
<Io-> que nooo cariño ... que no me has entendido ... bueno ... que no me he explicado bien quiero decir ... (con sudores fríos porque no sabe por donde tirar) ... que tú para mi eres la única, yo no me fijo en ninguna ubre más que las tuyas
<Shanae_> (como si la cosa no fuese con ella y una puntilla más, qué mas daba) y si nace chica, ¡¡la podemos llamar Ébano!!
<Dhunna> ¡¡ah!! que ahora soy yo la que te entiendo mal, ¡¿no?! (ya no escucha casi nada más de lo que dice después) ¡¡y yo no tengo ubres!! ¿¿qué pasa?? ¿¿me tomas por una vaca?? (malditas hormonas, la hacen olvidar lo que dice)
<Io-> se llamará IoAna Shanae_ ... tendrá el pelo blanco, los ojos marrones y las pestañas largas ... y la piel, será ... hummm ... que Dhunna diga como será
<Dhunna> ¡¡tú!! (señala a Shanae_) ¿¿y si es niño Ñordo, no?? ja ja ja ¡que graciosos todos! se llamará como me salga a mi del trijuelo, ¿¿entiendes paje?? (no puede mirar a los dos a la vez joe, ¿por qué no se ponen uno al lado del otro?)
<Shanae_> ¿Ñordo? ... (hasta lo piensa imaginándoselo y le sale una risilla ) no , ¡¡cuervo!!
<Skorpius> Me parece Sr Io-, que ésta noche no en el balcón, sino tendido con pinzas cual trapo mojado
<Io-> me da Skorpius ... que más me vale que me vaya acostumbrando ... veremos cuando llegue a la fase de antojos
<Skorpius> jajajaja Io- ni pensarlo.
<Dhunna> ju ... (hace un puchero y se va a un rincón a hacer circulitos en el suelo, agachada, ahora sí, sin interrupciones)
<Io-> de lo que estoy seguro ... es que no me pedirá trufas .... ¡segurísimo!
<Shanae_> (ladea la cabeza observando a esos dos con una media sonrisa en la cara, lo mismo a Dhunna le sienta mal, pero ella lo dice con cariño) aunque lo del campamento siendo niña no lo niego ¿eh? ... está claro que más light cuando ella viniese y por su puesto su madre es bien recibida
<Io-> (espera un poquito que Dhunna respire y se tranquilice ... luego se acerca a ella) ... ¿cariño? ... ¿hay alguien ahí?
<Dhunna> desde luego no te lo pondré tan fácil Io- (dice con voz de ultratumba mirándole por encima del hombro con ojos brillantes como los gatos de noche) quizás me apunte al cursillo acelerado de matar pajes, Shanae_ (y sigue mirando a Io- malamente de la muerte)
<Io-> (se sienta sin atreverse a tocar aún a Dhunna) ... no me importa ... tú  vas a sufrir más que yo y no podré hacer nada por evitártelo
<Dhunna> ¡¡Gracias Io-!! ¡eres el mejor dando ánimos! ¿te lo habían dicho? (se levanta y mira al paje aunque no tan malamente, está algo más tranquila, por ahora al menos)
<Shanae_> lo de los campamentos de verano es opcional pero (se disfraza de animadora infantil ) tenemos aire limpio, río de agua fresca con tirolina, tiendas de campaña y veladas a la luz de la luna con fogata, aprenden tiro con arco y ejercicio físico
<Dhunna> pero no cantan cumbayas ¿verdad Shanae_? no me imagino a mi hijo en plan Came-Boy Scout
<Shanae_> sí, también se canta y se baila, somos muy dada a eso ... ( omite las clases de seducción a los hombres y como matarlos, los duelos entre ellas mismas y la prueba de sobrevivir sola en el bosque sin ningún arma)
<Dhunna> omite omite que yo ya lo se amazona ...
<Io-> (medita si no necesitará de algún guardaespaldas)
<Kathleen> Io-, vaya usted afinando día a día, eso de ser futuro padre, le hace ser más ... certero
<Io-> será eso ... o quizás que veo a las moiras rondarme
<Kathleen> Io-, ¿no me digas usted que las parcas están juguetonas con sus hilos?
<Io-> (mira a Dhunna antes de responder) ... no se, no se
<Dhunna> uhm ... (mira de reojo a Io- y ... se va a la taberna más cercana) Shanae_, eso último lo llevará en los genes
<Shanae_> jope, si más segura que allí no va a estar
<Io-> ah no ... eso si que no ... (corriendo detrás de Dhunna y agarrándola se resista o no) ... tú estás embarazada de mi niña ... y mientras la tengas dentro de ti, se acabó el alcohol, el tabaco, los hongos, ¡¡y lo que sea menester!!
<Shanae_> que sepas Dhunna que ... es ilógico que intentes no desarrollar la parte salvaje de tus hijos ... cuando sabes que tú lo llevas en las venas
<Dhunna> ¡¡eh!!! (se resiste sin demasiadas fuerzas después del berrinche) ¿y si es un niño, qué? ¿eh? ¿entonces si podré beber? jooo solo una copita de vino. Shanae_, no vivirá lo que ha vivido su madre ... no lo permitiré
<Io-> aunque sea un niño, pero va a ser una niña ... no ... si quieres mosto
<Dhunna> argh ... (se queda quieta aún agarrada por Io- con la cabeza caída hacia adelante) si es un niño te vas a decepcionar ... (murmura)
<Io-> si es un niño ... (hablándole con dulzura) será nuestro niño, pero va a ser niña (sonriente)
<Shanae_> si es un niño también me lo dais, si no lo queréis, le amputo las cositas y le hago amazona también, nadie lo notara.
<Lucina> Os saldrán mellizos, niño y niña porque tengo boca cabra.
<Io-> (mirada de furia retenida con dificultad) ¡¡a ver si les hago comer hierva!! (dirigiendose a Lucina y Shanea_)
<Dhunna> eso no puedes saberlo Io- ... (sin moverse de como está) Shanae_,  ¡¡que bruta!! mi niño jooooo. Lucina y yo se de uno al que le da un siroco si fuesen gemelos
<Io-> (transforma el agarrón en un abrazo cariñoso) ... no, no puedo saberlo, pero lo se (sonriente)
<Lucina> Qué va, Dhunna, yo os los cuido y les hago la comida, crecerán sanos.
<Dhunna> ... mejor no (replicando a Lucina)
<Shanae_> ¡¡juas!! entre la comida de Lucina y los campamentos Amazona telita
<Dhunna> ains ... (acaba poniendo sus manos sobre las de Io- mientras la abraza) lo que tú digas ...
<Lucina> Dhunna ¿Qué es esa falta de confianza?
<Dhunna> es que tu maestra es Shanae_, lo siento Lucina
<Lucina> Dhunna lloro, que lo sepas.
<Dhunna> es que joooooo Lucina si no es por ti, es que Io- ya le hará las papillitas y esas cosas
<Shanae_> (tiene una idea y se va a la tienda Came-Gotica, cuando vuelve viene con un conjunto de dos piezas de Amazona medida bebita) mi primer regalo, va con el latigo a juego
<Io-> (da un beso en la frente a Dhunna) ... no hagas caso de ésta gente ... es envidia que tienen ... bueno, menos Shanae_, ella es tu amiga, solo que es ... bueno ... es Shanae_, tiene su forma de entender el mundo
<Lucina> ¡Ehhh! Yo sólo quiero aprender para cuando me toque
<Dhunna> (no puede menos que echarse a reír asintiendo) no sabes la razón que tienes (del cabréo a la alegría en cero coma, en fin que acaba rodeando el cuello de Io- abrazándole)
<Kathleen> (cara de sorpresa e incredulidad) Io-... ¿no estarás viviendo en pecado?
<Shanae_> Lucina ¿¡cómo te van a preñar si no enseñas ni las pestañas!?
<Io-> Kathleen, a los ojos de Tutatis, lo único que hace falta es que nos queramos y cuidemos recíprocamente ... y eso, se cumple ... para muestra un botón ... (colocando la mano sobre el vientre de Dhunna y acariciándolo con una sonrisa tonta a la par que triunfal)
<Kathleen> jajajaj Io- brindo por eso
<Io-> pues brinde con el vino que ella no podrá tomar durante un tiempo Kathleen
<Lucina> Shanae_ algún día ... cuando yo sea toda una mujer
<Dhunna> (mucha gente hablando y algo perdida se ha quedado pero sonríe del mismo modo cuando Io- le acaricia la tripa, aún plana)
<Lucina> ¡¡Y le he enseñado un tobillo!!
<Shanae_> ¿un tobillo? Lucina sube al menos hasta la rodilla hija, así no te casamos nunca
<Lucina> Shanae_, no querrá casarse conmigo si voy de fulanilla desde el principio
<Shanae_> rodilla ¿¿fulanilla??
<Lucina> Sí, rodilla fulanilla
<Shanae_> (se mira lo escueta de sus ropas y el escote pronunciado) entonces ¿ ... ?
<Glaurung^> (piensa que en dos días Dhunna será una mandinguilla)
<Dhunna> ))
<Kathleen> (le cuchichea a Dhunna) ... Te ha dicho que serás una mandona ... (Si mandonguilla es albóndiga)
<Dhunna> bah, que diga lo que quiera Kathleen, no me importa lo que piense el dragón (toda chula) Io- no me lo recuerdes ... (murmura a lo del vino que no le dejará catar hasta tener el bebé)
<Kathleen> jajajajaja di que si Dhunna
<ladyamal> mejor ... cerveza ... sí
<Dhunna> ¡oh! Cerveza ... ¿puedo cerveza? ¿eh? ¿puedo Io-? guapo, precioso y cariñoso paje
<Io-> si Dhunna ... los germanos tienen una cerveza negra y dulce sin alcohol ... esa si puedes
<Dhunna> uhm ... sin alcohol ... en fin, creo que me quedaré con el mosto ...  (apoyando la frente en el pecho de Io- aparentando abatimiento)
<Glaurung^> ladyamal ¿qué hacemos con los ladrones? ¿les cortamos la mano o los metemos en la picota?
<ladyamal> ummm mejor en la picota ...
<Dhunna> Shanae_ vale, pues si no quieres ser su tía postiza, pues vale (se va con Io- haciendo pucheros)
<Shanae_> jaja Dhunna si que quiero joía, será mi primera sobrina ... ¡¡Dios del Ébano!!
<Lucina> Dhunna ¿A ella le dejas cuidarle y a mí no?
<Dhunna> no no, la dejo ser su tía postiza, que no es lo mismo Lucina, tú también serás su tía postiza, ¡¡anda que no tendrá ti@s!!
<Lucina> (Se conforma)
<Io-> (se pierde en sus pensamientos un momento y Adenae insinua que está entretenido en los matojos)
<Dhunna> ¿los matojos? ¿quá matojos? (mirada de enfado) paje, que la tenemos de nuevo ¿eh? (y empieza otra vez)
<Io-> nada cielo ... nada ... ¿acaso no estoy yo aquí contigo?
<Glaurung^> Lastima que Dhunna no tenga ya al Batman , tendríamos pañales sucios
<Dhunna> ~Io-~ no se yo ...
<Io-> (sopesa la idea de introducirle hojas de nenúfar con pulgones a Glaurung^ por las fosas nasales)
<Glaurung^> se siente observado por Io-, como es un egocéntrico piensa que es una mirada de admiración
<Adenae> (le da un pequeñito codazo a Dhunna y le susurra) creo que le he visto mirando las bus bus de ladyamal de refilón
<Dhunna> ah bueno, a ladyamal puede, es que las tiene que hasta yo las miro <Adenae> (encogiéndose de hombros divertida)
<ladyamal> ¿ein? jajajjajaja
<Adenae> (cara de sorpresa) pero bueno, ¿qué pasa que las bus bus de ladyamal son monumento histórico?
<Dhunna> ladyamal señola de glandes bubus, medio-cuerpo-perfecto
<Io-> creo que me confunde usted con ChinoLadinoAmoloso Adenae ... y le aseguro que yo no tengo cara de estreñido ... bueno, salvo cuando tomo poca verdura
<Dhunna> pues, casi casi (respondiendo a Adenae)
<ladyamal> hombre ... tanto como históricos ...
<Adenae> ladyamal ya te vale, cada día me ocultas más cosas, primero lo de la boda y ahora esto. Ains
<ladyamal> ¿ocultar? Adenae, aunque quiera ocultar el escote ... me da que ... jajaja ¡¡que no son un monumento!!
<Dhunna> joe, ¡¡eso no puede ocultarlo en la vida!! por cierto Io-, ésta noche toca verduras a la plancha para cenar (le sonríe tomándole del brazo) así que cuando quieras ir para casa me lo dices
<Lucina> ¡Dhunna quieres matarlo de hambre!
<Adenae> ya ya, eso dices tú, y hasta las tías lo miran
<Io-> pues por mi ya ... mi querida, añorada y deseada Dhunna ... ahora y dentro de 6 meses ... que el barrio hoy esta lleno de ... "gente"
<Dhunna> Lucina no, hay que llevar una dieta equilibrada. Hay días para todo
<ladyamal> ¿qué culpita tengo yo ... ?
<Dhunna> (asiente a Io- y sin soltarle empieza a caminar hacia su casa sintiéndose bien, al menos por ahora, se le ha pasado el cabreo tonto hasta próximo aviso)
<Io-> (se alegra de alejar a Dhunna de tanta gentuza ... está deseando llegar a casita y poder descansar)
<Adenae> (adivina el pensamiento de Io- y le da un callejón) ¿cómo que gentuza? a que te quito la chabola. ¿Y os quedáis tan tranquilos cuando os dice gentuza? ains
<Io-> ha sido el stress Adenae ... es que llevan toda la tarde chinchando a mi Dhunna ... y diciendo que nuestra nenita va a ser un murciélago
<Adenae> (cara de sorpresa) ¿un murciélago? hijo haber dicho un Gremlim,  que mola más
<Io-> (cara de indignación y furia contenida)
<Dhunna> ... joder, que bien ...
<Adenae> coñe que cuando le das agua te sale más descendencia sin parir
<Io-> mire usted Adenae ... que rompemos el trato ¡¡eh!!
<Adenae> ¿encima que le evito un parto doloroso a Dhunna? ains que no me entendéis. Io-, Dhunna no os enfadéis, sólo era una pequeña broma, vuestra nena o nene será precioso, ya quisiera yo tener uno
<Io-> bueno Adenae ... por ésta vez pase ... pero que conste ... será nena, será guapa como la madre ... de pelo blanco, ojos grandes y marrones como el padre, pestañas largas y piel suave y bronceada ... y la llamaremos IoAna (probablemente)
<Dhunna> eso aun está por ver...
<Adenae> ¿y si te sale un nene Io-?
<Io-> (mirada de irritación exasperado) grrrrr .... si sale nene, será nuestro nene ... pero va a salir nena ... grrrrrr
<Adenae> pos joete que va a salir nene, ale, tanta nena tanta nena
<Io-> se joe usted ... solterona
<Adenae> (mirada de ultrajada) Io- no te pases que no te ajunto
<Kathleen> Io-, con todo dolor te digo, que solo Dhunna puede decidirlo, ella tiene soldaditos y soldaditas. Tu solo Soldaditos
<Io-> grrrrr ... ¡¡usted también Kathleen!! ... ¿¿usted también??
<Adenae> (mira a Io- con ojos de mala leche) ¡me ha dicho solterona!
<Io-> (permanece altivo ante Adenae) ... nuestra vida es cosa nuestra ... nuestro bebe es cosa nuestra ... y sea neno o nena ... será nuestro .... y será NE-NA
<Dhunna> (pone los ojos en blanco y suspira) eso es un paje empecinado ...
<Adenae> vale Io-, pero eso no te da derecho a decirme solterona, no sabes los motivos por los cual no tengo pareja, y ni siquiera sabe usted si estoy casada o viuda o a saber (empiezan a nublarse los ojos con lagrimas)
<Io-> (empieza a desinflarse ... es consciente de que cuando se lanza no mide lo que dice ... y puede ser muy pero que muy borrico)
<Dhunna> ea ya está (viendo que Adenae está a pique de un repique de echarse a llorar, pone una mano en el brazo de Io- ) venga cielo, pídele disculpas y ya está...(le sonríe amable)
<Adenae> (saca un pañuelo del bolsillo y se seca las lagrimas que corren por su mejilla, mira a Io- y a Dhunna) no hace falta que me pida disculpas, espero que todo les vaya bien y que el niño o la niña salga perfecto, que pasen buena noche (sin mas da media vuelta y entra en la tienda poniendo el cartel de cerrado tras de si)
<Io-> (escucha a Dhunna y sabe que ella es más juiciosa que él, salvo en momentos como antes ... va tras de Adenae siguiéndola hasta la tienda) lo siento Lady Adenae, tiene usted razón, me disculpo de mis palabras ... no puedo exigir respeto a nuestra privacidad y acto seguido inmiscuirme en su privacidad)
<Dhunna> (deja que sea Io- el que entre en la tienda, es cosa de ellos, así que se va a casa esperándole allí. Se cambia de ropa y empieza a preparar la cena, esas verduritas a la plancha que tenia pensado hacer)
<Adenae> (escucha como Io- entra y en la tienda y se sobresalta un poco, da media vuelta y con una foto en la mano se la enseña a Io-) éste era mi esposo y mi hija ... unos salvajes nos cogieron, me ... me violaron ... me torturaron ...  y los mataron ... (llora con rabia y aprieta los puños)
<Io-> no tiene que darme explicaciones Lady Adenae ... ya le dije ... no puedo exigir para mi lo que no doy a los demás .... y lo siento mucho .... ahora si me disculpa ... tengo que volver con Dhunna ... el embarazo le ha trastocado un poco los nervios y la tarde ha sido muy dura para ella .... gracias al "vecindario" ... lo siento de veras ... (disponiéndose a salir de la tienda y volver con Dhunna)
<Adenae> (mira a Io- y recoge la foto mientras se seca las lagrimas) claro claro, disculpe, no quería hacerle sentir incomodo, vaya con Dhunna y cuídela mucho (se gira y con voz entrecortada le dice) espero que cuide mucho de su familia Io- y que sean muy felices ...
<Dhunna> (ahora si, empieza a saltear las verduras esperando que Io- no se demore demasiado pues la cena estará lista en seguida. Así que va poniendo la mesa, llena la jarra de agua y lo va dejando todo listo para cuando él llegue)
<Io-> (sale de la tienda esperando haber arreglado el entuerto con Lady Adenae, es consciente de que fue cruel con ella y el defender a Dhunna no es excusa para ello, además ... le tiene gran respeto y hasta cariño, aunque sea algo así como una jefa y quiere que sea feliz a su manera, como es él con Dhunna ... al ver que Dhunna no esta fuera, sale corriendo para casa)

Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Lun Jul 15, 2013 7:50 pm


(Narrador) Han pasado algunos días ya desde que Dhunna le comunicó a Io- que estaba embarazada, de él. Éste tras un primer momento de shock y otro de pánico reaccionó de forma satisfactoria para Dhunna, al menos aparentemente. Y conforme han pasado los días e Io- ha interiorizado la noticia, aún con los típicos y normales miedos de todo padre primerizo en ciernes, empieza a disfrutar e ilusionarse con la situación

<Io-> (se encuentra al pié de la Higuera, una vez más, ajetreado con los juncos. Aunque ésta vez lo que le ocupa, o es la cesta para trufas más grande del Reino, o no es una cesta. Y además parece que se le resiste y ha de desechar y comenzar de nuevo reiteradamente
<Dhunna> (con ese calor había ido a darse el baño de rigor al lago. Poco a poco todo se había ido asentando. Después de darle la noticia a Io- éste parecía que se había ido haciendo a la idea y ahora incluso le veía ilusionado con el tema, cosa que a ella la hacía sentir sumamente aliviada. Con esos pensamientos empieza a encaminarse hacia el Reino. No puede evitar lucir una sonrisa suave en los labios mientras una de sus manos va a su vientre aún plano. Por un momento piensa en pasarse por la taberna y tomarse una copita de vino, está segura que no le hará daño ni a ella ni al bebé, pero por si acaso deshecha la idea, no quiere discutir con el paje. Así acaba pasando junto a la Higuera, deteniéndose junto a ésta mirando hacia abajo, a Io-, ladeando la cabeza. Como broma coge su melena y escurre unas gotitas frescas en la nuca del paje, que sigue inclinado hacia sus juncos) buenas tardes
<Io-> ¡aish! ¡por Tutatis! ... (levantando la cabeza para ver quién ha tenido semejante crueldad) ... hummm (al descubrir que ha sido Dhunna) ... ¿acaso quieres que coja una pulmonía para librarte de mi? (le dice en tono chinchoso)
<Dhunna> (se le escapa una risita traviesa ante la reacción de Io-) pero mira que eres exagerado, solo han sido una gotas ... (arruga la naricilla y hace un pucherito para intentar ablandar a Io-) jo ... sólo era broma ... (sus emociones son una montaña rusa, y espera que eso no dure los seis meses que aún faltaban hasta el nacimiento)
<Io-> (sabe que Dhunna bromeaba al echarle las gotas y sigue bromeando al poner cara de puchero, pero aún así es incapaz de no sentir lastima por ella y haberle chinchado estando como está tan sensible a las emociones, así que se levanta y le da un beso en la punta de la nariz) ... ha sido broma mujer, igual que tú. ¿Has ido al lago? ¿No será peligroso que hagas esfuerzos?
<Dhunna> (se pone casi bizca intentando mirar todo el rato a Io- cuando se le acerca para besarle la nariz. Acaba sacudiendo un poco la cabeza y sonríe) sí he ido, y no hago esfuerzos allí, solo me meto en el agua y nado un poquito, pero no hago esfuerzo alguno (ahora baja la mirada hacia los juncos pues ya no está Io- en medio) ¿y tú? ¿qué haces?
<Io-> pues ... (poniéndose un poco serio evidenciando la frustración de sus intentos fallidos hasta ahora) ... trataba de hacerle una cuna a ... (aun no han hablado de nombres y sexo e Io- no se atreve a ser quien saque el tema) ... bebé; pero no me termina de salir
<Dhunna> (alza ambas cejas y vuelve sus ambarinos ojos hasta Io- sin perder la sonrisa acabando por poner una mano en su hombros) eres tenaz, seguro que al final te acaba saliendo, pero de todos modos, podríamos ir a algún carpintero. Para casa mejor una de madera y una de juncos para llevar al bebé de aquí para allá, ¿no? (por supuesto no da de menos los esfuerzos de Io-, sólo expone su idea)
<Io-> ¿si? ... (le pregunta a Dhunna sopesando su idea) ... ¿no nos cobrará demasiado? Pero me parece buena idea, si es lo que quieres (ya se imagina sacando a su bomboncito a pasear y llevarla al Jardín de la Flores Parlantes para que la conozcan, porque interiormente él tiene claro que será una niña de pelo blanco, grandes ojos marrones, pestañas larguísimas, guapa como la madre y de piel suave y aromática de color chocolate)
<Dhunna> (se encoge de hombros) ¿y que gastar algo de dinero para nuestro hijo? Aun tenemos tiempo de ahorrar un poquito hasta que nazca (le guiña el ojo y luego se despereza) bueno, ¿quieres hacer algo más? (señalando los juncos que hay repartidos sobre el suelo al pie de la Higuera, por si quiere seguir entretenido un rato más intentando hacer el capazo)
<Io-> No, cuando los juncos se empecinan en no dar forma a lo que tienes en mente, es mejor dejarlos y retomar la labor en otro momento (recogiendo juncos y enseres mientras habla) ... ¿tú quieres hacer algo especial ésta noche?
<Dhunna> (se inclina un poco hacia él mientras recoge) me debes un bañito en el lago ... (susurra antes de incorporarse sin perder esa sonrisa algo pícara y carraspea) podemos ir a casa a cenar y luego ... (se encoge un poco de hombros mirando hacia otro lado como quien no ha dicho nada)
<Io-> (mira con cara de desconcierto a Dhunna) ... hummm, no estarás pensando en ... ya sabes ... (sonriendo un tanto avergonzado) ¡que ya estás embarazada!
<Dhunna> (pone los ojos en blanco haciéndolos rodar un tanto contrariada) bueno, entonces como quieras ... (se encoge de hombros empezando a caminar calle abajo dejando a Io- atrás)
<Io-> (se apresura a recoger todas las cosas y subirlas a la Higuera, después sale corriendo tras Dhunna, al alcanzarla ) ... ¿qué he dicho malo, cariño? sólo pretendía decir que en tu estado ... hummm (nuevamente algo cohibido no sabiendo como expresarse) ... ¿no será malo para ... bebé? (en su rostro se refleja una mezcla de desconcierto, preocupación y miedo)
<Dhunna> (camina sin correr pero no despacio hasta que Io- está a su lado, le mira un instante y luego de nuevo al frente. No sabe si será bueno o malo para el bebé pero no lo cree) pues nada, sin vino y sin ... (carraspea un tanto molesta, pero no con Io- sino también con ella por no saber donde estaban los límites a eso que estaban pasando. Suspira un tanto abatida) perdona ... (murmura por su salida de tono) pero no creo que pase nada ... ¿o tú aguantaras seis meses? (le mira con los ojos muy abiertos y apenados ya llegando a la puerta de casa)
<Io-> (es ahora el que se indigna y replica rápidamente, quizás demasiado, de forma un tanto brusca) ... ¿insinúas que yo voy a buscar con quien ... eso ... porque no podamos?
<Dhunna> (frunce el ceño y aparta la mirada de Io-) ¡yo no insinúo nada! (aunque se da cuenta que realmente era algo así lo que quería decir. Al parecer otra faceta de todo aquello era que tenía inseguridades)
<Io-> (mira a Dhunna y procura serenarse antes de volver a abrir la boca, mira a lado y lado) ... éste no es sito para hablar de éstas cosas, vayamos a casa por favor (tendiéndole a Dhunna la mano en gesto conciliador)
<Dhunna> (no puede decir que no a Io- y le toma la mano sin decir nada caminando ambos hacia casa. Está claro que no es lugar para hablar de eso, pero se ha dado cuenta de que es un temor que tiene sin saber por qué. Al fin empiezan a cruzar la plaza del pozo donde al otro lado está la tienda y su casa)
<Io-> (coge la mano de Dhunna y se encamina a casa, tras un momento meditando el asunto y con voz insegura) ... yo tampoco se si podemos o no, o hasta cuando, quizás se lo podríamos preguntar a ladyamal, con su experiencia creo que podría ayudarnos, ¿qué te parece? (girándose para afrontar la mirada de Dhunna ya al pie de la puerta de acceso a la vivienda)
<Dhunna> (se detiene con él en la puerta de casa y recapacita con lo que le dice y acaba por asentir. Desde luego es la única en la que puede confiar para esos asuntos así que le parece bien) de acuerdo, en cuanto podamos la vamos a ver ... (espera que ya haya podido echar al dragón rosa de su torre. Acaba por abrir ella la puerta de casa dejando pasar a Io- para luego cerrar tras ellos)
<Io-> (hace intención de entrar pero nada mas dar dos pasos se gira y mira a Dhunna nuevamente con la preocupación reflejada en el rostro ... ¿y las escaleras, no serán demasiado? ¿gual tendríamos que buscar alguna casa que no este en alto? (está claro que para Io- todo son dudas y miedos)
<Dhunna> (suspira y niega con la cabeza) anda sube, ¡¡que yo estoy bien!! Aún no es necesario tomar medidas, así que cálmate, ¿vale? (cuando éste empieza a subir la escalera ella ve que han pasado una nota por debajo de la puerta que no habían visto, la coge y se la guarda en la cinturilla del pantalón. Luego sube tras él hasta la casa) tómatelo con calma cielo, sino vaya meses nos esperan.
<Io-> ains … (dándose cuenta de cuan exageradas son algunas de sus reacciones) ... si, perdóname cariño, se que estoy hecho un flan de nervios, pero ... es que quiero que todo esté perfecto para ti ... y para bebé (y así suben ambos a recogerse una vez más, cada cual con sus preocupaciones, miedos y sobresaltos)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Miér Jul 17, 2013 4:37 pm

<Dhunna> (habían pasado la noche planeando como enfocarle sus dudas a ladyamal, intentando calmarse uno a otro pero sin poder acabar con sus dudas. Al día siguiente se habían dedicado a su mutuos quehaceres. Y mientras Io- había ido a recoger trufas y nenúfares, y a encargarse de las porquerizas con su Golem, ella había dedicado el día a adecentar una habitación que la usaban  algo así como un trastero. En resumen, lo había vaciado, y había llevado algunas de esos trastos al almacén de la tienda, pues no quería tirar algo que fuese importante tanto para Io- como para Adenae. Esa tarde a punto de cambiarse para ir a darse el bañito al lago, que después de tanto movimiento había sudado, descubre la nota que encontró la tarde antes en las escaleras. Sin saber qué es pero con cierto temblor inconsciente abre el sobrecito y luego lee lo que hay dentro. Y ahí se queda, sentada en la cama bloqueada,  arrugando la nota en la mano cuando la cierra en un puño sin ver nada en concreto)
<Io-> (dedico el día a sus quehaceres, juncos, trufas, porquerizas ... la tarde la paso al pie de la Higuera tratando de construir una cuna de juncos para su bomboncito ... antes del anochecer atendió sus obligaciones en el almacén con las mercancías de Adenae ... una vez terminado todo hoy decide irse al lago en vez de darse un baño en casa, sigue dándole vueltas al asunto de como sobrellevar tanto Dhunna como él mismo el embarazo y sus consecuencias ...  cuánto esfuerzo físico podrá hacer la drow ... y hasta cuándo, cómo convencerla de que tiene que dejar que la ayuden y no querer hacerlo ella todo como si todo estuviese normal ... y el tema de bebé, él tiene muy claro cómo quiere que sean las cosas, pero aún no se ha atrevido a sacar el tema con Dhunna. Irse al lago a asearse es una forma de seguir solo y poder seguir cavilando en solitario, aunque sin esperanzas verdaderas de llegar a alguna conclusión)
<Dhunna> (no sabe cuanto rato había pasado sentada en la cama, estrujando la nota que tiene en la mano. Sin saber por qué aunque supone que se mueve para hacer algo se levanta, va al armario de la habitación y en el altillo del mismo baja un par de paquetes que deja en la cama. Uno es largo y pesado envuelto en tela negra, el otro más pequeño también envuelto. Símbolos de quien es, empieza a desenvolver el paquete largo y deja al descubierto su mandoble enfundado en su vaina. Luego desenvuelve el otro paquete, que es su daga con la funda y correas para atarla en su muslo. Se estremece pasando la mano por la funda de la gran espada y no se atreve a desenvainarla.)
<Io-> (tras haberse aseado y meditado infructuosamente sobre todo lo que le preocupa, o quizás seria mas adecuado decir que mientras descubre que a más piensa más cosas le preocupan, se conciencia de que no sirve de nada demorarse y que debe volver a casa, donde seguramente le esté esperando una Dhunna tan intranquila o más que él mismo, y que es injusto dejarla sola con todas sus preocupaciones. Así que se viste sin esperar a secarse y con las prendas mojadas pegadas a su cuerpo se dirige a casa a paso ligero. Cuando llega las ropas aún están mojadas aunque ya no chorrean agua, abre la puerta y como siempre saluda) ... ya estoy en caaasaa (cierra la puerta con llave pues ya no es previsible que ninguno de los dos salga y se dirige al dormitorio a ponerse ropas secas. Allí encuentra a Dhunna y se dirige a ella antes que nada a darle un beso en la frente) Hola cariño ¿estas ordenado el trastero? Deberías haberme esperado a que te ayudara (comenta mientras comienza a desvestirse)
<Dhunna> (da un respingo cuando Io- entra en casa y se queda petrificada pues enseguida éste llega al dormitorio empapado y risueño como siempre. Recibe ese beso sin tiempo a guardar de nuevo sus armas que están sobre la cama) ... sí ... (murmura sin aliento sin saber que más decir o hacer. Sólo le mira con los ojos muy abiertos, sintiendo que el pánico empieza a invadirla)
<Io-> (se desviste para secarse y se coloca ropa seca, ropa de la vieja, la que le gusta para estar cómodo por casa. Nota que Dhunna está seria, pero con los cambios de humor de los últimos días no se extraña y decide tratar de actuar  de forma normal y cotidiana) ... he estado en el lago, sabes. hoy me apetecía chapotear y nadar un poco después de todo el trabajo. ¿que tal tú? vengo hambriento ¿has preparado algo de cenar? si no puedo hacerlo yo  (disponiéndose a salir del dormitorio hacia la cocina para hacer él mismo la cena de ambos) ¿tú quieres algo?, podríamos hacer unos bocadillos con lo que quedo del asado del otro día
<Dhunna> (parpadea un instante sin dejar de mirar a Io- mientras éste se viste de nuevo. Su mente va a toda velocidad pensando en lo que dice la nota, en como decirle a Io- que ha llegado la hora. Están tan bien ahora ... y tiene que estropearlo todo de nuevo. Le escucha hablar pero es como si hablase desde muy lejos, sin entender que dice. Lo que si ve es que está a punto de salir del dormitorio y alza una mano casi de forma automática para agarrarle la muñeca para que no se vaya. Le agarra con fuerza y casi puede notar que tiembla. En la otra mano aún sostiene la nota y sin abrir la boca, pero respirando de forma agitada la alza, para que el paje tome la nota)
<Io-> (se sorprende al verse retenido por Dhunna de forma un tanto brusca)  ... ¿que pasa cariño? (al ver la nota que Dhunna le entrega se extraña y la toma preguntándose qué pueda ser, quizás un recado de Adenae, la toma para leerla y ... el mundo se le cayo a Io- encima sin aviso previo. Io- cae de rodillas a los pies de Dhunna agarrándose la tripa, tras unas arcadas incontenibles vomita bilis y cuando ya no le queda mas bilis que expulsar comienza a balancearse alante y atrás como en trance, en silencio absoluto con los ojos fuertemente cerrados)
<Dhunna> (le suelta en cuanto él toma la nota y le observa. Se sobresaltada  cuando cae de rodillas frente a ella y se tiene que tapar la boca con la mano para ahogar un sollozo. Acaba colocándose junto al paje arrodillándose también, pasándole un brazo por encima de los hombros para reconfortarle de algún modo, claro que ella tampoco se siente muy animada para eso. Apoya la frente en la sien de Io- sin decir una palabra, pero balanceándose con Io- se  siente rota. Cierra los ojos y toma aire de forma entrecortada sin soltar a su paje en ningún momento)
<Io-> (rompe a llorar sin aspavientos, sin sollozos, sin convulsiones ... sólo dos ríos de lagrimas cayendo de sus ojos de forma incontrolable) ... mi niña (desvelando sin tapujos sus esperanzas sobre el sexo del bebé) ¿que va ser de mi niña? ¿que voy a hacer sin mi niña? (no es que no quiera a Dhunna, Dhunna es el amor de su vida encontrado cuando ya no había ninguna esperanza. No es que sea insensible al dolor que ella también ha de estar padeciendo, pero ahora mismo su mente y su corazón sólo pueden pensar en una cosa, en que no vera a su hija. No verá como Dhunna comenzará engordar, señal de que su hija va creciendo. No vera como su hija nace, si es que la dejan nacer allá en las tierras de Dhunna, éste pensamiento le hace redoblar sus dolor ¿Y si aquellos ... drows ... son aún peores que el L.K.P.R. y deciden acabar con su hija por considerarla un engendro. Literalmente Io- está a un paso de la locura total, aún peor que aquel fatídico tiempo en Bosque Feliciana. Y aún ni ha pronunciado una palabra a Dhunna que le transmita a ésta todos sus temores)
<Dhunna> (sabe de la manía de Io- de creer que su bebé será una niña y se estremece al escucharle empezando a besarle en la sien) estará bien, estará bien, no dejaré que le pase nada, ¿si? tu Ioanna, nuestra Ioanna, ¿recuerdas? todo irá bien Io- ... (murmura en su oído, a toda velocidad. Pero los mismos miedos de Io- los tiene ella, y aunque se siente un tanto herida porque Io- solo piense en el bebé, lo toma por algo normal y que su misión es animarle) Io-, Io- por favor ... mírame (dice apartando un poco el rostro de él y con una mano haciendo que gire la cara hacia ella) no dejaré que le pase nada, no lo permitiré, confía en mi. ¿Confías en mi verdad? (se le quiebra la voz intentando secar las lágrimas del paje con las manos desnudas)
<Io-> (reacciona al contacto y las palabras de Dhunna, o al menos lo intenta y trata de poner freno a la espiral de pensamientos que sólo pueden llevarle a una fatídica conclusión, que perderá a su hija y a su drow ejecutadas por los drows de las tierras de Dhunna. Trata de verla entre las lagrimas, de oírla entre los sollozos y de sentirla entre las convulsiones) ... ¿Me lo prometes? ¿si? ¿como puedes estar segura? (volviendo a caer en esa vorágine negativa que se retroalimenta de sus miedos)
<Dhunna> (intenta sonreírle asintiendo a sus preguntas) soy su madre, no dejaré que nada le ocurra ... (le ve hundirse de nuevo e intenta de nuevo sostenerle el rostro alto para que la siga mirando a ella) además, a lo mejor puedo volver antes, y entonces me verás ponerme gorda gorda, y la verás nacer ... (claro que las otras veces que ha tenido que marchar ha estado un año entero antes de volver, pero intenta mantener la sonrisa y la presencia de ánimo, pero a cada segundo que pasa se siente más hecha pedazos que el segundo anterior. Empieza a sentirse frustrada sin saber que más hacer por Io- ni por ella misma) lo siento mucho ... lo siento ... (acaba soltándole y apartándose de él se levanta para salir del dormitorio)
<Io-> (es ahora quien se levanta y retiene a Dhunna por la muñeca antes de que salga de la habitación, atrayéndola en una brazo aún sin dejar de sollozar y estremecerse, tratando de responder a la pregunta que no contesto) ... claro que confío en ti, eres mi vida. ¿Pero podrás contra todos? Se que no me puedes responder, no me respondas. (permanece abrazado a Dhunna, sin ser consciente de lo egoísta de su reacción pero evidenciando que Dhunna es  irremplazable en su vida, con o sin hija) si, quizás puedas venir (e inevitablemente éste pensamiento ha de conducirle al reciproco) ¡oh puedo acompañarte yo!
<Dhunna> (se ve sorprendida por ese agarre de Io- que le hace darse la vuelta y toparse con él sin remedio, notando como la abraza ella se derrumba y hunde el rostro en su pecho sin hacer ruido alguno pero llorando al fin con leves sacudidas entre sus brazos. No, no le responde porque es imposible que ella pudiera contra todos si se decidían a prenderla y eliminarla junto con su hijo. Se estremece de nuevo intentando calmarse, serenarse de algún modo y casi lo consigue hasta que él pronuncia esas palabras. Cosa que hace que se separe de él como si de pronto le quemase) ¡¡¡No!!! (dice de golpe y alzando la voz con autentico terror en los ojos. Ese era uno de sus miedos, que Io- quisiera acompañarla)
<Io-> (recibe esa negativa como un cuchillazo directo en el corazón ... “¿cómo puede ser tan cruel de que no quiera que la acompañe? ¿que la ayude? ¿que trate de protegerlas?”... su mente comienza a divagar en sospechas sin lógica ni fundamente) “¿acaso allí la espera alguien? ¿y si todo ha sido un teatro para quedarse embarazada de un humano, le escogió a él por ser iluso y prescindible? ¿y si una vez logrado el objetivo ya no vuelve más? y si insistiera en seguirla, ¿lo eliminarían?”)
<Io-> ¿no? (con el semblante pálido reflejo de la sorpresa e incredulidad ante la reacción de la drow)
<Dhunna> (puede ver el dolor reflejado en el rostro de Io- y parpadea dándose cuenta de que ha reaccionado por impulso sin pensar en como iba a sentarle al paje. Casi puede ver que mil ideas pasan por su mente y eso casi la aterroriza más) no ... no puedes acompañarme (murmura, pues es algo que para ella no tiene discusión, no permitirá que la persona más importante en su vida se meta en la boca del lobo) iré y volveré, te doy mi palabra (ahora les separan un par de pasos, y a ella de pronto se le antoja una distancia enorme que aún la destroza más)
<Io-> (es un mar de dudas, temores y miedos entrelazados y entremezclados ) Volverás, me lo prometes (se repite a si mismo aunque sea a media voz, en una letanía para auto-convencerse) ¿dime por qué? (le pregunta, es Dhunna, su Dhunna, no puede ser que haya fingido todo éste tiempo todos esos sentimientos, ha de haber una explicación, por dura e irracional que sea, ha de haber una explicación. Dhunna tiene que poder decirle un motivo que el entienda aunque no comparta. Se acerca nuevamente a ella y aunque sin tocarla en su mirada se trasluce la suplica) dime por qué no puedo arriesgar mi vida para proteger a mis seres queridos, dímelo si me quieres.
<Dhunna> (le mira alterada, sin poder dejar de mover sus ojos por su rostro de forma casi espasmódica. Ladea un poco la cabeza frunciendo levemente el ceño cuando escucha las palabras de Io- y lo que en ellas entiende, calan en la drow haciendo que poco a poco cambie su expresión) no confías en mí ...  (susurra negando con la cabeza para casi sonreír de pura amargura) a eso se reduce todo, a que no confías en mi ... (aparta la mirada de él con cierta exasperación) ¿y ahora me chantajeas con que si no te quiero? ¿de verdad crees que lo hago? ¿o es que dudas que lo haga? ¡¡a lo mejor he estado fingiendo todo este tiempo y solo lo he hecho para hacerte daño y poderme reír luego con los míos!! (ha ido alzando la voz progresivamente a medida que iba hablando llevada por una ira que le arde en el pecho) ¿¿qué te parece eso?? ¡¿eh?! si no quiero que vengas, es porque no quiero que mueras (dice bajando ahora la voz pero dominada por la rabia de forma evidente) pero bueno, no me vas a creer ¿verdad? ¡ja! (ríe de forma lúgubre para luego pasarse las manos por la cara) ¡oh! ¿¿y sabes lo más divertido?? A lo mejor no es cierto que esté embarazada, a lo mejor me lo he inventado todo para, no se, ¿verte la cara de susto? (se estaba pasando pero no podía parar, se siente traicionada, como si ella no tuviese derecho a sufrir por lo que estaba pasando. Mientras habla hace  muchos aspavientos con los brazos pero de lo que no se da cuenta es de que mientras habla de ese modo, no deja de llorar)
<Io-> (se percata de lo irracional e injusto de sus pensamientos al oírlos en voz alta de boca de Dhunna. ¿Como ha podido sospechar de su fidelidad, de su amor, de su entrega? Y lo peor es oír el reconocimiento implícito del miedo de Dhunna a que le acompañe, por lo que cae de nuevo al suelo, divagando para si mismo) Si no puedo cuidarte, si no puedo proteger a mi hija, si mis miedos los entiendes como sospechas ¿para qué sirvo? ¿qué puede ofrecerme la vida y qué puedo ofrecer yo a mis seres queridos? ¿qué puedo ofrecerte? (alzando la mirada hacia Dhunna desde su posición de sentado en el suelo como si fuese un muñeco de trapo)
<Dhunna> (al verle derrumbarse su ira baja de nivel y la hace suspirar secándose las mejillas con rapidez apartando la mirada del paje y traga saliva) eres mi refugio Io- ... ¿es que no lo entiendes? Para eso me haces falta, mucha falta, para tener un lugar al que volver sin perderme por el camino ... no quiero perderme ... (ha ido bajando la voz hasta que se le quiebra dejando caer la cabeza hacia adelante, tapándose los ojos con una mano) para eso te necesito, para ser mi punto de referencia (toma aire acabando por alzar de nuevo la cabeza y mirarle de nuevo con el rostro empapado y los ojos enrojecidos) se que quieres protegerme, protegernos, y eso lo puedes hacer aquí. Yo os protegeré yendo allí (sentencia, pues en eso no dará su brazo a torcer)
<Io-> (escucha las explicaciones de Dhunna y trata de digerirlas, se levanta y vuelve a afrontarla cara a cara y en un tono lastimero) ... ¿sólo puedo ayudar así, quedándome aquí esperando? ¿no hay nada más que pueda yo hacer por protegeros? (todo su cuerpo es la viva imagen del esfuerzo por reponerse de un golpe prácticamente mortal a su espíritu, a su resistencia y a su cordura)
<Dhunna> no, no puedes ... (dice con el corazón encogido al ver a ese hombre tan destrozado por su culpa ... por su culpa. Tendría que haberse echo caso a si misma y no haber empezado todo aquello) no debería haber llevado esto tan lejos sabiendo que esto pasaría ... (se reprocha a si misma volviendo a apartar la mirada de Io-) perdóname, de verdad ... (se siente agotada, anímica y físicamente y acaba dando la espalda al paje para dirigirse al salón y luego al balcón. Necesita aire aunque sea caluroso del verano. Apoya las manos en la barandilla y mira a ninguna parte, solo al cielo negro, tan negro como su ánimo)
<Io-> (deja ésta vez marchar a Dhunna pero reacciona con cierta rabia ante sus palabras) ... no te atrevas a llamar error a lo que sentimos, a lo que hemos creado, ¡a nuestra hija! (bajando la voz y dirigiéndose al salón, pero a sentarse en una de las butacas en vez de salir al balcón con Dhunna) mi amor por ti y mi hija no son ningún error (repitiendo con determinación) Si mi sino es quedarme aquí, solo, sufriendo; sea. Sabíamos que éste momento llegaría y decidimos afrontarlo voluntariamente, yo acepté éste dolor. Pero no te atrevas a insultar a mi hija de esa manera (volviendo a traslucir cierta rabia en el tono de su voz) No te atrevas
<Dhunna> (escucha las recriminaciones de Io- desde el balcón y solo contribuyen a que se sienta el pecho y el estomago más oprimido. Aferra con fuerza esa barandilla hasta que los nudillos se le ponen blancos. Al fin se da la vuelta y entra en el salón de nuevo furiosa y sin más con el pie empuja la butaca desplazándola un tanto pero sin hacer caer a Io- de ella) ¡¡¡cállate!!! ¡¡porque si tu sino es quedarte aquí el mío es irme allí!! ¡¡No tienes ni idea!! (y  no la tendrá si ella no se lo explica, pero ahora tampoco se le puede pedir a la drow que piense con claridad) tu hija ... tu hija ... (murmura extremadamente dolida por haber dicho que la ha insultado) ¡¡te recuerdo que no es sólo tuya!! ¿¿Pero quién te crees que eres para decirme que no me atreva ha hacer algo que ni siquiera he hecho?? (le hierve la sangre)
<Io-> (no está dispuesto a claudicar tan fácilmente) ... No, no tengo idea, ¡¡por que nunca me has querido contar nada!! (le espeta dispuesto a defenderse con uñas y dientes si hace falta) Querías que te respetara y te respete, y ahora pretendes echarme en cara que no se lo que te espera ¡ja! (y vuelve a cuentas con la hija) Y has sido tú la que has dicho que no tenias que haber permitido esto ¿es que yo no tengo ni voz ni voto? ¿vas a hacerte ahora la indignada porque haya dicho "mi hija"? eso si que es echarle morro, morro de drow claro está (controlando el tono de su voz pero evidentemente no controlando las palabras de su boca)
<Dhunna> (esas palabras la callan a ella, en seco. Pues el paje tiene toda la razón del mundo. Muchas veces había querido hablarle de ello y siempre había pasado algo o había encontrado alguna excusa para no hacerlo. Su pecho sube y baja con la respiración agitada recibiendo todo el chorreo que le estaba soltando Io-. Acaba bajando poco a poco la mirada hasta el suelo temblando de forma acusada sin poder decir nada) bien ... (da un paso vacilante, se detiene un instante y vuelve a caminar pero hacia el baño donde se encierra con un portazo. Ahora es ella la que vomita de forma acusada, de rodillas en el suelo con una mano puesta en su vientre y otra sosteniéndose el pelo)
<Io-> (observa a Dhunna pasar y encerrase en el baño, y la escucha vomitar, eso le hace acordarse de que antes lo hizo él, se levanta y va a la cocina, donde llena un balde con agua y coge un trapo. Se dirige al dormitorio y allí limpia los restos de su bilis. Cada paso que da con el trapo sobre el suelo va acompañado de un pensamiento rumiado en un susurro ... “Mi amor, nuestro amor, no es un error. Mi hija, nuestra hija, no es un error. Mi destino es quedarme aquí, sólo, sufriendo, y es su destino irse allí, sóla, sufriendo; pero si no se como es aquello no será por mi culpa. Mi mujer tiene que irse y tener a mi hija, sola, rodeada de a saber que gente. Yo no puedo hacer nada para protegerlas …. “ (y así continua dando vueltas una y otra vez mientras limpia el suelo)
<Dhunna> (tarda un buen rato en salir del baño, después de lavarse la boca y tomar aire varias veces acaba abriendo la puerta y sin mirar ni buscar a Io- se encamina a la cocina donde se sirve un vaso de te frío y se lo bebe de golpe, casi de un trago. Después entra en el dormitorio donde Io- aún está frotando el suelo y ella se acerca a la cama y empieza a envolver de nuevo su espada y su daga en las telas negras para luego guardarlas en el armario. Todavía un poco fuera de si, como ida, vuelve a salir de la habitación sin hacer caso a Io- pese a pasar de nuevo a su lado. Acaba sentándose ella en esa butaca, que ahora estaba fuera de sitio, con las piernas pegadas a su pecho, hecha un ovillo. El  pesar la había hundido del todo)
<Io-> (una vez termina de limpiar el suelo, y viendo las idas y vueltas de Dhunna en silencio, decide seguir su misma actitud. Muchas veces le dijo que era la más juiciosa de los dos, ¿no? Pues si en su mayor juicio decide que esa es la actitud adecuada, pues sea. El también puede ser juicioso. LLeva el balde  al aseo y vierte el agua en el barril de agua sucia. Luego se dirige a la cocina y limpia el balde y lo coloca en su sitio. Decidido a seguir en esa actitud pero necesitando hacer algo, prepara un bocadillo y llena otro vaso de te, los lleva al salón y los coloca sobre la mesa delante de Dhunna, sin decir nada. No espera a ver si se lo come o si replica, se da la vuelta y se dirige al dormitorio,  echándose en la cama sin desvestirse)
<Dhunna> (su único movimiento es el de los ojos hacia ese plato con el bocadillo, intenta no ser tentada pero al final baja los pies al suelo y coge ese bocadillo dándole un bocado. Luego da un trago al te. Recostada en la butaca sigue comiendo a bocaditos pequeños dándole vueltas a todo lo que había pasado. Sabia que ambos habían decidido afrontar ese momento hacia meses, pero estaba claro que no se les estaba dando demasiado bien hacerlo. Suspira de forma entrecortada entre mordisco y mordisco hasta terminarse el tentempié. Repasa mentalmente todas las cosas dichas, dolorosas todas, y todo por historias a medias, o no contadas. Tenia que asumir su parte de culpa pero también se sentía profundamente dolida con Io-. Acaba terminándose el te y se levanta para dejar el plato y el vaso en la cocina, y luego se encamina al dormitorio, pero sigue sin encarar al paje, ni decirle nada, solo se tumba a su lado, de espaldas a él, como disponiéndose a dormir)
<Io-> (permanece despierto, ni siquiera se molesta en simular estar dormido. Tiene los ojos abiertos y observa los movimientos de Dhunna hasta que ésta se acuesta a su lado, en ese momento el se gira de forma que queda dando la espalda a Dhunna. Una postura a todas luces forzada pues el suele dormir boca arriba. Está agotado de cavilar sobre la situación, los problemas, los miedos y los reproches; así que mantiene la mente en blanco, obcecado por igual en no dormirse y en no ser el primero en dirigirse al otro, ya sea para pedir disculpas o para aceptarlas)
<Dhunna> (cierra los ojos al notar el movimiento de Io- a su lado cuando le da la espalda y suspira profundamente, de nuevo parecía haber un abismo entre ambos y realmente lo siente como una tortura. Pero las emociones, tanto positivas como negativas, la tienen agotada y poco a poco acaba sumida en un sueño inquieto, pese a todo su malestar. Iba a ser una noche cargada de sueños y pesadillas, pero así se reflejaba su estado de ánimo, y si Io- no se  dormía podría notar perfectamente los temblores y espasmos de la drow durante su sueño)

Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Jue Jul 18, 2013 7:07 pm


<Dhunna> (había dormido mal y debido al sueño ligero había despertado casi antes de que amaneciera, pero no tenia fuerzas ni para levantarse pues los recuerdos de la noche anterior la atormentan de mala manera. Se queda de lado, de espaldas a Io- durante todo el tiempo sin saber si éste ha terminado por despertar o no, pero sin atreverse a volverse a mirar. Suspira despacio sin poder esperar más) ¿estás dormido? (murmura sin moverse, las primeras palabras que le dedica desde la noche anterior)
<Io-> (no contesta a Dhunna porque aún sigue dormido, la noche fue bien larga y el sueño intranquilo. No paro de removerse inquieto en toda la noche. Y es normal que Dhunna no pudiera moverse, o al menos no moviera las piernas, pues Io- se encuentra del revés [la cabeza en los pies de la cama] y entre sus manos abraza un pie de Dhunna)
<Dhunna> (mueve un poco el pie ante su falta de respuesta, y él ni se inmuta así que ella se queda muy quieta tragándose la angustia. Así que no dice ni hace nada más, sólo espera a ver si él da señales de despertar. Había podido pensar durante muchas horas y sabía que tenían mucho de que hablar, o al menos ella. Ella tenía mucho que contar y que explicar, después de eso ya vería como acababa la mañana)
<Io-> (si que se despierta ante el movimiento de Dhunna, permanece un momento desorientado y cuando toma plena conciencia de la situación suelta el pie de Dhunna y se incorpora en la cama murmurando) ... lo siento (se sienta al borde la cama dando la espalda a Dhunna pero de momento no hace intención alguna por levantarse e iniciar el día)
<Dhunna> (nota que se remueve y que suelta su pie acabando por sentirle levantarse y sentarse en la cama. Ella sigue sin moverse de donde y como está. Se humedece los labios y traga saliva, está a punto de hablar pero se lo piensa mejor y acaba levantándose. Al pasar junto a Io- le mira un instante) espera aquí, por favor... (murmura antes de salir de la habitación y dirigirse a la cocina, donde prepara una tetera y mientras la infusión sube prepara una bandeja con dos tazas, dos cucharillas y un platito con algunas pastas. Algo así como un desayuno, él quizá no quiera pero ella necesitará fuerzas para hablarle de ella, de si misma, sin omitir nada. Con la mirada baja vuelve a la habitación y deja la bandeja sobre la cama para luego servir sendas tazas de te, para terminar sentándose apoyada en la cabecera de la cama con su taza en la mano, pensando por donde empezar)
<Io-> (intuye que Dhunna tiene algo en mente, aunque no logra adivinar qué, tampoco tiene muchas ganas de intentarlo. En cualquier caso dada toda la parafernalia debe ser algo serio, así que no quiere perderse nada de nada, quiere escuchar lo que diga pero también quiere observar los gestos que haga, la cara que ponga, las sombras que se crucen en su mirada ... todo. Por ello se coloca sentado con los pies cruzados delante de Dhunna)
<Dhunna> (mira un instante a Io- por encima de la taza que sostiene con ambas manos, mientras mantiene las piernas pegadas al pecho. Rápido aparta la mirada, como si fuese un desconocido, aunque precisamente porque no lo es empieza ha hablar sin mirarle. Con voz queda, muy baja empieza contándole sobre las costumbres de su raza y como tuvo que huir cuando destruyeron su casa. Así llego al Reino huyendo de la familia que destruyó a la suya y de cómo se ganaba la vida como mercenaria, pues era lo que mejor sabía hacer, por no decir que era lo único. Había vivido allí durante años hasta que la encontraron y acabaron con algunos de los "amigos" que hizo en esa época) ahí supe que debía estar sola, no debía dejar que nadie se acercase a mi ... (murmura dando otro trago a su taza de te con cierto estremecimiento. A los pocos segundos sigue hablando en el mismo tono, átono, de todas sus idas y venidas durante años, por éste y otros reinos, siempre perseguida, siempre huyendo, y de como volvió a llegar a Camelot) de eso ya no hace tanto ... fue el año en que conocí a Dayanna, y a Shanae y ... a ti ... (al decirlo alza los ojos un breve instante para mirarle y de nuevo volver a mirar su taza. No se atreve a ver la expresión de Io- pues teme que si ve indiferencia definitivamente se marchará sin demora y no volverá)
<Io-> (se termina su te mientras escucha a Dhunna, las pastas no las toca porque no tiene hambre. Se remueve y cambia de postura, no es que esté incomodo con la conversación, todo lo contrario, por una puñetera vez Dhunna cuenta cosas de ella, de su pasado y de su tierra. Pero él está mayor para adoptar posturas juveniles durante mucho tiempo y las piernas se le entumecen. Acaba por levantarse, sin dejar de mirar a Dhunna para que sepa que le escucha y no deje de hablar hasta que diga todo lo que necesite decir. Después de estirar las piernas un momento vuelve a sentarse en la cama junto a Dhunna, con la espalda contra el cabecero de la cama y las piernas estiradas. No puede coger una de las manos de Dhunna para transmitirle su cariño y comprensión, porque ella está cogiendo la taza con las dos manos, así que lo que hace es arrimarse a ella y entrelazar una de sus piernas entre las de ella)
<Dhunna> (cuando él se sienta y entrelaza su pierna a la suya es como si se quitase un peso de encima y se atreve a mirarle sabiéndose comprendida. Luego vuelve a mirar la taza y da otro trago al te antes de seguir) estando viviendo en la Torre del Recuerdo, cuando tú no estabas, vino a mi la Diosa de mi gente (a saber si la cree, pero sigue hablando con ese tono quedo) me dijo que debía volver, que ella me lo ordenaba, que habían cambiado las cosas en la ciudad y que debía volver para instaurar de nuevo mi casa como ... matrona (esa palabra si la escupe, notándosele que lo odia, que era lo ultimo que quería ser en su vida, y que lo que menos quería era volver) me dijo que si lo hacia podría volver periódicamente aquí sin consecuencias, pero que si no se encargaría de que aceptase de un modo más acorde con su raza (pues la había amenazado con acabar con las personas que ya en ese momento le importaban más que ella misma. Suspira de forma sonora chasqueando la lengua) y acepté. No quería que nadie volviese a sufrir por mi causa, por algo ajeno completamente a vosotros (sí, le incluye, antes de volver a quedarse callada un instante)
<Io-> (escucha atento todo lo que dice Dhunna y mal que le pese acaba por entender la postura que anoche tenia la drow. Tras permanecer un momento en silencio y sin poder evitar que se le vuelvan a escapar un par de lagrimas, al fin vuelve a hablar) ... ¿y por eso es mi sino quedarme aquí, lejos de quienes más me importan en éste mundo, imposibilitado de ayudaros ni protegeros? (mirando a Dhunna a la cara y sin poder ocultar la profunda tristeza y dolor que la situación le produce, por mucho que empiece a comprenderla y no le quede más remedio que aceptarla, le guste o no)
<Dhunna> Sinceramente no se que pasaría si tú me acompañases, no lo se (es absolutamente sincera cuando le devuelve la mirada, un reflejo de su propia expresión, tristeza pero en su caso también culpa) pero no quiero arriesgarme a que te suceda algo, a que no entiendan ... nuestros sentimientos (no sabe como dar a entender a Io- la crueldad y maldad que habitan en su ciudad) allí no saben de bondad, amor, humildad y lealtad, allí todo es basado en el terror y la amenaza. Así era yo también hace unos años (toma aire tragando saliva y acaba negando con la cabeza) no, no dejaré que veas con tus propios ojos de donde vengo, por tu seguridad y por mi vergüenza (ahora si le mira de nuevo) por todo esto dije que no debería haber llevado todo esto tan lejos, no porque fuese un error, tú y éste bebé sois lo mejor que tengo, y tú eres el que me hace ser como soy ahora, sino porque de no haberlo hecho ahora podrías vivir sin sufrimientos ni preocupaciones. Pero supongo que en el fondo soy una egoísta (aparece una sonrisa amarga en sus rostro) te quería conmigo fuese como fuese, como te dije ayer te necesito para que me recuerdes quien soy cada vez que vuelvo de allí, para no perderme de nuevo en los entresijos de la cultura de la que vengo, pero fue una crueldad para contigo ... (frunce el ceño negando un poco con la cabeza) no se me explicar mejor ... (frustrada)
<Io-> (vuelve a sentir una chispa del rencor de anoche al volver a oír de Dhunna que no debían haber tenido ésta relación, pero ésta vez no se deja llevar por ella, porque ahora la entiende, o cuando menos la entiende algo más. Por ello cuando vuelve a hablar no lo hace de forma airada) ... eso ya lo hemos hablado y sigo pensando lo mismo, sin ésta relación yo igual no habría tenido ninguna motivación para seguir en éste mundo. No, tan egoísta has podido ser tú como haya sido yo. Y amar a alguien como nos amamos, y como nuestra hija demuestra que nos amamos, no puede ser egoísmo (ahora toca la parte de las consecuencias inevitables de sus circunstancias, y baja un poco el tono de voz) Sabíamos que tenias que partir y asumimos el dolor que nos causaría. Tan solo ... yo ... (se le quiebra la voz) ... es el momento, justo ahora que estás embarazada (mira a Dhunna nuevamente y su rostro es el vivo reflejo de quien tiene el alma por los pies) ... Tengo miedo Dhunna, tengo mucho miedo que lo que os pueda pasar (y queda callado con la cabeza gacha)
<Dhunna> (escucha ahora ella lo que le dice Io- mucho más calmada que anoche, no quiere imponer ya su postura, solo se intenta amoldar a lo que ambos piensan, cosa que debería haber hecho anoche, pero tenia la mente bloqueada por la noticia. Le mira ahora pero acaba apoyando la cabeza en el hombro del paje, casi no soporta verle esa expresión de dolor. Ella sabe que es cierto, que ambos decidieron seguir adelante, pero aún así habían sido unos inconscientes, los dos. Sabiendo lo que seguro iba a ocurrir no tomaron precauciones, y ahora ... ) yo también tengo miedo, Io-. Mucho (a ella también se le quiebra la voz angustiada. Solo tiene la esperanza de poder volver o sino al menos, si tiene al bebé allí, de algún modo devolvérsela a Io-. Pero eso es algo que no le dirá en voz alta) te prometo que intentaré volver lo antes posible, intentaré devolverte a tu hija y que puedas verla crecer.
<Io-> Nuestra hija Dhunna ... (en tono suave y conciliador) nuestra bomboncito (escurriéndose en la cama para apoyar la cabeza sobre el vientre de Dhunna) le pediré a Tutatis todos los días que te proteja. Rogare a Madre Naturaleza para que todo vaya bien (permanece un momento callado antes de hacer la pregunta crucial que lleva un rato rondándole la mente) ¿cuánto tiempo nos queda?
<Dhunna> (ante el movimiento de Io- se gira un poco para dejar la taza en la mesilla y luego estira las piernas para que el paje pueda recostarse sobre su vientre. No puede menos que acariciarle con suavidad la cabeza mientras la enternece con sus palabras, teniendo que cerrar los ojos y apoyar la cabeza hacia atrás, contra el cabecero. No sabría expresar el alivio por haberse reconciliado, por haber acercado posturas hacia lo inevitable. Pero se estremece ante esa última pregunta y ha de tragar saliva antes de contestar) dos o tres semanas ... (susurra dejando la mano sobre la cabeza de Io-, quieta y algo temblorosa)
<Io-> (repite lo que Dhunna le acaba de decir) ... 2-3 semanas, nada más (si el animo ya lo tenia por los pies, ahora va camino del subsuelo. Y de pronto cae en otro nuevo detalle inquietante) ¿y en tu estado podrás viajar sin peligro para ninguna de las dos?
<Dhunna> (reemprende el movimiento de su mano, pasándola por la cabeza del paje que aún sigue recostado sobre su vientre. En efecto ella también piensa que es muy poco tiempo ya para estar juntos pero tiene la esperanza de poder volver antes de un año) no te preocupes por eso, sólo tengo que caminar, no hay peligro, y pararé a descansar a menudo ... (no sabe qué otra cosa decirle, es un largo viaje pero en principio, hasta entrar a la cueva que da a su mundo, todo es tranquilo.)
<Io-> (está convencido de que Dhunna, no es que le mienta, pero si que trata de minimizar los peligros, de todas formas dado que no puede hacer nada una vez que ella se vaya del Reino, es inútil insistir. Pero a cada momento que pasa un nuevo temor le acecha) ... y allí, hasta que no nazca la pequeña, bueno, supongo que podrás disimular el embarazo un tiempo o no decir quién es el padre ... pero ... si finalmente ha de nacer allí ¿tienes quien te asista? ¿cómo reaccionaran al ver que es mestiza? ... ainss .... ya te estoy agobiando otra vez, ¿verdad?
<Dhunna> shhh, no pasa nada, puedes preguntarme todo lo que quieras ¿de acuerdo? (dice deteniendo de nuevo la mano en la nuca de Io- para serenarle) no se cómo reaccionarán al saberme embarazada, ni se cómo reaccionaran al ver que es mestiza. Por todo eso intentaré por todos los medios volver a tiempo para el parto (teniendo en cuenta que su sociedad es un matriarcado, le da mucho más miedo que quieran quedarse con el bebé en caso de que sea una niña, que todo lo demás. Pero, eso lo omite por el bien de Io-)
<Io-> vale ... gracias ... (le responde agradecido de que al fin se haya abierto a contarle cosas de ella y de su otra vida) y una vez allí, ¿qué tienes que hacer? ¿hay algo que puedas llevarte de aquí que te ayude o aligere el tiempo que tengas que estar allí? (no puede evitarlo, todo lo que piensa y se le ocurre ronda la misma idea ... protegerla, ayudarla y que vuelva lo antes posible, con la frustración añadida de no poder hacer nada él mismo)
<Dhunna> pues tengo que comprobar como va la construcción de la nueva casa de mi familia; tengo que evitar que quieran que procree para engendrar nuevos miembros de la familia; y tengo que comprobar como están los huérfanos que pienso dejar a cargo de la casa (encogiéndose de hombros empezando de nuevo con sus caricias. Sabe que se va a alterar con eso de que la quieran emparejar pero espera que pregunte, así sabe por donde atajar todas las dudas que se le presenten al paje)
<Io-> (se incorpora con expresión de indignación mezclada con extrañeza) ¿Pueden obligarte a que te embaraces? pero, ¿no dices que tú eres la ... digamos jefa? ¿Por qué no eres tú la que manda, que las demás mujeres tengan montones de críos si les hacen falta? (primeramente no había caído pero antes o después era inevitable que lo pensara) ¿pueden obligarte a abortar de nuestra hija, por ser impura, para obligarte a tener un drow puro?
<Dhunna> (suspira mirándole y le pasa los dedos por la mejilla cuando éste se incorpora) nunca he ejercido de matrona, de echo no hay más mujeres todavía en mi casa, pero ésta vez volveré ejerciendo de lo que quieren que sea, y no me dejaré manipular. Así que no, no se me va ha acercar ningún macho y no le harán nado a nuestro bebé. Si todo sale bien, dejaré llena y en funcionamiento la casa y yo podré volver sin problemas (le mira a los ojos ahora que está incorporado a la espera de más preguntas)
<Io-> (vuelve a recostarse sobre el vientre de Dhunna, pero ésta vez mirando hacia arriba, que ambos puedan verse las caras, unas caras evidentemente marcadas por el dolor de la situación) está bien (quien conozca a Io- podrá imaginar que después de todas las ideas racionales que se le ocurran, comenzarán a surgir las descabelladas, y parece ser que algunas de éstas comienzan a emerger ya) ¿y si te llevas al Golem para que trabaje para ti? ¿y a su amigo el Troll para que te proteja? (él mismo sabe que son ideas descabelladas, pero no pierde nada por decirlas en voz alta)
<Dhunna> (baja la cabeza para poder seguir mirando a Io- cuando se recuesta otra vez, dejando la mano descansar sobre su pecho) Quizás en futuras ocasiones lo haga, si consigo buena posición podré hacer más o menos lo que quiera (sonríe levemente sin demasiada alegría, pues preferiría no tener que volver a su tierra) uhm, Io-, ¿te he dicho alguna vez que se hacer mágia? (le dice de forma algo más distendida pues no quiere que el paje siga pensando en cosas peores y se haga sus películas) ¿quieres que te lo enseñe? sólo son dos truquitos, pero es magia (dice encogiendo un poco uno de los hombros)
<Io-> no, nunca (dice sorprendido) pero quizás eso explique de donde sacas el dinero (en otra momento seguro que habría hecho algún chiste mejor, pero no es el momento; y en verdad Io- se ha preguntado más de una vez, de dónde sacaba la drow el dinero) si claro, me gustaría
<Dhunna> (su sonrisa se ensancha) no quieras saber de donde lo saco (le guiña el ojo pues no hace nada raro, solo ha ido ahorrando con algún que otro trabajillo, y lo que se trae de su tierra cada vez que viene) venga, levántate y ponte ahí (le señala a los pies de la cama, y cuando él ya está allí hace aparecer a su alrededor un globo de oscuridad. Dentro de ese globo él no puede ver nada, absolutamente nada, solo oscuridad. Mide como dos metros de diámetro. Desde su punto de vista Io- desaparece engullido por un punto negro en medio de la habitación) si caminas hacia un lado podrás salir de él (le dice para que no se altere demasiado)
<Io-> (hace como le indica Dhunna) ¿y todo lo que esté detrás de eso, es invisible para el mundo? ¿cuando puede durar? ¿otro drow podría moverlo o quitarlo? (su mente es una vez un torbellino de ideas, preguntas y posibilidades)
<Dhunna> su finalidad no es ser invisible, sino entorpecer la visión del enemigo (de pronto el globo desaparece sin hacer ruido y ella suspira) desde que estoy en la superficie duran menos. Y no, ningún drow puede quitarlo ni moverlo (ahora es ella la que se levanta quedando de pie junto a la cama) esto son magias innatas en los de mi raza, pero las drow que van a la academia de hechicería ... (se estremece) no quieras saberlo ... (sin más se concentra y la drow empieza a flotar a un metro del suelo, pero se nota que le cuesta, hace mucho que no lo hace y tiene que centrarse para mantenerse ahí, en el aire)
<Io-> (no puede evitar sonreír al ver a Dhunna flotar en el aire ... lo esté haciendo a propósito para distender el momento después de todas las tensiones de ayer, o sea mera casualidad ... la cuestión es que por primera vez en bastantes horas aflora una sonrisa al rostro de Io-) así cualquiera sube a la Higuera sin esfuerzo
<Dhunna> (poco a poco va volviendo al suelo y luego toma aire como si hubiera hecho mucho ejercicio, pero le sonríe levemente al ver esa sonrisa a Io-) lástima que ya no aguante como antes ... (resopla agotada y se sienta en la cama) el otro truquito es que podemos ver en la oscuridad, tenemos lo que llamamos infravisión, pero no funciona dentro de los globos de oscuridad. (desde luego que desde que se ha despertado se ha vaciado completamente, ahora Io- conoce todos los detalles de su vida y toda su historia. No sabe si le habrá servido de algo, pero espera que sí. Alza la mirada hasta Io- que aún está de pie a los pies de la cama. Espera más preguntas o quizá alguna señal más de ternura. Pese habérselo contado todo siente todavía ese abismo entre ambos)
<Io-> (se queda mirando a Dhunna un momento, como sin saber si ella espera algo más de él, o si le va a hacer alguna pregunta más, finalmente extiende un brazo invitando a Dhunna a que le coja de la mano y le acompañe nuevamente a la cama. Tiene en mente una nueva pregunta y está decidido a hacerla, sólo medita como hacerla para que no se entienda erróneamente) en un momento dado, ¿podrías esconderte tú o esconder al bebé, para que nadie os viese hasta que pasara el peligro?
<Dhunna> (le acompaña tomándole la mano que le tiende, apretándole un poco agradeciendo el contacto. Sus ojos ambarinos están clavados en él y piensa durante un rato sobre lo que le acaba de preguntar. Solo podría esconderse en los túneles que salen de la ciudad así que asiente) de todas maneras en cuanto llegue buscaré el lugar perfecto para escondernos si algo sucediera y lo necesitásemos (no sabe si le será suficiente pero es lo que hay, y solo puede prometerle que lo hará y que tendrá cuidado. Es consciente de que ahora ha de pensar no solo por ella, sino también por su bebé y por Io-) Io-... por favor .... bésame ... (es casi una suplica, no aguanta más esa distancia que no ve pero que siente entre ambos)
<Io-> (no necesita pensárselo ni medio segundo cuando Dhunna se lo pide y la besa, primero en la sien como hace siempre que quiere transmitirle ternura y compañerismo, luego en el cuello como cuando es deseo y pasión lo que le mueve y por último en la boca, en eso labios carnosos y cálidos, que es donde sabe que más le gusta a Dhunna, y no un beso corto y rutinario, no, un beso lento, cálido, húmedo; un beso que comienza despacio y va ganando inercia conforme pasa el tiempo, conforme sus labios se unen y sus lenguas se buscan. Un beso de quien quiere de forma incondicional)
<Dhunna> (es lo que necesitaba. Sentía la necesidad de sentirle cerca, con calidez y sentimiento. No se queda atrás y pasa una mano a la nuca del paje devolviéndole ese beso profundo y cargado de emociones que la mantienen con los ojos cerrados, aumentando su intensidad al ritmo que marca el paje. Abrazándole y pegándose a él todo lo que pueda)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Dom Jul 21, 2013 9:36 pm


<Adenae> (está en la tienda de hilos, como cada Martes, esperando el reparto especial, ésta vez es más peligroso que las otras veces, trae una mercancía única y cualquier persona que lo observe puede ser perjudicial para ella. De repente escucha el sonido de una carro y sale a la parte de atrás de la tienda, ve como Martín le saluda desde el carro con la gorra "Señora Bidffor, como siempre aquí está su mercancía" le mira y sonríe) gracias Martín espero que esté todo correcto (Al bajar del carro Martín coge la caja y de repente se cae al suelo ... ) ¿¿¡¡qué demonios haces inepto!!?? ¡¡Te dije que era un material muy delicado!! ¡¡eres un idiota!!
<Io-> (se encuentra paseando por la plaza llevando del brazo a Dhunna, una vez que se han reconciliado y afrontado la situación, procuran estar juntos todo el tiempo que les es posible)
<Dhunna> (en efecto llegan a la plaza bien juntos, desde luego que parecían más inseparable desde que se habían reconciliado, aunque aún tenían que hacerse a la idea de la pronta despedida. AL llegar a la plaza ven un carro frente a la tienda y a Lady Adenae haciendo aspavientos con los brazos y dando voces a un pobre hombre compungido que intenta recoger a saber qué del suelo. La drow alza la ceja y mira a Io-) ¿la entrega especial que nos dijo?
<Adenae> (cada vez más enfadada grita más alto a Martín) sabes de sobra que tipo de mercancía se trae éste día tan especial, y sabes muy bien que lo hago a escondidas porque el contenido de dicho paquete puede ser muy diabólico si cae en manos que no saben utilizarlo, ¿¿te das cuenta de lo que puedes causar?? (de repente la caja empieza a abrirse despacio y empieza a salir una pieza de su contenido, Adenae, enfadada y con los ojos desorbitados, coge al vuelo el ovillo encantado que casi escapa de la caja)
<Io-> si, supongo que será eso (le responde a Dhunna) Igual deberíamos irnos y volver mas tarde. No le gusta que veamos esas cosas y me da que no anda de buen humor)
<Dhunna> desde luego que no está de buen humor ... (pero siguen caminando hacia allí, pues la casa está justo junto al carro) ¡uo! ¿que es eso? (sin disimulo alguno señala algo que sale volando de la caja pero que Adenae coge rápidamente. ¿Qué van ha hacer si les pilla de camino?) anda venga, pasamos rápido a su lado y listo, aunque quizá necesite ayuda con las cajas esas ...
<Adenae> (ve acercarse a Io- y Dhunna, con cara de enfado murmura) maldición, me han visto (cuando levanta la cabeza para decirle a Martín que está despedido se da cuenta de que se ha marchado dejándola en evidencia, cuando ve que Dhunna y Io- están cerca, intenta esconder el ovillo en la falda pero es demasiado grande y no lo consigue, la han pillado
<Io-> (duda si pasar de largo o pararse a saludar ... sabe que Lady Adenae está de mal humor, pero cometer esa falta de decoro no cree que sea lo adecuado) ... saludos Lady Adenae ... ¿podemos ayudarla en algo? (no queriendo evidenciar que han visto lo que han visto, pero que están disponibles para ayudar si hace falta)
<Adenae> (mira a Io- y se pone en pie) ¡¡ah!! Hola Io, Dhunna, ¡¡que alegria veros!! ¿qué tal el paseo? (de repente el ovillo sale disparado y cae en manos de Dhunna)
<Dhunna> (deja que hable el paje haciendo extensible a ella la oferta de ayudar a Adenae, total, no tiene idea de qué es lo que esconde, aunque lo esconda fatal, pero muy educadamente lo pasa por alto ... hasta que el ovillo le cae en la mano) em ... el paseo bien ... esto ... (mira a Io-, luego a Adenae y luego el ovillo) se le ha caído (se lo tiende sin saber muy bien que hacer)
<Adenae> (mira el ovillo y baja la cabeza) perdonad, esto ... yo ... mm ... no creía que fuera tan difícil, mira el ovillo que tiene en la mano y suspira) no puedo ocultarlo más, chicos, éste es mi secreto, soy costurera mágica ...
<Io-> (observa el ovillo pasar de Lady Adenae a Dhunna y ésta entregárselo nuevamente a Lady Adenae, atiende a lo que les dice Adenae y se pregunta a que tanto secreto, la magia es algo natural) ... ¿Y por qué lo lleváis en secreto? ... (las prendas de una costurera mágica estan muy bien valoradas (acordándose de su almohadón, aunque en ese caso fue hecho por un ángel)
<Adenae> (mira a Io- y sonríe) no es solo las prendas querido Io-, todo lo que bordo, con estos hilos ... se hace realidad, ¡¡mis bordados cobran vida!!
<Dhunna> (ladea un poco la cabeza pues al igual que Io- no entiende a que tanto secreto, en el Reino mucha gente usa su magia de forma evidente y no pasa nada, pero no dice nada no sea que sea algo que no deba saberse)
<Io-> Bien, si no nos necesita nosotros le dejamos con sus cosas Lady Adenae (y así se retiran dejando Adenae tranquila con sus quehaceres y sin inmiscuirse en los motivos de sus secretos. Mientras suben las escaleras al hogar le comenta a Dhunna) … ya se a quien vamos a encargar que nos haga un peluche y una mochila-transportín para la bebita)
<Dhunna> Sí, pero sin hilos mágicos ni nada de cobrar vida. Algo normal y mundano.


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Lun Jul 22, 2013 9:52 pm


<Io-> (ha estado todo el día trabajando en sus quehaceres, a ritmo acelerado como si quisiera que el día pasara lo más rápido posible, en su mente hay un pensamiento que ocupa casi todo el espacio. Cuando por fin termina la jornada vuelve corriendo a su casa, donde espera que esté Dhunna, al llegar) ... ¡¡ya estoy en caaaasaaaa!! (y se pone a buscar a Dhunna) ¿Cariño? ¿estás lista ya? Me doy un agua fría rápido y vamos
<Dhunna> (ella está en el baño peinándose para terminar de arreglarse, ya va vestida) ¡¡en el baño!! (grita desde ahí acabando por recogerse el pelo en una coleta y sale para dejarle espacio a él. Le da un besito en la nariz a modo de bienvenida y se va al dormitorio a calzarse para quedar ya lista del todo para salir) no te entretengas que se hace tarde.
<Io-> no no, sólo quitarme este olor a sudor (correspondiendo al beso de Dhunna y dándole otro en la frente. Se desviste y se introduce en el baño, donde se asea rápidamente, concentrándose en no cantar no sea que Dhunna le escuche y se asuste otra vez. Al terminar sale, se seca, recoge la ropa sucia y la echa al cesto, se va al dormitorio donde se viste con el pantalón marrón y la camisola blanca que compraron) ¿el chaleco no hace falta verdad? (le pregunta a Dhunna pues quiere ir arreglado pero no demasiado formal)
<Dhunna> (niega con la cabeza) no creo que a ella le importe, así vas bien (le sonríe guiñándole un ojo ya esperándole en la puerta con las llaves en la mano lanzándolas al aire y cogiéndolas de nuevo. Espera que no se haya marchado ya, y la verdad es que está un poco nerviosa por como plantear sus dudas. Suspira y carraspea viendo al paje salir del dormitorio. Abre la puerta y le deja pasar antes de cerrar tras ellos y bajar a la plaza donde toma de la mano a Io-, desde la discusión mantiene el contacto todo el tiempo posible)
<Io-> (sonríe a Dhunna cuando le toma de la mano y respira hondo, si bien lleva todo el día pensando en éste momento, a la hora de la verdad le asaltan las dudas y la vergüenza, ¿qué pensará la bruja de ellos? ¿Cómo habrá pensado Dhunna plantearle la cuestión?) Vamos, contra antes lleguemos, antes ... quizás ... (y un sonrisa bobalicona se le refleja en la cara con un brillito en los ojos muy significativo para la drow)
<Dhunna> (no puede menos que soltar una leve carcajada ante el comentario y los ojillos de Io-, dándole un codazo en el costado) bueno, a ver que dice aunque no creo que tengamos problemas con eso ... (le guiña de nuevo el ojo empezando a caminar rápido tirando de Io- en busca de la persona a la que buscan sin perder la sonrisa, aunque pelín azorada)
<Io-> (procura seguir el ritmo de Dhunna, mucho darle codazos pero a ver quién es la que tiene más prisas, bueno, y que la juventud es la juventud. Al llegar al pie de la torre de la bruja se la encuentran cerrada, cosa que les sorprende. Prueban a dar voces a ver si responde) ¡¡Señora Bruja!! ¿¿Está usted ahí, Señora Bruja?? (Io- no tiene tanta confianza con ladyamal como Dhunna, al ver asomar lo que parece ser la cabeza de un dragón por la ventana de la torre mira extrañado a Dhunna) ¿tú crees que ella va a estar ahí con ese bicho dentro?
<Dhunna> (mira a Io- y parpadea "¿Señora Bruja?" frunce un poco los morrillos para no reír y deja de mirarle) no ... no lo creo ... (al ver ese especimen que aún hay dentro de la torre. Se pasa la mano libre por el pelo y mira alrededor, sin saber donde pueden encontrarla ... de todos modos toma aire profundamente a ver si capta su olor pero es incapaz, de la torre sale un olor raruno, a pichón y dragón todo junto. Reniega y se frota la nariz acabando por estornudar) no la encontraré si nos quedamos aquí ... (empezando ahora a frotarse los ojos) mierda ¿y ahora alergia? (mira regular a Io-) por tu culpa me estoy estropeando ... antes no tenia de nada (y vuelve a estornudar)
<Io-> (mira a Dhunna con una pequeña picazón, que el sepa el embarazo no ha sido sólo por su culpa, alguien más también participó, es más, participó muy activamente. Pero puede más el cariño que le tiene y sabe que a la drow le esperan unos meses bastante duros, y no solamente por el embarazo, así que adopta una actitud comprensiva y cariñosa) ... claro claro (dándole un beso en la frente) anda, vamos, aquí no está. Demos un paseo por la plaza a ver si nos tropezamos con ella, y si no ya volveremos mañana (y así se dan la vuelta, ella pelín refunfuñona y él preocupado de que efectivamente sea un acceso de alergia solamente y no un resfriado)
<Dhunna> (de la mano de Io- sigue su paseo. Aún le pica la nariz pero al menos ha dejado de estornudar, a saber que clase de bichos tenia ahí metidos la Hechicera ... pero bueno, puesto que no la han encontrado caminan aprovechando el poco fresco que corre siendo ya de noche) maldita sea ... (reniega pues ahora tiene la nariz taponada y es incapaz de oler nada, cosa que la pone sumamente nerviosa pues es, para ella, un sentido extremadamente importante)
<Io-> (se deja conducir por Dhunna, no estando la Bruja en su torre no se le ocurre donde pueda estar, no se le conocen vicios y se le supone formal como para no ir a casa de hombres, estén casados o no; aunque en opinión de Io- no hay que descartar nada. Ahora mismo lo que le preocupa es el estado de Dhunna, que no para de estornudar y teme que tanto esfuerzo en el vientre pueda afectar a la bebita, pero eso se lo calla para no poner más nerviosa aún a Dhunna) ... ¿y si pasamos por la plaza a ver si está tomando algún refrigerio? (le propone a Dhunna, así cuando menos con el paseo espera que se le despeje lo que sea que le hace estornudar)
<Dhunna> (asiente encaminandose a la plaza, parece que cuanto más lejos de la torre se va sintiendo mejor y acaba por tomar aire por la nariz algo más desatascada) eso está mejor ... (un par de estornudos más y parece que la cosa se calma y suspira aliviada. Sin soltar la mano de Io- llegan a la plaza, donde hay mesas y sillas fuera de la taberna, o tabernas, para poder tomar el fresco) a ver si la vemos ... (pasea sus ambarinos ojos por el lugar sin verla. Suspira renegando) ¡no puede haberse volatilizado! (no estaba de demasiado buen humor con la dichosa alergia, aunque ya se encontraba mejor)
<Io-> (mira detenidamente a ver si en alguna de las mesas de las distintas tabernas, se encuentra la Bruja ladyamal, pero no la ve, así que aprovecha para ver si queda alguna mesa vacía en la taberna de Kaikan) vamos allí, desde aquella mesa podremos vigilar práticamente todas las demás mesas; además, tengo entendido que en ésta otra la cocina deja un poco de desear (sin saber que es la taberna donde trabajaba Shanae de cocinera)
<Dhunna> (suspira intentando que se le pasen los malos humos y se dirige con Io- a esa mesa que le señala, tiene razón desde ahí pueden ver las demás mesas y también el resto de la plaza, o casi) supongo que tengo que pedir un ... zumito, ¿no? (dice con soniquete a Io- al sentarse pero el mal humor se va diluyendo) en ese caso que sea un zumo de coco, por favor (el tiempo que les queda juntos no lo va a ha pasar enfadada)
<Io-> (llega hasta la mesa escogida acompañando Dhunna, una vez acomodada la drow y comunicada su elección Io- va hacia la barra donde pide al camarero, no habiendo zumo de coco le pide un Camelo-San Francisco y una cerveza negra sin alcohol para él. Cuando le traen las bebidas paga y cogiendo cada una en una mano, se dirige de vuelta hacia donde está Dhunna, mientras va pensando (¿dónde estará la bruja a éstas horas?)
<Dhunna> (espera a que Io- regrese tamborileando con los dedos en la mesa, apoyando la barbilla en la otra mano. Suspira y mira alrededor hasta que el paje le trae la bebida y la mira alzando una ceja dando vueltas a la copa) ¿y esto qué es? (de cócteles ella va pez, y eso no le parece un zumo de coco, así que mira a Io- para ver si se explica. De lo que está segura es de que sea lo que sea no tendrá alcohol)
<Io-> es un Camelo-San Francisco (le explica a Dhunna) me dijo el camarero que no le quedaban cocos frescos y no me fié de que usara cocos de ayer, que ya sabes lo pronto que se ponen agrios, pruébalo y si no te gusta te lo cambio por ésta cerveza de malta sin alcohol, está dulce y fresquita (sonriendo tratando de que no monte algún espectáculo por no tener su zumo de coco)
<Dhunna> (escucha las explicaciones de Io- sin dejar de mirar ese ...) ¿Cameloque? (mira a Io- y se encoge de hombros, toma la copa y da un traguito con cara de chupar limones) igh ... (no está malo es sólo que no está acostumbrada a beber zumo, menos mezclas raras de zumos. La prueba es que vuelve a dar otro trago un poco más grande) no está mal (dice para calmar a Io- que no puede ocultar tras esa sonrisa que teme que ella se sulfure, pero lo pasa por alto ... por ahora)
<Io-> (se sienta al fin creyendo haber superado éste pequeño momento de crisis, tras dar un trago a su cerveza negra, que al fin y al cabo no es más que zumo de malta, medita como plantear a Dhunna una pregunta, no es que él dude sobre la información que la drow le dio sobre su embarazo, pero tiene ciertas inquietudes) Cariño, yo ya sabes que sobre las cosas del mundo ... ehmmm ... (duda entre decir drows femeninas, hembras o mujeres) ... de las chicas, no se gran cosa, y me estaba preguntando ... ¿cómo llegaste a la certeza absoluta de que estás embarazada?
<Dhunna> (da otro trago a su bebida y luego centra sus ojos en Io- cuando éste empieza a hablar y le pregunta) bueno, si te soy sincera es porque empecé a encontrarme mal por las mañanas, a irritarme y reaccionar de forma desmedida ... no sabía por qué era hasta que hablamos ese día de cómo serían nuestros hijos que caí en la cuenta. Además de el par de retrasos, claro (aunque eso ya lo "descubrió" hablando con ladyamal. (Se lo comenta a Io- de forma natural, ni mucho menos molesta ni avergonzada)
<Io-> ah, ¿hablaste con la Señora Bruja sobre esto? (dando muestras de gran interés) ¿dijo algo sobre si había algún peligro derivados de que seamos, diferentes? ¿o porque yo sea mayor? ¿qué te hizo?
<Dhunna> (asiente y cae en la cuenta de que nunca le ha contado como lo confirmó con ladyamal) si, le fui a preguntar si había alguna manera para confirmar lo que sospechaba. Me dijo que sí y me puso en el vientre una poción de las suyas que me hizo brillar la piel. Si la piel brillaba era que sí estaba embarazada (se encoge de hombros dando otro trago a su cóctel, al que ya le va pillando el gusto) y no, no me dijo nada de peligros. Estaba más preocupada por cómo lo íbamos a llevar, por cómo te lo iba a contar ...
<Io-> (da otro sorbo meditando sobre lo que le contó Dhunna "un ungüento ... te brilla la piel ... te proporciona información" al cabo de unos minutos replica un tanto exaltado) ... ¿tú crees que si me aplica a mi esa ... cosa ... en la ... ejem ... ya sabes (señalándose la entrepierna) ¿podrá confirmarnos si es una bebita? (evidenciando una total ignorancia sobre el tema ... y unas ganas desmedidas de que le confirmen de que será niña)
<Dhunna> (abre mucho los ojos ante las palabras del paje y parpadea para no mirar lo que señala) pues ... no creo que sea ahí donde se confirme eso pero podemos preguntarle si hay alguna manera de saber de que sexo es el bebé (da otro trago hasta terminarse su copa y se recuesta en la silla) muchas cosas tendremos que preguntarle a la hechicera ... (pero la verdad es que es a la única a la que le pueden preguntar algo así)
<Io-> (pierde de golpe toda la agitación que tenía, una vez más Dhunna vuelve a dar muestras de ser mucho mas juiciosa que él) ... si, tienes razón. Además, es más importante que nos diga si debemos hacer algo o tener algún cuidado especial mientras estés así (sin ocurrírsele siquiera que su pregunta anterior, era una borricada en toda regla)
<Dhunna> eso será cuando logremos encontrarla, yo creo que nos ve venir y huye ... (cuando se terminan las bebidas se levantan y se vuelven para casa sin haber resuelto ninguna de sus dudas. En fin, otro día sería, pero a la drow empiezan a pesarle tantos días de ... calma. A ver si al día siguiente la encontraban y podían hablar con ella)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Mar Jul 23, 2013 5:58 pm


<Dhunna> (para variar, porque le apetece y porque no le apetecía marchar hasta el lago, había decidido bañarse en casa, se aseaba para luego hacer la visita a la Hechicera, a ver si tenían suerte ésta vez ... En fin, que ahí está la drow pasando las manos por sus piernas, por sus brazos llenándose de espuma perfumada, que es la que a Io- le gusta)
<Io-> (estaba descansando en la butaca del salón junto al ventanal ... y hay que decir estaba, porque aunque no tuviese un gran olfato como Dhunna para oler el perfume del jabón, si tenía el suficiente oído como para escuchar el chapoteo en el agua, y ya se sabe cómo es la imaginación, y más la imaginación de alguien que ha pasado por unos difíciles trances emocionales con su pareja, así que acaba levantándose y acercándose al cuarto de baño, donde observa por un tiempo a la drow desenvolverse, enjabonarse, acariciarse) ... ¿te froto la espalda? (le propone a la drow, sonriendo)
<Dhunna> (alza sus ojos ambarinos cuando Io- le dice si le frota la espalda. Sonríe al ver al paje en la puerta del baño y ni corta ni perezosa sigue pasándose las manos por el cuerpo sin contestar por el momento, sin quitar el ojo de encima a Io-. Se conocen lo suficiente para que él sepa que piensa ella y viceversa) claro, por favor (murmura al fin dándole así permiso para que entre y la ayude. Intuye que con el embarazo más avanzado necesitará más ayuda ... si es que está ahí para podérsela pedir al paje ... ¡Basta! aparta esos pensamientos. Alza la mano llena de espuma hacia Io- sin perder la sonrisa)
<Io-> (entra en el cuarto de baño y se arrodilla junto a la bañera, toma la esponja y tras mojarla frota con gran parsimonia la espalda de la drow, primeramente de arriba a bajo, luego de lado a lado, después en círculos, todo muy despacito y suavemente, deleitándose en el contacto de esa piel suave, recubriendo su musculoso cuerpo, cargando constantemente de agua y jabón la esponja. Sin necesidad de decir nada, pues ambos saben que en el fondo esto no es más que otra forma de mantener e intensificar su contacto durante el tiempo que les queda de estar juntos) ¿Alguna cosa más, desea la señora? (le pregunta sonriendo después de quedar satisfecho con su labor sobre la espalda)
<Dhunna> (se inclina hacia adelante apartándose la melena sobre uno de los hombros, ofreciendo su espalda que el paje no tarda en mimar. Sonríe y suspira un momento cerrando los ojos, disfrutando del momento. Alza la cabeza cuando Io- se detiene, le había sabido a poco pero no podía pedir más, no hasta resolver sus dudas. Suspira de forma audible mientras se levanta apoyando las manos en el borde de la tina) ¿me pasarías la toalla? (mientras se pasa las manos por el cuerpo para eliminar los restos de espuma)
<Io-> claro ... (dejando la esponja, levantándose y acercándose donde está la toalla para cogerla y volver junto a la bañera, donde en vez de ofrecérsela a Dhunna la abre en toda su longitud sin soltarla de sus manos, invitando a Dhunna a que se deje envolver pasivamente con ella)
<Dhunna> (y así hace, pasa primero una pierna y luego otra sobre el borde de la bañera hasta colocarse frente a Io- dándole la espalda para que la envuelva con la toalla. La verdad es que ese silencio le parece bastante significativo de como se sentían ambos. Nada que ver con el baño sino más bien las ganas de mantener el contacto todo lo posible. Así envuelta en la toalla se da la vuelta para mirar de frente a Io-, sin decir nada, y acaba pegándose a él hasta apoyar la mejilla en su pecho, con necesidad de que la abrace)
<Io-> (acoge a Dhunna con la toalla y la abraza, le da un beso en el cuello y comienza a recorrer su cuerpo friccionando la toalla sobre la piel de la drow con delicadeza. Empieza sobre los hombros y va bajando por la espalda, llega al final de ésta y no se detiene, frota los duros glúteos de Dhunna, no pudiendo evitar que una sonrisa asome a su cara. Gira alrededor de Dhunna y comienza a frotar, mirándola a los ojos, dándole otro beso, ahora en la punta de la nariz, con sus manos va bajando, acariciando los senos de la drow, con cuidado, con amor, prosigue por el vientre hasta donde éste también pierde su nombre. Una vez seco da un beso más, ahora en el ombligo de la drow, seguidamente se incorpora y frota un brazo, al terminar con el toma una mano y le besa la palma. Pasa al otro brazo e igualmente al terminar le besa la otra palma de la mano. Se arrodilla de una pierna y hace gesto de que coloque una pierna sobre su rodilla, cuando lo hace frota ésta desde la ingle hasta el pie, al terminar da un beso sobre el empeine de éste y repite igualmente con la otra pierna. Una vez concluido el secado, se levanta colocándose delante de Dhunna, sonriéndole, mirándole a los ojos, y finalmente, acerca sus labios a los de ella para besarla larga, tierna y calidamente)
<Dhunna> (la sonrisa también acude a sus labios cuando el paje empieza a frotar la toalla por su cuerpo, secándola delicadamente. Acaba alzando un poco los brazos para no entorpecer su labor sin dejar de mirarle y recibiendo otro beso que la hace estremecer. Estaba siendo un momento muy íntimo y tierno que le hace querer todavía menos, marchar en solo dos semanas. Hace esfuerzo para no perder la sonrisa, no quiere empañar el momento con tristezas, mientras sigue con la mirada cada movimiento de Io-, cada caricia, cada beso que le encogen el corazón a la vez que lo hacen latir con más fuerza) ¿qué me has hecho Io-? (le murmura, un pensamiento en voz alta, mientras él besa las palmas de sus manos. Se siente vulnerable pero no le importa, está absolutamente sometida a él, en el buen sentido. Haría cualquier cosa por ese hombre y no siente miedo al darse cuenta de ello. No espera respuesta a su pregunta. Alza una pierna y luego otra, obedeciendo a los gestos de Io-. Sus ojos no pierden detalle y su respiración es inquieta por culpa de todo lo que siente, de forma intensa, por su culpa ... no, no por su culpa, sino gracias a él. Y en el momento que la besa ha de tomar aire profundamente un segundo antes, y ha de rodearle el cuello con los brazos sintiendo que sus fuerzas flaquean. Se aferra a él en todos los sentidos en los que una persona se puede aferrar a otra, devolviéndole la calidez que él le demuestra con ese beso)
<Io-> (corresponde al abrazo de Dhunna, poco a poco sus manos van recorriendo su espalda hacia abajo, hasta llegar a los glúteos, que aprieta contra si, sin dejar de besarla posa las manos en la cintura de Dhunna y la alza de forma que ella enlace sus pierna sobre su cuerpo, y así se la lleva del cuarto de baño al dormitorio, ella abrazada a el con brazos y piernas y él sosteniéndola por su duro trasero, ambos en un continuo beso de pasión. Una vez en el dormitorio, exhausto [que uno ya no es un chaval] deposita con el máximo cuidado a Dhunna sobre la cama) ... vístete ... ¡¡vamos pero que ya a ver a la hechicera!! (habla con la respiración entrecortada, y ... los bajos en pie de guerra) <Dhunna> (en cuanto la deja en la cama, se queda un momento ahí tumbada, con la respiración agitada, aún sintiendo a Io- contra ella en todos los sentidos que ha podido notar de camino a la habitación. Toma aire profundamente y hace gesto con la mano de abanicarse para luego sonreír) ¡sí señor! (y se levanta para en seguida empezar a vestirse, cuanto antes le hicieran la consulta antes podrían volver y continuar lo que dejaban a medias. Así que en menos de nada ya está lista, aunque con el pelo aún húmedo. Carraspea, con ojos brillantes, mirando a Io-. No sabe si él tiene que cambiarse de ropa, pero espera que no ... a saber si podría aguantar de nuevo ...) ¡pues cuando quieras!
<Io-> (aprovecha mientras se viste Dhunna para acercar a la cocina y echarse un vaso de te frío a la boca, y otro de agua fresca sobre la cabeza. Luego coge una cestita de juncos y forra el interior con hojas de nenúfar, lo rellena de trufas y coloca encima de todo una flor de nenúfar. Cuando todo está listo sale de la cocina, coincidiendo con Dhunna en estar lista, le sonríe, toma las llaves de la casa y abre la puerta para que salga la drow, sale tras ella, cierra la puerta y baja las escaleras, como siempre, deleitándose con el contoneo de las caderas de Dhunna, al llegar a la calle le ofrece el brazo libre, con el otro lleva la cesta; y dirigen sus pasos hacia la torre de la Bruja ladyamal) ... esperemos que ésta vez sí esté
<Dhunna> (sintiéndose estupendamente bien baja las escaleras a saltitos, sabiendo que él la observa como siempre. En la calle espera que cierre la puerta para tomar el brazo que le ofrece no sin antes reparar en la cesta) ¿es para ladyamal? (le pregunta risueña, pues le parecería un detalle muy bonito para con la Hechicera que tanto le había ayudado. Y que está segura de que su papel en su historia aún no había acabado. Sin más camina junto a Io- hacia esa torre, aunque tuerce un poco el gesto al pensar en esas escaleras que les tocará subir en breves)
<Io-> si, que menos que tener un detalle con ella, ¿te parece bien? (le responde y pregunta a su vez. Él no ha subido nunca a la torre de la Bruja, así que no tiene una idea exacta de lo que le espera. Ambos van directos, y no es que vayan corriendo, pero desde luego no pierden ni un momento en distracciones por el camino. Al llegar al pie de la torre Io- vuelve a llamarla como hiciera la vez anterior, esperando, no, rogando a Tutatis, que ésta vez tuvieran más suerte) ... ¡¡Señora Bruja!! ¡¿Está usted ahí, Señora Bruja?!
<ladyamal> (asomándose a la ventana pues le ha parecido que alguien la llamaba ... ¿Bruja? Cuando ve que están al pie de la torre su querida amiga la drow y el paje ... preguntándose a qué viene esa visita) Sí ... aquí estoy ... ¡¡subid!!
<Dhunna> (sonríe y asiente) me parece fantástico cielo (le da un besito en la mejilla cuando escucha la voz de ladyamal ahí arriba, a lo lejos ... demasiado a lo lejos. Alza la mirada y la saluda con la mano) en un sótano ... debería vivir en un sótano ... (así entra por esa puerta plantándose delante del largo tramo de escaleras) ¡¡ánimo!! (y empieza a subir sabiendo que Io- la sigue, tomándoselo con calma aunque como siempre sabe que llegará arriba resoplando como un rinoceronte)
<Io-> (sigue a Dhunna por la escalera, inicialmente se lo plantea como un deleite visual como al bajar las escaleras del hogar, pero conforme el agotamiento hace mella, y una vez más hay que recalcar que Io- ya no es un chaval, concentra sus fuerzas en subir las escaleras, un escalón más, otro, otro ... si alguien resoplara como un rinoceronte al llegar arriba, éste no será menos que una jauría de elefantes asmáticos tras una carrera de cuatrocientos metros valla)
<ladyamal> (va escuchando como suben, no puede evitar una sonrisa al imaginar como llegarán, así que coloca sobre la mesa una jarra de agua y unos vasos … sabiendo que los necesitaran al llegar a lo alto de la torre)
<Dhunna> (está a punto de decir a ladyamal a voces que les prepare agua y unas sillitas pero se contiene, no quiere que se convierta en una costumbre como hace siempre. Se detiene un momento a mitad de camino y toma aire. Cada vez le costaba más subir, en unos meses piensa que le será imposible hacerlo. Aprovecha para volverse y mirar a Io-, secándose el sudor de la frente) ¿cómo vas? (cuando esté contesta y después de unos segundos de descanso, le toma la mano para seguir subiendo hasta al fin llegar a lo alto de la torre) affu ... en serio, ¿no te gustan las plantas bajas, ladyamal? (pero le sonríe resoplando hasta que ve el agua en la mesa) ¡¡oh!! (y hacia allí va, ya tiene la suficiente confianza con ella como para entrar en su hogar y servirse ella misma el agua, bebiéndose de un trago el vaso) ¿quieres Io-? (alzando la jarra de agua fresquita)
<Io-> (contesta a Dhunna en la parada a mitad de subida, aunque para entonces ya no le queda aire para hablar, todo lo usa en respirar como buenamente puede, así que levanta una mano con el puño cerrado y el dedo gordo alzado, un gesto muy moderno que copio de ChinoLadinoAmoloso que es un hombre de mundo, pero que no es nada convincente dado que no es capaz ni de alzar la cabeza, después de la pausa sigue la subida y para cuando llegan arriba va literalmente andando con pies y manos, lo que se dice literalmente a cuatro patas. Después de retomar algo de aire se sienta en una silla y responde a Dhunna con gestos afirmativos de la cabeza. Cuando se termina el vaso mira a ladyamal y se lleva los dedos índice y corazón extendidos y abiertos en forma de “v” a los ojos y luego los vuelve señalando a ladyamal, y así un par de veces. Todo sin decir nada por falta de aire)
<ladyamal> les ve entrar algo ... cansados ... les deja respirar y que beban el agua antes de preguntarles a que se debe su grata ... visita, pues no es nada normal que el paje vaya a visitarla ...
<Dhunna> (se acaba sentando junto a Io-, aunque está menos cansada que él, claro. Sonríe a ladyamal alzando la mano recobrando el aliento) buenas ... pues ... ¿es que no podemos visitar a una amiga? (obviamente no es esa la razón pero ha de empezar a romper el hielo, que lo que viene es un poco embarazoso y nunca tan bien dicho)
<Io-> (asiente escuchando los saludos entre Dhunna y ladyamal, tiempo que aprovecha para recobrar lo suficiente las fuerzas y el aire para volver a hablar) ... saludos Bruja ladyamal, y permítanos ofrecerle éste humilde presente (ofreciéndole la cesta de juncos) espero que sea de su agrado
<ladyamal> (toma la cesta sonriéndoles a ambos depositándola sobre la mesa para luego sentarse, mirándolos les ofrece más agua y esperando a ver si se deciden a contar a qué se debe su visita) ¿un poco más de agua?
<Dhunna> (más descansada mira un momento a Io- y luego a ladyamal) bueno, la verdad es que queríamos consultarte unas cositas ... (atiende a su pregunta de si quieren más agua y declina con educación) queríamos saber si hay alguna manera para saber si el bebé es niño o niña (esa es una de sus dudas aunque quizá no la principal, pero esa la deja en manos de Io- que se desenvuelve mejor diciendo las cosas con sutileza, ella acabaría preguntando a bocajarro)
<Io-> (escucha atentamente las palabras de Dhunna y se da cuenta de que tiene reparos en hacer la pregunta que les ha llevado hasta allí, pero él no ha subido esa endemoniada escalera para ahora echarse atrás, así que toma la iniciativa) si, queríamos saber si ... bueno, Dhunna me ha contado que usted le pudo asegurar su embarazo mediante un ungüento que frotándolo sobre su vientre, brillaba dando la confirmación ... entonces ... habíamos (echa una mirada rápida a Dhunna y corrige) he pensado si ... untándome usted ese ungüento sobre ... ejem ... ya sabe ... ¿se iluminaría también confirmando que tendríamos una nena (levantándose y haciendo gesto de disponerse a bajarse los pantalones si hiciese falta)
<ladyamal> (se queda mirando a Io-… luego mira a Dhunna ... para volver a mirar a Io- y sin poder contenerse más ... suelta una carcajada ... jamás se imaginó que le preguntaran semejante cosa, intenta dejar de reír y sigue mirando a Io-) pero ... ¿cómo habéis llegado a semejante? ... ¡no! no hace falta untar nada ahí ... tendréis que esperar a que nazca el bebe para saber si es niño o niña … pero ... ¿cómo se os ocurre pensar que un ungüento ... ahí …?
<Dhunna> (mira a Io- y abre mucho los ojos, de no tener la piel tan oscura se habría puesto como un tomate) ¿pero qué haces? (mira a ladyamal mientras ella intenta evitar que Io- se baje los pantalones) a mi no me mires, ¡¡eso es cosa suya!! (dice a su amiga mientras se muere de la vergüenza para luego llevarse una mano a la frente en plan "tierra trágame") ale, ¿ves? hasta que no nazca no sabremos si es niño o niña, déjate de ideas peregrinas, de esas que tienes a menudo (le dice a Io- medio regañándole medio sonriendo. En que situaciones le mete el paje)
<Io-> (se extraña un poco de la reacción de Dhunna, pero escuchando las palabras de ladyamal llega a la conclusión de que su razonamiento, bueno, quizás no era muy racional. Así que se sienta un poco abatido, aunque replica a Dhunna) ... si yo era sólo porque te convencieras, cariño, yo estoy seguro de que será una nena, será preciosa, porque se parecerá todita a ti, pero con mis ojos castaños, y unas pestañas larguísimas, y su piel será de color chocolate, será suave y perfumada. Ya lo verás (dice totalmente convencido, mirando tanto a Dhunna como a ladyamal) Bueno, teníamos otra pregunta ladyamal, vera ... me gusta observar la naturaleza (comienza a relatar) así he aprendido muchas cosas, ¿sabe? Y he visto que cuando un gato ama a una gata, después sale corriendo. Y cuando un señor mantis religioso ama a una señora mantis religiosa, ésta se le come la cabeza. Y cuando una caballa ha sido amada por un caballo, cuando éste vuelve a acercársele, le da de coces. De esto he concluido, que en la naturaleza cuando las señoras son amadas y quedan en estado, dejan de ... amarse, usted ya me entiende.... entonces, nosotros .... ejem ... nosotros nos queremos y ... queríamos saber ... ¿podemos segír ... amándonos? ¿hasta cuando? ... no queremos correr ningún riesgo de dañar a la bebita, eso es lo primordial (y se queda mirando muy seriamente a ladyamal, totalmente satisfecho de su argumentario y esperando una respuesta)
<ladyamal> (ahora se sirve un vaso de agua ... pues falta le está haciendo ante las preguntas del paje, bebe el agua y mirando muy seria a éste le responde) a ver cierto que en la naturaleza hay animales que se comportan así ... pero ni Dhunna es una mantis ... ¡ni una yegua! por favor ... no debes preocuparte ... podéis seguir amándoos sin miedo ... luego ... cuando el vientre de ella esté más abultado ... sí que tendrás que ir con mas cuidado ... pero como tú dices ... sigue los pasos que la naturaleza te da ... y no te preocupes tanto
<Dhunna> (alucina un poco con la manera de plantear la pregunta que tiene Io-, parpadea varias veces sin saber muy bien ha donde quiere llegar, pero le queda claro cuando termina. Luego mira a ladyamal esperando que se eche a reír de nuevo, pero no lo hace, y la aprecia por ello, por tomarles en serio en eso, pues esa si era una de sus dudas. Acaba por sonreír e instintivamente, toma la mano de Io- apretándola un poquito toda contenta. De echo incluso le mira de reojo para de nuevo volverse hacia ladyamal, levantarse y acercándose a ella la abraza) gracias, ¡gracias gracias gracias! (besando incluso la mejilla de la Hechicera)
<Io-> (se levanta y deja que Dhunna se despida de ladyamal, él se limita a sonreír y hace gesto de despedida a ladyamal cuando la drow está lista para marchar. Afortunadamente bajar las escaleras no es tan extenuante como subirlas, así que las bajan rápidamente y ahora sí sin reparos en ir casi casi corriendo se vuelven al hogar. Nada mas cerrar la puerta de acceso a la vivienda comienzan a desnudarse entre besos, para cuando cierran la puerta de casa ya andan los dos como llegaron al mundo y dirigiéndose directamente al dormitorio se quieren y aman como a gatos, señores mantis religioso y caballos les gustaría poder disfrutar por segunda, tercera y quién sabe cuantas veces más)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Miér Jul 24, 2013 6:54 pm


<Io-> (está en casa descansando, pero en realidad habría preferido tener cosas que hacer, se siente inquieto y necesita salir de casa, aunque sólo sea a pasear. Pero no quiere dejar a Dhunna sola y da vueltas en la cabeza qué pueden hacer juntos o dónde puede llevarla, que no suponga un esfuerzo extra para la drow) ... Cariño ... (entrando del balcón donde había estado observando la plaza para hablar con Dhunna) ¿y si salimos un ratito a pasear y pasamos por el carpintero a comentarle lo de la cuna que decías? ... ya tengo la paga de la última remesa de trufas disponible
<Dhunna> (está de domingo, con los pies sobre la mesita auxiliar del salón, sentada en la butaca leyendo un libro, que siempre lee pero que nunca termina. Intuye que Io- está inquieto, más que nada porque no ha parado quieto en todo el día y justo está a punto de preguntarle si le apetece que hagan algo cuando él habla. Le mira alzando los ojos de las páginas del libro) me parece bien, así nos da un poco el aire (dice cerrando el libro, bajando los pies de la mesita y levantándose, para acto seguido desperezarse) dame un segundo que me cambie de ropa y salimos (dice encaminándose al dormitorio con las manos en la nuca, vaya, como si estuviera en su casa)
<Io-> claro (el no piensa cambiarse, aunque no va con las ropas nuevas las que lleva están limpias ... y sobretodo son tremendamente cómodas, por eso le cuesta tanto cambiarse de ropa) cierra el ventanal del balcón, en la cocina llena un par de pellejos con agua limpia y los echa en un zurrón que se cuelga al cuello. Coge las llaves de casa y espera a que Dhunna comunique que está lista)
<Dhunna> (no tarda mucho, se quita la ropa cómoda de ir por casa y contra todo pronóstico sale vestida con un vestido de tirantes, corto, y fresco. Pocas veces ha llevado vestido pero no se pudo resistir a comprarse ese para el verano. Sale de la habitación y se acerca a Io-) cuando quieras (le dice esperando que sea él quien abra la puerta)
<Io-> fiu fiuuuuu (silbido típico masculino cuando desean expresar cuanto les agrada la belleza femenina a la que va dirigido) ¿de donde ha salido usted, que no la vea mi drow o me corta las ... ejem ... ya sabe (abriendo la puerta con una sonrisa en el semblante)
<Dhunna> ¡no seas tonto! (le da un leve empujón pero ríe entre dientes ante las palabras de Io- y luego niega con la cabeza saliendo a la escalera cuando éste abre la puerta. Llega a la plaza y ahí le espera sin perder la sonrisa) ¿entonces te gusta? (habla del vestido. No es nada ajustado y muy fino, pero sin transparentar) es que paso calor con pantalón ... (en cuando él cierre le toma la mano y empiezan a caminar hacia el puesto del carpintero)
<Io-> (baja las escaleras apreciando con gran deleite el contoneo de las caderas, nadie diría que está de tres meses) ... me gusta mucho, y si encima estás más cómoda, más me gusta aún (cierra la puerta de acceso a la vivienda y toma la mano de Dhunna) escoge tú el camino, pero vayamos sin prisas, ¿vale?
<Dhunna> (con la mano libre se rasca un poco la sien mirando a Io-) pues no se, habrá que ir al Barrio de los Gremios Artesanos, ¿no? (nunca había tenido necesidad de ir allí, pero sabia donde estaba, pues quedaban de camino a los Barrios Bajos, así que hacia allí empieza a caminar, despacio, de paseo, de la mano de Io- para no pasar demasiado calor)
<Io-> sí, cuando tuve que acudir al platero y demás, creo que ví alguna carpintería también (omitiendo de dónde había sacado la caja cuando se deshizo del cabecilla del L.K.P.R.) ven, arrimémonos a la sombra de los edificios (para que Dhunna no pase excesivo calor, sin soltarla de la mano mientras pasean) ¿tienes alguna idea de cómo quieres la cuna?
<Dhunna> (agradece que vayan por la sombra, desde luego que le afecta bastante el calor, supone que ahora más) pues había pensado en una bastante grande, que a medida que crezca quede convertido en camita. ¿Qué te parece? (sabe que probablemente les salga más caro, pero mejor eso que ir gastando dinero en cada vez una cuna más grande hasta tener que pedir la cama) como tú ya le harás el cuco para transportarle ... (le mira a ver qué opina o a ver qué idea tenia Io- al respecto)
<Io-> me parece bien, yo la verdad es que no se de éstas cosas, nunca pensé que tendría que meditar en qué clase de cuna deseo (con un sonrisilla de vergüenza) solo había pensado que tuviese barrotes que se puedan bajar, pero con algún seguro, para que no se caiga la nena ni pueda ella bajarlos. ¿Que te parece eso? hummmm (meditando otro detalle consecuencia de lo que dijo Dhunna) ¿deduzco entonces que no quieres que se pueda mecer, ¿no?
<Dhunna> (intenta hacerse la composición mental de lo que le dice Io- y va asintiendo) claro, me parece bien (siguen caminando y callejeando hacia el barrio artesano) no, no creo que sea necesario (dice en lo referente a que la cuna pueda mecerse) de todos modos, cuando duerma en nuestro cuarto estará en el cuco, la cuna-camita estará en su habitación (dice convencida)
<Io-> bueno, a ver que nos dice el maestro carpintero, que igual estamos pensando cosas que no se puedan hacer ... o que nos cueste demasiado (han ido paseando muy pausadamente y siempre que han podido por la sombra, pero todo camino tiene alguna vez su fin, salvo que se de uno la vuelta, o se cambie de idea, o no se avance , o ... bueno, eso no viene al caso ahora) entremos en ese que tiene cosas expuestas en la puerta, ¿te parece? (señalando con la cabeza hacia un artesano con sillas, mesas y demás enseres de madera mostrados en la puerta de su local)
<Dhunna> (sin soltar la mano de Io- se internan en el barrio artesano al fin) sí, mejor le preguntamos a él a ver si se puede ... (y hacia ese taller se dirigen, el que tiene expuestos varios de sus trabajos) buenas tardes (dice la drow al entrar y agradecer cierto fresquito en la tienda, en vez del calor de la calle. Mira alrededor donde en paredes y techo hay colgados todo tipo de muebles hechos a mano a la espera de que el dependiente les atienda)
<Io-> (también observa la cantidad de cosas que hay disponible hasta que ve llegar a quien supone que será el maestro carpintero) Maese, buenas tardes, ¿tiene usted un momento para que le hagamos una consulta? (cuando éste responde afirmativamente mira a Dhunna para que sea ella quien le explique lo que desean)
<Dhunna> (sonríe al maestro carpintero, más que nada para calmarle, pues se ha quedado pálido al ver entrar a la drow. Así comienza a explicarle qué es lo que necesitan, por qué lo necesitan y qué es lo que les gustaría. Gesticula para hacerse entender) ¿hay alguna manera de poder hacerlo? ¿y cuanto nos costaría? (el hombre, más tranquilo atiende a sus explicaciones mientras se le ve que va cavilando y se queda pensando cuando ella al fin calla. Mira a Io- por si quiere añadir algo más que a ella se le haya escapado)
<Io-> (atiende a las explicaciones de la drow, y no se la come con los ojos porque contaría como canibalismo, además, entonces adiós a su bomboncito. No le paso desapercibido la primera impresión del maestro carpintero al ver a la drow, pero sonríe y disfruta de ver como habla y gesticula y consigue que se tranquilice y atienda a sus explicaciones) sólo un pequeño detalle ... algún gancho o soporte que podamos quitar y poner y del que podamos colgar algún adornillo que distraiga a la nena cuando esté despierta, ¿sabe a lo que me refiero? (el maestro carpintero asiente afirmativamente a esto ultimo y sacando un papel y un lápiz realiza un boceto rápido con lo que le han explicado, una vez terminado se lo muestra preguntándoles si es algo así lo que quieren)
<Dhunna> (asiente a Io- y luego vuelve los ojos al maestro para ver que ya empieza a hacer un boceto. Ladea la cabeza para mirar ese dibujo hecho a trazos rápidos pero certeros, y la verdad es que a ella le parece que tiene todo lo que ellos han pedido, baranda de barrotes de quita y pon, convertible en camita y con el gancho para el móvil de adorno. A ella se le ilumina el rostro con una sonrisa y mira a Io- de ese modo, haciendo que el carpintero no tenga ningún prejuicio contra ella) me parece fantástico, ¿no crees? (le dice a Io- para luego mirar al maestro)
<Io-> (asiente y sonríe al ver que el boceto es del agrado de Dhunna) ... y ahora Maese, ¿cuanto nos costaría? (el maestro carpintero lo medita un momento y les da tres precios en función de la madera que se use, si pino, cerezo o roble) entiendo, mirando a Dhunna dubitativo (el precio en pino es asequible, de hecho lo podrían pagar ahora mismo sólo con las rentas de la última comisión de trufas vendidas por Lady Adenae)
<Dhunna> (el maestro les enseña muestras de los tres tipos de maderas y ella los observa y desde luego le gusta más la de cerezo, pero es más caro y se muerde el labio mirando a Io- indecisa) como bonito éste (la de cerezo) pero mientras sea resistente me da un poco igual (mira a ver la opinión del paje, como siempre, eso era cosa de los dos. Y el maestro les deja pensárselo sin meterles prisas)
<Io-> el roble no nos lo podemos permitir (le dice a Dhunna pero para que lo escuche también el maestro carpintero, a Io- no se le da bien regatear, pero igual consigue que se apiade de ellos) el pino, no es feo, pero lo veo muy claro y será sucio, además es menos resistente que el cerezo. Si nos esforzamos un poquito, tenemos cuna y cama para los primeros años, en vez de tener que comprar una cuna y dentro de poco una cama (mira al maestro carpintero a ver si confirma su argumentación, y así es, les garantiza que con la madera de cerezo tendrán cuna y cama ... hasta los 4-5 años, todo dependerá de cuanto crezca la nena también) ¿se lo podremos pagar en dos plazos? (le pregunta al maestro carpintero, respondiendo éste que sí, sin problema)
<Dhunna> entonces ya está decidido (dice ella sonriendo al maestro más contenta que unas pascuas, apretando la mano de Io-. Acababan de dar el primer paso para acondicionar la casa y ellos mismos a lo que está por venir. Acuerdan con el carpintero que sea como el boceto, de cerezo y con todas las cosas que le han pedido. También le dicen que no corre prisa, pues hasta invierno no será necesaria, pero el hombre les asegura que estará lo antes posible y le aseguran que en pocos días le darían el adelanto como paga y señal para que empiece con el encargo. Así, estrechando la mano del carpintero acaban saliendo de nuevo a la calle) ¡¡quedará estupenda!! (sin poder aguantar más la ilusión y besando a Io- de forma efusiva)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Jue Jul 25, 2013 10:23 pm

<Io-> (se encuentra junto a la puerta del almacén de la tienda de Lady Adenae, cuando ve acercarse a una antigua conocida) saludos Lady Ignea
<Ignea> Mis respetos Io (Inclinó la cabeza al tiempo que una mano se elevaba y acariciaba con el índice la amplia ala del sombrero)
<Io-> (como siempre tuerce el gesto ante la manía de Lady Ignea de hacer sufrir inútilmente sus ... por otra parte... graciosas y bellas articulaciones)
<Ignea> (observando la acostumbrada respuesta por parte de Io, muestra una sonrisa generosa, la cual, sin pretenderlo, muestra el filo de unos largos colmillos)
<Io-> (sonríe igualmente a Lady Ignea ... si bien el no tiene una dentadura tan brillante e intimidatoria ... puede dar un buen bocado como el que más)
<Ignea> (alzó la mano hacia la boca, atrapó entre los dientes parte del guante sobre sus dedos anular e índice, entregándoles unos ligeros tirones, mientras, con paso lento y cadencioso caminó hacia Io-, cuando por fin llegó ante él ya había retirado la prenda de sobre su mano, la derecha y guarda ambos guantes apretados en la izquierda) Una tarde demasiado cálida, ¿verdad Io-?
<Io-> eso depende para quien Lady Ignea (observando no sin cierto placer los gráciles movimientos de la dama, esperando que no llegue a oídos de su drow) ... seguramente para alguien proveniente del norte lo sea, pero no así para quien haya escapado del infierno en la tierra (sonrisa de satisfacción ante su argumentario)
<Shanae_> (ve a Io- hablando con una dama y le echa una mala mirada)
<Ignea> Sea como fuese, no deseaba entrar en una disputa sobre proveniencias, más bien era una invitación a buscar refugio y no encuentro mejor lugar que el de la taberna, si ... gustáis acompañarme ... (su voz se mostró melosa, dulce incluso, en aquella invitación. Sonrió, se ladeó para que Io- comprobara la fachada de la taberna, la más cercana, la que quedaba a su propia espalda)
<Io-> hummm ... acepto vuestra invitación (habiendo meditado bastante las consecuencias, pero ... bueno ... hay cosas que ... hay que hacer. Empezando a caminar hacia la taberna haciendo gesto de acompañamiento a la dama)
<Ignea> (retiró el sombrero de sobre su cabeza y lo acomodó bajo su brazo, con un movimiento de su mano retiró cierto incómodo sudor de sobre su frente, esa porción de piel que quedaba entre el pañuelo de sedas y las cejas. La peculiar reticencia de Io- le pareció sumamente encantadora y para cerciorarse, aumentar ésta o simplemente divertirse, le tomó del brazo, sin invitación, con atrevimiento, caminando hacia la taberna) He oído ... (comenzó a hablar en un tono de voz que mezclaba la confidencia y la confianza) de ciertas noticias por aquí, deseaba ... saber cuan de ciertas son ... debéis ponerme al día querido ... (palmeó el brazo de Io-, antes de separarse y ofrecerle paso hacia el interior de la taberna) Por favor ...
<Io-> (se sobresalta un tanto ante el contacto físico de Lady Ignea, consecuencia de esto durante un momento va andando estirado como si tuviese un palo de escoba ... ejem ... haciendo de segunda columna vertebral) ... Si está en mi mano informaros, se hará con gusto (entrando en la taberna y sosteniendo la puerta para que entre la dama Ignea también, esperando que sea ella quien escoja mesa) pero le advierto que últimamente no tengo demasiada vida social, entre mis labores, mi drow y el embarazo (aprovechando a sacar el tema a relucir ... por si acaso)
<Ignea> Asintió agradeciendo el paso que le ofrecía Io-, al tiempo que avanzaba al interior de la taberna. Su testa se alzó y observó por encima las mesas, catalogó a los parroquianos y buscó un lugar "seguro" cerca de una vía de escape, así que se encaminó hacia una mesa cerca de la ventana , una que daba hacia la plaza. En su rostro no apareció una expresión de sorpresa mientras digería las nuevas, como si éstas no la encontraran desprevenida) Interesante (aspiró el aire y lo aguantó hasta que se dejó caer sobre la silla, ladeando las piernas para no golpearse con la empuñadura de las espadas en las costillas. Posó una mano sobre ésta y la apartó hasta que se acomodó en la posición) Por favor, contadme más sobre ello. No sois hombre que ostente pertenencias y menos de personas, por lo que supongo ha de ser una dama con suerte) extendió el brazo invitándole a sentarse ante ella, ese mismo brazo se alzó tratando de llamar la atención del tabernero.
<Io-> oh ... si ... bueno ... (evidenciando cierto sonrojo de timidez antes los cambios acaecidos en su vida) ... ciertamente no poseo a nadie, como si fuese mi esclava. Nos conocimos ... nos apreciamos mutuamente ... y acabamos compartiendo vida ... hasta crear una (notándosele una sonrisa bobalicona al pensar en su bomboncito IoAna) ... gracias a un acuerdo de colaboración con Lady Adenae, disponemos de un hogar decente, no vaya usted a pensar que habitamos en la Higuera ... jajajaja ... (riéndose ante esa idea, y rascándose la cabeza al darse cuenta de cuanto ha cambiado su vida) ¿quien lo iba a decir? ... Pero no quiero aburriros, ¿que deseabais preguntarme? (para mi una zarzaparrilla, indicándole al camarero cuando éste se presenta, no haciendo caso de la mirada de extrañeza de éste por el cambio respecto del doble de licor de cardo borriquero de la última vez)
<Ignea> (Se abstuvo de izar las piernas y cruzarlas sobre la mesa, por cortesía siguió un tanto protocolaria ante la mesa, con los codos sobre ésta y los dedos entrecruzados creando una superficie donde apoyar el mentón, de ese modo su rostro quedaba dirigido hacia el sonrojo de las mejillas de Io-, al ver llegar al tabernero le entregó cierta tregua al compañero, alzando la mirada, demasiado clara, hacia la nueva presencia) ¿Qué deseáis tomar? (Ignea alzó la mano y la posó sobre su pecho, sobre la camisa ajada y el chaleco mellado de cuero pardo) Para mí una cerveza ... (Tornóse hacia Io) En ese caso todo lo que he oído era cierto, me agrada comprobar cuan buenos pueden ser mis ... (sonrió perversa) informadores.
<Io-> Valla (exclama sorprendido) no me pensé que fuera sobre mi insignificante persona sobre quien desearais preguntarme ... y menos aún que alguien gaste su tiempo en estar al tanto sobre mi vida para relatarla (en el fondo Io- siente gran alivio, pues temía que las preguntas de Lady Ignea pudiesen tener algo que ver con la "desaparición" del cabecilla del L.K.P.R.)
<Ignea> Jajajajajaja (rió generosa y meciendo la mano, de un lado a otro, como si disipara demasiado humo invisible a su alrededor) Tranquilo, suelo tener ojos en tierra para aquello que me interesa (se acomodó sobre su asiento, pues deseaba causar cierta buena impresión y enfatizar mejor sus deseos con ello) Veréis, me alegro mucho de haberos encontrado ... (el tabernero apuntó el pedido e Ignea esperó a su marcha, observándole ir con aire desconfiado.

<Shanae_> (en la calle se cruza con Dhunna) ¡¡buenas Dhunna, mi niña!! ¡¡te quiero!! (le pasa una daga afilada) tenlo presente
<Dhunna> ¡¡~Shanae_~!! Em ... (mira la daga y luego a ella) yo también a ti ... creo ...
<Shanae_> ¿cómo que crees? jajaja jodía
<Dhunna> es que con la daga intimidas jodía ...
<Shanae_> no es para mi ... es para que mates a Io- con algo contundente
<Dhunna> ¿qué lo mate? (con cara de incomprensión) contundente no se, pero afilado ... uhm ... ¿qué ha pasado ya?
<Shanae_> jajajjaa si, (se acerca a Dhunna y la dice algo al oído para que pueda ir a matar a su marido sin serlo aún y puede que ya nunca, que éste se fue del bracito con una mujer a la que no le quitaba ojo el paje) ale ... si  necesitas madrina, aquí estoy
<Dhunna> (cara de indignación total, roja no, ultrasónica) ¿perdona, qué?
<Shanae_> (asiente a Dhunna señalando hacia la taberna ) en aquella están,  no hace mucho que llevan ahí. Bueno, afilo mi aro, ¿no?
<Dhunna> a ver, explícame eso con detalle ...
<Shanae_> (sonríe maliciosa pero accede a soltar prenda) estaba yo tan tranquila tomándome una limonada …

<Io-> ya que estamos (duda un instante antes de lanzarse) me gustaría haceros una consulta profesional (le dice a Lady Ignea una vez que se retira el camarero) ¿sería factible mandar un guardaespaldas a las tierras drows, en secreto para la persona protegida? ¿y qué coste tendría? (está claro cuales son las intenciones de Io-, pero seguramente las malas lenguas sólo verán que él se fue a la taberna con una bella dama, a escondidas de su compañera drow)
<Ignea> (siguió con la mirada al camarero, mas no pudo mantener una calificadora mirada cuando la sorprendió la pregunta de Io-, a lo que, uniendo los labios se dedicó a pensar, incorporándose hasta una posición más cómoda, de entre los labios escapó un silbido largo) Bueno ... drows ... (con el dorso de la mano se acarició el mentón, sin prisa) sería factible, pero ... peligroso (la lengua buscó acariciar las puntas de sus muelas dentro de su boca, ladeando la mandíbula) Sed directo y hablad desde la confianza ... cuanto más datos tenga mejor será mi respuesta.

<Shanae_> (… se detiene eso no cree que importe) al grano, vino una mujer poniéndole ojillos a Io, a éste se le iban los ojos detrás, se cogieron del brazo y
a tomar cañas ... eso me lo invento ... lo mismo es tinto verano ... no se ...  (duda un poco, es su versión de lo que vio)
<Dhunna> entiendo ... (si querían lío, ya lo tienen, será divertido para todos menos para Io-, pues cree las palabras de Shanae_, aunque su semblante no varía, es serio y casi indiferente)
<Shanae_> ¡¡fiesta!! ¡¡espérame un momento!! ... (desaparece y vuelve con las pinturas de guerra en el rostro a lo Lance-Rambo, ella en negro y Dhunna en blanco, que si no, no destaca ) ya está ... ¡¡lista!!
<Dhunna> (alza una ceja mirando a Shanae_ sin cambiar el semblante) ¿fiesta de qué? (la conoce lo bastante como para ver que no tiene el xixi para farolillos) vamos a tomar algo, pero a otro sitio ... (y empieza a caminar en la dirección opuesta a donde está el paje con quien sea que esté)
<Shanae_> pe… pe... (mira a un lado y a otro de la calle viendo como van en dirección contraria y ella emperifollada para la pelea ) no le vamos a pegar ni un poquito? ... (pone pucheros detrás de ella) o a ella, más bien parecía que la que quería tema era ella ... (la cosa era tener fiesta) ¿no me digas que vamos de Camelo-Karaoke para quitarte las penas?
<Dhunna> (frunce un poco el ceño mirando a su amiga y luego sigue caminando) vamos a beber algo ... ya tendrá tiempo de explicarse, y más le vale ser convincente ...

<Io-> no es gran cosa lo que puedo deciros (baja la voz y la mirada apesadumbrado, pues es la verdad) mi compañera drow a de volver a sus tierras (no viene al caso detallar el por qué) y temo por su seguridad, estando embarazada de un humano (mira directamente a la dragona pues quiere observar su reacción y detectar si cree que la misión sería un imposible)
<Ignea> (miró a Io-, primero escéptica y luego sumamente complacida, en el rostro cierta apagada ternura, exceso de sentimentalismo en quien carece de empatía. Asintió con la cabeza) Bien, podría encontrar una partida ¿Discreción o es mayor la preocupación? (en la mente comenzó a desarrollarse cierta matemática productiva)
<Io-> lo primordial es la discreción, el elemento a proteger no ha de saberse observada (le responde a Lady Ignea) ... creo que lo mejor sería un solo individuo que vigile desde las sombras (aparte que no cree que pueda permitirse algo más nutrido) ... pero he de ser sincero, mis recursos económicos son muy limitados, antes de seguir hablando de esto, necesito una estimación para saber si puedo o no puedo costearlo
<Ignea> Si no dejo el asunto a terceros y soy yo misma ... (alzó las cejas para saber de la reacción de Io-, ante su propuesta antes de proseguir, aunque su soberbia no le dejó demasiado espacio a la duda y continuó tras esa calmada pausa) ... puedo buscar un precio que sea ... aceptable para ambos. Un favor aquí ... o ... allí ... (sonrió tanteando el terreno)

<Shanae_> (suspira dándole una patada a una piedrita del camino, jope ahora que estaba recuperada y no había movidas) vaaaale, pero sigo sin dinero, se que es de poca amiga, que tengas una amiga ... (la mira) ¿molesta? y que encima invite a las cañas ... pero ya sabes ...
<Dhunna> no te preocupes (acaba sonriendo de lado a Shanae_ pasándole un brazo por los hombros) yo invito. Lástima que no me pueda emborrachar, la verdad es que sería un buen día para ello
<Shanae_> ¡¡oh bien!! mi pequeña pantera, primero tomamos fuerzas con el bebercio y luego le muerdes ¿no? ... buena idea (está claro que la forma de hacer las cosas de esa drow habían cambiado mucho y quizás Shanae quería guardar ese toque salvaje) ¿no puedes emborracharte? ... pues te paso una hierbitas que …
<Dhunna> (la drow tiene un nubarrón bien negro encima, que la sigue a donde va, y las palabras de Shanae_ no la ayudan a serenar el ánimo, pero no quiere montar una escena. Pasa de que se rían a su costa) déjate de hierbas, beberé ... zumo (escupe la palabra con cara de asco)
<Shanae_> (cede el paso a su amiga la drow a otra taberna que no es la que Glaurung^ quiere que curren, si no en otro del barrio "La Supreñá" ) venga  Dhunna, sabes que en cierta manera te pongo en alerta, pero creo que Io ... (aunque la confunde la mirada ) es fiel a ti físicamente ... ella en cambio ...
(hace una mueca a lo del zumo) no se, quizás sintiese algo por él en el pasado y le sorprenda todo esto ... ¿curiosidad? ¿morbo?
<Dhunna> (se adelante a Shanae_ y entra en esa taberna encaminándose a la barra en cuanto su amiga entra con ella) Shanae_ me vuelvo a marchar en unos días ... (como cada año, ella sabe que vuelve a su tierra) a lo mejor no quiere estar solo ... no lo se (se pasa las manos por el pelo dejando que sea Shanae_ la que pida)
<Shanae_> (la noticia la deja de piedra momentáneamente, bueno era algo lógico el ir y venir en ellas pero ahora ... mira inconscientemente la barriga de la Diosa de Ébano ) pero ... ¿así? ... ¿no va a ser peligroso? No ... ( camina tras ella hasta la mesa mirándola al rostro ) ¡¡no debes!! ... ¡¡no puedes!! ¡¡no sin mi¡¡ ... ¡¡yo quiero ser drow!! para poder proteger a tu hija/o (puntualiza)

<Io-> (mira suspicaz a Lady Ignea ante sus palabras ... por un lado sabe de sus "cualidades profesionales" y está seguro que difícilmente alguien pudiera proporcionar mejor seguridad a Dhunna, y más sin que ella se entere); pero por otro lado eso de deber favores sin especificar, le incomoda tremendamente) favores ... ¿como qué? querida (por no decir taimada) señora. Para ser sinceros preferiría un pago concreto y especifico; porque dudo mucho que tenga usted excesivo interés en trufas, juncos y nenúfares, ¿verdad? (sonriendo dando a entender que capto el sentido oculto de las palabras de la dama)
<Ignea> Jajajajajajajaja todo a su tiempo ... todo a su tiempo ... (alzó la mano que se deslizaba sobre la madera, jugando con las yemas de los dedos sobre los nudos, las imperfecciones de la mesa) No tengo prisa por cobrarme esa  ... parte del acuerdo y ante todo soy una mujer práctica, no pondría en peligro nuestra ... (se inclinó sobre la mesa acortando la distancia entre ambos, manteniendo su mirada en los ojos de Io-) Amistad ...

<Dhunna> (se sobresalta un tanto ante la reacción de Shanae_) sí debo, por varias razones, entre ellas ésta (se lleva una mano al vientre) tengo que acabar allí para poder quedarme aquí y aunque te lo agradezco no puedes venir (la sonríe de forma amigable aunque algo triste) tendré cuidado ... (o eso espera)
<Shanae_> (y ahí quedan las dos amigas hablando mientras beben zumo, al  menos aprovecharían los últimos días, no le gusta el tema de no poder proteger a madre e hija pero es lo que había en la comunidad vip drow)

<Io-> (casi se atraganta ante el gesto de Ignea) ... cof cof ... ups, perdonad, creo que se me ha introducido un mosquito por la nariz (tratando de salir al paso del trance lo mas airoso posible) Efectivamente os tengo en gran estima y tampoco quiero abusar de ello, se que vuestros honorarios están mas que justificados, pero igual no estén a mi alcance. Además ... (comienza a dudar de si la idea es buena) ¿sabéis? (aprovechando el gesto de intimación de la dragona) Se que Dhunna se enfadaría muy mucho conmigo. ¿Qué me aconsejáis? (realmente es un mar de dudas entre sus ansias por querer proteger a la drow y su miedo a que esto sea perjudicial a su relación con ella)
<Ignea> (retrocedió, hasta que apoyó la espalda contra el respaldo, adoptando una postura cómoda al estirar las piernas, cruzándolas a la altura de sus tobillos, los brazos los cruzó sobre el pecho en una muestra de rechazo ante las dudas de Io-) Que os dejarais llevar por el peso de la opción más adecuada  (extendió un brazo con la palma hacia arriba y de forma teatral actuó como si sobre ésta se pusiera un peso) el enfado (el rostro se giró hacia la otra mano que imitó el movimiento) la posibilidad de que ... estando viva, se pueda enfadar (las manos en forma de balanza se mecieron como si sopesaran las cantidades ficticias que sobre ellas había imaginado)
<Io-> (escucha con autentico interés las palabras de Lady Ignea, aunque en la balanza mental que él contempla, lo que se dirime es : la posibilidad de que se enfade o la posibilidad de que necesite protección ... y está claro que para Io- prevalece la opción de procurar la mayor seguridad que esté en sus manos proporcionar a Dhunna, aunque tenga que ser a escondidas de ella) prefiero  arriesgarme a que se enfade conmigo, a arriesgarme a que las pierda por no haberles protegido hasta donde me fuese posible (responde finalmente terminándose el resto de la zarzaparrilla de un trago)

<Dhunna> (después de haber pasado la tarde charlando con Shanea decide pasear un rato para meditar tranquilamente)


<Io-> (se levanta y deja dos monedas para el camarero por las bebidas) ... he de volver a casa o Dhunna se preocupará por mi, le estoy muy agradecido Lady Ignea, por el interés, la compañía y los consejos. Si le parece bien, meditaré sobre el asunto y ya concretamos (haciendo gesto de despedirse y salir de la taberna)
<Ignea> (alzó la mano y tomó de sobre la mesa el sombrero, lo llevó bajo el brazo para observar la marcha de Io-, ella buscaría la mesa donde una partida de cartas parece no haber empezado hace mucho. Y entre la gente se pierde)


Última edición por Tych- el Sáb Jul 27, 2013 7:22 pm, editado 1 vez

Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Vie Jul 26, 2013 7:04 pm


<Dhunna> (después de un rato paseando decide acercarse a la taberna. La drow necesita caminar, nota que si pasa demasiado tiempo sentada le empiezan a doler las piernas. Así que acaba entrando en el local, paseando su mirada ambarina por el lugar antes de acercarse a la barra. Parece que la taberna no está muy concurrida, aún así hay una pareja en una mesa comiendo y en otra mesa otra persona comiendo también. Parece que van tarde, pero cada cual que coma cuando tenga hambre, ¿no? Así acaba sentandose en un taburete junto a la barra. Sigue en proceso de probar que bebida no alcohólica le gusta. Así que rememora su lista de zumos. Hoy toca de coco. Y así le pide a la tabernera un zumo de coco. Se acoda en la barra mientras espera que le sirvan, sonrie a la tabernera cuando le trae el zumo de coco) gracias (se conciencia para no hacer caras raras si no le gusta el zumo ese pero al probarlo resulta que le gusta. Abre los ojos y piensa que ya ha encontrado el sustituto de su copa de vino mientras dure el embarazo)
<Deanmaine> (entra tambien en la taberna, la tabernera nada más verla entrar ya está preparando la absenta, pero ella le para, y le pide en su lugar un zumo de pomelo, con azúcar para parar una docena de bueyes) saludos Dhunna
<Dhunna> (vuelve la cabeza cuando escucha su nombre con el copón de zumo de coco) vaya, saludos Deanmaine (la drow le sonrie y le señala con la mano el taburete que hay junto a ella por si la mujer se quiere sentar) ¿vos también a base de zumo? (aunque alza la ceja al ver la cantidad de azucar que le mete)
<Deanmaine> Dhunna pues si, al parecer hay cosas que no se pueden hacer estando una tal y como está (refunfuña un poco porque se le hace la boca agua por una absenta, y se sienta a su lado) ¿qué tal estáis vos?
<Dhunna> (se está llevando la copa a los labios pero detiene el movimiento mirando a Deanmaine) no me digais que vos ... (y le señala la tripa con la mano libre, alzando ambas cejas pero con ojos risueños)
<Deanmaine> (asiente, sonriendo) kaikan predijo una boda de penalti, y le dijimos que de eso nada ... al final tenía razón, menos mal que no aposté con ella porque ahora mismo estaría pagándole todos mis ahorros de éste mes (se echa a reir a carcajadas)
<Dhunna> ¡¡oh vaya!! enhorabuena querida (aún sentada en el taburete le da una especie de abrazo cordial. Desde que ella también está en estado casi que es más cariñosa) ¡pués bienvenida al club! (dice alzando su zumo de coco hacia ella para hacer un brindis) ¿estáis de poquito no? no se os nota nada (claro que ella está de tres meses y tampoco se le nota todavía)
<Deanmaine> (choca la jarra de zumo de pomelo con Dhunna) pues unas 6 semanas, pero nada ... lo llevo bién, el que peor lo lleva es Faramir, que parece una gallina con sus polluelos, y se pasa un poco de sobreprotector (se apoya sobre la barra y resopla) y encima con estos cambios de humor tan locos, a veces tengo que morderme la lengua para no mandarlo a paseo
<Dhunna> (rie despues de brindar con Deanmaine) quizás lo que peor llevo son esos cambios de humor. Por suerte se me han pasado ya los mareos matutino (suspirando con alivio) sí, bueno, Io- no lo está pasando muy bién tampoco, quiere protegernos demasiado y además está obsesionado de que va a ser una niña ... bueno, seguro que lo habrás oido (dice divertida)
<Deanmaine> si, lo he oido y Faramir está con la misma canción, que si va a ser niña que si no sé que, que igual a la mamá (resopla pero aún así se le ve contenta) les ha dado por las niñas por lo visto, pero qué más dará digo yo, si al final hasta que no nazca no lo sabremos.
<Dhunna> eso pienso yo, mientras sea una criatura sana ... pero nada, ¡que va a ser niña! (rie asintiendo) incluso fuimos a ver a ladyamal para ver si había alguna manera de saber el sexo del bebé (piensa en la escenita del día anterior y aún le da vergüenza) pero como decís hasta que no nazca nada.
<Deanmaine> (se asegura de que Faramir no esté cerca) ni digais eso, no vaya a ser que también quiera ir a molestarla con la misma historia, porque encima si no vamos a verla fijo que se enfada y la que puede montar, ya me la tiene jurada por ver la otra noche a Fives, más peleas me parece que no apetecen ya
<Dhunna> (piensa en sus propias peleas con el paje y en la que está por llegar, pues seguro que sí iba a liarsela en casa) no os preocupeis, la Hechicera no tiene medios para saber eso, así que ... (se encoge un poco de hombros dando un trago a su zumo de coco. Luego mira a Deanmaine risueña) bueno, parece que tendrán con quien jugar
<Deanmaine> eso espero, la verdad es que las cosas no van bien ... hay algunos problemas bastante serios que debíamos resolver antes de tener familia, pero resulta que nos ha pillado en medio, de ahi que Faramir esté como pollo sin cabeza cada vez que necesito estar sola (le da un último trago a su jarra y pide otra, ésta vez de naranja, aunque no le haga mucha gracia
<Dhunna> entiendo, para nosotros tampoco es el mejor momento para esto (se lleva una mano al vientre de forma casi inconsciente y toma aire) aunque intentamos llevarlo de la mejor manera posible, pero es difícil. Y se que Io- sufre, pero no puedo hacer nada al respecto (murmura fijando la vista en lo que queda de su zumo de coco)
<Deanmaine> Dhunna al menos no tienes un hermano desquiciado que quiere tomarte por esposa, y que ha prometido vengarse de tus amigos (ve como le traen su zumo de naranja, le da un sorbo y pone cara de asco, al fiinal ya se ha mareado y eso que iba bien, sin mareos ni nauseas ese dia)
<Dhunna> ui no, esa etapa ya la pasé hace años (dice sonriendo, sus riñas familiares y persecuciones ya las había dejado atras, más o menos. Vuelve a mirar a Deanmaine y la ve con cara de haber chupado un limón) ¿os encontrais bién? (mira el zumo que toma y da las gracias de no haberlo pedido ella)
<Deanmaine> (aparta un poco el zumo porque le molesta hasta el olor) emm nada, lo normal, que creo que no debí pedir zumo de naranja, aún se me hace extraño odiar comidas y cosas que antes me encantaban
<Dhunna> (pone una mano en la espalda de Deanmaine en un intento de reconfortarla) eso me pasó ayer cuando probé la hidromiel, no creo que vuelva a tomar ... esa cosa puaj (pone cara de asco ella también)
<Deanmaine> creo que acabo de empezar a odiar el zumo de naranja y anoche odié el ciervo, y el conejo (respira profundamente aplacando sus ganas de ir al lavabo a devolver (los comí como siempre para cenar y casi me muero del asco)
<Dhunna> yo aún con comidas no me he topado con nada que no pueda comer, pero si que últimamente me lleno en seguida. En fin, tendremos que acostumbrarnos, ¿no? (dice sonriendole aunque la ve algo pálida) ¿seguro que estás bien?
<Deanmaine> (asiente, solo que el mareo no remite) ufff de verdad creo que me ha sentado fatal el zumo ... no imagino por qué (vuelve con las respiraciones para no tener que ir a devolver, ayer ya estuvo enclaustrada en el servicio todo el santo día) ¿siempre es asi Dhunna?
<Dhunna> me temo que sí, almenos durante los proximos dos meses ... (le da unas palmaditas en el hombro a Deanmaine) al menos es lo que me pasó a mi, y parece que la cosa cambia en cada mujer ... pero me da que si empiezas ahora vas a estar con mareos y nauseas un tiempecillo (ella habia estado así casi todas las mañana hasta hacia poco) ¿quieres salir a que te de el aire, Deanmaine? (deja unas monedas en la barra pagando los dos zumos de ella y el suyo)
<Deanmaine> debería porque si sigo aqui encerrada fijo que devuelvo (se gira hacia fuera, y ve entrar a Faramir hecho polvo y encima medio tambaleandose, antes de que pase nada, ella sale a su encuentro preocupada, ya se volvía a poner el corazón en un puño como siempre que tardaba más de lo necesario en volver o lo veía ensimismado en sus pensamientos) ¿Faramir? Amor ... ¿estás bien?
<Dhunna> (se vuelve hacia la puerta al escuchar el portazo y ve entrar a Faramir tambaleandose luego mira a Deanmaine que parece recobrarse de su mareo debido a la preocupación, de todos modos a ella le pasaria lo mismo de ver a Io- de esa manera, así que se mantiene al margen, quedándose en la barra mientras ella va al encuentro de Faramir)
<Faramir> (ladeó su cabeza para clavar sus ojos azules en el rostro de la dragona ... Alzó su mano diestra de manera lenta hacia la mejilla femenina, cual rozo muy levemente con la yema de sus dedos ... Él deseaba escuchar una explicación, algo que esclareciese el por qué ella se marchó ... Pero quizas, eso tan solo empeoraria las cosas ... Ajeno a ellos dos, la joven tabernera coloca la jarra sobre la barra, cerca del montaraz en total silencio)
<Deanmaine> (mira con el ceño fruncido la jarra y luego a Faramir, ¿podría ser que había estado bebiendo? eso no se lo puede creer por lo que pone ella misma la mano sobre la jarra y tira el contenido al otro lado de la barra) ¿Dhunna, podriais disculparme? me parece que debo llevar al montaraz a descansar, aunque el se vaya a oponer firmemente a ello (ya se anticipaba a la posible discusión sobre si descansar o no que iban a tener)
<Dhunna> claro, no os preocupeis (le sonrie alzando la mano, podría decirle si necesita ayuda pero sabiendo ya que tienen algunos problemillas y no quiere entrometerse. De todos modo sigue atenta por si necesita que les acompañe o algo así)
<Faramir> (La joven tabernera queda impresionada al ver como Deanmaine derrama la jarra al suelo ... Realmente la dragona no tenia modales a lo que ella respectaba ... Entreabrió sus labios para decirle lo que ella pensaba, pero comprendió que su castigo ya era evidente ... Observó el rostro serio y angustiado de la dama, y comprendió que en el amor también se sufre ... Así que tomo el paño, y se inclino para comenzar a limpiar el suelo ...
<Dhunna> (Ya ha pagado así que acaba levantandose del taburete. La drow dirige una última mirada a Deanmaine y Faramir antes de salir del local pensando que en todas partes cuecen habas. De distinto origen y llevado de formas diferentes pero los problemas nos persiguen a todos)

(Narrador : Deanmaine y Faramir prosiguen sus andanzas, pero, esa es otra historia)

<Dhunna> (hacía poco que había salido de la taberna aún con el sabor a coco del zumo que se ha tomado y sin nada mejor que hacer vuelve para casa perdida en sus cabilaciones. Después de la conversación con Deanmaine sabe que aún hay un cabo suelto, algo que tiene que aclarar con Io- y sólo recordarlo empieza a herbirle la sangre. Así que aprieta el paso para llegar a casa. No sabe si él está allí pero si no le esperará a que vuelva)
<Io-> (tras haber concluido a su vez la conversacion con Lady Ignea también decide volver a casa, va cavilando sobre los pros y los contras de la propuesta a Lady Ignea, de los dos ultimos recursos que le quedan éste es el que cree mejor. Y asi andando sumido en sus pensamientos llega a casa. Su ánimo no es el más alegre que se puede tener pero si lo suficiente para saludar como es costumbre) ... ¡ya estoy en caaasaaa! (entra y cierra la puerta)
<Dhunna> (ella no hacía mucho que había acabado llegando y se está descalzando. En cuanto le ve llegar toma aire para serenarse y sale descalza a recibirle con una sonrisa) ¿hola cielo, qué tal el día? (de lo más normal, se acerca a él y le da un besito en los labios. No necesita acercarse demasiado para notar que desprende el olor a taberna mezclado con otro aroma. Desde luego acompañado en la taberna ha estado, pero no se inmuta)
<Io-> (es plenamente consciente de que debe oler a taberna, y que no hay ninguna posibilidad de que Dhunna no lo perciba, la duda es si decirselo el como si tuviese cargo de conciencia o esperar a ver si ella saca el tema. Decide lo segundo, pues en realidad, él no ha hecho nada malo. ¿Pero entonces que decirle en cómo ha estado ocupado? No quiere mentirle) ... no ha estado mal, cariño (le dice)
<Dhunna> anda, ponte comodo y yo preparo un te (dice apartandose de él y yendo a la cocina empieza a preparar la tetera y el agua caliente) ¿qué has hecho hoy? (dice alzando la voz para que le oiga esté donde esté. En la cocina ha perdido la sonrisa y espera la respuesta que le de el paje. Intenta actuar con normalidad pero casi puede percibir ese olor desde donde está)
<Io-> antes voy a darme una agua rápida, debo de echar bastante mal olor, y se que sufres con eso aunque no me lo digas (como se puede comprobar, el paje sigue pensando en su drow por encima de todo) ¡¡no te escucho!! (le dice alzando la voz desde el baño)
<Dhunna> (toma aire conservando la calma, mientras termina de preparar el te. Acaba preparando una bandeja para llevarlo al salón y colocar en la mesita auxiliar. Se sienta en la butaca de siempre donde espera paciente a que Io- salga del baño. En parte agradece muy mucho que se asee para dejar de oler constantemente a taberna y a esa otra persona. Se siente un poco estúpida, quizás debería preguntarle sin más y acabar con aquello. A lo mejor todo el mundo lo entendió mal, y no hacía más que tomar algo en la taberna)
<Io-> (sale del baño envuelto en una toalla por la cintura) ... aish, que fresquito se está así, creo que me voy a quedar un rato así (sentándose frente a Dhunna y tomando la taza de te) muchas gracias cielo. Y tu, ¿qué tal te ha ido? ¿te sientes bién?
<Dhunna> (toma una taza y mira a Io- por encima de ella sin inmutarse aunque sale de esa guisa del baño) sí, me siento bién, y me ha ido bién. ¿Y a ti? ¿qué tal en la taberna? (da un trago a su te como si no hubiera dicho nada, pero sus ambarinos ojos no van a perder detalle de las expresiones y gestos del paje. Al final ha decidido ir más o menos directa, tampoco quiere que Io- piense que le ha tendido una trampa por si le mentía y tal)
<Io-> (alza la mirada al oir la pregunta directa de Dhunna, al fin se ha decidido a desvelar sus cartas) ... bién, la zarzaparrilla no estaba tan buena como éste te, pero bueno (llegados a éste punto está claro que la drow está preocupada y él no desea incrementar su preocupacion, en la medida de lo posible) me encontré con una antigua amistad y me invitó a ir alli a charlar. Por eso olía tan mal, pero eso tú ya lo sabías, ¿verdad cariño? (le dice mirándola a los ojos a la par que sonríe cándidamente)
<Dhunna> (le mira y remira mientras da otro trago a su te para luego mirar un momento el fondo de esa taza. La verdad es que hasta ahí no tenía por qué molestarse con él) ¿y quién es? ¿le conozco? (se refiere a la antigua amistad mientras recoge las piernas hasta pegarlas a su pecho, una pose que empieza a ser la habitual de cuando ella está preocupada) sí, lo sabía ... (le sonríe levemente tocándose la punta de la nariz con el dedo índice)
<Io-> (sonríe más ampliamente ante el reconocimiento de Dhunna, pero ahora es cuando llegan a la parte realmente peliaguda y ahí es donde le falla un poco el aplomo, y seguramente sea interpretado de forma erronea, pero Destino es así, gusta de jugar con los dados) cof cof, perdona, se me ha ido el te por el lado malo ... era ... es ... una dragona, Lady Ignea, no sé si la conoces
<Dhunna> (le mira y acaba negando con la cabeza sosteniendo la taza con ambas manos, entre traguito y traguito intenta de nuevo mantener la calma pero ... carraspea. Piensa en las cosas que le han dicho sobre Io- y esa persona en la taberna, y empieza a creerselo. Pero no dice nada sólo le mira, a la espera que le hable más sobre ella. La única diferencia es que ahora que los ojos que le miran son algo más frios)
<Io-> (observa a Dhunna y cómo le está mirando, sabe que no le es suficiente la explicación que le ha dado pero no sabe que más decirle sin desvelar sus planes) ... hacía tiempo que no nos veíamos y bueno, me preguntó cómo me iba. Le he contado que te conocí y que vivimos juntos y que vamos a tener una nenita (hasta ahí todo bién, pero ya sea por despiste, por los nervios o por esos malditos dados de Destino; es cuando comete lo que seguramente fuese el error clave) También hablamos de negocios (se da cuenta tarde del error y calla repentinamente)
<Dhunna> (ciertamente que hasta ahí todo bien, lo que conversarían dos viejos amigos poniendose al día, y casi suspira aliviada, confía en Io-, no tiene motivos para desconfiar. Hasta que le habla de negocios) ¿cómo? ¿qué negocios? (alza ambas cejas, aparentemente siente más curiosidad que otra cosa. Da otro trago y se termina su taza dejandola sobre la mesa. Piensa en esa miradita que le dijeron que se regalaron el uno al otro y los celos, pues eso es lo que son vuelven a chincharla aunque se contiene) os reencontrais y hablais de negocios. Bueno, ¿qué clase de negocios?
<Io-> (lamenta haberse terminado ya el te, pues no tiene con que excusarse de no responder al momento, deja la taza vacía sobre la mesa y dirige la mirada hacia el ventanal del balcón, trás un momento de antinatural silencio responde) ... eso es algo que ha de quedar entre ella y yo, cielo (con el semblante serio)
<Dhunna> entiendo (no da tregua, sin más se levanta y se va a la cocina llevando las tazas ya vacías y las deja en la pila, aunque de mala manera, haciendo mucho ruido. Queda clara su postura sin decir nada más. Pues quizás si no le hubieran estado diciendo nada sobr ese encuentro no reaccionaría de esa manera pero había tenido tiempo de sobra para calentarse sola y estaba a punto de perder los papeles. Obiamente el embarazo no ayudaba)
<Io-> (permanece sentado en la butaca viendo la reaccion de Dhunna, medita si es mejor dejarla que se tranquilice sola o ir tras ella y tratar de serenarla .... seguramente lo mejor sería lo primero, pero él decide lo segundo, ¿por qué? ... ¿quién sabe? es Io-) ... cariño, ¿qué te pasa? ¿o qué te preocupa? (colocándose junto a ella y cogiendola por un codo para hacerla girar de forma que puedan mirarse el uno al otro)
<Dhunna> (se vuelve pero retira el brazo del contacto con la mano de Io- y le mira, absolutamente celosa, molesta, enfadada y le mira en silencio con el rostro petreo, sin expresión. Está haciendo un acto de voluntad enorme para no ponerse a gritar y soltarle algún guantazo, así que tarda en hablar) ponte un momento en mi lugar, y piensa en lo que me acabas de decir, ¿cómo te sentaría a ti? (dice con voz grave y extremadamente controlada)
<Io-> (procura no dejarse contagiar por el estado de ánimo de Dhunna, pero toda paciencia tiene su límite ... ¿te refieres a que trate de suponer que te pidan que confies en alguien, sin más garantía que su palabra y voluntad? ¿algo asi como confiar en que tu amada compañera y tu hija no nata las dejes marchar y confies en que volveran vivas y sanas? ¿te refieres a algo así? ¿o quizás tengo que imaginar alguna otra cosa? (poco a poco alzando la voz hasta tonos nada comprensivos y dialogantes)
<Dhunna> (a medida que va hablando ella va abriendo más los ojos, en lo que le parece un ataque gratuito a algo que estaba ya solucionado. Eso le ha dolido, y mucho, ella sólo quería que se pusiera en su lugar y él ha saltado de mala manera) ¿pero qué estás diciendo? (murmura) con que me lo hubieras pedido habría sido suficiente, con que me hubieras pedido que confiase en ti lo hubiera hecho ... (parpadea sintiendo un nudo en la garganta. Desde luego ya no está celosa, sólo dolida. Alza las manos antes de pasar junto a Io-)
<Io-> ¡juas! (lo bueno de las personas tranquilas es que cuesta bastante que se enfaden y adopten una atitud agresiva; lo malo, es que una vez llegados a ese punto no es nada facil reconducirlos a la calma. Y nuestro paje es una persona por lo general bastante tranquila, así que pueden imaginar que no va ser fácil que se reconduzca, y menos el solito. Así que sale detrás de Dhunna dispuesto a seguir mordiendo cual perro de caza a su presa) ¿estás segura? ¿segura que te habría bastado con que te pidiera que confiases en mi? ¿que confiases en que no caería en las sensuales y sutiles insinuaciones de una dama grácil y hermosa? ¿eh? ¿de verdad crees que ibas a quedarte tranquila sabiendo que tú estás lejos y yo aquí, sólo, a saber con quien rondándome?
<Dhunna> (se detiene en medio del salón, iba a dejarlo así, de verdad que sí, pero lo que escucha es más de lo que pueda soportar así que se vuelve a encarar a Io- temblando) ¡¿cómo voy a quedarme tranquila después de esto?! (le da un empujon en el pecho. El paje acababa de tocar el único miedo que le quedaba por tocar) tú ... tú ... ¡eres idiota! Ni siquiera has esperado a que me marche ¿¿no?? La prisa que te has dado, ¿¿no paje?? (le da otro empujón) ¿¿te encanta verdad?? Torturarme con lo mismo, es tu excusa perfecta, ¿no? "¡¡como te vas, tengo derecho a soltarte todas las puñaladas que pueda!!" (haciendo las comillas con los dedos antes de empujarle otra vez) ¡pues haz lo que te de la real gana! Ten negocios con quien quieras, ¡¡y terminalos donde te plazca!! (claramente hace referencia a otra clase de negocios. Se da la vuelta y se va a la puerta de la casa, la abre y sale dando un portazo)
<Io-> (corre trás ella y alcanzándola en el rellano antes de la escalera, la coge por la cintura y la mete de nuevo en casa, aun forcejeando) de eso nada, no vas a salir corriendo, esto hay que aclararlo. Si vas a rajarte y terminar con ésta relación, lo dices claramente, si no, te quedas aquí y apechugas como hago yo (obliga a Dhunna a sentarse nuevamente en la butaca y vuelve a sentarse el enfrente) Yo no me he dado ninguna prisa en nada ... que no sea preocuparme por vosotras, pero como eres así de puñetera, tengo que hacerlo todo a escondidas. No te vale que no pueda acompañarte, y yo si puedo confiar en que tú no tendrás ningún rollito con algún drow fuerte y guapetón, pero tú sólo decirte que hable con alguien, ya en seguida es que te voy a ser infiel (está claro que a éstas alturas Io- ya no se contiene ni medita lo que dice, por lo que acaba soltando aquello que pretendia ocultar) pues que sepas que el negocio, era que te siguiera y os diera protección sin que tú lo supieras, y no me iba a salir nada barato precisamente (aunque si obvia que el precio aún no estaba especificado ni en cuantía ni en modo) ¿que te parece eso? ¿eh? Idiota dices, ¡¡sííí!!, tengo que ser tremendamente idiota si aún te sigo queriendo por encima de todo. Pero tranquila, ¿te preocupa que sea un pixi alegre? eso lo arreglamos ahora mismo (se levanta y se dirige a la cocina, alli coge el conocido cuchillo del pescado y vuelve junto a Dhunna, se retira la toalla y le espeta) ... ale, corta para que te quedes tranquila de que sólo la usaré contigo (y ahí se queda esperando, de pié, desnudo ante Dhunna)
<Dhunna> (se ve arrastrada de nuevo para dentro de la casa. Para decir siempre que está mayor, el paje la reduce con facilidad y casi la ha de llevar en bolandas para adentro. Ella patalea incluso le da algún que otro bofetón apenas sin darse cuenta hasta que la deja en la butaca. Y sólo porque él se sienta delante no vuelve a levantarse, eso sí ni le mira haciendose un ovillo como siempre, pero no le queda más remedio que escucharle. Y lo que escucha es ... bueno, cuanto menos sorprendente. Pero él ya habia metido el dedo en la llaga y no pensaba enternecerse, en absoluto. Le mira alzando una ceja, de arriba a abajo) a saber cuál hubiera sido esa forma de pago por el negocio ... (murmura con más rabia de la que espera, con cierto desprecio en la voz) y puedes creer lo que quieras, a lo mejor sí que algún macho me sirve para desquitarme (dice con toda la mala leche que tiene, pero ya siguiendole con la mirada cuando éste va a la cocina y se planta delante de ella con ese cuchillo y sin toalla. Mira ahí y luego alza la mirada hacia la cara de Io-, coge el cuchillo y lo tira al suelo, con fuerza, antes de volver la cabeza y mirar hacia otro lado)
<Io-> ¿qué? ¿no vas a decir nada? ¿no tenías miedo de que retozase con cualquiera? te lo estoy poniendo fácil para que te quedes tranquila (continua espetando a Dhunna, pero la verdad es que el calentón ya si va disminuyendo por si solo. Pero aún queda el orgullo, y ese en Io- tambien es bien grande. Se agacha, recoge el cuchillo y lo coloca sobre la mesa. Después recoge la toalla y sin decir más la lleva al cuarto de baño. Cuando sale mira a Dhunna que continua con la cabeza girada para no verle, y el finalmente se rinde) Decide si quieres continuar ésta relación o la dejamos (y sin decir más se va al dormitorio y se echa en la cama, aunque antes se coloca unos calzones)
<Dhunna> (no responde, sigue en la misma posición, pero se estremece ante sus últimas palabras. Pero ella también tiene su orgullo y se traga la angustia. Hubiera sido tan sencillo que le hubiese dado alguna explicación más al principio en vez de todo eso ... se levanta de la butaca y pasa por delante de la habitación sin entrar) haz lo que quieras, de todos modos no voy a saber si lo haces o no ... (no mira hacia dentro de esa habitación) y no me hagas decidir a mi sóla ... está claro que te incomoda mi vida (así camina hasta la puerta y sale cerrando trás ella, sin portazo, solo cierra y empieza a bajar las escaleras llevandose una mano al vientre teniendose que apoyar un momento a la barandilla al sentir que se queda sin fuerzas. Antes de salir a la calle intentará recobrarse y al menos poder mantenerse en pié)
<Io-> ¡¡pues ya estamos igual!! (le grita desde el dormitorio, le escuche o no, y ahí se queda en la cama, rumiando, el no piensa abandonar el hogar, ni la relación, si ella quiere darla por terminada que lo diga, que le eche el valor que el está echando quedandose en vez de salir corriendo. Bastantes muestras ha dado de que la amaba, de que la ama, para ahora tener que demostrar que por el la relación no se acaba, pero de ahí a no poder contar con la gracia de la confianza, cuando a él sí se le está pidiendo esa gracia, y la está concediendo, eso ya es demasiado. Todo tiene su límite, hasta Io-)
<Dhunna> (era inevitable que escuchase ese grito de Io- y acaba por tener que sentarse al pié de la escalera, sin llegar a salir a la calle, rodeando las piernas con los brazos y hundiendo el rostro entre las rodillas. Un sollozo resuena en la quietud de la escalera y tiene que con una mano taparse la boca. ¿Y ya estaba? ¿Así iba a terminar todo? No sabe que hacer. Quizás es la oportunidad para que el paje siguiera con su vida, ella podría dar a luz a la niña y devolvérsela a su padre, y ella quedarse a donde pertenece. Claro que entonces no regresaría al Reino nunca más. Se estremece y se sacude con otro sollozo ahogado contra su mano que aprieta con fuerza su boca. Debia tomar una decisión, y no a mucho tardar)
<Io-> (permanece en la cama e inevitablemente por su cabeza empiezan a rondar pensamientos y recuerdos ... pensamientos como su intencion de hacer un movil con alguna flor iridiscente que se hubiese caido de la cueva, para que la pequeña IoAna las fuese conociendo, recuerdos como el deleite de secar el cuerpo fibroso y sensual de Dhunna, pensamientos como llevar a su bomboncito a gatear entre las Flores Parlantes y enseñarle a escucharlas para que le contasen hisotrias del Reino, recuerdos como lo que sufrió cuando creyó que Dhunna moriría por la herida aquella ... y así uno tras otro hasta hacerle llorar a moco tendido, haciendole darse la vuelta para morder la almohada e impedir que se le pudiese oir la llorera)
<Dhunna> (despues de un largo rato acaba por levantar la cabeza y secarse la cara. Bien, ha tomado su decisión. Se levanta y sube la escalera. Antes de coger el pomo para abrir toma aire, tragando con fuerza. Abre y entra en la casa encaminándose al dormitorio donde va a Io- boca abajo y se rompe por dentro un poco más si cabe. Pero no dice nada, sólo abre el armario y baja sus armas aún envueltas en tela, dejándolas en el lado libre de la cama. Luego saca también su macuto, el que siempre ha usado en sus viajes y lo deja junto al armario donde va empezando a meter sus ropas, sin demasiados miramientos, lo más rápido posible incluso mete dentro también su mono de cuero. Intenta mantener la mente en blanco ni meditar más de lo que ya lo ha hecho)
<Io-> (se seca rápidamente las lágrimas y se limpia los mocos con el dorso de la mano al oir a Dhunna trastear en el dormitorio, se incorpora y la ve recoger sus cosas, así que le queda claro cual ha sido su decisión, pues bién, si ya no hay lazos de obligacion entre ellos, el también es libre de hacer lo que quiera. Así que se incorpora y comienza a recoger tambien sus pertenencias, en ésta casa ya no hay nada que le retenga. Termina bastante rápido pues llego aquí sólo con lo puesto, así que se adelanta a Dhunna y se encamina a la puerta, antes de salir al rellano dice en voz suficientemente alta) Te estaré esperando en tu tierra para ver a mi hija (y sale al rellano y baja las escaleras)
<Dhunna> ¡¡no!! (suelta lo que tenía en la mano para correr tras Io-, deteniendose en la puerta mirando al paje cuando baja la escalera) sabes que no puedes ir allí, te devolveré a tu hija cuando nazca, pero no puede ir allí (pese a todo sigue preocupandole la seguridad de Io- y una vez dicho aquello se ha de aferrar al marco de la puerta sintiendo un vacío cada vez más grande en su pecho. No puede mirarle más así que entra de nuevo en la casa aunque deja la puerta abierta. Ni siquiera llega al dormitorio, cae de rodillas en el salón sabiendo que no sólo ha renunciado a Io- sino también a su hija en común)
<Io-> (escucha la caida de Dhunna al suelo cuando va por la mitad de la escalera y, da igual que dijera, da igual que pensara, da igual todo menos una cosa; su amada drow está sufriendo y ha podido dañarse, y todo éste mal rato puede estar afectando a su nenita, y piense lo que piense su cabeza, su corazón toma el control de sus piés y suben la escalera como niño al que le han prometido una bolsa llena de caramelos, corre junto a Dhunna y la coge entre sus brazos) ¡¡Dhunna, Dhunna!! ¿qué te pasa? ¡¡Dhunna!! (con los nervios y la preocupación no le está dando oportunidad de contestar) te llevaré con la Bruja, aunque tenga que subirte a cuestas por toda esa maldita escalera (y se dispone a tomar a Dhunna en brazos para llevarla ante ladyamal)
<Dhunna> ¿eh? ¿qué? (alza la cabeza sin ver pues sigue con los ojos llorosos. Se ve alzada un tanto sorprendida sin saber que diantres hacía ahí Io-, ¿no se iba? ¿y qué hacía ella en el suelo?) para, para, no, estoy bién, bájame, por favor ... (murmura aunque la cercania del paje es lo que la serena, no otra cosa. Pero tiene que seguir con su decisión y ser consecuente, debe seguir adelante como hacía unos momentos se había propuesto ... pero se le hace tan
cuesta arriba, si deja a Io- no volverá, lo sabe y dejará de ser ella misma, también lo sabe, pero es lo mejor, es lo mejor y acaba diciendolo en voz alta) es lo mejor, es lo mejor ... (está claro que no está bien, incluso parece que tiene fiebre) tráeme un poco de agua, por favor (intentando mantenerse en pié, mantener su altivez de algun modo, su orgullo ... pero parece que su cuerpo tiene otros planes)
<Io-> ¿estás segura? ¿estás gris? (al ser negra no puede estar palida, la deja incialmente en pié y hace intención de ir a la cocina a por el agua que le pide, pero al separase de ella le da la sensacion de que está a punto de volver a derrumbarse, así que vuelve junto a ella y sujentándola la hace ir hasta el dormitorio y echarse en la cama, Alli se arrodilla junto a ella y comienza a sollozar de nuevo a la par que habla) ¿cómo va a ser lo mejor algo que nos hace sufrir a ambos? ¿algo que hará sufrir a los tres? dime ¿cómo vas a convencerme de que lo mejor para mi es perderte? ¿y que lo mejor para nuestra bebita sera perder o a su padre o a su madre? ¿eh? ¿cómo eso va a ser lo mejor? (despues de un momento de silencio se incorpora para ir a la cocina a por el agua que le pidió, a la vuelta se lo entrega a Dhunna y vuelve a arrodillarse en el suelo junto a ella, posando una mano sobre el vientre de la drow) nada de esto puede ser bueno para ella, nada, y ambos seremos culpables si le pasa algo, yo no quiero algo así ni estoy preparado para ello ¿tú sí?
<Dhunna> (agradece tremendamente poder recostarse en la cama, aún así tiene la respiración agitada y la frente perlada de sudor. Tiene los ojos cerrados pero lagrimas corren por su sien hasta mezclarse con el pelo) Io- ... no lo hagas más difícil ... (murmura de forma ahogada aunque parece que no la ha oido pues le escucha volver y cuando abre los ojos se incorpora un tanto para poder beber hasta terminarse el agua. Se tumba de nuevo y se tiene que echar el brazo por encima de los ojos, sólo se le ve la boca y está tensa mientras llora. El llanto sacude su cuerpo pero también temblores. Su determinación se empieza a ir al traste mientras escucha a Io- y siente la mano de éste sobre su vientre) no se que hacer ... (acaba tapandose la cara del todo con ambas manos)
<Io-> (se incorpora para tenderse junto a Dhunna, abrazarla y hablarle al oido con toda la ternura y suavidad de la que careció antes) creeme cuando te digo que eres mi vida, sin ti no deseo vivir y te quiero por encima de todo. Creeme cuando te digo que para mi no hay más mujeres, ni más drows, ni más dragonas, nadie más es la dueña de mi corazón. Creeme cuando te digo que confío en ti plenamente y en ti confío mi vida y mi cordura. Si me pides que me quede aquí, aquí me quedo. Si me pides que te espere, te espero. Pero, por favor, creeme cuando te digo que necesito hacer algo que me tranquilice. Yo sólo quería tener un seguro extra, si es que eso fuese posible. No puedo ir contigo porque correría peligro y tú no podrías soportar eso, bién, pero cariño mio ¿qué más te da que el peligro lo corra alguien por quien no sientes nada, una profesional, alguien curtida en mil luchas como tú? ¿tan egosita te parezco si te pido eso? (todo dicho al oido de Dhunna con todo el sentimiento)
<Dhunna> (en cuanto él se tumba a su lado, ella se pone de lado, encogiendose contra él, hundiendo el rostro en su pecho, agarrando su camisola con fuerza hasta que los nudillos se le ponen blancos. Y le escucha, mientras tiembla, y sus palabras calan en ella y son como un bálsamo dándose cuenta de lo mucho que ha estado a punto de perder) lo que tú quieras, haré lo que tú quieras (dice de forma entrecortada y rápida llorando contra él, agotada) pero no te vayas, no podría soportarlo, por favor, por favor, por favor (habla rápido y mantiene los ojos fuertemente cerrados. Nunca se hubiera imaginado que amar conllevaría tanto dolor, y menos dolor físico) soy una estúpida, quiero ... necesito que me esperes (de nuevo tiembla sintiendo cada vez más calor llorando de forma abierta, como una niña pequeña, sintiendo que se vacía de nuevo ante él)
<Io-> (no me iré a ningún sitio, te lo prometo, estaré contigo hasta que tengas que marchar, y cuando llegue ese momento te esperaré, tardes lo que tardes. Tú sólo tiene que volver sana y salva, con nuestra hija ¿vale? tú no te preocupes de nada más que de volver con la bebita, que yo estaré aqui esperandoos ¿eh? (continúa hablandole con suavidad y cariño, casi que de un modo hipnótico) Dime, ¿me das tu permiso para cerrar el trato? Si te es imposible soportarlo, no lo haré. Te lo prometo, pero si pudieras soportar ese pequeño esfuerzo ¿me das permiso que trate con la dragona que sea tu guardaespaldas en la distancia? ¿si?
<Dhunna> lo que quieras, lo que quieras ... (murmura con la respiración agitada. Si así el se siente mejor lo tolerará, desde luego. No le costaba nada ceder un poco para que él se sintiese mejor en su espera. Oh Dios, ¡¡la va a esperar!! Y se aprieta más contra él, pareciendo de pronto pequeña y vulnerable. Ahora es ella la que empieza a murmurar lo mucho que le quiere, lo dice varias veces, sincera. Y repite también su nombre muchas veces hasta que de pronto deja de hablar, de sacudirse, de hacer fuerza con las manos cerradas en puños. Se afloja toda ella de golpe. Acaba de desmayarse y menos mal que está ya tumbada)
<Io-> (asiente ante la concesión de Dhunna a su petición, eso le ayudara mucho a sobrellevar la espera, continúa abrazado a ella aunque ya ninguno de los dos hable, y sigue abrazado a ella cuando la drow se desmalla rendida por el agotamiento, o eso espera él que sea) mi Dhunna, mi querida Dhunna (se le escucha susurrarle aun cuando ella ya no le oye, meciéndola en ese abrazo ambos tumbados en la cama. Hasta que bastante rato despues los vervios al fin aflojan su presa e Io- también cae rendido por el agotamiento, sin dejar de abrazar a su amada Dhunna)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Sáb Jul 27, 2013 7:23 pm


<Dhunna> (la noche y el día posteriores a la discusión que tuvieron ella y el paje los había pasado en cama, con fiebre y el cuerpo machacado. Pese a querer levantarse el bueno de Io- no la dejó en absoluto, la mantuvo allí cuidándola, dándole de comer, incluso cambiando los paños fríos de su frente. Para ella esas horas las había pasado a ratos despierta a ratos dormida, sumida en un sopor casi permanente hasta la mañana de ese día que al fin había remitido la fiebre y se sentía con algo más de fuerzas, aunque casi ninguna para levantarse más que para ir al baño. Desde luego que aquello le demostraba que los miedos podían hacer enfermar al cuerpo. Y había estado a punto de estropear lo mejor que tenía en su vida)
<Io-> (esos días no acudió al lago a revisar juncos y nenúfares, ni pasó por el bosque en busca de trufas. Si pasó fugazmente por las porquerizas para comunicar a CorrompidoPorLaK de que estaría el sólo al cargo de las tareas unos días. Se pasó el tiempo pendiente de Dhunna, velándola cuando dormía, preparándole agua de arroz para beber y un caldo de pescado para comer. Y cuando no tenía nada que hacer rogaba a Tutatis para que no castigara a Dhunna por sus errores. Por ese genio y orgullo que más de una vez en su vida le perdieron. Que se cebase en él si alguien había de pagar por ello, pero que no tocase ni a Dhunna ni a su bebita)
<Dhunna> (sabe vagamente que Io- a estado junto a ella en muchos momentos, pero casi como en sueños. Había tenido pesadillas, incluso seguramente haya delirado en algún momento, pero al parecer ya todo estaba mejor. Nota calma a su alrededor cuando por fin es consciente, aún sin abrir los ojos, de dónde está, lo huele, es su casa. Toma aire con calma, ya no suda y no le cuesta respirar, pero vuelve a pensar que está todo muy tranquilo ... demasiado ... de pronto con el pánico recorriendo su cuerpo cansado, se incorpora de golpe, pasando por alto el mareo. ¿Y si se ha marchado mientras ella estaba enferma? ¿Y si se lo había pensado mejor y había decidido dejarlo?) ¡¡Io-!! ¡¡Io-!! (grita desde la cama aterrada, aferrada a las sábanas mirando alrededor sin verle)
<Io-> (estaba en el salón adormilado en una de las butacas, se despierta sobresaltado por los gritos de Dhunna y corre al dormitorio, pero se da cuenta de que lleva algo que no quiere que vea y que tiene guardado hace tiempo, así que primero se lo quita rápidamente, lo envuelve y lo guarda. Finalmente entra en el dormitorio no corriendo pero si presto a la llamada) estoy aquí cariño, ¿que quieres? (sentándose en la cama a su vera y cogiéndole una mano entre las suyas) ¿estás mejor? (sin esperar respuesta posa sus labios sobre la frente de la drow) diría que ya no tienes fiebre
<Dhunna> (oye pasos por el salón y después de unos segundos, que se le antojan eternos, ve aparecer a Io- por la puerta. No sabe si sonreír o echarse a llorar de puro alivio y cuando él se sienta en la cama ella se revuelve para sentarse en su regazo, acurrucada y temblando contra su pecho) estás aquí ... estás aquí ... (murmura dejando claro que no quiere nada, solo saber si seguía con ella o no. Sólo se aparta un poco de él cuando Io- le pone los labios en la frente para comprobar su temperatura, para luego apoyar su mejilla en su torso de nuevo echa un ovillo) me siento mejor... (es lo único que puede decir para no sentirse ridícula por su susto)
<Io-> claro que estoy aquí cariño (le responde mientras con una mano sigue sosteniéndole una mano y con la otra le acaricia el pelo) ¿dónde querrás que vaya, estando como estás? (no lo dice como reproche, aunque tampoco consigue que sea una broma, los miedos de ambos aún están presentes y por su parte se esfuerza no solo en cuidar el cuerpo de Dhunna, si no también en convencerla de que no tiene nada que temer por él) ¿quieres que te traiga algo más de beber? ¿O que caliente más caldo, aún queda? (preocupado de que recupere fuerzas e hidratación)
<Dhunna> (suelta su mano pasando sus brazos por los costados de Io- hasta agarrarse las manos, abrazándole sin despegarse de él.) no quiero que vayas a ningún sitio (se aprieta contra él y suspira cerrando un momento los ojos e inspirando con fuerza. Era como si tuviera miedo de que aquello fuese de nuevo una pesadilla y de que el paje fuese a desaparecer. Parece una niña pequeña, encogida sobre su regazo. Si alguna vez pareciera que Io- es mayor que ella sería en esa ocasión) tenemos un problema ... (murmura alzando la cabeza y los ojos lo justo para mirarle) quiero agua pero no quiero soltarte (pone carita de cordero degollado, casi hasta un puchero)
<Io-> pues eso si es un problema, de haberlo sabido habríamos amaestrado un gorrino de las porquerizas para que nos haga de mayordomo (le dice ahora sí más sonriente y dándole un beso en la sien) ... anda, si me sueltas te prometo que en menos de lo que piensas cinco nombres para nuestra bebita ... estoy de vuelta con una jarra de agua fresca, ¿te parece?
<Dhunna> (quizás en otro momento le habría molestado que Io- la tratase de forma tan condescendiente, pero la verdad es que se lo ha buscado, necesita sentirse amparada y a salvo. Suspira de forma sonora pero acaba asintiendo. Después de que le de ese besito en la sien ella le da otro en la mejilla, antes de salir de su regazo y gatear hasta su lado de la cama, sin tumbarse, a esperar que regrese con el agua) ¿cinco nombres? (alza las cejas, pues aún no había pensado ni uno)
<Io-> (se incorpora y se dirige a la cocina, donde en una bandeja coloca una jarra de agua fresca, dos vasos, un plato con arroz cocido con algunas hortalizas y otro con unas pastas de avena y miel. Vuelve al dormitorio y coloca la bandeja en la mesita de Dhunna, él vuelve a la cama y colocándose en su sitio, entrelaza las piernas con las de Dhunna) ¿ves que rápido he sido? (sonriéndole)
<Dhunna> (le mira cuando vuelve con esa bandeja llenita de cosas y parpadea siguiéndole con la mirada) desde luego has sido rápido ... (se ladea para coger el plato de arroz y una cuchara para poco a poco empezar a comer, no sin antes haberse terminado el vaso de agua casi sin respirar) ¿qué decías de nombres? (dice mientras sopla la cuchara con el caldo y luego se la mete en la boca. Estaba rico, aunque quizás es que hacía bastante que no era consciente de que comía algo. Así que a la par que el caldo se enfría ella come algo más deprisa, mirando de vez en cuando a Io-) ¿es que tú ya has pensado nombres?
<Io-> bueno, en estos días en casa he tenido mucho tiempo para pensar ... (medio avergonzándose pero no demasiado) y sí, he pensado nombres ¡¿quieres escucharlos?! (notándosele la emoción con el tema en la voz)
<Dhunna> (traga otra cucharada de caldo y arroz para después mirarle alzando ambas cejas y asintiendo) claro, a ver si así me das ideas (le sonríe levemente notando que le está haciendo bien comer algo, y sobretodo pensando que sería algo diferente a tratar para olvidar lo que aún quedase de la discusión)
<Io-> (rebusca entre sus bolsillos y saca un papel lleno de tachaduras, borrones ... y nombres) si, bueno ... ¿sólo 5 para elegir, no? si si, sólo 5 que si no es aún más complicado que conseguir que Lady Adenae diga las cosas sin rodeos (el se lo dice todo, comienza a repasar el listado con detenimiento) ah! si ... a ver que te parecen estos ... Wendy, Evelyn, Oreita, Avril o IoAna (queda mirando a Dhunna a la expectativa de su opinión)
<Dhunna> (le mira, le remira, pasa un rato y se vuelve a su plato para terminarse el caldo y el arroz. Recapacita con los nombres que le ha dado, y cada cual le parece más cursi o rebuscado que el anterior. Solo tendría un pase el último, pero se calla y asiente) ¿y de niño? (le mira de nuevo aunque sabe lo que le va a decir, que será niña bla bla bla. Mientras intenta pensar ella nombres de niña que le gusten y le cuesta bastante centrarse aún con la cabeza un poco abotargada)
<Io-> ¿de niño? (le pregunta extrañado) ¿para que quieres que piense en nombres de niño? sería un tiempo desperdiciado (lo dice totalmente convencido, no es que desee que sea una niña, es que sabe que va a ser una niña) Cariño, sé que no me crees, o que te cuesta trabajo creerme, pero va a ser una linda nenita, hermosa y fuerte como tú, con mis ojos castaños y unas pestañas bien grandes. Y tendrá una piel suave y perfumada color chocolate. Ya lo verás
<Dhunna> no, si ya sabía que me dirías eso cielo (lo había hecho para ganar tiempo y poder pensar nombre para la niña. Deja el plato vacío en la mesita y bebe del otro vaso de agua) pues a mi sólo se me han ocurrido cuatro ... (repasa mentalmente y no muy convencida se los recita) Sophia, Juno, Rhiannon o Keylan (se encoge un poco de hombros, hay uno que le gusta especialmente pero a saber. Así que le mira a ver que opina)
<Io-> (escucha con gran atención los nombres que dice Dhunna, cuando termina la mira y resopla) no nos vamos a pelar por esto, ¿verdad cariño? tenemos que encontrar alguna forma de dar con un nombre que nos agrade a los dos ... (en su todo de voz se le nota realmente preocupado) de tus nombres, solo hay uno que ... hummm ... bueeeeeno, si ninguno de los míos te gusta (notándosele también que en realidad ninguno le convence)
<Dhunna> (no se siente muy bien todavía, y además no quiere discutir y quiere que estén tranquilos al fin hasta que se vaya. Acaba por sonreír a Io- y le pone una mano sobre la suya) veamos, está claro que de los míos no te ha gustado ninguno, así que dime, ¿cuál es el que más te gusta de los tuyos? (está claro que no se van a pelear por los nombres, además lo que él decida le aparecerá bien, aunque intenten buscar una posición común que a ambos les agrade)
<Io-> (se le ilumina el rostro al oír a Dhunna que prácticamente le deja escoger el que quiera y rápidamente responde) ¡¡IoAna!! ese es el que más me gusta, así es como la llama en mis pensamientos. Pero no quiero imponer algo que sólo me guste a mi (y es sincero en sus palabras, solo que, realmente ese nombre le encanta) ¿qué te parece? (pregunta con timidez) ¿hay alguna posibilidad de que te guste? no se, quizás modificándolo un poquito ¿eh?
<Dhunna> (su sonrisa se amplia al ver esa cara de ilusión de Io-) vale, vale, me parece bien, ¿cómo lo escribirías? (porque ella empieza a dar vueltas a ese nombre en su cabeza y tiene claro como lo escribiría ella) yo lo haría empezar como tu nombre y luego “anna”, con dos enes (dice encogiendo un poco los hombros pero sin perder la sonrisa. A más piensa en él más le gusta y vistas las palabras y pensamientos de Io- la niña no podría llamarse ya de otra manera)
<Io-> (mira el papel con toda esa lista de nombres y se fija en cómo lo había escrito él, no coincide exactamente con como ha dicho Dhunna, pero le da igual. Dobla el papel y se lo guarda de nuevo en el bolsillo) Así como has dicho queda precioso, se llamará Ioanna ... de la casa de Dhunna (y lo dice en voz alta a modo de quien repite algo para grabárselo en la memoria, convencido de que haciendo que pase de algo pensado a algo dicho en voz alta, consigue que se haga real)
<Dhunna> (asiente y acaba apoyando la cabeza en el hombro de Io-. La niña ya tenia nombre, Ioanna, a menos que fuese un niño claro, pero casi que ella ya empieza a convencerse de lo mismo que él. Suspira y cierra los ojos) Ioanna, suena bien ... de la casa de Io- y de Dhunna (reafirma para que quede claro, y si pudiera no le pondría ni siquiera su apellido. En esos pensamientos se queda sumida en un sueño mucho más tranquilo que las dos últimas noches, recostada contra el paje y con el nombre de esa personita ya decidido)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Dom Jul 28, 2013 9:21 am


(Narrador) : Dhunna ya se encuentra mejor, sin fiebre, aunque aún ha de permanecer en casa reponiendo fuerzas. Aún así considera que ya no hace falta que Io- esté pendiente de ella constantemente y que puede quedarse sola, y no sin muchas reticencias por parte de Io- al final le convence para que vuelva a sus quehaceres diarios. De ésta guisa recibe una visita inesperada.

<Adenae> (deja los pasteles en la repisa y sonríe por el trato tan bueno que ha hecho, se dirige a la trastienda a dejar el mandil y a anotar el pedido realizado. Con mucho cuidado saca dos cajas, una con un lazo de color rojo que es el regalo de Dhunna, lleva días queriendo dárselo pero nunca sabe si el momento es bueno. Y la otra caja es para los pasteles de Deanmaine. Con las dos cajas en la cesta, se dirige a la puerta de atrás. Ya ha cerrado todas las luces de la tienda y quiere darle una sorpresa a Dhunna, espera que no se moleste con ella)
<Dhunna> (está tumbada en la cama, lleva todo el día de la cama a la butaca y vuelta a la cama. Ya no tiene tanta fiebre pero siente el cuerpo machacado y dolorido. Sólo espera que el bebé no se resienta de eso. Así que con una mano en el vientre empieza a caer en un sueño ligero)
<Adenae> (se atusa el vestido y suspira, cierra la puerta de atrás, mete las llaves en el bolsillo y decidida sube las escaleras. Mira la puerta con algo de inquietud, hace días que nota que Io- y Dhunna están algo inquietos y teme por el embarazo, ya que los disgustos afectan mucho al bebe. Espera que con ésta sorpresa Dhunna pueda estar un poco más tranquila. Sin más dilación llama a la puerta con los nudillos)
<Dhunna> (no puede evitar dar un brinco cuando llaman a la puerta. Io- no puede ser pues tiene llaves. Despacio se sienta en la cama) ¡¡ya va!! (alzando la voz pero sin poder tirar muy rápido de su cuerpo. Se levanta de la cama, sin pensar en el aspecto que debe presentar que seguro es horroroso. Pelo extremadamente revuelto y cara de palo con los ojos entrecerrados. Así, de esa guisa abre la puerta y parpadea a ver a Adenae) oh, buenas tardes (se obliga a sonreír)
<Adenae> (mira a Dhunna y sonríe pero preocupada) ohh Dhunna querida, buenas tardes, perdona mi interrupción, he venido a traerte algo, es sólo un pequeño detalle. Además una señora ha venido a mi tienda, Deanmaine, y me ha traído estos dos pasteles de melocotón y fresa con bizcocho de naranja para ti)
<Dhunna> (mira a Adenae y niega despacio con la cabeza) no te preocupes, estoy harta de estar en la cama (le escucha mirando las cosas que lleva la costurera en las manos) vaya, gracias, pero pasa (dice abriendo más la puerta y echándose a un lado para que entre y si le da los paquetes dejará el envuelto en el salón y los pasteles los llevará a la cocina) ¿quieres tomar algo? (que mal se le da eso de ser anfitriona)
<Adenae> (sonríe y pasa hacia el salón dejando los pasteles en manos de Dhunna y sentándose en un asiento con el otro paquete en la mano) ohh gracias, con agua fresca me conformo, hoy a sido un día agotador
<Dhunna> claro, dame un segundo (deja los pastelillos en una bandeja junto con una taza de te para ella misma, y un vaso de agua fresca para Adenae. La saca de la cocina y la deja en la mesita auxiliar del salón sentándose después en la butaca de siempre) ¿un mal día? (dice tomando su taza de te)
<Adenae> (agradece el vaso de agua y toma un par de sorbos) siii, ayer no recibí el pedido "especial" porque el antiguo proveedor me dejo tirada y llevo todo el día de puerta en puerta buscando a alguien de confianza. Pero no hablemos de trabajo que es aburrido (sonriendo) Te he traído un regalo, es poca cosa, pero son unos patucos rojos para la bebe, en seda de Asia. Espero que lo disfrutéis mucho.
<Dhunna> (deja la taza de su te en la mesa auxiliar y toma el paquete que le ofrece Adenae) vaya, muchas gracias, no tendrías que haberte molestado (lo desenvuelve y sonríe poniéndoselos en la mano, son tan pequeñitos que parecerá mentira) mil gracias Adenae. Oh por cierto, no se si has hablado con Io- pero queríamos pedirte si podrías hacernos un trasportín para el bebé, de esas mochilas para llevar el bebe en el pecho (hace gestos con las manos para que la entienda)
<Adenae> (sonríe y agarra las manos de Dhunna) sí, me habló de ellos, no os preocupéis está casi listo, si necesitáis ropita o mantas o ropa de cuna no dudéis en pedírmela, y por el pago no os preocupéis, ya habrá tiempo. Lo importante es que el bebé esté bien (da otro trago de agua y mira preocupada a Dhunna) Dhunna estoy un poco preocupada, siento inmiscuirme, pero llevo días oyéndoos muy inquietos, ¿va todo bien?
<Dhunna> te lo agradezco Adenae (le sonríe ante su ofrecimiento y no lo rechaza, pues deberán hacerse con todas esas cosas que ha dicho, claro. Pero su gesto se tuerce ante las palabras de la costurera) bueno, hemos tenido algunos problemas, pero ya está todo solucionado, tranquila. Y siento si te hemos molestado (¿era posible que les escuchase gritarse el uno al otro?)
<Adenae> (sonríe a Dhunna y le toca el hombro) no me molestáis nunca Dhunna, para mi es un placer teneros de vecinos. Solo que os tengo cariño a los dos y no me gustaría que lo pasarais mal. Se que estar embarazada es difícil y que a veces se hace muy cuesta arriba. Y también se que Io- a veces no es muy comprensivo, es un poco cabezota (sonriendo) Pero no dudéis que en cualquier momento si necesitáis algo me tendréis, para mi no es ninguna molestia, lo hago encantada.
<Dhunna> la verdad es que Io- se porta muy bien conmigo (aunque es cierto que la última discusión la había dejado en cama, pero para nada se lo tiene en cuenta, ambos dijeron cosas sin pensar) ambos somos muy cabezotas (sonríe con suavidad jugueteando con los patucos) pero todo va bien (excepto que se irá en pocos días) pero te agradezco la ayuda, de verdad que sí (mejor que el paje tenga con quien contar en su ausencia)
<Adenae> (mira a Dhunna con cariño y ternura y se emociona) ains que tonta soy, los bebes me ponen sensible (sonriendo) Me alegra saber que estáis bien. En fin no te entretengo más, debes descansar y aún me quedan pedidos por llevar a sus casas (se levanta y da un abrazo a Dhunna espero que todo vaya muy bien)
<Dhunna> (se levanta con ella y deja que la abrace, devolviéndoselo de forma algo torpe, pero le sonríe) gracias por venir (no la retendrá pues sabe que tiene trabajo así que la acompaña hasta la puerta)
<Adenae> (se despide de Dhunna sonriente y baja las escaleras con gran felicidad)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Lun Jul 29, 2013 6:20 pm


(Narrador) : Dhunna ya ha repuesto sus fuerzas lo suficiente como para salir a la calle a dar algún que otro pase, cosa que no solo agradece sino que se puede decir que necesita imperiosamente, tantos días encerrada en casa estaban a punto de hacerle mella en su ánimo. A la vuelta de uno de estos paseos en solitario, mientras Io- sigue poniendo al día las tareas, se produce el encuentro entre la drow y la dragona, echando por alto los planes de Io- de presentarlas; tanto para tranquilizar a Dhunna sobre su relación con Lady Ignea, como para poner al tanto a Lady Ignea sobre los cambios de planes sobre la misión que se le encomendaba, si es que llegaban a un trato definitivo.


<Ignea> (desliza las manos sobre el vientre, secando éstas con el contacto de las prendas, mirándose las puntas de los pies se concede un tiempo para la reflexión, al no llegar a ningún lugar digno de mención, eleva el rostro hacia Dhunna ) ¿Mi ... señora?
<Dhunna> (mira a Ignea sin conocerla, claro. Alzando una ceja al reparar en ella después del estropicio de AngeIus. Ha de hacer un acto de voluntad para no contestar a la mujer un "¡que!" demasiado brusco, así que se limita a decir) ¿si?
<Ignea> (inclinó la cabeza, de sobre ésta retiró el sombrero que dejó entre los dedos, dejando que estos se distrajeran al hacerlo rodar lentamente. Los cabellos plateados de la mujer cayeron sobre sus hombros, casi hasta sus caderas) Mis respetos ... puede que os parezca atrevido, pero ... deseaba poder saludaros (Elevó los ojos y aquel iris casi gris se entornó, casi con cierto innato recelo) Me llamo Ignea, Ignea Soravento.
<Dhunna> (observa los gestos de la mujer aún con los brazos cruzados sobre el pecho. Mientras hablar, ella puede percibir su olor y le es tremendamente familiar, aunque no sabría decir de qué, hasta que Ignea le presenta sus respetos. Eso de primeras la hace alzar el mentón y acerar su mirada, ahora sabe que ese olor es el que llevaba Io- en sus ropas la otra noche) Dhunna DeVir... (murmura manteniendo la calma. Al final quedó claro lo ocurrido, pero aún así ... )
<Ignea> Soy amiga de Io (empezó su discurso disponiendo de precedentes cómodos para ambas mujeres) Tuve mi oportunidad de encontrarle el otro día y me habló de vos, de vuestra espera, que también ... es la suya (se libró de mencionar, evidentemente, el real motivo de aquel encuentro, simplemente deseaba conocer a la dama y saber, cuanto había ya dispuesto su esposo sobre el asunto) Deseaba felicitaros en persona
<Dhunna> (la escucha con atención, algo molesta sí, pero "por suerte" ya había hablado con el paje para solucionar todo lo referente a Ignea) gracias ... (dice un tanto seca y suspicaz) pero dudo que hayáis venido hasta aquí solo por eso (que fuese amiga de Io-, vale, pero eso no es motivo para irle a ver a ella sin conocerla)
<Ignea> En vuestra duda hay un error (Ignea seguía manteniendo el sombrero entre los dedos y lo hacía mecer de un lado a otro como si con el movimiento se distrajera) Tan tiernamente habló Io- de vos, con tanta calidez y cuidado que no pude por menos que encontrar cierta curiosidad en la dama (cierto es que, días atrás, ya había buscado información de Dhunna, bebiendo de distintas fuentes)
<Dhunna> (no duda en absoluto que Io- hablase bien de ella, incluso de la forma en que dice Ignea, pero aún así le cuesta fiarse, demasiadas cosas le habían dicho respecto al encuentro que mantuvo con Io-) entonces espero haberla satisfecho (le mira siempre a la cara, no se deja despistar por ese movimiento de sombrero, igual que ella no descruza los brazos, marcando cierta distancia)
<Ignea> (El gesto de Dhunna marcaba su estado de tensión en aquella conversación, Ignea sopesó los motivos y llegó a muchas conclusiones, algunas de ellas terriblemente falsas, descartó algunas y quedó con las menos perjudiciales, para ambas) Apenas, he de considerar que siento una curiosidad que aún no habéis saciado, os ... ¿incomodan mis palabras? (los ojos de la dragona se deslizaron hasta los brazos cruzados y de nuevo, ascendieron)
<Dhunna> en absoluto (y de hecho es cierto, no le incomodan sus palabras, sino los recuerdos del día que "hablaron" de ella en casa. Recapacita, esa mujer no le había hecho nada, todo fue su propia paranoia, así que suspira e intenta sonreír algo más amigable) disculpad ... (aparta los ojos de ella un instante, como concienciándose para hablar con Ignea sin prejuicios) bien, no se qué parte de mi os puede causar tal curiosidad
<Ignea> Io- habló, con sincera devoción, de una dama ... de una drow) Ignea posó la mano sobre el pecho enfatizando sus palabras, al poco la palma se separó de sobre su camisa, el brazo se extendió hacia Dhunna) De vos ... soy una mujer curiosa, y no pude por menos que preguntar quien erais, hoy, ante vos, presentando mis respetos, por fin os puedo conocer (no fue fácil, una bolsa de oro perdida por aquí, otras gestiones por allá)
<Dhunna> (a medida que Ignea habla, a la drow se le va dibujando una sonrisa en los labios, algo ladeada, pero no del todo maliciosa) un acto tremendamente altruista por vuestra parte, señora (dice con voz calmada habiendo seguido con la mirada ese gesto con la mano) os agradezco el gesto (se lleva la mano a la barbilla, tamborileando en ella con los dedos indicie y corazón) ¿aunque sabéis? yo también tenía ganas de conoceros.
<Ignea> (mostró una espontánea sonrisa, fruto de una concienzuda estrategia y la aderezó con un poco de sorpresa y satisfacción) ¿En serio? Oh ... me pregunto el motivo ... mi señora, como veis, soy demasiado curiosa a veces (el sombrero de Ignea seguía moviéndose entre sus dedos. La vista deambulaba desde éste, hasta Dhunna y de nuevo buscaba el camino de regreso)
<Dhunna> (la forma de parlamentar de la mujer le resulta algo impostada, cosa que no ayuda a que se fíe de ella pero le sigue el juego y encoge levemente los hombros) bueno, siempre es importante conocer a la persona con quien Io- tiene negocios, ¿no creéis? (dice alzando las cejas bajando esa mano hasta volver a cruzar los brazos)
<Ignea> (Los ojos de Ignea se entornaron casi mostrando un atisbo de audacia pero no se fiaba de nadie, Dhunna, no podía ser la excepción) ¿Negocios? tanteó el tema para ver hasta dónde Io- le había contado o dejado de contar)
<Dhunna> vamos mujer, no hay necesidad para seguir aparentando cortesía cuando ambas buscamos otras cosas la una de la otra (dice tranquila y sin perder la sonrisa. Lo finge su cortesía pues también ha dejado patente su desagrado desde el principio, pero está claro que ninguna de las dos hablaba de lo que realmente quería hablar) ¿quién va a acompañarme? (dice ya sin rodeos)
<Ignea> (inclinó la cabeza, al tiempo que alzaba la mano, de ese modo posó sobre la testa el sombrero, ladeándolo con coquetería) Yo (respondió, clavando su mirada clara sobre los ojos de Dhunna) No delegaría en nadie más tal cosa. Si ... estáis de acuerdo (apoyó el peso sobre una pierna y la mano izquierda sobre la empuñadura de la espada que pendía de su cadera)
<Dhunna> (entrecierra los ojos viéndola tan calmada) ¿sabéis dónde os vais a meter? ¿habéis estado allí antes? (cierta ansiedad asoma en ella de repente, no llega a ser miedo pero la hace alterarse un poco) de todos modos ya no hará falta que lo hagáis ocultándoos de mi ... (suspira pensando en el lío que ha montado el paje chasqueando la lengua) no puedo hacerme responsable de lo que os pueda ocurrir.
<Ignea> Ni os lo he pedido ... (Giró el rostro hacia un costado, observando el entorno, sus ojos se posaron en la distancia, admirando el vuelo de un alejado pájaro. Meció los hombros hacia atrás, como si se infundiera un ánimo necesario para preguntar) Desconozco sobre qué me vais a advertir, pero desde luego no estará de más. Por favor, contadme los detalles.
<Dhunna> (la mira frunciendo un poco el ceño. Para ella es una desconocida todavía pero tenía que explicarle algunas cosas de su tierra. Ella también mira alrededor pensando un momento y acaba asintiendo) venid a verme aquí dentro de una hora, os contaré todo lo que queráis saber, y hablaremos del pago de vuestros honorarios (dice volviéndose a mirarla. No sabe si agradecérselo o compadecerla por lo que se propone)
<Ignea> (asiente discretamente con el movimiento de la cabeza a las palabras de Dhunna) En una hora ...
<Dhunna> (al cabo de una hora sale al balcón de su casa, pues donde había citado a Ignea era en la puerta que daba a la plaza, vaya, donde se encontraron hacía un rato. Se acoda en la baranda, con una taza de te en las manos y observa a los que por allí pasean esperando que llegue su nueva "amiga")
<Ignea> (Con paso decidido salió de entre la estrecha callejuela que moría directamente contra la plaza, con el mismo paso la cruzó, y tan sólo se detuvo al llegar ante el portón. Meció el hombro y abrió la camisa, de cuyo interior sacó una porción de papel con la dirección escrita, no había lugar a dudas, confirmó. Deslizó las manos sobre el vientre, adecentando su apariencia antes de avanzar para llamar a la puerta)
<Dhunna> (la ha visto aparecer desde ese callejón. Ignea era inconfundible con ese sombrero y arquea una ceja observándola. Le parece curioso que se adecente la ropa antes de llamar) está abierto (dice desde el balcón, es el primer piso, así que está sólo unos pocos metros más arriba. Cuando la mujer abra sólo tendrá que subir un tramo de escaleras hasta la puerta de la casa, propiamente dicha. Mientras Dhunna, después de saludarle con la mano entra para llegar a esa puerta y franquearle la entrada a Ignea)
<Ignea> (Se giró en dirección hacia la voz que reconocía, elevó el rostro y apoyó la palma de la mano sobre el sombrero a bien de que éste no cayera por su espalda. Alzó la mano y meció ésta en un gesto de saludo. No tardó demasiado en abrirse paso y dejar atrás el bullicio de la plaza y las calles de la ciudad, cerró tras de sí, pero no del todo) Buenas noches (empezó a ascender los escalones y quedose en los primeros escalones, esperando al llegada de la anfitriona)
<Dhunna> (así hace, abre la puerta y deja que Ignea entre en el salón de la casa. Ante ella puede ver una estancia amplia en la que hay una mesa de comedor con sus sillas, un sofá y dos butacas junto al balcón. Del salón salen puertas y pasillos a otras dependencias que no tiene porque mostrarle a su invitada) buenas noches ... sentaos donde queráis (con eso y un gesto de la mano indica también que puede dejar su sombrero donde le plazca mientras ella cierra la puerta) ¿os apetece un te? (en esa casa, desde el embarazo no entraba ni gota de alcohol)
<Ignea> (Con el sombrero en la mano, al descubrirse al entrar bajo techado, observó el lugar con la necesidad de buscar y encontrar, salidas alternativas, los mejores bastiones para un enfrentamiento y por fin gobernó su temperamento relajando sus sentidos, suspiró pesadamente antes de que su mano se deslizara entre los cabellos, echando hacia atrás los mechones plateados) No, preferiría algo con alcohol ... (depositó el sombrero sobre la mesa, buscando sentarse ante él. Se ladeó en el asiento, estirando la pierna para que la empuñadura de la espada no le golpeara el costado, con la comodidad que da la rutina del movimiento, se libró del golpe y adoptó una postura laxa y afable)
<Dhunna> (suspira de forma teatrera alzando un poco las manos) ya, yo también lo preferiría, pero Io- no quiere que beba nada de alcohol, así que ... (se encoge un poco de hombros) solo hay zumos variados, té y agua (es lo que hay y está claro que no le hace mucha gracia. Ella ha dejado su taza de te en una esquina de la mesa y se mantiene en pie a la espera de que le pida algo. Nunca se le ha dado bien ser anfitriona pero al menos con Ignea no tiene que fingir para hacerlo bien)
<Ignea> En ese caso ... sentaos, será suficiente con escucharos (arremangó los pantalones de algodón al pellizcarlos y tirar de ellos a la altura de los muslos, antes de flexionar las piernas, separar la espalda del respaldo e inclinarse hacia la mesa, cuando depositó los antebrazos sobre las tablas de madera) Quedé sumamente inquieta ante la desconcertante advertencia ... retiró el sombrero hacia el lado opuesto donde se encontraba Dhunna, a bien de que la prenda no molestara) Así que vuestro mejor ofrecimiento son vuestras palabras (la sonrisa de Ignea mostró el filo de unos colmillos que emergieron sobre los labios inferiores, incapaces de ocultarlos)
<Dhunna> (resignada acaba sentándose en la silla que queda frente a Ignea con la mesa entre ambas. Vuelve a tomar esa taza de te con ambas manos, echada un poco hacia delante con los codos sobre la superficie de madera. Su ambarina mirada se posa en Ignea mientras da un sorbo a su té) no sabría por donde empezar a deciros los motivos por los que no deberíais acompañarme. Aunque está claro que por una suma sustanciosa yo iría al mismo infierno ... (chasquea la lengua negando levemente con la cabeza) creo que será mejor que me preguntéis cualquier cosa que deseéis saber sobre al sitio al que vais a ir (desde luego así le será más fácil explicarle sus temores y lo que se pueden encontrar)
<Ignea> (Se entrelazaron los dedos y los pulgares tamborilearon uno contra el otro, sopesando las palabras) Sopesé que la preocupación de Io- podría ser desmesurada, pues suponía que vos, en vuestro estado, no correríais riesgos innecesarios, pero ahora ... reconozco que tengo, sí, muchas preguntas. Bien, comencemos (depositó las manos sobre la mesa, extendiéndolas, con las palmas pegadas a la madera. Sus ojos azules, pasaron de un lado a otro) Primero la distancia a recorrer, a bien de calcular comida, agua y posibles rutas alternativas (alzó la mirada, apoyando los codos sobre la mesa, ahora contemplaba a Dhunna, con escrupuloso escrutinio)
<Dhunna> (tuerce un poco el gesto, le es inevitable cuando claramente Ignea ve que la cosa no será tan sencilla y poco peligrosa como pudiera creer el paje, pero, ¿qué otra cosa le podía decir a él? Bastante alterado estaba con el asunto. Deja la taza sobre la mesa observando a su interlocutora) pues son tres días hasta la entrada a los túneles y luego ... (frunce más el ceño, pero ésta vez por pensar con intensidad.) en la oscuridad es difícil calcular el tiempo ... (murmura humedeciéndose después los labios) calculo que hasta la ciudad son unos cinco o seis días más (al fin la mira de nuevo relajando el ceño)
<Ignea> (se separó de ante la mesa, arrastrando los antebrazos sobre la madera, hasta que se apoyó, de nuevo, contra el respaldo. En su rostro se mostró la expresión mas rígida que jamás había mostrado, con plenas facultades claro, se sintió ligeramente contrariada por aquella expectativa de viaje, una cosa era buscar peligros a campo abierto, con el cielo sobre las cabezas, pero meterse bajo tierra, ¡Por la diosa! A bien estaba acostumbrada a la oscuridad, a deslizarse por la tierra húmeda y a padecer las incomodidades, pero cuando lo hacía era con el fin de una larga hibernación sobre el cálido colchón de oro y joyas. Salió de su ensoñación a fuerza bruta y se centró en la tarea) Vaya, y ... ¿qué peligros os inquietan? (alguien tenía que ir detrás de ella, amenazada tal vez, o llevaba algo de sumo valor, trató de no pensar en esa opción)
<Dhunna> (ve perfectamente su reacción, para alguien que tiene su expresividad tan bien estudiada era obvio que saltaría a la vista una expresión natural y sin tapujos. Ella sonríe levemente, casi con cierta amargura) Io- no os dijo donde teníais que ir, ¿verdad? (suspira y ella también se echa para atrás hasta recostarle en el respaldo de la silla, pero manteniendo las manos alrededor de su taza) no me preocupa el camino, me preocupa mi gente (era complicado para ella explicarse. Lleva una mano a su pelo para colocar un mechón tras su oreja mostrando inquietud) pero en realidad aquí debemos discutir lo que le preocupa a Io-, ¿no? (se muerde un momento el labio sonriendo y negando con la cabeza) teme que harán los míos al saberme embarazada (eso es el modo resumido)
<Ignea> (El índice bajo la nariz de Ignea se deslizó aplacando un picor inexistente, apretó los labios y descendió la mirada a la taza que Dhunna mantenía entre las manos) ¿Con qué cuentan para lograr su posible deseo? (Empezó a buscar entre las esquinas de su mente los recuerdos sobre aquella raza, le costaba encontrar los detalles, dispersos entre los muchos años de experiencias. Cerró los ojos y con ello tan sólo consiguió activar un pequeño, lacerante e insistente, dolor de cabeza, negó y aspiró el aire por la boca) Poco a poco, bien, ... ¿Cuántos pueden ser y qué armas llevan consigo? (sus hombros se le tensaron esperando la respuesta)
<Dhunna> (ahí su mente empieza a ir a toda velocidad, transportándose a su ciudad natal para hacer el imposible recuento de lo que le pide. Así que acaba por silbar negando con la cabeza soltando una triste carcajada) pueden hacer algo los de la primera casa que pueden contar con seiscientos o setecientos soldados, sacerdotisas y la matrona. Yo juego con la baza de ejercer como matrona de mi casa, pero si deciden hacer algo al respecto es poco probable que salgamos de ahí con vida ninguna de las tres (llevándose una mano al vientre, incluyendo a su hija nonata) de todos modos, y si tengo suerte podré terminar mis asuntos allí en menos de un mes, evitando que descubran mi estado (aunque no está convencida de eso ni por asomo)
<Ignea> (se removió en el asiento, era como si éste empezara a caldearse más de lo cómodamente aceptable) UHmmm vaya ... se inclinó hacia la mesa, y apoyó las manos sobre la madera, los dedos jugaron siguiendo el dibujo de los nudos) Bien, bien, me estoy haciendo una idea de la situación, y he de (alzó los ojos hacia Dhunna con una sobrecarga de sinceridad, de esa que no siempre es agradable) confesar que la situación me resulta absolutamente impredecible (chasqueó la lengua dentro de la boca con un sonido contundente y cambió el tercio de sus palabras tratando de justificarlas) Siempre gusto de tener, al menos, un par de buenas alternativas ... por si las cosas se tuercen que suele ser en la mayoría de los casos ... pero si ésta vez se tuercen a su máxima expresión ... necesitaréis un dragón para salir de allí … (sonrió con el peso de una malicia indiscreta, elevó la mirada hacia Dhunna entregándole ciertas esperanzas y palmeó la mesa con sonoridad, hasta que una carcajada interceptó el sonido) jajajajaja bien bien, pensé que sería peor, en fin ... será divertido querida mía, ante todo será divertido (trataba de reconfortarla de un modo pésimo)
<Dhunna> (sus gestos y movimientos le denotan su incomodidad y ella sonríe encogiendo un solo hombro volviendo a acodarse en la mesa) de todos modos no tenéis por qué aceptar, ahora sabéis de que trata el trabajo con todos sus pros y contras (extendiendo las manos con las palmas hacia arriba, claro gesto de que no le ha escondido nada. Pero se queda con esa malicia inherente en la sonrisa de Ignea al mencionar que necesitarían un dragón para salir de allí si las cosas iban mal. ¿No le dijo Io- que ella era eso? Pero no dice nada, por no meter la pata) aunque no me divierta, con salir de allí y volver me conformo. (toma la taza y de un trago apura el té) en fin, ¿aceptáis el trabajo? (ahora si clava su mirada ambarina en los ojos azules de Ignea, pues van a tratar el asunto desde otra perspectiva, la del dinero)
<Ignea> (La distancia entre ambas se acortó, cuando Ignea se inclinó sobre la mesa, echando los codos hacia atrás pegó las manos sobre la ajada camisa, había encontrado aquella tela mejores momentos, y seguro que lucía de calidad e impecable, pero de eso había pasado bastante tiempo, era evidente. Estiró el cuello y entonces no hizo falta más que un susurro) Mi señora ... soy incapaz de poner precio a vuestra necesidad ... alzó la mano mostrando la palma hacia Dhunna, porque aún no había terminado de hablar) ... pero soy una mujer de negocios, así que ... éste trabajo lo haré, pero no por oro ... (se incorporó lentamente, ahora que sabía que, seguramente, toda la atención de la mujer había sido capturada por su negociación. Pegó la espalda contra el respaldo y comenzó a jugar deslizando los dedos sobre los nudos de la madera de la mesa, le gustaba distraerse con eso. Elevó la mirada hacia la drow y sonrió de medio lado) LLegado el momento necesitaré un favor, entonces, pagadme ayudándome ... y ese será mi precio (entrelazó los dedos, sonrió franca, sincera)
<Dhunna> (la escucha con atención entrelazando los dedos de ambas manos bajo su barbilla. Negociaciones, no se le daban bien, era más de tomarlo o dejarlo. Pero la mira atendiendo a sus palabras sin interrumpirle ni intervenir hasta que acaba su discurso. A lo que ella sonríe de lado) decidme de qué favor se trata, debemos estar en igualdad de condiciones a la hora de aceptar (desde luego imaginaba algo así. Pese a que ella tenía en mente pagarle en oro claro. No pierde el contacto visual con Ignea pese a que ella juguetea con las vetas de la madera de la mesa)
<Ignea> No puedo deciros lo que aún no se ... pero es un precio razonable ... (se ladeó en el asiento cruzando las piernas bajo al mesa, apoyó el antebrazo casi sobre la rodilla, mientras que el índice seguía jugando con el cambio de textura de la madera) Soy una mujer razonable, tan sólo con vuestra palabra de que haréis lo que podáis para entregarme vuestra ayuda ... (alzó ambas manos, exponiendo las palmas hacia arriba) yo me ofrezco a proteger vuestra vida con la mía ... sed razonable vos también ... ¿No es acaso ... un gesto sumamente generoso? (llevó la mano derecha al corazón, tocó la camisa, y rozó una daga que escondía en el costado, ambos parecían estar bien, en su lugar. Tamborileó con los dedos y separó la mano) Si necesitáis hablarlo con Io- , puedo esperar la respuesta, no preciso forzaros a una determinación inmediata.
<Dhunna> (recapacita con su propuesta, pero es algo que le cuesta de aceptar) dejar abierto un trato semejante no acabo de verlo claro ... además, teniendo en cuenta que no me hacéis favor a mi sino a ... (se calla y baja la mirada, ahora es ella la que se mira los dedos oscuros recorrer esas vetas de la madera. Obviamente eso no lo hacia por ella sino por Io-, siempre por Io-, para que estuviese más tranquilo, para que se sintiese más útil. Suspira resignada y niega con la cabeza) no le digáis nada a Io-, o no le digáis que tenéis un trato conmigo (alza la mirada hasta ella, hablándole muy en serio) si de veras sois leal a vuestra palabra, no le diréis nada. Le diréis que aceptáis el trabajo y le pediréis una suma de oro por ello, haced el paripé que queráis, pero que no sepa que el trato lo tenéis conmigo (eso era algo que no iba a permitir que discutieran, además le está diciendo a las claras que aceptaba el trato. Así que extiende la mano hacia Ignea) llegado el momento, siempre y cuando regresemos de mi tierra, os haré el favor que me pidáis (eso era extremadamente arriesgado, pero mejor eso que herir más a Io- al meterse en sus negocios) ¿me habéis entendido?
<Ignea> (tuvo que forzarse a mostrar cierta empatía que de forma natural no podría sentir, en su rostro apareció una expresión de admiración, casi de comprensión, con el rostro ligeramente ladeado escuchaba a la mujer, y como si aquel no fuera el oído bueno, se ladeaba el rostro hacia el lado contrario, hasta que escuchó lo que si deseaba oír, su confirmación. Le extendió la mano y apretó la de Dhunna) Os comprendo, me entregareis una joya, la que gustéis, no me importa, os la devolveré y cerraremos el círculo (Dhunna sintió la punzada sutil de algo que mordía su piel y abría una pequeña herida en uno de sus dedos, Ignea llevaba un anillo cuyo metal tendría algún saliente, y mientras mantenía la mano de la drow apretada, la otra buscaba un lienzo, escrito en lengua antigua) Sellemos el trato de forma sincera (retiró el abrazo de su mano depositando aquel lienzo, para que la gota cayera sobre la tela) mera ... ya sabéis ... (restó importancia) formalidades ...
<Dhunna> (aprieta a su vez su mano) no entiendo por qué queréis una joya mía ... ¡au! (no es quejica pero es que no lo esperaba, y hace ademán de retirar la mano pero nota como Ignea se la sujeta bien para que no lo haga mientras observa como saca ese lienzo. Aquello cada vez le gusta menos, se siente engañada aunque quizá sólo sea simple formalidad como dice Ignea. En cuanto la suelta se lleva el dedo a los labios mirándola interrogante. No sabe qué acaba de firmar, no sabe que acaba de hacer ni que favor le va a pedir, y eso le desagrada) entonces decid, ¿para qué queréis la joya y para qué sirve esto? (dice señalando el lienzo ahora manchado con una gota de su sangre. Prefería parecer estúpida a serlo por desconocimiento y vergüenza al preguntar)
<Ignea> Es lo que habéis dicho ... simplemente transcrito a un pequeño escrito, lo malo es que estáis embarazada ... (se puso en pie lentamente, ya no tenía demasiado que hacer allí, el trato se había hecho y todo lo que restaba estaba tras las puertas de la cómoda casa de la drow, había que preparar un viaje poco apacible, y eso ... siempre llevaba mucho trabajo) En fin ... he de preparar muchas cosas ¿Para cuándo deseáis partir? (preguntó guareciendo el escrito bajo las telas de su camisa, en un lugar cómodo y discreto, donde sería imposible perderlo. Se palmeó el supuesto lugar, como si le entregara cierta consciencia de vida, y tuviera que sosegarlo) está a buen recaudo, no dudéis de ello)
<Dhunna> (se levanta también inquieta. Había añadido la preocupación por ese trato con Ignea, a la del viaje, el embarazo, el alejarse del Reino ... ¡lo has hecho muy bien drow! Se recrimina a si misma mientras toma el sombrero de la mujer y se lo tiende) partiremos a finales de la semana que viene. Preparad lo que consideréis oportuno pero sólo para el viaje. Os haré pasar por mi guardia personal una vez lleguemos y allí no necesitaremos nada (pues alimento y lecho, lo pondrían los sirvientes de su casa) en fin, espero no arrepentirme de ese trato. Y espero que vos sepáis atajar la lengua en presencia del paje (encaminándose a la puerta para despedir a Ignea)
<Ignea> (Tomó el sombrero que le tendía Dhunna, bajo techado no se cubrió, así que esperó a salir al exterior para, en la puerta, girarse hacia la dama, inclinar la cabeza y posarlo sobre los largos cabellos plateados) Mi discreción está garantizada, mi señora, para esa fecha tendré todo lo necesario ... Nos veremos entonces (se mordió los labios para menguar la sonrisa que se imponía cargada de satisfacción, más la contuvo al hablar) Cuidaros ... Dhunna, el viaje, sin duda será largo y no pongo en duda que peligroso. Hasta ese momento no habían dicho su nombre, Ignea ya se había enterado de éste, mucho antes de su primer encuentro, cosa de que se había interesado por ella, eso, le agradó, dejar a Dhunna, tal vez, pensando en cuanto podría haber estado premeditado todo aquel asunto) Buenas noches (y con las mismas descendió las escaleras para salir a la plaza)
<Dhunna> buenas noches ... (pero el regusto amargo de no saber qué diablos había hecho en realidad le molestaba de veras. La ve descender la escalera hasta que sale a la calle, después baja ella para cerrar con llave esa puerta y volver a subir al piso para cerrar también. Todo sea por el bien de Io- y el suyo propio. Y pese a todo ella es mujer de palabra y la había dado ... con sangre. Se estremece un tanto angustiada. En fin, nada podía ser peor que ir a su tierra ... o eso cree)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Mar Jul 30, 2013 4:19 pm

<Io-> (se despierta a mitad de la noche, ha vuelto a tener una pesadilla aunque ésta vez no la recuerda. Se nota la boca seca y con mucho cuidado de no despertar a Dhunna se levanta y dirige a la cocina, allí se sirve un vaso de agua que bebe con más ansias que sed. No satisfecho se sirve un segundo vaso que ahora si toma pausadamente y que ya si parece que satisface su necesidad. Sale de la cocina pero en lugar de dirigirse al dormitorio lo hace al ventanal del balcón, allí permanece un rato, mirando la plaza vacía de personas pero llena de sombras, bueno … y de alguna que otro gato correteando alguna desdichada rata.
Sin percatarse de cuándo ni cómo, acaba descubriéndose pensando una vez más en su nenita. Por si no fueran pocas preocupaciones las que tenía; por el riesgo de perderse su crecimiento dentro de Dhunna y su nacimiento, por el peligro de que la gente de Dhunna descubra que no es una drow pura y la rechacen como si fuese un monstruo y quién sabe qué consecuencias nefastas pudiera acarrear esto, por lo que pueda implicar de peligro natural el hecho de que Dhunna y él son de razas diferentes.
Por si no fuese poco todo eso y alguna cosa más, ahora Io- se atormenta con las consecuencias que haya podido tener para Ioanna la pelea que han tenido y los días de enfermedad de Dhunna, e inevitablemente se recrimina que su carácter haya provocado esa situación.
Con todas éstas preocupaciones y pesares acaba volviendo a la cama, junto a Dhunna. Aunque en lugar de acostarse normalmente lo hace apoyando su cabeza sobre el vientre de Dhunna, con mucho cuidado de no despertarla.
Pese a que es plenamente consciente de que la bebé no esta aún formada, y de que aún queda mucho para que pudiera escuchar el latir de su corazón, o sentir alguna patada, para él es como si ya existiese, máxime desde que ya tiene nombre “oficiosamente” decidido; en su mente es ya una persona formada. Así no es extraño que acabe hablándole como si Ioanna pudiera escucharle, siempre en susurros para que Dhunna no se despierte).

Hola cariño, soy Papá, ¿cómo estás corazón? Te hemos hecho sufrir, ¿verdad? Ains cielo, tendrás que perdonarnos, y más a mi. Lo siento mucho, ¿sabes corazón? Papá y Mamá estamos muy preocupados, y nerviosos, y a veces no sabemos lo que decimos, y luego nos arrepentimos, pero ya nos hemos hecho pupa.
Pero sabes, nos queremos, si, nos queremos mucho y te queremos a ti aún mas. Y por eso al final nos arreglamos, y buscamos siempre como solucionar los problemas, para seguir juntos y seguir contigo, porque tú vas a ser lo mejor que hagamos en nuestras vidas. Oh si, puedes estar segura de eso, Papá y Mamá están contentísimos de tenerte, Ioanna.
Y por ti harán lo que sea, para que tú también seas feliz y sepas cuanto te queremos. Y seremos un familia, una autentica familia.

(A la par que susurra todos sus pensamientos a su hija, las lágrimas humedecen sus ojos y acaban por desbordarse. Y con una de sus manos acaricia de forma casi imperceptible la piel del vientre de Dhunna, lo suficiente para él sentirla pero no lo bastante para que Dhunna despierte).

Y sabes cariño, Mamá te enseñará hacer muchas cosas, si, y algunas seguro que te divertirán mucho, como cazar animales para comer cuando salgamos al bosque, o identificar que plantas puedes coger del bosque y cuales son peligrosas, o cómo manejar la espada con la que zurrar a los niños que te incordien.
Porque tú no vas a ser una nena mojigata que sólo sepa gritar asustada cuando tenga miedo ¿sabes? No, tu vas a saber manejarte solita y cuidadito con quien se meta contigo (teniendo que esforzarse en reír lo más bajo posible) Y yo también te enseñaré cosas.
Te enseñaré a escoger una Higuera que sea tu refugio, te enseñaré algunos secretos del Reino, como las Flores Parlantes. Y te presentaré a personas muy interesantes y que podrán enseñarte muchas muchas cosas, como a Danna del Bosque.
Y Mamá también te presentará a gente interesantes ¿sabes cielo? Gente que podrá ayudarte y en la que podrás confiar, como tita Shanae y lady Adenae. Y cuando estés malita corazón, porque todo el mundo se pone malito alguna vez ¿sabes? Mamá te llevará a que la Bruja ladyamal te cure.
Pero también te enseñaré cosas divertidas, como cantar (sonriendo al imaginarse cantando a dúo con Ioanna y comienza a cantar en voz baja) Trolo-lolo-lol- lo Trolo-lolo-lol-lo (en ese momento Dhunna se remueve en la cama, aunque sin llegar a despertarse) Aunque eso lo tendremos que hacer en secreto ¿sabes corazón mío? Porque Mamá no tiene oído para la música).

(Y así pasó buena parte de lo que quedaba de noche, hasta que finalmente el cansancio le venció y se quedó dormido, con su cabeza sobre el vientre de Dhunna y sus pensamientos centrados en su hija Ioanna).

Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Miér Jul 31, 2013 10:27 pm


<Dhunna> (ese día había despertado sabiendo perfectamente que iba a ocurrir. Ya estaba recuperada, gracias a Dios, de la fiebre que había sufrido unos días atrás, pero realmente no estaba preparada para su marcha. Aún así había pasado la mañana preparando su ropa, apilándola en la cama junto con sus armas, para luego irla empacando en su macuto, despacio y sin ganas, no había nada que pudiera hacerle subir el ánimo. Había detenido su tarea para comer con Io- pero sin ganas de hablar, apenas le miraba, estaba profundamente triste, tragándose todo el tiempo la congoja. Se había levantado y había recogido la mesa. Ahora estaba en la cocina fregando los cacharros sólo para alargar el momento de terminar de arreglar su bolsa y vestirse para marchar. Aún quedaban unas horas para encontrarse con Ignea)
<Io-> (pese a todos los miedos y pesares que había sufrido, y que creía que se intensificarían aún más en éste día, se mostraba extrañamente tranquilo. Era como si una vez asumida la derrota, ya sólo desease que el trance pasara lo más rápidamente posible. Así que no se molestó en simular que era un día más, ni aprovechó ninguna excusa para alejarse de casa, no; estuvo ahí presente, acompañando a Dhunna y ayudándola en lo que pudo, aunque fuese en silencio o simplemente estando ahí presente, no dejándola sola)
<Dhunna> (y cómo se lo agradecía a Io-. Ninguno de los dos fingía que todo iba bien, pero al menos no se dejaban solos el uno al otro. Al terminar con los cacharros se dirigió de nuevo al dormitorio donde terminaría de preparar su bolsa de viaje. Sentía un peso en el estómago como ninguna otra vez al tener que marcharse y se promete que esa será la última vez. Si lograba volver, y espera que así sea con ayuda de Ignea, no quería tener que repetir esa experiencia. Al fin había encontrado un hogar y no era en su tierra, aunque siempre había sabido que nunca consideraría su hogar con su gente)
<Io-> (aunque no hablaban gran cosa, sólo respuestas concretas a preguntas puntuales, lo que sí habían eran muchos contactos, al menos por su parte. Y no sólo el mirarla todo el tiempo pendiente de si le flaqueaban las fuerzas, o si se derrumbaba anímicamente; no sólo eso. Si se cruzaban en el salón algún dedo rozaba una pierna de Dhunna, si preparaban la comida juntos, algún contacto había con una mano de Dhunna, si Dhunna tenía que ponerse alguna prenda, además de acompañarla, algún beso le daba en el cuello, sin connotaciones sensuales, un beso de sentido compañerismo)
<Dhunna> (era consciente de todos esos contactos, pero a la vez que la serenaban también le encogían más el corazón. Por su parte, las veces que él la besaba como siempre hacía ella tomaba su mano y se la besaba a su vez, mirándole un solo instante para luego apartar la mirada y seguir con su tarea. Si le miraba demasiado, o estaba demasiado pendiente de él sería incapaz de cumplir con su deber. Cierra la bolsa y la deja a un lado de la cama, todo listo, o casi) Io- , ¿no me harías unos bocadillos? (no sabía si podría cazar esa noche y quería tener algo para poder comer hasta el día siguiente) y alguna pieza de fruta, ¿si? (le sonríe levemente antes de volverse y mirar ese mono negro que antes había sido su segunda piel y que ahora sólo era un recordatorio de quién era en realidad. Despacio empieza a desnudarse para luego enfundarse esa prenda. Le queda como un guante, como siempre, ¿pero hasta cuándo? Se lleva una mano a su vientre y suspira en silencio)
<Io-> (se demora un momento para no perderse por una última vez la visión del hermoso y fibroso cuerpo de Dhunna completamente desnuda, una vez observado con deleite y fijado en su memoria ... ) claro cariño ... (y se dirige a la cocina, donde coge una de las tantas cestas de juncos y la forra con hojas de nenúfar, luego prepara varios bocadillos con los restos del pollo asado y los mete en la cesta, lo acompaña con un trozo de queso curado, también incluye algunas pastas de avena y miel) ¿quieres algún odre con agua? (le pregunta alzando la voz desde la cocina, aunque sin esperar su respuesta llena uno con agua limpia y otro con ese zumo de coco que tanto parece gustarle. Por último y aprovechado que queda un hueco en la cesta lo rellena de trufas y lo cubre todo con una última hoja de nenúfar antes de cerrar la cesta con su tapa de juncos. Toma todo y lo lleva junto al equipaje de Dhunna)
<Dhunna> ¡sí gracias! (le dice desde el dormitorio cuando le pregunta por el agua. Mientras se estaba calzando las botas, altas hasta la rodilla, negras también y flexibles. Se levanta y comprueba que aún se siente cómoda con ellas puestas. Se acerca al espejo de cuerpo entero que hay en la habitación y observa su imagen con otro suspiro. Desde luego presentaba el aspecto que siempre había tenido. Así siempre había impuesto respeto o incluso temor a los que no la conocían. Ahora se siente demasiado ... drow. Da la espalda al espejo y toma la bolsa de viaje para dejarla junto a la puerta con la cesta de juncos que Io- le ha preparado. Ya poco más quedaba por hacer. Así que se vuelve hacia Io- y le sonríe con suavidad) recuerda ir a dar el último pago por la cuna al maestro carpintero, ¿de acuerdo? (traga saliva y se humedece los labios)
<Io-> no te preocupes, será lo primero que haga en cuanto que Lady Adenae me de la siguiente comisión (acercándose hasta ella y enlazando sus brazos por la cintura y espalda de Dhunna) Y tampoco me olvido del encargo que hicimos a Lady Adenae, aunque nos dijo que no había prisas, no quiero acumular deudas (omite decir nada respecto de lo que le costará reunir el oro del pago a Lady Ignea, pues es cabezonería suya que ese gasto lo cubra él solo) ¿nos queda tiempo aún? no se si quieres hacer algo más, despedirte de alguien, lo que quieras (le pregunta con serenidad, aunque notándosele el esfuerzo por disimular el pesar que siente)
<Dhunna> estupendo ... (dice mientras pone sus manos en el pecho de Io- cuando éste le rodea la cintura. Alza la mirada para observarle y escucharle y acabar negando con la cabeza) no tengo nada más que hacer que estar contigo un rato más (pues no desearía estar en ningún otro lugar y desearía poder quedarse con tanta fuerza que hasta duele. Intenta mantener la compostura pero se quiebra su voluntad un segundo y con un leve saltito acaba rodeando el cuello de Io- con ambos brazos, abrazándole con fuerza) dime que me esperaras, dime que seguirás aquí cuando vuelva (le murmura de forma atropellada en su oído, cerrando incluso los ojos)
<Io-> te lo digo porque me lo pides, pero no hace falta que lo diga para que ocurra, porque nada podrá impedir que esté aquí esperando vuestro regreso (porque nunca olvida que aunque Dhunna e Ioanna estén ahora en un solo cuerpo, son dos personas, y dependiendo de cuánto tarde en producirse la vuelta, puede que cuando se produzca ya sí sean dos cuerpos) Os esperaré, rezaré a Tutatis para que volváis pronto, sanas y salvas. Y cuidaré el hogar para que esté siempre listo para cuando volváis, te lo prometo corazón. Tú no te preocupes de nada más que de cuidaros y volver, ¿eh? sólo eso (pese a todos sus esfuerzos al final se le quiebra la voz y se le empañan los ojos en lágrimas, para evitar que le vea llorar y eso se lo ponga aún más difícil a Dhunna la abraza y esconde su cara entre su hombro y su cuello, cuando cree haber recuperado el control de su voz) lo prometo
<Dhunna> (aguanta el abrazo unos instantes más, serenándose ambos, si eso era posible y acaba suspirando y apartándose de él un poco) bien ... (susurra mientras alza una mano y le acaricia la mejilla, llevándose alguna de esas lágrimas. Por ahora ella se contiene como puede pero carraspea para apartar la mirada de Io- y dirigirse al dormitorio donde desenvuelve sus armas. Su espada bastarda se la cuelga de la espalda, cruzando la correa sobre su pecho después abrocha la cinta que mantiene su daga en el muslo. Bueno, ahora sí que ya lo tiene todo y se siente tremendamente extraña. Era como volver a sus inicios y no le gusta nada. Vuelve a salir del dormitorio ya ataviada y se detiene junto a la puerta donde alza su macuto para colgárselo al hombro. No sabe si Io- la despedirá ahí o la acompañará fuera)
<Io-> (comienza a coger parte de los bártulos de viaje de Dhunna y se dispone a acompañarla hasta el punto donde habían concertado la cita con Lady Ignea para partir. En silencio abre la puerta de casa y mira a Dhunna, esperando que ella salga primero, cuando lo hace cierra la puerta y baja tras ella, como siempre, observando ese culo contonearse al bajar los escalones, pese a que la situación no incita a ninguna clase de broma, se esfuerza para que Dhunna se lleve cuantos más buenos recuerdos mejor, así que dice ) cariño, y cuando vuelvas, trae ese culito tuyo, da igual si así de hermoso o ensanchado por Ioanna, tú tráelo
<Dhunna> (así hace, empieza a bajar las escaleras cuando éste le franquea la salida dejando que lleve el cesto con los víveres. Y contra todo pronóstico estalla en una sonora carcajada, genuina y natural, algo que no pensaba que podría suceder ese día. Le mira por encima del hombro antes de salir a la calle y le guiña un ojo) tranquilo, él también estará deseando volver ... (con mucha picardía. Cómo desearía disponer de unas horas más ... aunque así nunca daría el paso de alejarse de él. Se vuelve hacia adelante y sale a la plaza para esperar que Io- salga. Desde luego estaba bien un poco de humor para quitar pesadez al momento)
<Io-> (una vez fuera y cuando se dispone a cerrar la puerta de acceso a la vivienda) ¡aish! ... casi se me olvida, espera un momento cielo (dándole un beso en la frente a modo de disculpa, sube corriendo las escaleras y entra al hogar, se va directo al cuarto que será de Ioanna y rebusca entre algunos enseres hasta dar con el paquete que tenía escondido, lo introduce en un zurrón sin que se vea nada y se cuelga éste al hombro, sale de casa, cierra puerta, baja escaleras y cierra la otra puerta. Sonríe a Dhunna y tomando en una mano la cesta de provisiones ofrece la otra a Dhunna para que la tome) Imaginemos que damos uno de nuestros paseos, aún queda tiempo para llegar a la cita con Lady Ignea
<Dhunna> (parpadea un instante ante ese repentino beso en la frente y posterior desaparición de Io- escaleras arriba. Le espera mirando un poco alrededor, memorizando esa plaza, y ese portal, incluso la tienda de hilos de Adenae. Su hogar, al que piensa volver algún día, lo más pronto posible. Io- no tarda mucho en volver con su zurrón y ella no pregunta. A lo mejor él quiere hacer algo de compra cuando ella marche con Ignea) de acuerdo ... (murmura, pero no toma la mano que el paje le ofrece, sino que se coloca a su lado y pasa un brazo por su cintura, quiere estar lo más pegada a él posible. Así comienzan a caminar en dirección a la salida de la Ciudadela)
<Io-> (pasa a su vez el brazo que ofreció a Dhunna por la cintura de ésta y sin necesidad de decirse nada más, se dirigen hacia las afueras de la Ciudadela. Tienen la suerte de no cruzarse con nadie conocido que les interrumpa, ni les haga preguntas incómodas. Van paseando como dos amantes en cualquier domingo que fuesen a pasar el día en el bosque, o en algún prado cercano. No llevan prisas pero tampoco dilatan aquello artificialmente ¿para qué? ha llegado el momento y ellos lo sabían. Así poco a poco van saliendo de la Ciudadela, dirigiéndose al punto de encuentro con Lady Ignea. Poco antes de llegar a dicho lugar se para y se separa de Dhunna, mirándola a la cara; no sonriendo pero si con un brillo especial en los ojos) cariño, hay una última cosa que quiero darte, y decirte (suelta la cesta con los alimentos y del zurrón saca un paquete que tras un instante de ensoñación, entrega a Dhunna) esto es para ti, para que te lo pongas cuando tengas añoranza de tu hogar, y de mi. Y bueno, si tu estancia lejos si dilata tanto como para que Ioanna nazca lejos de su hogar, para que te lo pongas cuando le des de amamantar, para que la abrigues cuando duerma, para que la pequeña aunque no pueda oírme, ni tocarme, si pueda al menos conocer mi olor, y que a través de éste tú también puedas sentirme cerca de ti.
<Dhunna> (en su paseo no puede evitar recordar todos los buenos momentos pasados allí esos meses. Lo bueno y lo no tan bueno, claro, pero todo vivencias gratificantes para una vida oscura como la suya. A medida que se acercan a la salida de la Ciudadela ella vuelve la cabeza para verla por última vez en no sabe cuánto tiempo. En silencio se despide de todos los que deja allí antes de volver a mirar adelante tragándose las lágrimas. Dejando atrás ya los edificios y las calles adoquinadas sólo espera ver en cualquier momento a la que le acompañará en ese viaje. Lo que no se espera es que Io- se detenga. Le suelta claro y se vuelve para mirarle, viéndole sacar ese paquete de su zurrón. Con mano temblorosa lo toma en sus manos y pasa su mirada de éste a Io- mientras éste habla. Empieza a temblarle la barbilla y se ha de morder el labio antes de bajar la mirada y empezar a desenvolver ese regalo. Lo ve entre aguas, con los ojos encharcados, mientras el envoltorio da lugar a una preciosa capa de terciopelo verde. Ahora entiende y se le representan todas las situaciones que él ha dicho llevando esa capa. Y eso la desmorona, se lleva una mano a la boca para ahogar un sollozo y luego se lleva esa capa al rostro, aspirando su olor. Olor a Io-. Oh Dios, era tan duro ... sus hombros se sacuden por el llanto)
<Io-> (abraza a Dhunna y deja que desahogue sus sentimientos, pasado un tiempo lleva una de sus manos a la barbilla de Dhunna y alza su cabeza con suavidad, para poder mirarla a los ojos cuando le habla) vamos cariño, si es para que me recuerdes (y le da un beso de amor en los labios) Recuerda mi promesa, te estaré esperando
<Dhunna> (pasados unos momentos, abrazada por Io- y después de su beso, que devuelve con el mismo sentimiento, acaba manteniendo el control de si misma y suspira secándose la cara con una mano, para terminar sonriéndole con tristeza) es preciosa Io-, huele a ti (dice en el buen sentido, pues le sorprende un tanto que siendo una prenda nueva tenga su olor tan marcado. Otra lágrima cae por su mejilla pero enseguida la seca con la mano. Suelta el macuto y se dispone a guardar la capa, bien envuelta en el papel de regalo, no quiere que pierda la esencia del paje bajo ningún concepto, y si acaba dando a luz fuera del Reino quiere que su hija reconozca el olor de su padre. Acaba por abrazar de nuevo a Io- y ésta vez es ella la que le besa sosteniendo su nuca con una mano)
<Io-> (corresponde al abrazo de Dhunna y confiesa) me la he estado poniendo a escondidas para que así huela, tu Io- no siempre tiene ideas de pollo descabezado, como lo de que la Bruja le frotase el pixi con el ungüento ese para confirmar que la bebecita será nena, o afeitarse con el cuchillo del pescado, ¿eh? (esforzándose nuevamente para hacer el momento lo más llevadero posible para Dhunna)
<Dhunna> (se aparta de él con cierta risita ante sus palabras y asiente volviendo a pasarse las manos por las mejillas, secándolas. Sorbiendo un poco por la nariz se termina agachando a recoger el petate que dejó en el suelo y se lo cuelga al hombro. Pues hasta ahí había llegado su tiempo y no quería más melodramas) bueno, cuanto antes me vaya, antes voy a volver (y hace un intento de sonrisa mirando a Io- a los ojos un momento. Luego toma la cesta de juncos y suspira. Sabe que unos pasos más adelante la estará esperando Ignea así que no estará sola mucho rato) cuídate mucho, ¿de acuerdo? (le susurra manteniendo la entereza. La anima la firme convicción de que volverá tarde o temprano) <Io-> (asiente afirmativamente incapaz de hablar, es muy consciente de que si abre la boca no será para hablar sino para babear y llorar a moco tendido. Pero eso no haría más que empeorar la situación y hacer que Dhunna sufriese aún más. Así que no habla, solo asiente y sonríe y trata de transmitir confianza con su mirada, con su tacto, con su presencia fingidamente aplomada. Y así queda, de espaldas a la Ciudadela viendo como Dhunna, el amor no esperado y tardíamente encontrado de su vida, junto con su hija nonata Ioanna se alejan de él, dejándolo solo, no abandonado pues no lo hacen por gusto, si no por obligación, pero queda solo, con la única esperanza de que llegará el día en que retornarán, deseando que ese día sea lo más pronto posible)
<Dhunna> (posa una mano en la mejilla de Io-, se pone de puntillas y le deja un suave beso en los labios. Traga saliva y sin más le da la espalda y empieza a caminar, internándose en el bosque hasta el punto de encuentro con Ignea. Creía que a medida que se alejase se sentiría morir, pero no es así. Al alejarse se le endurece el ánimo, se viste esa coraza de frialdad que lucía siempre antes y toma aire forzándose a centrarse en lo que estaba por venir. Un único pensamiento escapa de su coraza y casi la hace volver la mirada hacia Io-, y es que le promete a su hija que conocerá a su padre. Pasase lo que pasase, haría porque pudiera conocerle. Sigue caminando hasta perderse entre los árboles, habiendo conseguido no volver la vista atrás)
<Io-> (permanece de pie viendo como Dhunna se aleja, si ella parece haber decidido no volverse en una última mirada, él ha decidido no abrir la boca en una última despedida)
<_Haven_> (Se materializa junto a Io- y coloca una mano sobre su hombro en gesto cariñoso) Sabes que tú no podías ir con ella, tu vida y tu destino están ligados al Reino y no puedes abandonarlo. Sabes cuales son las consecuencias. Ten fe y no pierdas la esperanza (apretando con la mano el hombro de Io-)
<Io-> Algún día habrán de liberarme y dejarme abandonar éste … mundo (replicando sin mirar al ángel, con la mirada aún fija en el horizonte por donde desaparecieron Dhunna e Ioanna)
<_Haven_> Sí, algún día, quizás. Pero de momento eso queda lejos aún. Entendemos que quieras estar acompañado, no nos oponemos a tu decisión, y tampoco a tu elección. Tu existencia será más … emocional, para bien y para mal. Pero si así lo prefieres, es cosa tuya
<Io-> (Ahora si se gira y mira al ángel a los ojos) Sí, es mi decisión. Soportaré mi maldición, pero que os quede claro, ellas serán libres y no tendrán nada que ver con esto (sin esperar replica alguna ni despedirse, se vuelve a lo que fuera su hogar estos últimos tiempos y que no lo considerará como tal hasta que no regresen Dhunna e Ioanna)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Tych- el Miér Jul 31, 2013 10:29 pm

Fin De 3ª Temporada : Agradecimientos

<Io-> en nombre tanto de Dhunna como mío propio, queremos transmitiros nuestro agradecimiento a todos los que nos habéis seguido, a todos los que nos habéis animado a que continuemos y en especial a todos los que además nos habéis acompañado en ésta historia, algunos incluso implicándose en ella : ladyamal, Adenae, Shanae, Ignea, Glaurung^, superkaikan, Kathleen, Deanmaine, Gallia, Esthia, Clyven, Joey, Lucina, Skorpius, Faramir, ChiniLadinoAmolos y Narrador. A todos muchas gracias.

<Dhunna> no se me da muy bien esto de los agradecimientos y esas cosas, pero bueno, me uno a lo dicho

Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 3ª Temporada

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.