Camelot

Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Ir abajo

Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Ildaron el Miér Sep 15, 2010 8:14 am

Sudor, salitre y cuero viejo. Hacía ya semanas que Ildaron no había olfateado el aire de las calles del barrio mercenario, siempre estrechas y angostas llenas de hombres corpulentos armados con brillantes hojas de acero y viejas armaduras de cuero, como la suya, también se escuchaban risas juveniles de mujeres, mujeres con pechos descubiertos y piernas insinuadas bajo finas telas, se sintó tentado, pero había cosas más importantes que hacer. Al menos no había tenido que quemar su armadura tras cargar con el apestado hasta el molino y eso le proporcionaba cierto consuelo, y su espada colgaba también de la cintura. Parecía uno más...o eso quería parecer él.

Giró a la izquierda en una callejuela que daba a una pequeña plaza empedrada e irregular del barrio y entró en "la tabernilla" como llamaban en el barrio, por ser quizá la taberna más pequeña de la ciudad, al fin y al cabo el rey no les iba a entregar un castillo a los mercenarios. Allí esperó unos instantes a que sus ojos se acostumbrasen a la penumbra lúgubre del lugar, penumbra a la que se sumaba un olor dulzón de mujer y de vino agrio pasado, y fue cuando lo vio. Se acercó y se sentó frente a el en una pequeña mesa redonda, él no saludó, ya se lo esperaba, de modo que tuvo que hacer eñ esfuerzo por parecer amable, aunque Ildaron de buena gana habría arrojado a aquel hombre por un acantilado rocoso.

Parece que están nublados los tiempos ¿eh? No es muy agradable ir a ver el mar en el puerto. Dijo sin rodeos.
avatar
Ildaron
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 136
Edad : 27
Fecha de inscripción : 25/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Nindë el Miér Sep 15, 2010 9:25 am



-Vaya Ildaron, no me digas que te has vuelto un romántico que pasea admirando las maravillas de la naturaleza.


Lian Doherty estaba entretenido en limpiarse las uñas con la punta de su cuchillo. Como siempre, estaba solo en una mesa, aunque nunca andaba por ahí sin escolta y los que la formaban se encontraban atentos en una mesa contigua. Doherty hizo un gesto casi imperceptible con el entrecejo, advirtiendo a sus perros como los llamaba, que dejaran al muchacho tomarse confianzas. Después clavó el cuchillo en la mesa y tomó la jarra de vino que tenía casi olvidada. Desde su posición, podía ver a través de una ventanuca cuya limpieza dejaba mucho que desear salvo por uno de los cristales, el que Lian necesitaba para mirar fuera. Como siempre su aparente indiferencia por el mudo, enmascaraba un control de lo que le rodeaba.

-¿Has dejado la espada y ahora te dedicas a la poesía para las damas de la zona alta?

Los perros rieron la gracia, aunque hubieran reído cualquier cosa que Lian hubiera dicho, al fin y al cabo eran solo perros de guardia, no se podía esperar de ellos algo más que tuvieran la espada o el cuchillo atento y le protegieran sus amenazadas espaldas.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 100
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Ildaron el Miér Sep 15, 2010 9:30 am

Más de una echará de menos lo que guardo en los calzones dijo el mercenario pidiendo una jarra de cerveza, que pronto llegó.

Tengo entendido que ahora te dedicas a mover hilos, acaso te has vuelto sastre tú ¿Lian? Como siempre, el duelo de palabras era agudo y mortal entre mercenarios, pero Ildaron conocía a Lian hacía mucho, y sabía a lo que jugaba, al oro.
avatar
Ildaron
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 136
Edad : 27
Fecha de inscripción : 25/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Nindë el Miér Sep 15, 2010 9:44 am

-Mi joven amigo, yo siempre muevo hilos.

Bebió un largo trago mientras miraba por el borde de la jarra a Ildaron con cierta reticencia. Tenía por costumbre pensar que cuando se preguntan cosas que ya se saben, se busca encontrar la manera de pronunciar la pregunta que en realidad se necesita. Y parecía que Ildaron le estaba dando muchos rodeos a la suya, con lo que lo que quería saber o era inadecuado para Lian o era inadecuado para ildaron. De cualqueir forma, no tenía por costumbre llevar las de perder, así que preguntara lo que preguntara el joven, quizá la respuesta de Lian no le gustara demasiado.

-Y ahora dime, ¿acaso necesitas que mueva algunos por tí?
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 100
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Ildaron el Miér Sep 15, 2010 10:43 am

Quizá la respuesta provenga de ti, ya que no sé donde está el viejo jefe..., miró con suspicacia a Lian, quién sabe si él habría tenido algo que ver con que nadie supiera dónde estaba el viejo jefe, Creo que no me vendría mal enterarme de qué se cuece en el puerto, me han guiado hasta ti, por algo será ¿no te parece?

Acto seguido miró por la estancia, disimulando mientras bebía un poco de cerveza de la mugrienta jarra, sacó de su bolsita de cuero, fuertemente amarrada una moneda de plata recién acuñada, que en aquel lugar parecía un foco que reflejase luz, a todos les llamó la atención. Se puso a juguetear con la moneda recién acuñada mientras esperaba que el mercenario le respondiese.
avatar
Ildaron
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 136
Edad : 27
Fecha de inscripción : 25/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Nindë el Miér Sep 15, 2010 11:08 am

Lian observó a Ildaron durante unos instantes antes de contestar. Sin duda, el muchacho estaba buscando donde no debía, pero la cuestión era ¿por propia iniciativa?. Había mucho en juego para que se echara a perder en el último momento. Quizá Ildaron solo tenía curiosidad en saber qué había sido del viejo y si la sucesión por parte de Lian en el cargo había tenido algo que ver con su desaparición. O quizá había algo más y estuviera sobre la pista del contagio. Dudaba de lo segundo, al fin y al cabo, todo estaba bien planeado. Su cliente era muy poderoso y no tenía un pelo de tonto. Lo tenía todo atado y bien atado. PEro nunca estaba de más estar al tanto. Si en realidad Ildaron tenía sospechas de que los mercenarios tenían algo que ver con todo aquello, lo mejor sería tirar del hilo antes de sentenciar al joven a una muerte prematura y para alguien quizá desgraciada.

-Verás, me sorprende que tuvieras tanto cariño al viejo como para ahora, después de un par de meses sin saber de tí, preguntes por él. No eres alguien que te amoldes a las normas con facilidad y tendrás que reconocer, que es de dominio público tu digamos, falta de concordia con los mandos. Con lo que no dejo de tener curiosidad sobre lo que te inquieta realmente. ¿Extrañas al viejo o lo que te preocupa es que yo esté en su lugar? soy su segundo y me temo que el viejo no vaya a volver. Y por otra parte, todo el mundo sabe lo que se cuece en el puerto. llegó un barco con la peste y han cerrado el acceso en un intento de controlar la epidemia. ¿Qué más podría yo saber al respecto?.

El viejo, como llamaban al cabecilla de los mercenarios, no podría aparecer ni en un millón de años. Aunque en realidad Lian no tuvo nada que ver con su muerte, desde luego fue de lo más oportuna. Lian era la figura que tendría que sucederle al ser su segundo, aunque con respecto al tema del contagio, ambos estuvieran en franco desacuerdo y se hubieran distanciado notablemente. Lian tenía sus sospechas con respecto a la muerte accidental en un burdel del viejo, que había librado de un problema al cliente y que le había puesto a el Lian Doherty al mando de un ejército de canallas al servicio del mejor postor y partidario de la causa.

avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 100
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Ildaron el Miér Sep 15, 2010 11:49 am

¿De veras? Parece que mis compañeros mercenarios están como si fuese la mejor época del mundo...creo que deberían estar al menos asustados ¿no? Uno cuando no controla la situación suele estar asustado Lian... decía mientras echaba otro trago largo de cerveza y su moneda destelleaba con la luz de la ventana y tú pareces el hombre más tranquilo del mundo ahora mismo ¿eh? se echó a reir, con cautela siempre y se encogió de hombros.

El viejo me da igual, sólo quería preguntarle, una rata siempre ocupa el lugar de otra rata cuando la primera muere...y no, no suelo obedecer a los mandos, suelo obedecer al dinero que me ofrecen esos mandos, ¿Te debería obedecer a tí acaso? dijo inclinándose levemente para mirarlo, con unos ojos suspicaces.
avatar
Ildaron
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 136
Edad : 27
Fecha de inscripción : 25/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Nindë el Miér Sep 15, 2010 3:35 pm

Lian ahogó una risita mientras se pasaba el dorso d ela mano por el mentón.

-Que puedo decir, soy un hombre tranquilo, tengo la conciencia...mmmm limpia.- A esto , los perros no pudieron evitar reír quedamente entre ellos, Lian se limitó a mirarlos de soslayo con una amplia sonrisa.-Verás Ildaron, las cosas han cambiado un poco. En este barrio mando yo, de ti depende si quieres quedarte o coger tu petate y poner rumbo al infierno si te place. Estoy seguro de que allí tendrás toda la libertad de obediencia si deseas. PEro si te quedas, te quedas en mi territorio y en mi casa mando yo. Es mi.....obligación, como nuevo general acoger a los hijos pródigos que en otro tiempo demostraron su lealtad. ¿Qué me dices...hijo.... vuelves a casa?

La cara del antiguo general de Kânt, mostró una sonrisa tan seductora que por ley debía ser falsa. Y no conforme, mostró sus manos enguatadas perennemente en cuero negro, en un gesto de total inocencia y buenos deseos. Lian era un experto en lo que llamaban don de gentes, su voz, sus gestos, sus miradas, todo para lograr lo que quería. Y lo que quería sobre todas las cosas en aquel momento, era tener cerca a Ildaron y encontrar sus verdaderas intenciones sobre el acercamiento a los que en un tiempo, fueron sus camaradas.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 100
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Ildaron el Miér Sep 15, 2010 4:09 pm

Lealtad, le pidió el cuervo al grajo dijo Ildaron entre risas, aunque fue consciente de que corría peligro, cualquiera de los secuaces de Lian lo estrangularía sin dificultad y con ganas además.

Me crié en este barrio de mierda, Lian, sé también como tú lo que se da por estos lugares y es bien sabido que las dagas vuelan en el barrio mercenario ¿verdad? Desde luego yo mantendré mi espalda junto a la pared para que no me sorprenda ninguna por detrás, ¿Qué opinas? Tras esto se levantó despacio mirándolo y vio por el rabillo del ojo como los hombretones desenvainaban sus hojas.

Un mercenario trabaja por dinero...¿No? quizá alguno de nuestros hermanos recuerde cuál es su trabajo... Tras esto su moneda volvió a emitir un destello plateado y la guardó junto a las demás, dispuesto a marcharse.
avatar
Ildaron
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 136
Edad : 27
Fecha de inscripción : 25/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Nindë el Miér Sep 15, 2010 8:24 pm

-¿Quieres saber qué opino? que no ofrezco mi mano dos veces.

Lian apuró la jarra y se levantó de su mesa pasa salir por la puerta seguido de los 3 perros que no le desamparaban. Estaba en el punto de mira de demasiada gente para no ser precavido. No dedicó más atención a Ildaron, abrió la puerta y salió por ella. Tenía muchas cosas que hacer, si quería saber algo de aquel joven inconsciente, no necesitaba de Ildaron para averiguarlo. Lo que no estaba tan claro era si Ildaron se podía permitir que alguien supiera de sus andanzas, de sus intereses en ese momento. Lian controlaba un ejército tan importante, que alguien había necesitado de su ayuda para un fin muy importante y poderoso. Ildaron solo era una mosca que no quería recoger las migajas que se le ofrecían. Si él decidía que su vida había llegado a su fin, no duraría media hora vivo en la ciudad, por muy bien que quisiera esconderse. Mucho tenía que necesitar acercarse a los mercenarios para arriesgarse con aquella actitud de supremacía inexistente.

En el fondo el viejo tenía razón, los jóvenes no saben, no tiene paciencia para escuchar y aprender, solo imponen su presencia por el simple hecho de sentirse fuertes por la fuerza que la juventud insufla a quien la padece más que la tiene. Pero eso tiene en muchas ocasiones consecuencias nefastas. Lian había sido joven y sabía lo que era no pensar en qué terreno se movía uno, pero había aprendido y por eso estaba donde estaba. Podía decidir allí mismo que alguno de sus perros acabara con la insignificante presencia del joven renegado, pero tenía alma de gato, y le gustaba jugar con su presa. Todo ratón se ciega con el queso y comete fallos, el de Ildaron sería descubrirse y mostrar que sabía parte de lo que ocurría y que quería averiguarlo todo para vender la información al mejor postor. Y si en algo estaba seguro, era que Ildaron no estaba solo en eso y que él encontraría antes a sus cómplices de lo que Ildaron averiguaría mucho más de lo que ya podía saber.

-¿Lo eliminamos?- dijo uno de los perros en voz tan queda que apenas Lian lo escuchó.
-No, a los ratoncitos hay que dejarlos que jueguen un rato y que traigan a sus amiguitos para no sentirse solos.No le perdais la pista.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 100
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Ildaron el Jue Sep 16, 2010 10:37 am

Sonrió cuando Lian salió de la pequeña taberna y se quedó un rato de pie, ya había tirado los dados y sólo faltaba ver si saldría su número de la suerte o el número de su perdición. Se ajustó el cinturón de la espada y fue a la barra a pagar la cerveza, acto seguido se dirigió hacia la puerta y salió, mirando a su alrededor, todos los mercenarios actuaban, hablaban, reían y bromeaban como si no pasara nada en el mundo, pero aquello no era cierto, ¿Por qué nadie se preocupaba por su propia vida? Pensó en Skadi, en qué estaría haciendo y también en el chico, Miika, preguntándose si habría logrado la ayuda que les comentó.
De momento estaba solo, de modo que fue vagando por el barrio mercenario, atento a sus compañeros y atento a sus bromas, en media hora supo que la enfermedad no era del todo un castigo natural...como Lian le había intentado hacer creer y que todo el mundo creía como cierto.

Vaya, vaya Lian...aun no he gastado ni una moneda y ya empiezo a juntar las piezas del puzzle. Dijo para sí con una sonrisa.
avatar
Ildaron
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 136
Edad : 27
Fecha de inscripción : 25/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Nindë el Jue Sep 16, 2010 11:40 am

Lian volvió al puerto por la entrada que habían construido y que sólo los mercenarios conocían. Había sido la mejor idea esconder el grueso de sus fuerzas donde nadie querría estar, así como todos los planos y resto de documentación necesaria para llevar a cabo la campaña que tenían entre manos. Uno de los perros dio los golpes de contraseña en la puerta y esta se abrio de inmediato, dejando paso a Lian y a sus tres guardianes. Caminaba con paso ligero y con la mirada perdida, seguramente pensando alguna cosa que los perros suponían sobre el plan. Cuando entró a la habitación que hacía de sala de reuniones, se dejó caer en la silla, pasándose el dorso de la mano por la barbilla una vez más.

-Erik, averigua con quién anda Ildaron, desde cuando está en la ciudad y donde se aloja. Sigue sus pasos y mantenme informado. Para esta noche quiero saber qué se trae entre manos, quién está con él y si le paga alguien. Después elimínale y a los que caminen a su lado.

El tal Erik asintió y salió para disponerlo todo. Los ojos de los mercenarios estaban por todas partes, no solo eran un grupo numeroso, tenían en nómina a multitud de personas y además trabajaban para alguien que les facilitaba el camino en todo lo que se propusieran. Si Ildaron suponía un escollo, había muchos que estaban esperando eliminarlo para seguir el camino.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 100
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Ildaron el Jue Sep 16, 2010 4:04 pm

Ildaron se encontraba sentado cerca de las murallas de la ciudad, viendo el transitar de la gente, tanto de mercancías como de noticias, además, así tenía cerca a los guardias y no tenía que preocuparse de las "dagas que vuelan"...recordó su conversación con Darren, uno de los mercenarios.

¿Qué te importa a ti lo que suceda en el puerto, Ildaron? Le había dicho el mercenario, pero Ildaron se había limitado a sonreír, conocía a Darren de tiempo atrás y sabía lo que valía su silencio.

Me importa lo mismo que a ti esto Le mostró la bolsa de monedas, tintineándolas mucho...diría yo, ¿verdad?. El mercenario agarró la bolsita con una agilidad sorprendente y la guardó con la misma agilidad. No te diré nada.... Pero calló cuando notó la daga de Ildaron junto a su barriga, bastante abultada.

¿No...? Eres rápido cobrando dinero, pero yo lo soy manejando armas ¿Verdad viejo amigo? Así que si no quieres bañar la calle con tus entrañas empezarás a hablar...¿A que sí? Dijo apretando suavemente la daga.

Lian me cortará el cuello si te digo algo, déjame en paz y llévate tu dinero Ildaron se echó a reir al escuchar aquello y ascendió con la daga al rechoncho cuello del mercenario. Bueno...o puedo hacerlo yo, asi le ahorro trabajo, ¿no crees..?

Está bien, está bien, solo puedo decirte que hay alguien muy gordo detrás de todo esto...y que Lian tiene que ver... Ildaron asintió suavemente, Algo más...¿Darren? preguntaba Ildaron mirándole a los ojos. No...nada más, ahora lárgate joder... Gruñía el gordo mercenario, Ildaron sonrió y se fue.

También sonrió en las murallas, sólo habia que saber a quien preguntar y cómo hacerlo...todo iba en marcha.
avatar
Ildaron
Duque
Duque

Cantidad de envíos : 136
Edad : 27
Fecha de inscripción : 25/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Nindë el Vie Sep 17, 2010 7:56 pm

Los perros de Lian no tardaron en poner en marcha las órdenes. La red de los mercenarios, se ataba en multitud de clavos que nunca se podría imaginar. El más inocente de los tenderos podría estar bajo nómina de los mercenarios, o ni eso, con el simple uso de la “amabilidad” de los antiguos soldados era suficiente. Así que se dedicaron a lo que todo campesino hace cuando llega el día de la cosecha, recoger los frutos.

Ildaron se había mostrado en varias ocasiones con una muchacha extranjera y aunque se había cuidado de no pasear por el barrio mercenario, no había puesto tanto cuidado en otras partes. Un mercenario es un mercenario y donde quiera que vaya los ojos de alguien se fijan en él. El siguiente paso sería encontrarla.

Un mendigo encapuchado y apoyado en un cayado llegó a uno de los callejones cercanos al antiguo barrio corso. Se sentó junto a una morera que tenía una piedra plana a un lado y un murete al otro. Se sentó en el murete y se recostó suavemente en la curvatura de la madera que le ofrecía apoyo. Poco después un hombre que cubría su rostro con un sombrero de ala ancha se apoyaba distraídamente en la morera, pisando la lancha que permanecía ajena a lo que sucedía a su alrededor, guardando el secreto de una entrada que un médico medio adolescente había descubierto.

-Pronto será el momento.

-Eso ya lo sabemos, pero estáis demorando mucho ese momento milord. Deberíais decir a vuestro señor que las cosas que se dilatan en el tiempo, ofrecen la posibilidad de intervenciones inesperadas.

-¿Estáis diciendo que hay problemas?

-No digo que puede haberlos, y creo que por vuestra parte antes que por la nuestra. Aun no se ha hecho efectivo el último pago y mis hombres siguen dispuestos para la acción.

-Ha habido un imprevisto, pero aquí tenéis lo acordado. En dos días volveremos a vernos aquí mismo y os daré la orden de ataque.

El hombre tocado con el sombrero no dijo más se limitó a coger la calle rumbo este mientras que el mendigo hacía un poco de tiempo y después se levantaba con dificultad de su asiento. Caminó rumbo suroeste, atrochando por una callejuela plagada de cueros secándose al aire, mientras pendían de una cuerda. De esa misma cuerda, el mendigo colgó sus ropas y el cayado sin dejar de caminar, irguiéndose cuando una niña le observaba, observaba a Lian Doherty. Rio un poco y siguió jugando.
avatar
Nindë
Yo no soy nolda es por discutir
Yo no soy nolda es por discutir

Cantidad de envíos : 1327
Edad : 100
Localización : Franja de Gaza
Fecha de inscripción : 25/09/2008

http://sidonie674.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre espadas amigas...¿o enemigas?

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.