Camelot

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 4ª Temporada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 4ª Temporada

Mensaje  Tych- el Sáb Sep 14, 2013 6:46 pm

(Narrador) :

Tras ver como se marchó Dhunna en compañía de Ignea en pos de sus obligaciones, Io- regresó al que había sido su hogar junto a su amada.

Allí se cambió de ropa, dejando los ropajes que poco a poco la drow le había ido enseñando y acostumbrando a usar para colocarse nuevamente uno de sus viejos, sucios y raídos jergones.

Recogió todos los alimentos que quedaban y los metió en un atillo para llevárselos. Ordenó todas las habitaciones. Cerró todas las puertas y ventanas. Y se despidió de la casa. Sin una palabra, sin una mirada atrás.

Io- había tomado la decisión de volver a su Higuera mientras esperaba la vuelta de Dhunna, quién sabe si con su hija aún en su vientre o ya en sus brazos. Pero no queriendo ni pensar en la posibilidad de que Dhunna no volviese, o volviese sola.

Io- convirtió sus obligaciones en su rutina, su rutina en su objetivo y su objetivo en la tabla de salvación para no caer en la desesperación.

Siguió cuidando las porquerizas con la ayuda de CorrompidoPorLaK, a pesar de que ahora tenía tiempo de sobra no quiso dejar al pobre golem sin un servicio que le permitiese seguir existiendo.

Igualmente se encargó de seguir recolectando trufas que llevaba a Adenae para que las vendiera y ganar así el dinero de su comisión. Dinero con el que pagó al carpintero la cuna para Ioanna y la mochila porta-bebés a la propia Adenae, tal y como había prometido a Dhunna. El resto del dinero lo fue guardando para el pago a Ignea por sus servicios.

También siguió manteniendo el acuerdo con Adenae de ayudarla a recibir  sus mercancías, aunque no habitase el hogar quería seguir manteniendo su derecho sobre él. Una vez en semana lo visitaba para abrir las ventanas y airearlo, limpiar el polvo e ir colocando enseres como la cuna o los diferentes artilugios que fue construyendo con juncos.

Porque Io- también siguió la tarea con los nenúfares y los juncos. Y con estos fue que construyó ese canasto en el que poder transportar a Ioanna cuando salieran a la calle. Y cuando hubo terminado el canasto construyó ese colgante para la cabecera de la cuna.

Y cuando terminó con el colgante se le ocurrió que podía hacer algunos juguetes para Ioanna, como un patito para la bañera, y un muñequito para la cuna, y otro muñequito para la cesta de paseo, y otro muñequito para cuando estuviese gateando por al salón, y otro muñequito para cuando no quisiese comer, y otro muñequito, y otro, y otro más.

Y es que el tiempo puede ser un aliado para olvidar, pero también el más cruel enemigo cuando esperamos algo con ansias e incertidumbre. Y el tiempo se cebó en Io-. Minando sus esperanzas semana a semana, provocando sus miedos día a día, tensando sus nervios hora a hora, atacando su paciencia minuto a minuto, poniendo a prueba su cordura segundo a segundo.

Y no sabremos si de haber tardado más en volver Dhunna, Io- habría claudicado del todo, pero lo que si podemos comprobar es que el tiempo afectó a Io- deteriorándole física y mentalmente.


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 4ª Temporada

Mensaje  Tych- el Dom Mayo 18, 2014 7:13 pm


<Dhunna> (al final ha vuelto a pasar todo un año. ¡Un año! Ella que se las prometía tan felices, pues esperaba poder volver antes pero no pudo, le fue imposible. Primero por sus tareas como matrona y segundo por Ioanna. Detenida en la puerta principal de la muralla de la ciudadela acaricia el bulto que lleva contra el pecho. Suspira. Fue algo horrible marcharse el año antes y ahora la inquietud y la inseguridad la atosigan al volver. Pues hay una persona
a la que quiere ver por encima de todas las demás. ¿Cómo debe estar Io-? ¿La habrá esperado? La verdad es que va preparada para lo peor y tomando aire cruza la muralla y entra en el bullicio de medio día en la ciudad. Parece que nada ha cambiado, y aunque al caminar va mirando lo que la rodea sus pasos la llevan directamente a esa placita, con un pozo en medio donde se ubica la tienda de hilos de Adenae, y encima de esta, el que fue su hogar).

<Io-> (como cada día desde que Dhunna se fue cumplió con su rutina ... no está claro si rutina de trabajo o rutina de supervivencia ... atender las porquerizas, recolectar trufas, limpiar y extraer nenúfares y juncos, volver a la Higuera y esperar a que llegue la tarde para llevar las trufas a Adenae y atender el almacén. Así pasa el día y mientras espera que trascurra éste sigue construyendo los muñequitos de junco con lo que le sobra de hacer las cestas para las trufas. Una vida rutinaria, una vida monótona, una vida de aferrarse a subsistir por puro empecinamiento con la esperanza de que algún día, volvería su amada, y que volvería junto con su Nena, pues ya había pasado tiempo de más como para esperar que aún estuviese embarazada).

<Dhunna> (reuniendo coraje abre la puerta y empieza a subir esas escaleras hasta la que fue su casa. Ha de rebuscar en su macuto hasta encontrar la llave con la que abre y entra. No hay nadie. Suspira. Va hacia el dormitorio sin mirar nada. Io- no está pero espera que esté en alguna parte, que aún la quiera de vuelta. Chasquea la lengua y el bulto que lleva contra el pecho se revuelve un poquito) shh ... vamos a buscarle. (susurra. Habiendo dejado su macuto y demás enseres en el piso vuelve a la calle. Recapacita a dónde podría encontrarle. Y así, camina hacia le primer sitio donde quiere mirar. Da por sentado, que Io- ya no vive allí, pues su olor es muy tenue aunque el piso está limpio, así que solo puede estar donde le conoció, la Higuera. Sintiéndose cada vez más nerviosa abraza el bulto que lleva a medida que avanza ya por la calle donde está ese árbol al que un día casi taló).

<Io-> (no está concentrado en lo que hace, al ser siempre lo mismo ya lo hace de forma rutinaria, pero su mente está como aletargada, lleva tanto tiempo aferrado a la idea de resistir como sea, que se ha embutido en si mismo y apenas presta atención al mundo que le rodea, por eso, no ve acercarse a quien mas desea ver).

<Dhunna> (Le ve, al fin, después de tanto tiempo, ahí está, sentado donde siempre solía sentarse, trabajando en sus juncos. Siente que las piernas le tiemblan, de hecho tiembla toda ella, pero sigue adelante hasta por fin detenerse a unos pasos del paje. Quizá la vea, le gustará ver el rostro del hombre al que ama cuando la mire y la reconozca. Claro que también teme que cuando la mire muestre indiferencia, que la haya olvidado, que ... ¡basta! se reprocha. Al menos habrá cumplido una de sus promesas, conocer a su hija. De hecho ahí la lleva, ha hecho una especie de hamaca porta bebes con la capa que Io- le regaló antes de marchar, cruzada en bandolera sobre el pecho. Da esos pasos que la separan de él y espera de pie ante él un instante antes de arrodillarse) Io-... (susurra mirándole la cara, un tanto asustada al ver su aspecto ausente y algo ido).

<Io-> (de haber estado en un estado normal se habría sobresaltado de que le llamasen por sorpresa ... de haber estado en un estado normal habría sonreído de ver a su querida Dhunna ... incluso de no haber llegado a caer tanto en el pozo del autismo habría reído de alegría de por fin ver a su Nena, porque aunque esté tapada y no vea más que un bulto, él sabría que es SU NENA. Sin embargo se queda mirando a Dhunna en silencio, no está en shock, no está furioso pero tampoco está exultante, está ... hibernado mentalmente, si es que se pudiera aplicar algo así a un ser humano. Y eso significa que antes o después ha de despertar, a su ritmo, con lentitud pero inexorablemente. Primeramente identifica la voz que le llamó, una voz dulce y cálida, una voz que inequívocamente transmite que hay sentimiento y preocupación por Io-, después localizo ese rostro con el que tanto tiempo soñó y al que añoró, el rostro más bello del mundo (hasta que vea al de su Nena, claro está) ... y en ese rostro esos ojos, unos ojos profundos, unos ojos que le miran con ternura, y que se de por agradecido que sea así pues esos mismos ojos podrían fulminarle cual a insecto, pero no, le miran y le transmiten un sentimiento que él mismo siente. Y así poco a poco Io- despierta de su letargo, despierta al mundo, su corazón se acelera y hace que la sangre le caliente, que su mente se despabile de una puñetera vez .... y así Io- deja todo a un lado y se levanta a la par que sus ojos comienzan a verter lagrimas, lagrimas sin espasmo ni llantos, lagrimas de alegría. Y una vez en pié, cara a cara a Dhunna, alza una mano a su rostro, al que acaricia con el dorso y por fin, tras un interminable y exasperante tiempo de incertidumbre, habla) ... te veo, Dhunna ... ( y eso es suficiente, sigue llorando y sonriendo, pero no cabe duda de que Io- a despertado, y sigue amando a Dhunna).

<Dhunna> (observa con detenimiento el rostro de Io-. Todo lo demás desaparece cuando él la mira a los ojos y casi su corazón se detiene cuando en un primer momento a ella le parece verle vacío. Pero poco a poco ve como su rostro y expresión se transforman saliendo de esa especie de letargo en el que estaba metido. La ve, la reconoce y el alivio inunda a la drow cuando Io- vuelve de algún modo a la vida. Sus ojos ambarinos siguen clavados en los de él y cuando éste alza la mano y le acaricia la mejilla siente una calidez que hacia un año que no sentía.) me has esperado ... (susurra a media voz alzando su propia mano para ponerla sobre la del paje, ladeando la cabeza para prolongar esa caricia. Cierra un momento los ojos soltando un suspiro entrecortado y derramando ahora, ella también, lágrimas de pura felicidad) he vuelto a casa ... (su mano se desplaza hasta la mejilla de Io- y de ahí va a su nuca para atraerlo hacia ella, y aunque ladea un poco el cuerpo para no aplastar a la criatura que lleva tapada contra el pecho, acerca su rostro al de él besándole la mejilla, luego los ojos, llevándose sus lagrimas con ella para terminar besándole los labios, con profunda ternura y suavidad, reencontrándose y demostrándole que nada en ella ha cambiado desde que se fue).

<Io-> (corresponde al beso de Dhunna, en un primer instante como con timidez, como si no terminase de creer de que Dhunna estaba ahí en carne y hueso, pero poco a poco adquiriendo seguridad e ímpetu, y no solo con sus labios, sus brazos y manos envolvieron y cogieron a la drow como quien toma un tesoro que a la vez quiere asegurarse que está ahí y protegerlo, y tras ese beso y sin dejar de abrazarla ) ... si, has vuelto (y mirando ese "bulto" que transporta Dhunna) habéis vuelto (y sonríe a Dhunna, y volviendo la mirada tratando de mirar dentro del envoltorio, dice con timidez) ¿puedo? (son muchos los miedos y temores que sobrevuelan la mente de Io- respecto de su Nena, porque tiene que ser su Nena lo que Dhunna transporta con tanto mimo, pero por el momento es incapaz de expresarlos en voz alta, así que mira con expectación a Dhunna esperando que sea ella quien desvele todo).

<Dhunna> (toma con suavidad aire cuando el beso se detiene y sin poder dejar de sonreír mira a Io- casi divertida al verle intentar atisbar lo que lleva envuelto contra el pecho. Separándose un poco de Io-, solo lo justo, se ayuda de ambas manos para liberar al bebe de la capa) claro que puedes, es tu hija (y dice "hija" con toda la intención, pues ciertamente resultó ser una niña. Primero se la acomoda en el hueco de su brazo para que él pueda verla. El trajín la ha despertado y sus ojos marrones, enormes, observan con detenimiento a Io-. Es una niña rolliza, de piel color chocolate y pelito blanco) Ioanna, te presento a tu papá (susurra la drow antes de mirar a Io- y alzar un poco a la niña para que él pueda cogerla. No quiere perderse por nada del mundo las expresiones de ese hombre que al fin tendrá en sus brazos a su Nena)

<Io-> (toma con sumo cuidado a Ioanna y como era de esperar está hecho un flan y que se la come con los ojos) ves, te lo dije (no es una recriminación ni un reproche, tan solo la constatación de un echo, iba a ser una Nena, y es una Nena. Como no esta muy seguro de si la está cogiendo bien y por encima de todo teme que se le caiga, se sienta en el suelo y la coloca con suavidad entre sus piernas mientras le habla) a que si, eres una Nenita, la Nenita más guapa del mundo, porque te pareces a tu mamá (y alza la mirada sonriente a Dhunna. Seguidamente toma una de las manos de Ioanna y le repasa los dedos uno a uno, luego hace lo mismo con la otra mano, y con los dos pies. Una vez concluido sonríe aún más, al mirar a Dhunna se sonroja un poco, pero él se ha quedado tranquilo. Vuelve a coger a Ioanna en brazos y le besa en la frente y le ofrece un dedo para que la nena pueda cogérselo, comienza a mecerse y por un pelo no comienza a canturrear, pero se acuerda de que Dhunna no aprecia mucho sus canturreos y sólo le susurra al oído) ya te cantaré cuando mamá no este tan pendiente (sonriéndole).

Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 4ª Temporada

Mensaje  Tych- el Dom Jun 29, 2014 10:29 am


<Io-> (cogió con mucho mucho cuidado y mucho más miedo a Ioanna acomodándola entre sus brazos y levantándose, mira a Dhunna y sin poder evitar la sonrisa más tonta del mundo) ... vayamos a casa ... (antes de decir lo siguiente se lo piensa un momento, pero decide que es mejor hablarlo) ... y me cuentas que tal ha ido, si quieres ... si puedes
<Dhunna> (desde luego el reencuentro había ido de maravilla, y no duda en que es en gran parte gracias a Ioanna. No puede evitar sonreír de forma placida viendo a Io- con la niña en brazos. Desde luego nunca hubiera imaginado que podría amar tanto a una persona, y ahora tiene a dos a quien amar) sí, vamos (contesta asintiendo) te contaré todo lo que quieras Io-, todo. (antes de marcharse ya había decidido no esconderle nunca nada y habló con él de su vida, y ahora no iba a ser de otra manera. Así se coloca a su lado para empezar a caminar hacia su casa)
<Io-> (no se atreve a ofrecerle el otro brazo a Dhunna para que se enlace con el, por puro miedo a que se le resbale Ioanna, pero aun así estira el cuello para darle un beso rápido pero significativo a Dhunna bajo la orejilla y sacando el codo mínimamente para que sea ella la que enlace con él. No deja de mirar a Ioanna y habla con gran calma y cariño, pues sabe que la temática de su pregunta puede ser algo delicada) ... tengo tantas pregunta que no se por donde empezar ... ¿que tal el parto? ¿no, que tal el embarazo? ¿no, que tal el viaje? bueno ¿y Ignea, fue útil? ¿Ha sido duro para ti? ¿habéis corrido peligro? ¿dejará tu gente a Ioanna en paz? ¿y a ti? ... ainssss (es él y se está agobiando el solo con tantas preguntas que se imagina que para Dhunna debe ser insoportable) ... bueno, poco a poco, cuando quieras.
<Dhunna> (se le escapa una risita ante ese besito que le regala Io- y rápidamente pasa la mano por su codo a modo de asidero pero sin ser brusca pues nota la delicadeza con que trata a Ioanna que pronto se ha quedado dormida) ya conoce a su padre...(susurra mirando a la criatura sin poder evitarlo. Para luego volver sus ambarinos ojos hacia Io- alzando las cejas divertida ante la batería de preguntas.) tranquilízate y no te agobies, tenemos tiempo de sobra para hablar ... veamos ... el parto fue largo, pero fue bien, a la visa está ¿no? (sonríe tranquila) el embarazo también fue bien, un poco molesto el último mes pero sin contratiempos. Ignea me ayudó mucho, incluso en el parto, así que fue bien que estuviera conmigo ... (se detiene, le mira y asiente) gracias. Por hacer que fuese conmigo ... (reanuda la marcha) desde hace cuatro años siempre es duro para mi alejarme de aquí, Io-, de ti ...
<Io-> (va reflejando en su rostro distintas emociones conforme va escuchando a Dhunna ... tranquilidad al saber que tanto embarazo como parto fueron bien, satisfacción ante el reconocimiento a su insistencia a que Ignea la acompañase, haciendo un gesto como de quitar importancia cuando Dhunna le da las gracias, pero sin poder evitar una sonrisita satisfecha. Por ultimo seriedad, es consciente de que para Dhunna no es fácil ni marchar con su gente ni el tiempo que está lejos del Reino; aunque él mismo no es que se lo pase precisamente bien, pero eso carece de importancia para él, así que trata de mostrarse optimista) ... bueno, ahora estáis aquí, ahora nos toca disfrutar a nosotros y no es momento de pensar en partidas y lejanías, ¿te parece? (mirando a Dhunna y sintiendo como se le humedecen los ojos, aunque consigue que la cosa no vaya a mayores ... de momento)
<Dhunna> eso es, ahora somos una familia y hay que aprovechar todo el tiempo posible, ¿si? (apoya la cabeza en el hombro de Io- mientras van llegando a la plaza donde está la tienda de hilos y su casa. Sabe que Io- ahora merece su compañía y la de Ioanna) ¿y tú que tal? (sabe como le ha encontrado pero espera que no haya pasado el año entero en ese estado) ¿cómo has estado? ¿qué has estado haciendo? (sobre lo que ha tenido que hacer en su tierra ya habrá tiempo de hablar y de ponerse al día)
<Io-> (suspira antes de responder, no quiere preocupar a Dhunna por si volvió a caer en alguno de sus pozos mentales, pero no está dispuesto a mentirle, así que se lo cuenta con delicadeza pero sin engaños) ... al principio bien, me centre en mis tareas, ya sabes, las porquerizas, los nenúfares, las trufas, los juncos ... (se acuerda de las tareas que le dejo encargado antes de marchar y eso le ayuda a sonreír y hablar con más alegría) ... le pagué lo que faltaba al carpintero por la cuna ... y a Lady Adenae por la mochila-trasporting (... pero vuelve a hablar con cierta pesadumbre) ... pero con el tiempo, todo se me hacia eterno, todo era insufriblemente lento, por más que me esforzase en ahorrar para ... (se acuerda de que el pago en oro para Ignea es algo entre la dragona y él, así que omite ese detalle) ... para lo que podamos necesitar. Y yo, necesitaba un objetivo y bueno, me dedique ha hacer muñequitos con los juncos ... y así ... así, fui aguantando, día a día (mira a Dhunna con preocupación de pensar que ella pueda preocuparse aún más por él) pero he aguantado, estoy aquí, con vosotras (y sonríe y se da cuenta de que lo hace de corazón) si, he aguantado y estoy aquí, con mi drow y mi hija ( y al decir esto ultimo ya si que no puede evitar que se le derramen las lagrimas, pero de felicidad, orgullo y satisfacción) ... ¿te lo puedes creer? ¡¡somos padres!! ... (suspira nuevamente y sonríe bobalicón) mi Nena, mi Linda Nena
<Dhunna> (escucha atenta y asintiendo ante las palabras de Io-. Ya sabia que si para ella no había sido fácil para él tampoco. Pero oírle se le encoge el corazón y no puede volver a pensar que si Io- hubiese elegido a otra mujer, a una con menos problemas. Que pudiera ser una buena esposa, una buena madre, que estuviera en casa cada día ... que le pudiera ofrecer una vida más estable, él sería muchísimo más feliz. Eso se trasluce en su rostro pero termina por sonreír levemente, un tanto forzada) sigues siendo mi pilar ... y nunca podré agradecerte lo bastante que sigas aquí año tras año (se le quiebra un poco la voz a la vez que aparta la mirada del paje y se humedece los labios, dándose tiempo para recobrar la compostura) sí Io-, somos padres. A ver que tal se nos da (sin mirarle aún se adelanta hasta la puerta de casa para abrir y franquearle el paso a Io-. Tiene que intentar serenarse y dejar de culparse por dejarle solo tanto tiempo)
<Io-> (nota que sus palabras han alterado a Dhunna, así que le deja tiempo y espacio para que se tranquilice, no era su intención alterarla y desde luego no pretendía reprocharle nada, pero teme que con lo borrico que es con las palabras cualquier cosa que diga, aunque sea con la mejor intención, acabe empeorando el asunto. Así que calla, pero actúa ... y al pasar junto a Dhunna para pasar a las escaleras se gira y le da un beso en la punta de la nariz y le sonríe) lo haremos, lo mejor que podamos ... ( y sonríe más aún) ven, quiero enseñarte la cuna, ¡¡quedo genial!! (y sube las escaleras con cuidado de que Ioanna no se despierte)
<Dhunna> (le sorprende ese beso que la hace abrir mucho los ojos y casi ponerse bizca para luego sonreír. Con ese gesto ha borrado de un plumazo sus cavilaciones) antes de eso ... (le agarra el borde de la camisola para que no empiece a subir las escaleras y se da ella misma unos toquecitos en los labios con el dedo reclamándole otro besito. En parte por que le apetece, él sabe que son sus besos favoritos, en parte para demostrarle que todo iba bien y que su humor era bueno)
<Io-> (evidentemente corresponde a la petición de Dhunna, con deleite, placer y parsimonia. Al llegar al rellano espera a que Dhunna abra la puerta de casa y en ese momento recuerda que si bien la casa la mantuvo limpia y aireada... quizás en lo tocante al orden la drow le haga algún comentario, pero como ya no hay nada que hacer al respecto decide mejor no hacer comentario alguno, así que mientras ella sube y abre él se ocupa meciendo a Ioanna)
<Dhunna> (ella también lo disfruta. Y por un instante piensa que aunque esté la niña podrán disfrutar el uno del otro como antes, ¿no? ¡¡Por los Dioses!! ¡¡Espera que así sea!! Acaba por subir y abrir la puerta para dejarles pasar. Ella ya había estado en la casa cuando buscaba a Io- cuando llegó así que al lado de la puerta está su macuto de viaje. Cuando cierra tras ellos se asoma a los brazos de Io- para hacer una leve caricia en la mejilla a la pequeña) Ya estás en casa Ioanna (susurra risueña. Su piel es más clara que la de Dhunna aunque su pelo es igual de lacio y blanco)
<Io-> (mira en derredor buscando el fruto de sus trabajos con los juncos ... sobre la mesa de estar hay un montoncito con unos 20 muñecos ... sobre cada una de las butacas unos 15 más ... en una esquina hay una pila de sacos de los de llevar patatas, todos llenos de muñecos ... sabe que en la leñera de la cocina en lugar de leña hay más muñecos .... y que lo que antes era la salita y ahora contiene la cuna de Ioanna hay muchos más, en la cuna, en el armario, en el suelo; unos encimas de otros ... hasta la bañera del aseo esta llena de muñecos. Io- no sabe como interpretará Dhunna la situación y tampoco sabe como salvarla, así que sigue sin decir nada sobre ello) ... me temo que no haya nada en la despensa, ¿tienes hambre? ¿quieres que me acerque a la taberna por algo?
<Dhunna> (parpadea al ver semejante cantidad de muñecos. Casi ni le escucha cuando le pregunta si tiene hambre, pues sin más se pone a reír, no de forma estridente pero si empiezan a saltársele las lágrimas) has estado entretenido (esas risas la liberan de la tensión del viaje, de los nervios del reencuentro y en algún momento deja de reír para llorar, llevándose una mano sobre los ojos solloza plantada en mitad del salón de su casa, que pese a todo ese tiempo aun tiene su olor, el olor de los dos, de sus vivencias. ¡¡Así que aquello era ser feliz!! Y vaya si se sentía feliz. Era una sensación maravillosa llorar de alegría) perdona ... enseguida se me pasa ... (le sonríe con el rostro empapado)
<Io-> (observa a Dhunna reír y llorar; y le gustaría abrazarla, pero con Ioanna en brazos no puede y no quiere desprenderse de ella aún, así que se sienta junto a Dhunna. Esta vez no le preocupa que llore, sabe que es de felicidad, o al menos en parte es de felicidad, él también ha llorado así y está convencido de que eso no es malo, todo lo contrario) ... tómate tu tiempo, estamos en casa, estamos juntos, nos queremos y tenemos una Nena ¿se te ocurre que más podríamos desear? (la mira y sonríe) bueno si, podríamos pedir que Shanae no trate de convertirla en una Amazona loca, pero hasta los milagros tienen un limite (sabe que una broma en el momento adecuado puedo ayudar mucho, y espera estar acertando)
<Dhunna> (las palabras del paje la reconfortan y su llanto se calma mientras asiente) tienes razón ... (ahora es ella la que se acerca a él y tomándole las mejillas con ambas manos le mira a los ojos) nadie sabe la suerte que tengo ... (de tener a Io-, de tener a la niña ... era abrumador. Y justo cuando va a besarle Ioanna se remueve y acaba por contorsionar su carita y echarse a llorar. La drow alza las cejas y suspira) ya es hora ... te la tengo que quitar un momentito que le toca comer (tendiendo los brazos para que le pase a la ahora ruidosa criatura. Imagina que ver ese momento que estaba a punto de ocurrir para Io- sería especial pues todavía no había visto mamar a Ioanna)
<Io-> (entrega a Ioanna a Dhunna, en un principio piensa que seria buen momento para vaciar la cuna de muñecos, pues antes o después habrán de acostar a Ioanna. Pero se queda embelesado observando como Dhunna amamanta a Ioanna. Este momento lo había imaginado cientos de miles de veces, pero ninguna de ellas fue tan satisfactoria como verlo en persona. La cuna podía esperar)
<Dhunna> (en efecto, al momento está sentada en una de las butacas, entre muñecos, con la pequeña en brazos dándole de comer. Mira a Io- y sonríe al verle esa carita de embobado. Durante unos minutos están en silencio disfrutando de la quietud de ese momento hasta que Ioanna se suelta del pecho y ella se la acomoda en el hombro para que expulse los gases) ¿porque no apañas la cuna, papá? (le dice divertida acunando de nuevo a la niña)
<Io-> (asiente al comentario de Dhunna pero aún tarda un momento en levantarse y ponerse a ello. Finalmente se dirige al ahora cuarto de Ioanna y vacía la cuna de muñecos, dejándolos en el suelo junto a los que ya hay. Mientras anda atareado tiene una sonrisa en la cara y distraído con la tarea comienza a tararear sin darse cuenta) … Trolo lo-lol-lo lo-lo Trolo lo-lol-lo lo-lo
<Dhunna> (al poco le sigue y se queda en el quicio de la puerta viendo como Io- recoge los muñecos y se pone a tararear de esa manera) parece que va a llover (dice divertida pero la niña ni se inmuta y se adormece) vaya, parece que hay alguien que aprecia tu canto, Io- (acaba entrando en la habitación y acomoda a la niña en la cuna cuando ésta está despejada. Luego mira a Io-) lo has hecho bien (la habitación, la cuna, los muñecos, todo es tan perfecto que casi abruma)
<Io-> (Io- se sonroja de que Dhunna le pille in-fraganti con su tarareo, normalmente habría tenido que escurrir el bulto culpando a los niños del barrio de andar a pedradas con algún animal, pero aún así elude el tema no haciendo comentario alguno sobre ello) no seas tonta, ¿qué es esto comparado con tenerla en tu vientre todo ese tiempo? ¿con traerla al mundo? ¿con ... (se le vuelven a humedecer los ojos y se le quiebra la voz) ... estar allí, sola, lejos, sin poder ayudarte ... (pero fija la mirada en Dhunna y sonríe, todo eso ya es pasado y ambos aceptaron las consecuencias de su relación) ya te lo dije, me sirvió para esperaros, y estoy feliz de haberlo logrado, y más feliz aún de que vosotras también lo lograseis y estéis aquí, junto a mi (se acerca hasta Dhunna y abrazándola por la espalda le da un beso en la nuca y le dice al oído) aguantaré lo que tenga que aguantar
<Dhunna> (un profundo suspiro escapa de sus labios cuando él la abraza por la espalda y pone sus brazos sobre los de Io-, que ahora la rodean) te he echado tanto de menos ... (susurra notando su beso en la nuca y los ojos de nuevo anegados. Si el aguantaba ella haría otro tanto, y ambos lo habían hecho ya. El parto fue largo y doloroso, pero en lo único que pensaba era en Io- y en lo mucho que le necesitaba. Se sintió desamparada sin él en ese momento aunque sabia que no había nada que hacer al respecto. No era algo que le fuese a contar a él, pero un año era mucho tiempo, más en el estado en el que estaba. Entre sus brazos, sin dejar que la soltase, se da la vuelta para enfrentarlo y alzando las manos las pasa con suavidad por las mejillas del paje, como cerciorándose de que realmente estaba ahí)
<Io-> (Io- mira un instante a Ioanna como descansa en la cuna, luego mira a Dhunna y con mirada significativa le dice ...) parece que se está durmiendo ... tú y yo ... tenemos que ... ponernos al día ... y no me refiero a contarnos nada ¿eh?
<Dhunna> me parece una gran idea (dice dándole un leve beso en los labios entes de volverse para ver como poco a poco Ioanna se va durmiendo. Ahora lo tiene todo, y todo bajo el mismo techo, al fin. Suspira de nuevo recostándose contra el pecho del paje) No puedo pedir más ...


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 4ª Temporada

Mensaje  Tych- el Mar Jul 01, 2014 4:27 pm


<Io-> (sonríe a Dhunna y le comenta mirando a Ioanna) creo que se ha dormido ... que tal si vas colocando tus cosas del viaje y mientras yo caliento un poco de agua ... ¿te apetece un baño para relajarte del viaje?
<Dhunna> oh eso sería maravilloso (le sonríe más que agradecida. La perspectiva de un baño es tentadora a tenor del calor que ya hace en el reino y de las ganas de asearse después del viaje. Verdad que se había bañado en estanques y riachuelos que le venían de paso pero no era lo mismo. Le acaricia la mejilla al pasar a su lado, habiendo dejado bien dormida a Ioanna en la cuna. Coge su macuto y se dirige a la que fue, y espera que siga siendo la habitación que comparte con el paje. Y allí empieza a ordenar sus pocas cosas y a guardarlas)
<Io-> (se dirige a la cocina donde pone a calentar agua para llenar la bañera ... como no queda leña usa los muñecos de junco ... con todos los que hay que Ioanna se quede sin un par de escuadrones no pasa nada ... conforme se va calentando el agua la lleva ala bañera ... no hace falta que esté demasiado caliente, hace calor y basta con templarla. Del mueblecito del baño saca una toalla y una pastilla de jabón nueva de esas perfumadas ... sonriendo)
<Dhunna> (cuando ya lo tiene todo listo y guardado se sienta en la cama con una muda para cambiarse una vez se bañe. Está de espaldas a la puerta increíblemente sorprendida pues contra todo pronóstico siente timidez y vergüenza a desnudarse. ¡¡Que bobada!! Pero al parecer un año y una hija después la hacen sentirse un poco retraída con estas cosas. Casi se echa a reír pero la verdad es que de pronto le da vergüenza quitarse la ropa, que él la vea. ¡¡Por favor!! ¡¡Como si nunca antes hubiesen estado juntos y como si nunca la hubiese visto desnuda!! La situación le resulta entre divertida e hilarante pero sonríe negando con la cabeza)
<Io-> (cuando todo está listo, agua, jabón, toallas ... se asoma al dormitorio a ver si Dhunna está lista, al verla aún vestida se acerca y la le ofrece una mano para que se levante y le acompañe al baño) si mi señora tiene la bondad de acompañarme (le dice en tonillo de mayordomo)
<Dhunna> (parpadea al verle y divertida le toma la mano para que la lleve al baño. En la otra lleva la ropa limpia. Si tuviese la piel clara estaría sonrojada, pero casi la abochornaría más que él supiera el corte que le da y lo nerviosa que está después de un año.) como digáis querido paje (dice y toma aire, por no decir que aguanta la respiración. ¡¡En la vida se había sentido así de cohibida!!!)
<Io-> (lleva de la mano a Dhunna al baño, allí toma la ropa limpia y la deja sobre un taburete) esto no va a hacer falta por ahora (le dice sonriendo, fija su mirada en ella y después de deleitarse un ratito en contemplarla se coloca detrás de ella, con intención de desvestirla. No es la primera vez que hace algo así, y las veces anteriores lo disfrutaron, pero ha pasado mucho tiempo y no quiere lanzarse cual niño hambriento sobre su pastel favorito) ¿me permites?
<Dhunna> (deja que le quita la ropa limpia de las manos y mira con sus ojos ambarinos bien abiertos todos sus movimientos. Está convencida de que el notará como se siente, que no es ni más ni menos que insegura. ¿Seguirá viéndola como antes? ¿La querrá como antes? ¿La deseará como antes? En fin, que siente lo que puede sentir una mujer del todo normal, solo que para ella es nuevo.) claro ... (susurra cuando él va a su espalda. Se humedece los labios y carraspea un momento debido al nerviosismo)
<Io-> (procede a desvestir a Dhunna, muy despacio y con mucha delicadeza ... bajando la cremallera ... bajando la prenda por los hombros ... extrayendo los brazos ... en todo momento acariciando la piel de Dhunna ... alternando el mirar por donde van sus manos y mirar a Dhunna a los ojos ... girando alrededor de ella cuando es menester ... y dando un beso aquí y otro allá ... en los hombros, en las muñecas, en el canalillo entre sus senos ... al final deja a Dhunna desnuda, con su ropa tirada en el suelo, la abraza por la espalda y posa sus manos sobre el vientre de Dhunna, cuando habla su voz es calida y cariñosa) de aquí salió ¿eh? (y le acaricia el vientre como si fuese lo más preciado que pudiera tener en ese momento entre las manos)
<Dhunna> (él puede ver como se le eriza el vello del cuerpo con cada caricia delicada, con cada beso. Sigue nerviosa pero va recobrando la confianza gracias a Io- que la trata con suma delicadeza. Deja que la desnude completamente mordiéndose levemente el labio y cuando al fin la rodea de nuevo con sus brazos se estremece. Poco a poco van desapareciendo sus dudas y temores, y posa sus manos sobre las del paje mientras éste acaricia su vientre que aún no es tan plano como solía ser) ahá ... (susurra en respuesta a su pregunta. Baja la mirada para ver esas manos de piel blanca en contraste con su piel oscura.)
<Io-> (besa a Dhunna en el cuello antes de dar replica a su comentario) ¿te preocupa eso? porque a mi no, pero estoy seguro de que volverá a estar lisito y firme (le sonríe y se coloca ahora frente a ella) vamos, el agua se enfría (y hace gesto para que se introduzca en la bañera)
<Dhunna> (solo puede negar con la cabeza. Si a él no le preocupa a ella tampoco. Su piel estaba marcada por bastantes cicatrices y si eso, a Io-, no le había repelido entonces una tripita después de dar a luz a su hija no era nada. Le obedece y se introduce en la bañera sin poder evitar suspirar y cerrar los ojos un instante. Que sensación tan reconfortante y acogedora. Cada vez siente menos vergüenza y los nervios quedan relegados a segundo plano. Al poco abre los ojos y mira al paje y alza su mano y se la tiende para que la acompañe aún sin decir una palabra)
<Io-> (se desnuda conteniendo las prisas, pero si demorarse, sonriendo ... una vez listo se introduce en la bañera detrás de Dhunna, coge un cubito que usa para llenar de agua de la propia bañera y comienza a mojar a Dhunna y a él mismo allí donde no les cubre el agua ... espalda, hombros, vertiendo incluso sobre la cabeza varias veces para que empape el pelo ... bueno, precisemos, varias veces para empapar el pelo de Dhunna ... a él con medio ya le sobra para empapar las cejas ... una vez mojados ambos por todas partes toma la pastilla de jabón perfumada, ésta es de jazmín, y comienza a frotar con suavidad a Dhunna, frotar y acariciar, pues no se podría diferenciar cuanto hay de cada uno de ello en cada movimiento ... por la espalda, los hombros, el cuello, los senos, el vientre, las piernas ... en fin ... por todas partes)
<Dhunna> (le mira mientras se quita la ropa y le deja espacio tras ella para que se acomode. Sentirle las manos en su espalda y sus hombros, sentir como la va empapando ... es como volver un año atrás, como si no se hubiese marchado. Deja que la enjabone como tantas otras veces había hecho sin poder dejar de sonreír. Extiende los brazos, ofreciéndole espacio para que siga enjabonando-acariciando cada centímetro de su piel. Recostando su espalda contra el pecho de Io- para que él tuviera acceso a su pecho y vientre. Dejando la cabeza apoyada hacia atrás en su hombros. Dejándose impregnar por el aroma del paje y el perfume del jabón, escapándosele algún suspiro de bienestar)
<Io-> (una vez se siente satisfecho con su labor sobre Dhunna se levanta y con precaución se coloca delante de ella, ofreciéndole la pastilla de jabón con una sonrisa pícara) tendría usted la amabilidad …
<Dhunna> (divertida y ya nada nerviosa aunque si con una mirada brillante y algo lasciva, toma la pastilla de jabón y deja que Io- se acomode delante de ella.) faltaría más ... (y así empieza a frotar la espalda del paje, con suavidad pero dejando notar también su mano sin la pastilla de jabón que recorre por libre la extensión de la espalda y hombros de Io-, despacio, sin ninguna prisa, para luego ir descendiendo cada mano por cada brazo de piel blanca hasta las manos de él, y después volver a subir. La drow pasa cada brazo por los costados de él y así, está vez empieza a enjabonarle el pecho y el vientre con igual parsimonia)
<Io-> (se deja hacer por Dhunna, disfrutando del contacto de sus manos sobre él, acariciándolo con vigor pero igualmente con delicadeza, si se dejase llevar seria capaz de quedarse dormido, pero no es eso lo que tiene en mente, así que cuando Dhunna ha recorrido todo su cuerpo, vuelve a levantarse y se gira, para sentarse frente a ella, las piernas de Dhunna por encima de las suyas para estar lo más juntos posibles ... vuelve a coger el cubito y lo vacía por encima de la cabeza de ambos, para que no se enfríen y para despejar el jabón de la cara ... y con sus manos recorre el rostro de Dhunna, con mucho tiento, como si fuese un invidente queriendo reconocer a quien tiene enfrente, aparta un mechón de pelo y cogiendo a Dhunna por la nuca acerca su rostro al de ella y la besa, como sabe que le gusta a ella, en los labios, encontrando sus lenguas, absorbiendo sus labios ... tras unos minutos así, se retira para respirar agitado, fijando sus ojos en los de Dhunna y le dice) te amo, te eché de menos y te amo, te esperé y me alegra de que estés aquí, para amarte. Eres mi vida y sin ti no seria nada ni nadie. Te amo, mi vida
<Dhunna> (casi divertida acomoda sus piernas por encima de las de Io- pero acaba cerrando los ojos cuando éste les echa el cubito de agua por encima. Deja que él le quite el agua del rostro con sus manos, dejándose acariciar pero no le da tiempo a abrir los ojos cuando siente su mano en su nuca y como la atrae hacia él. Había sido mucho tiempo separados y ahora que sentía sus labios no sabía como había podido vivir sin él todo un año. Alza sus manos y las deja en las mejillas de Io- mientras la besa, y ella responde con avidez, casi saboreándole. Como puede se acerca a él todo lo que puede, no quiere que nada les separe ahora, ni siquiera el agua de la bañera. Sus lenguas se enredan y sus labios se devoran, ella rodea el cuello de Io- con los brazos hasta que él se separa y pueden ambos tomar aire. Su pecho sube y baja debido a la excitación pero rápido le falta el aire de nuevo ante la mirada y palabras del paje. Ella nunca ha sido buena hablando, expresándose, pero se siente muy muy conmovida. ¿Cómo había podido dudar de alguien como él? Le sonríe levemente antes de volver a abrazarle con cierta brusquedad, rodeando de nuevo su cuello con los brazos y hundiendo el rostro en el hueco de su hombro, suspirando casi de forma entrecortada, aún con esas palabras retumbándole en los oídos) gracias ... (susurra de forma ahogada y espera que sus gestos valgan para demostrarle lo mucho que ha significado para ella oírlo)
<Io-> (permanece abrazado a Dhunna para que se tome el tiempo que necesite) soy yo quien tiene que darte las gracias, por tantas y tantas cosas que no puedo decir ni una ni diez por miedo a olvidar otras cien (y vuelve a besarla, ahora sin tanta intensidad pero con igual afecto)
<Dhunna> (ésta vez es ella la que le mira cuando alza el rostro de su hombro. Le pasa sus manos oscuras por las mejillas y le sonríe con suavidad con los ojos llenos de ternura y sentimientos. Por fin se habían reencontrado, por fin volvían a estar juntos y eso hacía que su corazón casi no le cupiera en el pecho. Sin perder la sonrisa vuelve a ser besada, y vuelve a besarle, no cree posible que alguna vez pueda cansarse de hacerlo. Se entrega a ese beso pausado con ganas, cerrando los ojos, aunque poco a poco y sin apenas darse cuenta imprime algo más de ímpetu al gesto sin separar su cuerpo del de Io- ni un ápice)
<Io-> (abraza a Dhunna pasando sus brazos por su cintura, acercándola hasta si haciendo que hasta las gotas de agua tengan que buscar una salida de forma precipitada, sintiendo como es arrastrado por el ímpetu de Dhunna y como el suyo propio se une en una vorágine de besos, caricias, miradas y abrazos) tendríamos que ... (trata de hablar entre beso y beso) salir del agua ... (continuando entre beso y caricia) que se ha enfriado ... (continuando entre abrazo y beso) ¿eh? (pero volviendo a besarla sin esperar a que responda)
<Dhunna> (respira como puede cada vez que habla Io-, y a duras penas entiende lo que le dice pues sinceramente está enfrascada en ... otros menesteres aunque al final ella misma es la que detiene besos y caricias dejando la frente apoyada en la frente de Io-, recobrando el aliento. Tiene las sensaciones y sentimientos tan a flor de piel que se le escapan de su control, pero aun así, tampoco quiere agobiar o incluso molestar a Io- con su deseo. Sí, está ansiosa, pero quiere que todo vaya bien el primer día.) está bien ... (susurra intentando contener los jadeos.) salgamos. (y así se levanta con cuidado para luego salir de la bañera y concederse así unos minutos ambos para serenarse)
<Io-> (se incorpora y sale de la bañera para coger la toalla, espera a que salga Dhunna y la envuelve en ella, va palpando por todo el cuerpo de Dhunna para que la toalla absorba el agua, después la coge y frota con cuidado allí donde la toalla no llego inicialmente ... las axilas, el cuello, la entrepierna, entre los dedos de los pies ... Io- va moviéndose alrededor de Dhunna y cuando está satisfecho retira la toalla, la piel de Dhunna no está seca del todo, tiene el punto de humedad idóneo para lo que tiene en mente, se dirige nuevamente al mueblecito y saca un bote con aceite aromatizado, nuevamente con aroma a jazmín, va vertiendo un poco sobre las partes del cuerpo de Dhunna que va recorriendo con sus manos ... hombros, brazos, piernas, espalda, senos, vientre ... cuando ha concluido se retira un paso para contemplarla en toda su plenitud y una gran sonrisa asoma a su cara)
<Dhunna> (deja que la mime como quiera, y como otras veces va alzando los brazos y las piernas para que la vaya secando. Ha perdido la vergüenza y ya no le importa que la vea desnuda. Su tacto ahora con el aceite hace sus caricias más suaves si cabe y una sonrisa se dibuja en su rostro cuando él se aparta un poco para contemplarla. No se mueve y casi puede notar sus ojos recorrerla como si fuesen sus manos sin dejar de sonreír y de mirarle) parece que te gusta lo que ves. (susurra entre divertida y pícara)
<Io-> no tengo palabras para expresar cuanto me gusta, cuanto te eché de menos y cuanto te necesito (pero Io- no quiere que el momento se transforme el algo que pierda el sentido romántico y sin dejar de mirarla y sonreír toma la toalla y se seca precipitadamente ... podría dejar que le seque, pero se teme que ella tratase de untarle aceite a él también ... y ya va bien que se haya bañado con jabón aromatizado, una cosa es cuidar a su chica y otra muy distinta adoptar costumbres amariconadas ... cuando ha terminado toma a Dhunna de la mano y la invita a que le siga al dormitorio)
<Dhunna> (su sonrisa se incrementa ante sus palabras. ¿Se podía ser más tierno? A punto está de lanzarse a sus brazos de nuevo pero él comienza a secarse así que ella espera a que él esté listo. Toma su mano y la aprieta levemente, antes de seguirle hasta el dormitorio de forma sumisa)
<Io-> (llega al dormitorio cogido de la mano de Dhunna, la suelta para descorrer la colcha y con ello lanzar al suelo 3 escuadrones más de muñequitos ... cuando la cama está despejada se dirige hacia Dhunna y de forma un tanto impetuosa la coge en brazos, al estilo recién casados entrando en su nuevo hogar, y la deposita en la cama a la par que la besa nuevamente en los labios, seguidamente se sube el también a la cama, junto a Dhunna, abrazándola, besándola, entrelazando sus piernas a la par que busca su lengua con la suya ... se preocupa un instante de si la estará aplastando en exceso con su peso y se gira, arrastrándola de forma que sea ella quien repose sobre el, sin dejar de besarse y acariciarse)
<Dhunna> (suelta una leve exclamación cuando Io- la coge en brazos de forma repentina pero ríe levemente mientras la deja en la cama. Aun así ella ya no le suelta y con los brazos le rodea el cuello mientras vuelven a besarse con cierta avidez. Siente las manos del paje recorrerla y se estremece, con los ojos cerrados, con el aroma del jabón y el aceite envolviéndoles. Pronto nota como él le da la vuelta y al rodar queda ella encima, un tanto a horcajadas, con su melena aún húmeda cubriéndoles las cabezas como si fuese una cortina plateada. Aprovecha para apartar su rostro unos pocos centímetros de Io- y pasea sus ojos ambarinos por el rostro del hombre al que ama. Suspira y parece que está a punto de decir algo, pero calla y vuelve a acercarse a sus labios. )
<Io-> (se siente la mar de cómodo y complacido con Dhunna sentada a horcajadas sobre él, reclinada de forma que ambos bustos se rocen en cada movimiento, pero una idea empieza a rondarle por la cabeza de forma preocupante, algo que había permanecido oculto por las ansias de sentir y amar a Dhunna, pero que de pronto ha hecho que se intranquilice, por lo que en uno de los interludios entre besos) ... cariño, ¿y si te quedas embarazada otra vez?
<Dhunna> (no puede menos que parpadear y detener caricias y besos ante la pregunta de Io-. La verdad es que no lo había pensado y recapacita un instante ladeando incluso la cabeza, pero aun siendo plenamente consciente de la situación, de su piel contra la piel del paje, de su sabor aun en su boca ...) no lo se Io-, lo único que se es que ésta es la manera en la que estamos realmente unidos, no solo por diversión sino por sentimientos. Es la única manera que tengo de poderte demostrar cuanto me haces falta y de sentirnos plenamente. No quiero renunciar a esto. (traga saliva y se humedece los labios, de pronto secos, pero su tono es casi implorante. Desea que él piense lo mismo, aunque está claro que no dejará estar el tema con tanta facilidad)
<Io-> (trata de recapacitar rápidamente sobre el problema ... está claro que Dhunna quiere demostrarle su amor hasta el final, y la verdad es que él también lo desea así, sentir su amor y demostrarle el suyo. Pero no cree que un segundo embarazo tan pronto sea lo mejor, ni lo mejor ni lo medio regular. Tiene que pensar algo. Se le ocurre que podría usar una tripa de gorrino de las que se usan para hacer los chorizos, anudándola por un extremo ... ¿¿¡¡pero de donde va a sacar una tripa fresca ahora!!?? ... otra opción sería ... si Dhunna estuviese en esos días en los que sangra, el riesgo sería mínimo, pero, a ver quien es el guapo que le pregunta eso a una drow sobre-excitada ... cuando ya está casi desesperado de que no se le ocurra nada se acuerda, de que cuando echan a los toros para que preñen a las toras, muchas veces a estos se les sale la pichurrilla ... bueno, por llamarlo de forma sutil, porque por tamaño … pero eso no viene al caso ... antes de verter su liquido en ellas, en esos casos las toras no quedan preñadas, así que piensa que si el, en el ultimo instante ... saca su ... ejem, ya me entienden, de dentro de Dhunna ... no habría peligro ... y así se convence antes de responder a Dhunna) iremos con cuidado, ¿vale?
<Dhunna> (casi puede escuchar los engranajes de la mente de Io- descontrolarse y deducir cosas extravagantes, o pensar cosas sin sentido, como cuando quiso afeitarse con el cuchillo del pescado ... y la verdad es que espera una explicación bizarra sobre sus propias ideas, pero no, simplemente dice que irían con cuidado. Apoya las manos a cada lado de la cabeza de Io-, para alzarse un poco y poder mirarle bien. Lo más curioso es que aquello le deja no muy buen sabor de boca.) ¿estás seguro? (espera que la desee como ella le desea a él, no que lo haga por complacerla, así que no está muy segura de como proceder)
<Io-> ¿seguro? ... si, estoy seguro de amarte y de querer demostrártelo ... si, estoy seguro de querer que me demuestres que también me amas, aunque yo ya lo se (y sonríe) me preocupa un nuevo embarazo, pero no quiero que eso impida que nos amemos, que estropee este momento ... llevo deseándolo tanto tiempo ... no te imaginas ... sólo, pondremos cuidado, ¿te parece bien? (la mira casi suplicante de que le entienda, que no es falta de amor ni de deseos, es, preocupación simplemente a no tener que pasar nuevamente por todo lo acontecido el año pasado)
<Dhunna> (pasa unos momentos después de que él hable mirándolo, sin hacer ni decir nada hasta que se convence de que solo es preocupación. Despacio vuelve a inclinarse sobre él, siempre mirándole a los ojos) está bien, iremos con cuidado (susurra antes de posar un leve beso en sus labios, sin cerrar los ojos, de tanteo, para después volver a darle otro beso sutil, seguido de otro y otro, suaves y breves, que la tientan a seguir pero dan tiempo a Io- a que continúe o no. Probando si él quiere seguir de verdad)
<Io-> (atiende a las palabras de Dhunna y no necesitas más de dos besos para lanzarse nuevamente en un frenesí de besos y caricias ... se podría pensar que su motivación es racional y lo hace para demostrar a Dhunna que la ama, pero no es así ... su motivación es emocional, el ama a Dhunna, la desea y sus actos no son más que la única forma de dar vía de salida a esos sentimientos, y ni él ni Dhunna ni nadie podría asegurar que llegado el momento de culminar el acto de amarse, será capaz de dar ese paso atrás que evite o cuando menos minimice el riesgo de un nuevo embarazo ... quizás Tutatis lo sepa, pero de momento no se lo ha comunicado a nadie)
<Dhunna> (con un suspiro derramado en los labios de Io- se abandona al fin a sus sensaciones y deseos. Aprieta su cuerpo al suyo y deja que, sin pensar, haga lo que le plazca. Después de tanto tiempo le parece que le faltan manos, labios, ojos y olfato para abarcar todo lo que echaba de menos y que ahora vuelve a tener con ella. Al fin se unen y se mezclan hasta que casi no se puede diferenciar uno del otro. Ella le ama y se lo demuestra de forma casi desesperada, con ansia pero sin prisa, recreándose en todo lo que siente y le hace sentir el paje. Jadeos, besos, caricias se entremezclan haciendo que sus deseos y emociones florezcan después de tanto tiempo reprimirlos. Palabras de amor, sinceras y profundas escapan de los labios de la drow mientras Io- la posee en todos los sentidos. Y al igual que él ni siquiera piensa en lo de tener cuidado. De pronto todo carece de importancia salvo él y su necesidad de él)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 4ª Temporada

Mensaje  Tych- el Miér Jul 02, 2014 3:11 pm


<Dhunna> (era maravilloso haber reencontrado a Io- y aún más maravilloso era que la había esperado. Que seguía allí para ella pese a todo. Y esa primera noche, a solas la había disfrutado tanto ... Se había levantado pronto, pues Ioanna la había reclamado para su toma y habían pasado el día tranquilos. Eran una familia. Por su parte dejaba que Io- sostuviera a la niña todo lo que quisiera, como si quisiera devolverle todos los meses de ausencia. Estaba sentada en la butaca de siempre, frente al balcón, bañada por los rayos del atardecer mientras sostiene a su hija contra su pecho para alimentarla)
<Io-> (tuvo un día bastante ajetreado, aunque no porque hiciera más cosas de las habituales ... solo que ya fuese por inseguridad o por placer ... se pasó el día hiendo y viniendo de la casa a la tarea que le ocupase y de la tarea a la casa ... después de haber desayunado, mientras observaba nuevamente como Dhunna daba de mamar a Ioanna, se fue a las porquerizas ... cuando terminó allí volvió a casa a ver si Dhunna necesitaba algo ... luego se pasó por el almacén que plan de trabajo tenía Lady Adenae para ese día ... volvió a subir a casa para avisar que se iba a la laguna a recoger juncos ... cuando tuvo una buena provisión se los trajo a casa y volvió a subir a ver que tal iban sus chicas ... se fue nuevamente a la laguna a limpiar los nenúfares ... volvió para estar con Dhunna e Ioanna para almorzar ... a primera hora de la tarde salió al bosque en busca de trufas, que trajo para preparar en los cestos que haría con los juncos y adornados con los nenúfares y que después entregaría a Lady Adenae ... pasó fugazmente por casa antes de dirigirse al almacén para atender las tareas del día ... y una vez concluido todo ... subió a casa, cansado pero plenamente satisfecho de estar sentado frente a Dhunna y disfrutando de tener a Ioanna en brazos)
<Dhunna> (para cuando vuelve a casa tiene té frío preparado y el baño dispuesto. Aun así le deja un rato a la pequeña y los mira desde su butaca, con las piernas dobladas pegadas al pecho, como solía) tenia ganas de que la vieras ... (dice con voz apaciguada, pues se siente relajada por el ambiente del hogar.) es exactamente como decías que sería (no pierde la sonrisa en ningún momento. Y no deja de mirarles, quiere memorizar todos esos momentos en la medida de lo posible)
<Io-> (mira a Dhunna y sonría) ¿es que lo dudabas? (él siempre aseguró, que sería una Nena, que sería una belleza porque se parecería a la madre, aunque tendría los ojos marrones y se le harían unos hoyuelos en las mejillas al reír, como él. Con una piel color chocolate, suave y perfumada y ese pelo blanco. Él siempre aseguró que Ioanna sería así, y el tiempo ha demostrado que no se equivocaba, por mucho que determinada gente del Reino no le creyese. También sabe que será una chica fuerte, que les dará a él y a Dhunna muchas satisfacciones pero también más de una preocupación ... pero de lo que piensa ... o de lo que sabe, respecto de como será Ioanna en ese sentido no ha dicho nada a nadie. Sus pensamientos van divagando y llegado cierto momento frunce levemente el ceño, respira hondo y alza la mirada para mirar a Dhunna)
<Dhunna> (la niña tiene los ojos grandes y almendrados, de un marrón dorado que no dejan de mirar a su padre, haciendo ruiditos, como llamándole y con los bracitos alzados intentando tocar la cara de su padre. Por su parte, la drow se centra un poco en Io- ante ese ceño repentino y se levanta acabando por sentarse a su lado) ¿ocurre algo? (murmura mientras le da el dedo índice a Ioanna que lo atrapa sin pensarlo para llevárselo a la boca)
<Io-> (medita un momento como exponerle a Dhunna lo que le ha preocupado, no es nada aparentemente demasiado importante, pero si es importante para él, y cree que Dhunna así lo entenderá y le ayudará, pero quiere exponérselo adecuadamente) recuerdas ... cuando me salvaste del "vacío", que tardé en volver por el Jardín de las Flores Parlantes ... y ellas se enfadaron conmigo por haberlas abandonado tanto tiempo, ¿verdad? (no quiere profundizar demasiado en aquellos recuerdos, pero es necesario situarse adecuadamente para explicarse ante Dhunna) estoy seguro de que antes o después se enterarán de la noticia, de tu vuelta, de Ioanna ... y ... me gustaría que fuese por nosotros en persona ... quiero presentarles a Ioanna, pero ... no se si es demasiado pequeña (mira a Dhunna preocupado) ¿qué opinas? ¿te parece bien? ¿algún día?
<Dhunna> (deja que piense las palabras que quiere decirle. No sabe el grado de importancia que tendrá lo que le diga pero sabe que para él lo será, y no se reirá ni aunque sea una de sus locuras.) claro que me acuerdo ... (dice asintiendo. Se acuerda de ese día en que casi imploró el perdón para Io- a las Flores Parlantes. Pero la verdad es que saber lo que le preocupa realmente la alivia y sonríe de nuevo, sin dejar de mirar al paje y acariciando la cabecita de Ioanna, que los mira con atención, casi como si les entendiera) ¿sabes? eso es algo que ya tenia en mente. El ir a presentar a Ioanna a Merovingia y las demás más temprano que tarde. (ahora si mira a su pequeña apoyando la cabeza en el hombro de Io-) quiero que la conozcan, que para nuestra hija sea el mismo lugar de paz que lo fue para nosotros. Que vean que hemos sido sinceros el uno con el otro con nuestros sentimientos, como ellas querían y que, fruto de eso, ahora hay una personita más en el mundo. Alza de nuevo la mirada hacia Io- brillante y clara, llena de emoción contenida) Así que me parece bien, cuando quieras vamos. Si hay algún lugar que no es peligroso para ella es el Jardín.
<Io-> Gracias, eres un sol (se siente muy aliviado de saber que Dhunna le entiende y que está de acuerdo) puesss ... llevas todo el día aquí en casa, si te apetece damos un paseo y nos acercamos ¿te apetece? (él está cansado, pero la idea de presentarle Ioanna a las Flores Parlantes le anima de forma que se olvida del cansancio)
<Dhunna> (parpadea un instante pero acaba por asentir) sí me apetece (a fin de cuentas la comida para la niña la lleva "puesta" así que con cambiarle el pañal antes de salir es suficiente. Y así lo hace, toma a la niña de los brazos de Io-. La asea y la viste para salir y en nada están las dos preparadas para ir al Jardín de las Flores Parlantes. Esa vez será la primera pero espera poder repetirlo muchas veces y que al final su hija, sola, vaya sin ningún problema)
<Io-> (se levanta sonriendo y mientras Dhunna cambia el pañal a Ioanna él va al cuarto de la Nena y comienza a rebuscar, se ve obligado a ir trasladando muñequitos de un lado para otro; debajo de la cuna, dentro del armario, en el baúl ... se le puede escuchar como refunfuña por no encontrar lo que busca ... hasta que finalmente) ¡¡Aja!! aquí estás (momentos después sale ataviado con la mochila trasporting que le encargaron a Lady Adenae, esperando que Dhunna le deja llevarla colocada sobre su torso, lo cual se traduce en una gran sonrisa de ilusión)
<Dhunna> (esa carita de felicidad no la puede pasar por alto así que riendo le pide a Io- que se coloque la mochila en el pecho y luego acomoda allí, con cuidado a Ioanna, la cual se deja hacer y sonríe dando palmaditas en el pecho de su padre) le gusta, eso es bueno ... (y así abre la puerta para dejarle pasar, y luego sale ella cerrando.) La verdad es que estoy un poco nerviosa. Espero que no estén enfadadas por mi ausencia (habla de las Flores Parlantes claro, mientras baja las escaleras hacia la calle)
<Io-> no lo están, se lo explique y lo entendieron, creo que mejor que yo (lo dice con un poso amargo en la voz, pero pasa rápidamente. Se deja hacer mientras Dhunna le coloca correctamente tanto la mochila como a Ioanna y sale por la puerta como padre primerizo que sale a la calle con su hija por primera vez. Espera a que Dhunna cierre y baje, y le ofrece un brazo para que lo entrelace con el suyo y comienzan a pasear, camino del Jardín de las Flores Parlantes)
<Dhunna> (no le pasa por alto el tono en que pronuncia aquello, pero lo deja pasar. Sabe que en algún momento deberá hablarle de ese año en su tierra y de sus planes para el futuro, pero por ahora le toma el brazo, risueña, y emprenden el camino a ese Jardín. Hacia bastante tiempo que no iba, pero se alegra de saber que Io- si se ha pasado por allí. Quizá, cuando Ioanna sea algo más mayor, la lleve a ver la Torre Del Recuerdo y le explique la historia sobre el cuartel general del Martillo. Mientras Ioanna juguetea con los cordones del cuello de la camisola de Io- siguen su camino)
<Io-> (van paseando sin prisas, disfrutando del ambiente apacible y el buen día que hace, ahora que ya no aprieta el sol. De vez en cuando se cruzan con alguien conocido que sonríe al verles juntos y con Ioanna, aunque nadie lo suficientemente íntimo como para detenerse a hablar, de lo que se alegra, ya habrá tiempo de sobra para socializarse, ahora solo quiere disfrutar él y solo él de su drow y de su hija. Así paso a paso llegan hasta el Jardín de las Flores Parlantes) ¿quieres hablarles tú primero, y saludarlas de tu vuelta?
<Dhunna> (igual que él saluda de pasada a los conocidos con los que se cruzan, pero nadie relevante. Al fin llegan a la puerta enorme de barrotes de forja que cierra el jardín. La drow ha cruzado esa puerta muchísimas veces pero ésta vez está más nerviosa que nunca. Mira a Io-, acariciando a Ioanna) sí, dame un momento, de acuerdo? (por encima de la cabecita de la niña besa fugazmente los labios de Io- y se vuelve para empujar ese portón que chirría al abrirse. Cruza a solas el umbral y suspira. El olor de ese lugar le trae tantos recuerdos y la abruman. Empieza a caminar, con las manos en el pecho, por el sendero entre los parterres de flores que se pierden de vista sobre una leve colina. Detrás de está están la capilla y la entrada a la torre, pero no necesita ir tan lejos, pues un poco más adelante está el sauce bajo el que descansa Merovingia. Hacia allí se encamina y pronto la brisa agita las miles de flores que allí habitan, haciendo que miles de voces susurrantes como campanillas lleguen a sus oído) saludos (murmura aunque sabe que la oirán, ellas escuchan su corazón más que sus palabras. Por un momento recuerda el día en que llegó apresurada, buscando a Io- cuando esté desapareció, y le preguntó a Merovingia si sabía donde estaba, aquella vez aún no reconocía que amaba a ese hombre, pero su angustia la delataba) Saludos Merovingia, ya hemos vuelto (arrodillándose ante esa florecilla sin perder la sonrisa)
<Io-> (permanece en la puerta mientras Dhunna entra a saludar a las Flores Parlantes, de mientras va dando saltitos para entretener a Ioanna jugando a la vez que le canturrea) Trolo lol-lo Lol-lo lo Trolo lol-lo Lol-lo lo ... (también le hace carantoñas mientras Ioanna le recorre la cara con las manitas ... y le sopla suavemente cuando alguna pelusilla voladora de las flores se posa sobre la cara de Ioanna) Trolo lol-lo Lol-lo lo Trolo lol-lo Lol-lo lo.

Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 4ª Temporada

Mensaje  Tych- el Lun Jul 14, 2014 9:33 am


<Dhunna> (con un leve balanceo, Merovingia, parece encararse a la drow que ya está de rodillas frente a ella. Pese a ser de día, dentro del Jardín siempre parece que ha llegado el ocaso. La luz es mortecina y parece que el rocío riega permanentemente cada brizna de hierva, cada pétalo de las infinitas flores que allí habitan) te estábamos esperando (la voz llega a Dhunna aguda y fina mientras la flor sigue balanceándose) supongo que ya sabíais que había vuelto ... (dice la drow, aunque no sabe de que se sorprende, siempre lo sabían todo) por supuesto, querida. (si no fuese una flor, estaba segura que una sonrisa se dibujaría en Merovingia) y sabemos que no has venido sola, ¿dónde está ese paje? (la drow gira la cabeza hacia la puerta donde Io- aguarda con Ioanna pero antes de llamarle alzando la voz ve como las flores se ondean desde donde está ella hacia la puerta, como una piedra en un estanque, así que está convencida de que las flores están llamando a Io- a su manera)
<Io-> (pasea arriba y abajo mientras le tararea a Ioanna) Trolo lo-lol-lo lol-lo-lol (entiende que Dhunna necesita su tiempo para ponerse al día con las Flores Parlantes, hasta que siente como es llamado por ellas, deja de tararear y entra en el Jardín y se dirige hacia donde esta Dhunna, postrada en el suelo junto a esa flor un tanto mandona que conectó de forma tan especial con la drow. Lleva a Ioanna un poco inclinada para que sea fácilmente visible, y conforme va andando va hablando ...) mis queridas flores, os presento a Ioanna, mi hija, y de Dhunna (y como es natural va sonriendo y henchido de orgullo) ¿a que es una preciosidad, eh? claro, va a ser clavadita a la madre, ya veréis. Os la traeré para que os conozca ... y para que la conozcáis, espero que os quiera tanto como os quiero yo y que la acojáis como acogisteis a Dhunna ... (cuando llega junto a la drow se sienta junto a ella, frente a Merovingia, con Ioanna en brazos pero mostrada para que puedan verse cara a flor)
<Dhunna> (las flores hablan en mil voces susurradas dando la bienvenida a Io- y a la pequeña, regalándole sus mejores deseos y pidiéndole que la traiga cuantas veces quiera) oh, aquí estás Io-, paje del Reino (dice Merovingia en cuanto el hombre se arrodilla frente a ella. Mientras Dhunna presta atención a Ioanna que lo mira todo con sus ojos muy muy abiertos, ahora fijos en esa flor) ahora lo entiendo todo. (la drow vuelve los ojos hacia la flor un tanto sorprendida por esas palabras. Mira a Io- alzando las cejas y luego de nuevo a la flor) no pongáis esa cara. Ahora entiendo por qué resplandecéis de ese modo. Tú, Io-, siempre ha habido luz en ti, a veces ha sido muy tenue pero otras era fuerte, como las veces que traías aquí a Dhunna hace años, esa época en que cerrabais vuestro corazón el uno para el otro (esto último lo dice como en tono de hastío, como si fuese algo estúpido lo que hacían) y tú, Dhunna, antes de conocernos estoy segura de que vivías sumida en la oscuridad (la drow baja la mirada mordiéndose el labio) la luz te rehuía, o quizá eras tú la que la rehuía a ella. Pero en todo estos años tu luz ha empezado a brillar, de forma intermitente pero cada vez más fuerte y afianzada. Me describieron el momento en que tu luz estalló al fin, cierta vez en que ambos estabais en la cueva tras la cascada (la flor carraspea un tanto y la drow abre mucho los ojos aun con la mirada baja. Malditas flores áureas, ¿es que no se pueden estar calladas? Sabe que de mirar ahora a Io- se sonrojaría aunque no se le notase en su piel oscura. Pero pueden oír como Merovingia ríe suavemente, divertida)
<Io-> (escucha con educación a Merovingia, aunque no le hace mucha gracia ese tonillo inicial como de reñir a unos niños, aunque guarda silencio prudentemente y al final se alegra de ello, pues acaba captando el sentido cariñoso con el que se dirige a la drow y como describe su evolución en el Reino. Para quitar hierro al asunto decide intervenir antes de que la flor continúe su diatriba) me preguntaba si ... ¿dais permiso para que cerque un pequeño espacio que sirva para que Ioanna pueda gatear sin troncharos a ninguna? ... así podría traerla con frecuencia a jugar y que vaya aprendiendo a entenderos
<Dhunna> (la flor se mantiene callada un buen rato, solo se escucha la brisa entre las flores, incluso la drow empieza a inquietarse y está a punto de increpar a Io- por interrumpir. A lo mejor es que como mujer se siente más cercana a las palabras que ha dicho la flor, al ser más sensible o a saber, el caso es que recordar esos momentos del pasado la ha agitado, siente algo de vergüenza pero también cariño, pues esos recuerdos vaya si los atesora) tu no tienes que cercar nada, de eso nos encargamos nosotras. (dice Merovingia algo severa, pero sin darles opción a replicar, por parte de la drow piensa dejarlo en sus manos, como ella dice) muchacho impaciente ... ¿por dónde íbamos? ... (parece que la flor se habla a si misma. Mientras Ioanna no ha dicho ni mu, solo mira, como siempre, como si entendiera) ah, sí. Decía que ya entiendo porque ahora sois taaan deslumbrantes. (la drow se pregunta como los deben de ver las flores) Vuestros sentimientos ya no son sólo del uno para el otro, ahora experimentáis el amor incondicional, ahora amáis a alguien sin esperar nada a cambio, amáis a alguien sólo por el mero hecho de que existe ... (la voz se ha vuelto suave, casi tierna.) Acercadla (la drow mira al paje y asiente para que haga lo que la flor dice)
<Io-> (mira a Dhunna y hace gesto de inocente incomprensión cuando recibe ese corte por parte de Merovingia ante su petición. Escucha lo que continúa diciendo la flor, aunque su cerebro ha mordido idea y no va a soltarla así como así "pues no se que tiene de malo poner un cercado ... Ioanna podría tronchar a alguna flor y luego se cabrearían ... que se encargarán ellas, juaz, ya me gustaría ver como hacen para aclarar un espacio y dejarlo sin flores ... " y así sigue rumiando ideas hasta que se da cuenta de que Dhunna le está mirando como si estuviese esperando algo de el) ¿ein? (repasa rápidamente lo que ha estado escuchando pero sin prestar la debida atención y al fin cae en qué se espera de él) Si, claro ... (destapa un poquito a Ioanna de la mantita que la cubre y la inclina un poco más para que hasta esa flor refunfuñona no pueda alegar excusa alguna para decir que no la vio bien)
<Dhunna> (en efecto, Dhunna ha estado un rato pendiente de él, ¿¿pero qué le pasa?? Había sido idea suya ir al Jardín ¿y ahora no estaba pendiente? La drow chasquea la lengua y vuelve los ojos para mirar a Merovingia mientras Io- sostiene a Ioanna cerca de la flor.) muchacho, si tuviera manos te aseguro que te habrías ganado un pescozón. (dice la flor un tanto molesta, como no. La drow suspira pero no dice nada. Merovingia se inclina de algún modo hacia la niña hasta casi rozar sus pétalos con su frente. De nuevo se hace el silencio, pero el ambiente cambia, se hace más húmedo y la brisa lleva con ella gotas de agua fina que los envuelven a los tres y a la flor) hacia tiempo que nadie nos traía a su hijo para buscar nuestras bendiciones, así que todas quieren participar (la drow supone que lo dice por la finísima lluvia que les cae con la brisa) ¿cual es su nombre? (de todas maneras, Dhunna, no puede evitar sentir como su corazón se acelera pese a no saber que está ocurriendo, mira alrededor y casi puede ver como brillan esas gotas de agua que les trae esa brisa, pero confía en las Flores)
<Io-> (vuelve a mirar a Dhunna sin entender a cuento de qué está recibiendo esa regañuza ... también se pregunta por qué de todas las Flores Parlantes del Jardín, Dhunna tuvo que relacionarse tan estrechamente precisamente con esa, con Merovingia. Pero todo pasa a segundo plano cuando nota como la flor se concentra en Ioanna y como los tres empiezan a humedecerse con la rociada, lo que hace que ahora si preste toda su atención en lo que dice Merovingia y aunque se preocupa si debería volver a cubrir a Ioanna para protegerla de esa humedad, al final no lo hace distraído por la pregunta de la flor ... ) Ioanna, se llama Ioanna De´vir (y mira sonriendo a Dhunna tras responder)
<Dhunna> (poco a poco es como si todos aquellos murmullos musicales, de todas las flores, que apenas escuchaban hacía un momento se sincronizan. Lo más sorprendente es que ahora parece una melodía ... ¡¡están cantando!! De forma fina y aguda, como las vocecillas de aquellas flores, la tonada les envuelve con suavidad, parece que absolutamente todo el Jardín está haciendo lo mismo. Incluso Merovingia canta aunque su voz apenas se diferencia de las otras. A Dhunna se le pone el bello de punta. Aquello es cuanto menos emocionante y conmovedor. Sin apartar la mirada de su hija y de la flor posa una mano en el hombro de Io-. Sea lo que sea lo que ocurre es algo bueno, y es bueno para Ioanna. La niña tiene la carita perlada en gotitas de agua al igual que los pétalos de Merovingia. La pequeña alza sus manitas y acaricia con cuidado esa flor aunque no dice nada pero sonríe. Y Merovingia acepta esas caricias sin dejar de cantar)
<Io-> (da muestras de sentir preocupación, él deseaba presentarle a las Flores Parlantes a su Hija y que la aceptaran y acogieran como hicieron con Dhunna, pero no esperaba que la cosa fuese a más. No se opone a que las Flores Parlantes bendigan a Ioanna, y aunque eso en si no tiene por qué significar nada más, siente una sombra de preocupación que a punto está de estropearle el momento ... Afortunadamente al mirar a Dhunna y darse cuenta de como toda la escena la está conmoviendo, la preocupación pasa a segundo plano y se centra en disfrutar, observa como los deditos de Ioanna acarician los pétalos de Merovingia, y no puede evitar que un pensamiento cruce su mente cual rayo en noche de tormenta "¡que no le arranque ningún pétalo!")
<Dhunna> (quizá conoce demasiado bien a Io- pero le nota tenso. No tiene idea de que debe ser lo que está pensando, pero su instinto le dice que nada malo está pasando. Aprieta un poco ese hombro que aún toca y sonríe al paje para que se calme y parece que lo consigue. Poco a poco empieza todo a serenarse y el canto se empieza a silenciar.) Ioanna, al igual que personas elegidas podía entrar aquí, al igual que tus padres, serás bienvenida a este Jardín. Vive, hija de la Guardiana del Reino y del Paje del Reino, hija del Hermano Mayor de la Hermandad del Martillo y de su Voz, crece y vive sabiamente. (ahora la voz de Merovingia también se detiene, para rozar levemente a la niña con sus pétalos antes de erguirse de nuevo.) Y vosotros ... más os vale traernos a Ioanna a menudo, al menos hasta que ella pueda venir sola (pero su voz no suena a reprimenda pese a sus palabras. A la drow le parece que es más bien la forma que tiene para hacerles esa petición)
<Io-> (efectivamente el contacto de la mano de Dhunna termina de tranquilizarle y se alegra sinceramente cuando Merovingia no solo confirma que Ioanna es bienvenida si no que les pide descaradamente de que la lleven por el Jardín. Mira a Dhunna como pidiendo confirmación a responder a esa petición y al entender que está de acuerdo responde a la flor) claro, será un placer y un privilegio traer a Ioanna cuanto nos sea posible, muchas gracias Merovingia (aunque ésta no sea la Flor Parlante que más agrade a Io-, él en conjunto las quiere y aprecia a todas, por todas se preocupa y a todas está agradecido, así al final y pese a esos pequeños roces, cuando habla a Merovingia lo hace con gran respeto y educación) ¿verdad cariño? (pregunta mirando a Dhunna)
<Dhunna> por supuesto. Muchas gracias Merovingia, todas ... gracias por vuestra bendición para nuestra Hija (mil voces se alzan a la vez divertidas, risueñas) Gracias a vosotros por confiar en nosotras (dice Merovingia. Eso realmente conmueve a la drow, que las flores les den las gracias a ellos) y ahora ... ¿por qué no vais hacia la capilla? Aun recuerdas como se llega allí, ¿verdad Dhunna? (ella sonríe y asiente. ¿Como olvidar donde está la entrada a la Torre del Recuerdo?) claro (dice incorporándose y espera que Io- haga lo mismo. No sabe el por qué quieren que vayan hacia allí pero no será ella la que discuta con las Flores) ¿vamos? (tiende la mano al paje sin perder la sonrisa de sus labios)
<Io-> (toma la mano de Dhunna para ayudarse a incorporarse con Ioanna cogida con el otro brazo) vamos (conforme camina junto a la drow vuelve la cabeza y mira una última vez a Merovingia, luego mira a Ioanna y le susurra un pensamiento "tranquila, no dejare que sufras lo que yo" ... y como no quiere que ese pensamiento vuelva a ensombrecer su animo, lo arrincona y se concentra en el camino y en observar como Dhunna afronta al lugar y los recuerdos que le despierten)
<Dhunna> (no suelta la mano de Io- mientras caminan a través del Jardín. Aquello era como un viaje a su pasado y se siente algo abrumada sin saber muy bien como manejarlo) ¿sabes? Cuando vivía en la Torre ... cada vez que venía por aquí, sólo pensaba en qué deberías estar haciendo, en dónde estarías, en qué tenías en la cabeza para hacerme la Voz de la Hermandad ... y en lo que me gustaría que estuvieras aquí conmigo (carraspea) bueno, con nosotros ... no le mira mientras habla. Lo curioso de esa época es que pensaba aquello sin poder poner nombre a lo que sentía por el paje. Pero como le echaba de menos.) Cuando leímos tus cartas, y encontramos el colgante junto a ellas en el Libro Verde ... por primera vez sentí dolor aquí (y se señala el pecho) no se por qué te estoy diciendo todo esto ... (murmura frunciendo el ceño. ¿Qué le pasaba? ¿Era cosa de las flores? ¡¡Aquello era muy muy vergonzoso!!)
<Io-> (se toma su tiempo antes de responder a Dhunna) ... yo, estaba convencido de que mi tiempo, mi labor en el Reino ... había llegado a su fin (no le resulta grato recordar algunos aspectos de todo aquello y prefiere no profundizar más, espera que su respuesta baste a Dhunna) pero, aunque se que hice bien delegando en ti, no me arrepiento en seguir por aquí, no me arrepiento de lo nuestro y por nada del mundo renunciaría ni a ti ni a Ioanna (mira, sonríe y aprieta la mano que sostiene de Dhunna) por mucho que tenga que sacrificarme no renunciaré jamás a vosotras, jamás.
<Dhunna> y como me alegro de que sigas por aquí. (dice sincera, devolviendo el apretón de esa mano que sostiene. Así acaban llegando casi a la capilla y Dhunna acaba por detenerse al ver el lugar.) vaya, parece que te han hecho caso, mira. (señala hacia adelante y es que de la nada se había creado una explanada no muy grande, frente a la puerta de la capilla. Era una zona de césped de un verde intenso, rodeado por completo por setos tupidos y de media altura. Ese circulo de setos solo quedaba abierto por un lugar, algo así como a la entrada al pequeño prado) lo-lo han hecho por Ioanna, Io-, ¿lo ves? (ya no solo toma su mano, sino que se agarra también en la manga de su camisola. Casi no puede cerrar la boca por la sorpresa) ¿sabes? (alza la mirada hacia Io- y sonríe con ojos brillantes) creo que somos muchas las que no renunciaremos ni a Ioanna ni a ti.
<Io-> (observa el pequeño espacio de césped rodeado por setos) si, estoy seguro que lo han hecho para que pueda jugar y gatear sin peligro ni para Ioanna ni para ellas (aguantándose el refunfuño por no haber podido ver como despejaron ese espacio, pero las Flores Parlantes son así y hay que asumirlo) espero que no estés insinuando nada sobre mi y las demás señoras del Reino (le dice a Dhunna bromeando) ¿lo estrenamos? (haciendo gesto hacia el reservado)
<Dhunna> (no puede evitar que una carcajada escape de sus labios ante el comentario de Io-, a lo que Ioanna se pone a reír con su madre con el mayor de los regocijos) sí, vamos (y empieza a caminar hacia el pradito con Io- de la mano y así acabar cruzando esa "entrada". Los setos a ellos les llegan como por la cintura así que para la niña pasaran algunos años antes de que pueda sobrepasarlos y para entonces ya no le harán falta) es un buen regalo (se suelta de Io- y acaba tirándose, cuan larga es al suelo, primero boca abajo, aspirando el aroma de ese césped recién crecido y luego se da la vuelta para quedar boca arriba. Ya no se pregunta como hacen las flores lo que hacen, simplemente lo acepta y en este caso lo disfruta. Tiende los brazos hacia arriba para que le pase a la niña, hacia rato que no la sostenía)
<Io-> (camina con Dhunna hasta el reservado y prorrumpe en carcajadas al verla revolcarse por el césped. Le acerca a Ioanna cuando le hace gestos reclamándola, y se tumba junto a ella, observando a Ioanna sonreír y como si se estuviese fijando en todo lo que la rodea. Se coloca de costado y mirando a Dhunna ... ) ¿Eres feliz?
<Dhunna> (coloca a Ioanna sobre su pecho, tumbada y la niña se deja, deben haber sido bastante emociones para ella. Le acaricia la cabecita con cariño mientras siente el cuerpecito de su Hija contra el suyo. Vuelve la cabeza y mira a Io- sin perder la sonrisa) aha (dice a la vez que asiente con la cabeza.) ¿y tú? (esa brisa eterna les sigue envolviendo, llevándoles el aroma dulce de las flores, como si ellas participaran de su felicidad)
<Io-> como nunca pensé que podría serlo (y si no dice nada más es porque no sabe como expresar mejor cuan feliz es, no solo enamorado y no solo correspondido, si no que a demás con la Hija soñada)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 4ª Temporada

Mensaje  Tych- el Lun Jul 14, 2014 9:34 am


<Io-> (aprovecha que Dhunna anda en sus cosas y que al fin coincide con la dragona Ignea ... han pasado ya varios días desde que la drow regresó pero hasta el momento no había conseguido coincidir a solas con Ignea para poder saldar la deuda por los servicios de escolta prestados) ... señora Ignea ... si teneis un momento ... (saca un cofre de una bolsa y se lo entrega) ... me gustaría saldar nuestra deuda
<Ignea> (se hace la composición de lugar, dentro de una caja puede haber muchas cosas y sin duda de Io- puede esperar cosas agradables, por lo que la sonrisa se le planta en el rostro y acepta la caja) Si, claro ... Io-, siempre estoy dispuesta a saldar deudas ...
<Io-> (sonríe ... la cosa ha empezado con buen pie) ... he de decirle que me dijo Dhunna que quedo muy contenta de sus servicios ... le costó admitirlo pero se alegró de mi insistencia ... y de mi elección. Si no recuerdo mal (haciendo un gesto hacia el cofre) deseaba usted que le pagase en oro, pero no me dijo ninguna cantidad de monedas ... o de peso ... espero que haya lo suficiente (y que no le de importancia a la forma del oro)
<Ignea> (sopesó el cofre, calculó el peso de la caja y lo restó al conjunto, la suma era sumamente agradable) Corriste un riesgo importante, me alegro que las cosas salieran tal y como esperabais ... todo fue tranquilo por mi parte. Así que ... si alguna vez necesitas de mi de nuevo, cuanta con ello (la cantidad del pago hacía de su temperamento algo dulce y agradable)
<Io-> ¡¡espero que no!! (se le escapa decir precipitadamente) no es que no haya quedado satisfecho, ya le digo que todo lo contrario ... pero me costaría horrores tener que encontrar una cantidad similar de oro ... además ... habrían de haber demasiadas defunciones y peleas en el Reino ... mejor que no me sea necesario y tengamos un periodo tranquilo en el Reino
<Ignea> (arqueó una ceja ante lo precipitado de la respuesta de Io-, le escuchó y aquella ceja dejó de estar arqueada para acomodarse sobre los ojos) Jajajaja ... comprendo ... sea pues tu deseo (No abrió el cofre, simplemente lo rodeó con los brazos y ladeó el rostro) ¿Algo más?
<Io-> por mi parte nada más ... si usted no tiene nada más tampoco ... no la entretengo más (aliviado de que la dragona no haya echado un vistazo al contenido del cofre, no es que pretenda engañarla, pero no está muy seguro de que acepte de buen grado 5 kilos de oro ... en dientes)
<Ignea> (inclinó la cabeza, levantó la mano y agachó ligeramente el ala del sombrero a modo de callada despedida. Cuando viera el contenido del cofre podría sentir esa mezcla de incredulidad, asco y sorpresa, pero por ahora todo aquello quedaba distante en el tiempo) Encuéntrame de nuevo cuando necesites de mi. Hasta entonces. Cuídate, cuidaros ambos ... bueno ... (rectificó) los tres.
<Io-> lo procuraremos ... estoy tomando algunas medidas para ello (en referencia a ciertos entrenamientos que lleva a cabo en secreto) muchas gracias por preocuparos por nosotros ... y si se de alguien que requiera sus servicios, le daré sus datos
<Ignea> Uhmmm, realmente ... preferiría que no fuera así, últimamente me he vuelto muy recelosa para con los trabajos que acepto, prefiero pasar inadvertida, ya sabes como es éste pequeño mundo ... el día menos pensado, y con un descuido ... tenemos un problema grave y ... prefiero no tenerlos Io-. No me menciones demasiado ... te lo agradecería.
<Io-> oh .. claro claro ... yo lo decía solo agradecido de su ayuda ... no os preocupéis, nadie sabrá por mi de vos y vuestras ... aptitudes ... y dudo mucho que se diese la circunstancia .. pero si requerís en algún momento de ... cierta ayuda ... tanto yo como mi ayudante CorrompidoPorLaK ... estamos a su disposición
<Ignea> Lo tendré en cuenta, Io-, lo tendré muy en cuenta (le tendió la mano para finalizar aquel trato, dando por terminado el negocio) gracias.
<Io-> (estrecha la mano de Ignea y se retira hacia las porquerizas ... donde se coloca un kandisor sobre la cabeza de forma que le cubra todo el rostro a excepción de los ojos ... saca de un cajón una revista que coloca sobre un atril ... y tomando un par de lanzas comienza a ejercitar posturas como las descritas en la revista)


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Crócicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 4ª Temporada

Mensaje  Tych- el Dom Feb 01, 2015 10:50 pm

Narrador : La vida en el Reino sigue y con ella nuestros amigos Dhunna, Ioanna e Io- ... el tiempo pasa casi sin que se den cuenta entre las tareas de Io-, los cuidados a Ioanna y el cariño que ambos se procesan entre si y su querida hija. Los encontramos al final de un día cualquiera, cansados pero satisfechos y felices.

<Io-> (se despierta al creer oír a Ioanna quejarse, en los últimos meses le empezaron a salir los dientes. Se levanta con mucho cuidado de no despertar a Dhunna y va al cuarto de Ioanna, se la encuentra dormida pero ya que está ahí se la queda mirando. Coge un taburete y se sienta junto a la cuna. Está serio porque algo le ronda su cabezota preocupándole. Recuerda cuando no paraba de observar la naturaleza conejos y conejas, caballos y caballas, moscos y moscas ... de todo eso sabía que saldría, pero de drow y humano ... eso le angustió mucho durante mucho tiempo, y aunque Ioanna es preciosa y completamente normal aún le preocupa un tanto. El tema de los dientes ... el pese a su edad y todo lo padecido tiene todos los dientes, un poco estropeados y feos, pero sanos en definitiva, pero … se levanta sin hacer ruido y vuelve al dormitorio junto a Dhunna, se la queda mirando embelesado, se acerca y se arrodilla junto a ella, medita bien lo que tiene en mente y se dice que no es nada malo, y procede ... se mete el dedo índice de la mano derecha en la boca a la par que mete con mucho cuidado el otro dedo índice en la boca de Dhunna ... y va contando) ... una muela (la suya), una muela (la de Dhunna) ... otra muela (la suya), otra muela (la de Dhunna) ...
<Dhunna> (había sido duro estar tanto tiempo alejada de la que ahora consideraba su casa, su hogar, de su hombre...nunca le habían enseñado a amar, cuando era pequeña no había amor en su familia, pero parece ser que era capaz de ello. De amar. Y de que manera. Nunca le había parecido su vida más valiosa que ahora que la compartía con Io-. Más desde que llegó la pequeña Ioanna. Por eso, después de tiempo, volvió con él, con su pilar y no volvió sola, volvió con su bebé en brazos. Y por eso, desde entonces era capaz de dormir sin pesadillas, y aunque la niña le requería horas de dormir para darle de mamar, lo hacia con gusto y lo que lograba dormir le aprovechaba. Y así era esa noche, pues la pequeña ya no mamaba y dormía casi la noche entera, cosa que ambos progenitores agradecían a rabiar. Por eso Dhunna dormía plácidamente y tranquila, hacia tiempo que su instinto estaba más aletargado y sintiéndose a salvo no despertaba a menos que Ioanna la llamase. Así que por ahora ni se mueve cuando Io- le mete el dedo en la boca.

<Io-> (no sabe aún como interpretar los resultados de su prueba ... ni tienen el mismo número de dientes ni parecen estar ordenados igual “... ¡¡que desastre!! ... ¿¿que va a ser de su hijita?? ¿¿Dhunna no tendrá más cosas raras en la boca, no??” y se pone a rebuscar con el dedo apartando la legua a un lado y al otro olvidándose por completo de que no está mirando las tripas de una rana, es Dhunna y al haber dejado de andarse con cuidado y delicadeza ...

<Dhunna> (de pronto su sueño deja de ser plácido. La primera muestra de malestar es que aún dormida frunce el ceño e intenta mover la lengua o algo, hasta que sale del mundo onírico al notar que tiene algo en la boca, pero nada más abrir los ojos ve que es Io- que le está rebuscando en la boca. No hace ruido alguno, solo le mira dejándole hacer a ver si se da cuenta, claro que cada vez está más molesta, aunque sabe que aquello sólo podía ser que se le había ocurrido una de sus ideas locas. Carraspea, pues empieza a sentir nauseas, pero le es imposible hablar)

<Io-> oh (cuando se da cuenta de que Dhunna se ha despertado y le está mirando) ... cariño, ¿te he despertado? (a la par que retira su dedo de la boca de Dhunna y le seca los labios y las comisuras de la boca de la salibilla que ha goteado)

<Dhunna> oh....(imita su expresión pero en un tono un poco más severo) ¿qué esperabas metiéndome los dedos en la boca? (no alza la voz pero se nota que no está muy contenta. Le mira con el ceño fruncido mientras se seca ella también las comisuras pese a que él ya lo ha hecho. Suspira pasándose las manos por la cara y pasando por su lado se levanta, cogiendo una bata que tiene a los pies de la cama se la pone) necesito agua...¿quieres algo? (antes de salir de la habitación. Irá a por un vaso de agua, contará hasta diez para calmarse y así poder preguntarle por el motivo que tiene para meterle los dedos en la boca a esas horas de la madrugada)

<Io-> (se sienta en el suelo y apoya la cabeza sobre el colchón de la cama con la mirada perdida en el techo. Suspira) ... no, gracias, yo ... (se interrumpe sin saber como contárselo a Dhunna sin parecer un idiota más grande de lo que ya se sabe que es) ... yo, quería ver tus dientes, bueno, más que verlos contarlos, y luego ... (baja la voz hasta casi un susurro cuando Dhunna sale del cuarto) ... es todo tan extraño, ... ¿qué haremos cuando le surja algún problema a Ioanna y nadie sepa nada porque no es ... porque ... (y se calla por completo porque no quiere decir que su hija es un bicho raro, para él no lo es, por descontado, sería capaz de despellejar con las uñas a quien le dijera algo así a su hija, pero su intelecto no da para decir que Ioanna es un ser híbrido y no conoce una palabra con la que definir a Ioanna)

<Dhunna> (mantiene la boca cerrada pese a haber escuchado lo de que quería contar sus dientes. Negando con la cabeza va hasta la cocina y se sirve un vaso de agua fresca. Conoce a Io-, sabe de sus ideas extrañas y necesita estar serena y despierta para encajarlas. Un minuto después vuelve a la habitación. Se sienta a su lado, aunque como siempre, pega sus rodillas a su pecho y las rodea con los brazos, volviendo su rostro hacia él, que mira el techo) ¿por qué querías contarme los dientes? (mejor ir por partes, aunque cree entender por donde va Io-, y la verdad es que no le gusta nada lo que le parece intuir en sus palabras respecto a su hija, pero prefiere que se explique)

<Io-> (se incorpora y se gira para quedar frente a frente a Dhunna, cierra los dientes y abre los labios para que se vean estos, se ve que no encajan todos a la perfección, así como están algo amarillentos, la edad, la mala vida, los accidentes ... todo pasa factura y se puede dar por agradecido de conservar todas las piezas y que todas estén sanas) ... ¿bez? (le dice en esa postura pero se da cuenta de que no se le debe de entender muy bien) ... ¿ves? (repite ahora hablando normalmente) ... ahora tócate los tuyos ... no tenemos los mismos (y se calla esperando a que Dhunna lo compruebe por ella misma).

<Dhunna> (ladea un poco la cabeza mirándole y mirándole los dientes. Frunce el ceño y en efecto, ella misma se lleva el dedo índice a sus dientes y los palpa. Era cierto, no parecían tener el mismo numero de piezas, pero no entiende que problema hay con eso) ¿por qué te preocupa algo como eso? (sus dientes son blancos y bien alineados, los conserva todos, aunque alguna muela tiene rota. Pero de pronto se le enciende una lucecita en la cabeza) ¿temes que esas diferencias afecten a Ioanna? (abriendo un poco más sus ambarinos ojos. Por un momento a ella también la invade el miedo a eso y casi está a punto de salir corriendo hacia la habitación de la niña)

<Io-> (sonríe sin alegría, sonríe por lo rápidamente que Dhunna ha entendido qué le preocupa) si, me preocupa (con sus manos coge los pies de Dhunna y hace que extienda las piernas, se gira tumbándose colocando la cabeza sobre su regazo) al ver que no teníamos los mismos dientes me preocupe aún más y me pregunte si en tu boca habría más cosas, por eso te removía la lengua, soy un idiota ¿verdad? (y continua sin esperar a que responda) no puedo evitarlo, tengo miedo de no saber qué hacer, de no poder cuidarla, de que le pase algo y esté indefensa ... tengo mucho miedo (dice por último en casi un susurro)

<Dhunna> (extiende las piernas sin que a Io- le cueste hacerlo, y en cuanto él apoya la cabeza en su regazo ella empieza a acariciarla la frente y le pasa suavemente los dedos sobre las cejas.) Io-, para mi también es la primera vez que tengo a una criaturita a cargo. Yo también tengo un miedo atroz a que le pase algo y de no tener manera de solucionarlo (su voz es suave y ahora es ella la que apoya la cabeza en el colchón y mira el techo) pero no creo que lo estemos haciendo mal, está creciendo bien, y creo que es una niña contenta (cosa que ha de agradecer a su padre, no a ella, él siempre aporta más humor a su educación que ella) pero no podemos estar pensando siempre de forma negativa, al igual que nosotros, ella tendrá que sufrir para aprender en todos los ámbitos de la vida, así que nosotros sólo valemos para que el dolor sea más llevadero....poco más (o eso cree y eso lo sabe desde que es madre, porque la suya apenas si la miró un par de veces en su vida. Sigue con sus caricias y baja la mirada para observarle) en cuanto si eres idiota....bueeeno....(alza una mano y casi junta el índice con el pulgar, entrecerrando a la vez los ojos) un poquito nada más. (pero sonríe ampliamente pues solo bromea) te he visto intentar afeitarte con un cuchillo de pescado, cielo, ya casi nada me sorprende. (suelta
una leve risita) en todo caso, eres mi idiota. (remarcando el "mi")

<Io-> (gira la cabeza para quedar mirándola y sonríe ante su broma) si, tu idiota, y vosotras mis tesoros (no es que se le haya pasado la preocupación, pero entiende lo que Dhunna le ha querido decir y procura calmarse) y supongo que éste idiota le debe una disculpa a su tesoro por haberla despertado ... (se incorpora un poco a la vez que alza un brazo hasta la cabeza de Dhunna y hace que ella se agache un poquito ... y entre lo que el sube y ella baja es suficiente para darle un beso de los que sabe que le gustan a Dhunna, pausado, cálido, húmedo y rebosante de amor por ella)

<Dhunna> no estaría mal una compensación....(murmura mientras se va inclinando hacía él hasta unir sus labios. Lo disfruta y lo devuelve con el mismo sentimiento y calidez. De ese día que le regaló un dedal a hoy habían pasado unos años y le encantaba pensar que había mejorado sus besos. Una sonrisa asoma en medio del beso pero enseguida se deja llevar un poco más hasta que nota el corazón un poco más rápido y calor en las mejillas. Acaba separándose unos pocos centímetros, casi se rozan aun.) desde luego ha sido una compensación decente....(no sonríe, le brillan los ojos y los tiene prendidos de los de Io-. )

<Io-> (ve como le mira Dhunna y con el tiempo que llevan juntos ya la va conociendo) y eso es sólo el principio (se levanta, toma la taza de manos de Dhunna y la coloca sobre la mesilla, se agacha y pasa un brazo por bajo las piernas de Dhunna y el otro por la espalda, alzándola) pero es claramente mejorable) dándole otro beso antes de posarla sobre el colchón, luego se dirige a su lado de la cama y se desnuda antes de introducirse bajo el edredón, arrimarse a Dhunna y volver a besarla sin parar de acariciarle con sus manos por piernas, cadera, espalda, ...

<Dhunna> (una parte de su atención, cuando él se levanta y antes de que la coja en brazos, se dirige a la niña, pero parece que duerme, ningún ruido viene de allí. Así que se abandona a Io-, a sus besos y caricias, devolviéndole ambas cosas con cariño y algo de afán. Cuando queda boca arriba sobre el colchón, sin dejar de mirar a su pareja, ella abre la bata con la que se cubría quedando igual de expuesta que él, y para él. Cierra los ojos y se vuelve toda sensaciones y sentimientos)

<Io-> (se come a besos a Dhunna, recorriendo su cuerpo, la boca, el cuello, los senos, el ombligo ... no hay nadie en éste mundo que consiga encender en Io- los sentimientos y las emociones que le provocan Dhunna, y al ser encima correspondido por ella todo se ensalza aún más ... la abraza y rueda por la cama siendo un todo con las piernas entrelazadas, para cuando se toma un momento para respirar Dhunna se encuentra tendida sobre Io-, él le está agarrado los glúteos apretándola contra él y sintiendo como sus pechos se rozan excitándolo al máximo)

<Dhunna> (se mantiene así, a horcajadas sobre él, con una pierna a cada lado de las caderas de Io-. mirándole y recobrando el aliento. Sintiéndole latiendo y latente en ella. Baja el rostro y vuelve a besarle, de forma profunda, con la lengua jugando con la suya, ansiosa y excitada. Y así acaba alzando el cuerpo, quedando sentada sobre él, dejándole que la mire en la penumbra de la habitación, moviéndose de nuevo, serpenteando sobre él con sus manos oscuras sobre el torso blanco de Io-)

<Io-> (se acopla al ritmo de las caderas de Dhunna, como todos los amantes comienzan despacio pero van acelerando. Ya no son unos novatos y saben como sacar el máximo disfrute al momento, con caricias, con besos, con embestidas. Io- se incorpora para permanecer sentado con Dhunna también sentada sobre él, cara a cara, los brazos de Io- rodeando su cintura, sus manos empujando a Dhunna hacia él ayudándola en sus acometidas, su boca recorriendo su pecho, chupando sus senos; y cuando no besándola, mordiendo los labios de Dhunna con los suyos propios, tirando con delicadeza, jugando con las lenguas ... y todo sin dejar de mirarla, no perdiéndose ni el más mínimo detalle de como Dhunna siente y goza, como se contonea, como se retuerce de placer)

<Dhunna> (en cuanto él se incorpora ella se aferra a su nuca. Ahora están bien juntos, y el roce y presión en su intimidad se hace más patente, aumentando su placer. Conocerse ayuda a que saben que resortes tocar para ayudar al otro a aumentar su excitación. Él sabe, que si la besa en la boca de esa forma especial, es suya, para hacer lo que sea y ahora que le tiene a mano inclina su cabeza hasta respirar y derramar su aliento entrecortado en el oído de Io-, el cual mordisquea con suavidad y lame despacio, como puede, pues su cuerpo acelera y todo empieza a precipitarse hasta que el calor la invade y su cuerpo se tensa teniéndose que abrazar a él, mordiéndose el labio para no hacer ningún ruido al terminar. Y pese a eso no se detiene hasta que él termine también, entonces ya se relaja y empieza a recobrar el aliento)

<Io-> (la experiencia les ha llevado a conocerse tanto que culminan prácticamente a la vez, señal de cuanto se compaginan, de cuanto se aman. Una vez pasado el ímpetu y el ardor no se separan, se giran colocándose Dhunna de espaldas a él y él abrazándola. Quizás el pelo de ella le pudiera hacer cosquilla a Io- en la nariz, o el aliento de Io- cosquillas en el cogote a Dhunna, pero han acabado tan exhaustos que se duermen enseguida, cual amantes que no tienen la más mínima duda de que serán felices junto a su hija y que seguirán amándose por los años y los años y los años).


Tych-
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 21/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Crónicas De Los Encuentros Y Desencuentros Entre Dhunna E Io- : 4ª Temporada

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.